El primer versículo citado presenta a la totalidad del Corán como algo explícito, significando que es firme, inalterable, no derogable. El segundo versículo los declara implícitos implicando la uniformidad (y consistencia) de expresión de los versículos Coránicos en la belleza y dulzura del lenguaje, yen la extraordinaria fuerza de expresión que del Libro verdaderamente dimana. El tercer versículo que hemos citado antes divide el Corán en dos clases de versículos: explícitos (dispositivos, normativos, claros) e implícitos (alegóricos), y parece ilustrar los siguientes puntos:...
 ¿Cuál es el sedendero más recto hacia la consagración espiritual ? ¿con qué provisiones se ha de contar para emprender el viaje místico hacia La Meta de la esperanza de los gnósticos ?Esta son ,entre otras, las preguntas del buscador del espíritu , con ellas acude al sabio para recibir el aliento cálido del consejo que lo instará a a partida.Esta es una preciosa narración que cumple con este arquetipo ,y que revalida en la figura del Imam Sadiq (P)  la profunda voz del conocimiento de los Inmaculados (P).
Una investigación objetiva de la historia del Islam demuestra que el Corán, esta Escritura maravillosa, fue el milagro más grandioso y el arma principal que esgrimió el Profeta en su tarea de difusión. Los maestros de la lengua, los poetas y oradores de la época y posteriores fueron anonadados por la elocuencia del Libro, por su extraordinaria expresividad, su atracción y sabiduría. Todos los árabes -para quienes el cultivo de la lengua era como una religión confesaban que jamás se había presentado una exposición tan sublime como la suya.
Con respecto al tema de los hijos de Israel, que aparecen en el Corán repetidamente, hay un tema interesante. Ustedes saben que el Corán se revela al profeta Muhammad luego de algunos siglos del mensaje de Jesús, y su mensaje, no sólo le llega a oídos de los asociadores (idólatras) de la Península Arábiga, sino también llegó a oídos de los cristianos y los judíos, y es tal la cercanía que existe en el contenido del Sagrado Corán respecto a otros mensajes monoteístas anteriores, como los mensajes de los judíos y los cristianos que se ha dicho que el profeta Muhammad (con él sea la paz),  es un cristiano innovador de los mensajes anteriores.
Del nombre, “Apertura del Libro” (Fatihah al-kitab) de esta sura, está claro que todos los versículos del Corán fueron recopilados durante el tiempo del Profeta (BP) formado en un libro y el orden de esta sura fue puesto al inicio del Libro. Los versículos de la bendita Sura al-Hamd (o Fatihah) son sobre Dios y Sus atributos, el tema de la Resurrección (ma’ad), requiere para la orientación en el camino de la verdad, y la aceptación de la soberanía (hakimiyyah) y señorío (rububiyyah) de Dios. También, en ésta sura expresamos nuestro interés de pisar el camino de los santos de Dios, la aversión y el repudio de los equivocados y aquellos que han ganado la ira divina.
Dijo el Mensajero de Allah(ByP): ""Por cierto que dejo entre vosotros los dos tesoros: el Libro de Allah y mi descendencia, la gente de mi casa. En verdad que ambos no se separarán hasta que vuelvan a mí en el Haud (la Fuente del Paraíso)..."". Después agregó: ""Mientras os aferréis a ellos dos, no os extraviaréis nunca..."".Este es un hadiz Mutawatir (de transmisión ininterrumpida) aceptado por las dos grandes escuelas. El Profeta (ByP) lo pronunció dirigiéndose a toda su comunidad a lo largo de las épocas. De esta forma les indicó los lineamientos de la vida, por los cuales si se conducen, serán guiados y alcanzarán la felicidad,...pero si los enfrentan o rechazan, se extraviarán y atraerán para sí la desgracia.
El tipo de elogio y exaltación del conocimiento dado por el Sagrado Corán no puede encontrarse en ninguno de los otros libros revelados. Sería suficiente decir que el Corán ha llamado a los tiempos de los árabes incivilizados de laépoca anterior a la aparición del Islam como la “era la ignorancia”. En cientos de versículos el Sagrado Corán habla de muchas maneras del conocimiento y el aprendizaje, a los cuales ha exaltado considerablemente. Considerando la obligación del hombre en este sentido dice Dios Altísimo: “Enseñó (Dios) al hombre lo queéste no sabía.” (96:5)
“Contradiciendo a lo que la activista feminista egipcia/estadounidense, Mona Eltahawy, manifiesta en su libro “El himen y el hiyab (velo islámico)”, o “Pañuelos e hímenes, por qué el mundo árabe necesita una revolución sexual” texto que además de difundir una imagen totalmente negativa de la mujer musulmana con respecto a sus derechos y la posición que ocupa en el islam, vilipendia y ofende, al sólo hecho de querer hacerla desaparecer, al verter un lenguaje totalmente grotesco, ofensivo, humillante, lleno de “improperios”, utilizando tan sólo para ello fuentes superficiales y/o no investigativas; oponiéndose al empeño en ocultar el cuerpo de las mujeres, refiriéndose al hiyab y/o vestuario islámico”
Se le llama “Ciencias del Corán” a un conjunto de ciencias que se obtienen como una introducción para entender y concebir el Honorable Corán. En otras palabras, los temas cuyo conocimiento es necesario para cada intérprete e investigador del Corán, antes de entrar en la exégesis coránica y entender las aleyas divinas. El conjunto de estos temas conforma las “Ciencias del Corán”.El factor por el cual desde el primer siglo, personalidades de entre los discípulos del Profeta (BP) y después de ellos eruditos y sabios islámicos dieron una extraordinaria importancia al Corán y temas al respecto, fueron los esfuerzos e importancia que los musulmanes al inicio del Islam dieron a este Libro Sagrado como una revelación Divina y milagro eterno.
En verdad que las llaves de los tesoros del Sagrado Corán se han reunido en ""la Apertura del Libro"", la sura Al-Fatihah, de una forma global y sorprendente para quien anhela introducirse en este libro divino, y desea hacerlo en la forma de amplios lineamientos que comprendan la totalidad de los conceptos del excelso Corán, los cuales abarcan el espíritu del Libro y se caracterizan por su condición milagrosa, claridad y belleza.