El parto es un proceso natural a través del cual nace el niño que generalmente no acarrea problemas. Para prevenir los peligros posibles del parto y llevar a cabo las medidas necesarias, los mismos deben ser realizados a través de personas expertas y en un lugar apropiado.
En general, la palabra “mut’a” comúnmente fue usada más que en otros términos, para el matrimonio temporal durante la vida del Profeta (BPD) y, después durante el tiempo de los Imames Shiías (P) y otros líderes musulmanes; tanto sus defensores y oponentes prefirieron esta palabra y sus derivados. En Wasa'il al-shi'a, la referencia definitiva y comprensiva por el Hádiz Shia concierne a todas las ramas de la jurisprudencia, la palabra “mut’a” es empleada en los encabezados de todas las secciones del matrimonio temporal.
Se transmite que el enviado de Dios (La paz sea con él y su descendencia) dijo a una perfumera llamada Haulá: "Oh, Haulá, juro por Quien me envió como Profeta, enviado, albriciador y amonestador que ninguna mujer quedará embarazada de su esposo sin que esté bajo la protección de Dios, Majestuoso y Elevado, hasta el momento del dolor de parto. Por cada dolor que sienta Dios le otorga la recompensa de liberar a un esclavo creyente.
A diferencia del cristianismo, el cual no tuvo un interés en la formación secular —elemento que lo llevó a ser abandonado por parte de la Europa moderna—, el Islam hizo gran énfasis en este tipo de educación, y en consecuencia fundó un sistema educativo equilibrado en sus territorios, el cual fue una combinación balanceada y homogénea a partir de sus intereses religiosos y seculares.
La mayoría de las ciudades y pueblos que la familia del Profeta (a.s.) atravesó en su marcha forzada desde Kufá a Damasco no eran urbes musulmanas. El gobierno había dado órdenes para que, antes de la llegada de Ahl ul-Bayt (a.s.) a ellas, las embellecieran y adornasen como si de celebrar una fiesta se tratara y para que los hombres salieran a ver el paso de los prisioneros y los niños jugasen y celebrasen su paso.
Es adecuado que después de que la pareja haya contraído matrimonio reflexione en las razones para haberse casado, en el porqué desean tener hijos, en qué tipo de hijos quieren: Depravado y asesino, o virtuoso y mensajero de la paz y armonía. Es mejor que en la vida sexual no se olvide que ese acto debe ser llevado a cabo con el propósito de ganar y obtener el favor y la conformidad de Dios, y que mantengan la calma, pues la relación acompañada de sosiego, suscita que la sangre corra en forma natural y como resultado crea una generación natural y normal.
El hombre posee un alma y un cuerpo, cada uno de los cuales está sujeto a sus propios placeres y enfermedades. Lo que daña al cuerpo es la enfermedad, y lo que le provoca placer consiste en aquello que le da bienestar, salud y todo aquello que está en armonía con su naturaleza. La disciplina que trata de la salud y las enfermedades del cuerpo es la medicina.
Una particularidad de la responsabilidad de los padres es la comprensión y relación que deben tener para desarrollar exitosamente el vínculo familiar, el cual tendrá lugar durante el periodo de vida del hijo. Este ciclo se extiende desde el momento en que una pareja desea concebir, pasando por el momento de la concepción propiamente dicha, el parto, la infancia, la adolescencia hasta el período de adultez cuando ese hijo contrae matrimonio y concibe. Compete también dentro de esta faceta, acompañarlos y guiarlos una vez que hayan contraído matrimonio.
El bienestar del universo se funda en la educación del ser humano. El ser humano es extracto de todos los seres y los profetas han venido para cambiar esta perfección potencial en una perfección real convirtiendo al ser humano en un ser divino, un ser que posea los atributos divinos y que refleje la sagrada luz de Dios Altísimo.
El hecho que la herencia de la mujer sea mitad de la del hombre ha hecho que muchos busquen un argumento racional para esto. En las respuestas que nos han llegado de parte de los líderes de la religión, se ha hecho énfasis en el siguiente punto: El motivo por el cual la herencia del hombre es más es por la manutención y gasto de la esposa e hijos. Desde otro punto de vista, es el hombre quien da la dote a la mujer y ella quien recibe.