El cobarde asesinato de Soleimani es una clara violación al Eje de la Resistencia Islámica: El General de los corazones; vivo en todo el mundo que cree en la Justicia Divina
Existe un problema crónico que se hace cada día más evidente a medida que crece el número de  emigrantes de los países islámicos en Europa y América del Norte. Muchos de ellos, la inmensa mayoría, vienen a nuestros países empujados por distintas necesidades; económicas y políticas, principalmente. Las personas que se han visto arrancadas de sus tradiciones y costumbres, como pueden ser: sirios, iraquíes, marroquíes, argelinos, libaneses, etc., con grandes dificultades para integrarse en un modelo de sociedad opuesta prácticamente a su educación, costumbres y moral,...
El querido Profeta del Islam dice: cuando en la comunidad hay innovaciones, los ulemas con su razonamiento científico deben levantarse para combatir las innovaciones desviadas.En este contexto, tras la divulgación de las ideas desviadas de Ibn Taimiah y luego de Mohamed Ibne Abdul Wahhab, los ulemas no se quedaron callados ante estos cambios. Los eruditos islámicos, en sus cartas, declaraciones y sus libros, critican las ideas desviadas del wahabismo. Uno de los famosos sabios suníes Shamsedin Zahabi, líder de su era, hizo una extensa crítica al pensamiento desviado de Ibn Taimia. Otro gran erudito suní, el Imam Sobki, no ha permanecido en silencio ante el punto de vista equivocado y las muchas innovaciones que introdujo Ibn Taimia en la religión.
Cuando el Profeta (PB) regresó de la Meca a Medina, no se encontraba bien de salud y esto empeoró día tras día. Fue aquejado por una fiebre muy alta, tanto que cuando sus esposas o aquellos que lo visitaban colocaban la mano en su vestido, sentían el calor. A un costado de su cama había una vasija con agua donde el metía su mano y se frotaba la cara para bajar la fiebre. Dijo: “Aún estoy sintiendo el dolor de la comida que comí en Jaybar. Siento que mi espalda ha sido quebrantada por ese veneno”.Los musulmanes, angustiados y sorprendidos se apresuraron a visitarlo. Su cuarto estaba lleno de sus compañeros. Él les anunció que pronto moriría y les recomendó algo que les aseguraría la felicidad y el éxito Les dijo: “Oh gente, la hora de mi muerte se acerca, les pido disculpas. Yo dejo entre ustedes el Libro de Dios Todopoderoso y mi Descendencia…”Luego tomó la mano del Imam Ali (P) y dijo: “Este es Ali, él está con el Corán y el Corán está con él. Ellos no se separarán hasta que lleguen a mí en la fuente en el paraíso”.
“Debemos estar al servicio de los oprimidos, porque ellos son la base de nuestra merced, aquellos descalzos son los Auli-iá (quienes tienen la “potestad”) de nuestra merced; si no fuera por ellos estaríamos en la cárcel o refugiados o destituidos".
Me imagino que ustedes deben tener un concepto un tanto confuso tanto del Islam, como de los musulmanes y del pueblo iraní; del mismo modo que nosotros tenemos un concepto bastante confuso del pueblo de América Latina y eso es debido a que, desgraciadamente, los medios de comunicación, muchos de ellos, se ha encargado de tergiversar la imagen tanto del Islam como de Irán, a nivel mundial, sin la posibilidad de poder responder a dicha campaña publicitaria y, desgraciadamente, cuando se nos da la posibilidad de poder responder, somos censurados.
Hussain, acompañado de 72 fieles, junto a sus respectivas familias dan comienzo a su marcha hacia la ciudad de Kufa, para asumir el califato y encabezar así la oposición al segundo Califa Omeya Yazid, que representaba la imagen viva del gobernante injusto y alejado de la línea de moral islámica. A pesar de los llamados de sus seguidores a no acudir con sus familias a Kufa, Hussain convencido de la justeza de sus planteamientos y conducta responde antes de partir a su destino “... La muerte es ciertamente para la humanidad, al igual que la traza del collar en el cuello de las mujeres jóvenes. Soy un enamorado de mis ancestros como el entusiasmo de Jacob a José... Todos, quienes vayan a dar tributo de su sangre para nuestro bien y estén preparados para encontrarse con Alá, deben partir con nosotros...”.En la noche anterior a la batalla, Hussain reunió a sus hombres para recordarles que como hombres libres, eran también libres de abandonar el campamento, protegidos por las sombras de la noche o de otro modo afrontarían una muerte segura junto a él. Ninguno de los hombres de Hussain lo abandonó. Hussain comandó las fuerzas de su menguado pero valeroso ejército en una lucha desigual. Hussain y 72 de sus seguidores murieron con él en Kerbala en un sacrificio que lo signa como el mártir por excelencia del mundo chií...
Después de los ataques perpetrados a la petrolera Aramco el pasado 14 de septiembre , en respuesta y en legítima defensa de los más de 4 años de agresión e invasión saudí y aliados hacia la República de Yemen, los medios de comunicación corporativos mediante los mainstream , solamente reflejaron los informes en torno al aumento del precio del petróleo, dejando de lado el genocidio, y la hambruna contra el pueblo yemeni.
Que algunos muftis wahabis de Arabia emitan fatuas por las que se llama a las fuerzas de ocupación saudíes en Bahrein a no tener consideración alguna con la población local, incluso llegando al asesinato o a la destrucción de sus mezquitas y otros centros religiosos, por el simple motivo de seguir una corriente islámica diferente a la de ellos; o que fatuas de este tipo también sean emitidas para que esas fuerzas sudíes repriman, con la misma argumentación, igualmente a la propia población árabe que se manifiesta desde hace meses en varias ciudades del reino wahabi, exigiendo de igual modo unos mínimos derechos de ciudadanía, es algo que no nos sorprende porque desgraciadamente parece ir ligado a la animalidad intrínseca a ese modo de entender la vida y el propio Islam, y por que no, a la complicidad histórica del wahabismo con los intereses coloniales de Occidente, al menos desde la creación del reino saudí.
Después de que Baha’ullah proclamó ser “quien Dios lo manifestó”, envió cartas y tabas a los reyes, líderes religiosos y políticos del mundo proclamando varios tipos de autorías divinas para sí mismo. La más relevante de estas proclamaciones fue ser “la Divinidad y señorío” de la creación. “Dios de los dioses”, el “Creador del mundo”, quien es “No ha engendrado, ni ha sido engendrado”, “Dios único encarcelado”, “Obedecido verdadero” y “Señor que ve todo y nadie puede verlo”, entre otros fueron los apodos que él le dio a sí mismo.