¿Quiénes son los Shi’as?

Por Sayed Mustafá Qazwini

El quinto Imâm de la escuela de Ahlul Bayt (Muhammad al-Bāqir) narra que su estudiante, llamado Yabir le peguntó: “¿Es suficiente con que una persona nos profese amor a nosotros los de Ahlul Bayt para que se haga llamar Shi’a? ¡No! Ciertamente que una persona no es nuestro seguidor a menos que tema y obedezca a Al.lah. Oh Yabir, nuestros seguidores se reconocen a simple vista por su humildad, sumisión, honestidad, agradecimiento a Al.lah, oraciones, la bondad con sus padres, atención a los pobres, necesitados y huérfanos de los alrededores, hablan con la verdad, recitan el Corán, no hace charla vana y son personas digna de confianza.”[1]

La palabra “Shi’a” significa un grupo de seguidores y ésta se menciona algunas veces en el Corán para referirse a los seguidores de los Profetas anteriores, tales como Abraham (Ibrahim) y Moisés (Musa).[2] Hoy en día la palabra Shi’a hace alusión a una escuela islámica de pensamiento en particular, la cual está basada en las enseñanzas del Profeta y su familia y algunas veces ésta es conocida como la escuela de “Ahlul Bayt” (La Gente de la Casa = La familia del Profeta). Siendo que en la época del Profeta no existían las escuelas de pensamiento, sin embargo él la uso para referirse a cierto grupo de personas como la “Shi’a de Ali.”

Algunas narraciones en las cuales el Profeta uso el término “Shi’a de Ali” son:

“Ahlul Bayt es como un árbol, en el cual yo soy la raíz, Ali es la rama, Hasan y Hussein son los frutos y los Shi’as son las hojas.[3] (Ibn Hayar)

“Estábamos sentados alrededor del Profeta cuando Ali Abi Talib llegó. “Él dijo: ‘verdaderamente mi hermano está con ustedes’” y puso su mano sobre la Kaaba y dijo: “por el Único que tiene mi alma en Sus manos, que este hombre y su Shi’a estarán en ventaja frente a los demás el día del juicio.”[4] (Narrado por Yabir ibn Abdil.lah al-Ansari)”

“El Profeta de Al.lah estaba conmigo cuando su hija La señora Fátima vino a saludarlo junto a su esposo Ali. El Profeta de Al.lah levanto su cabeza y dijo, “se feliz Ali; tú y tu Shi’a estarán en el paraíso.”[5] (Narrado por Umm Salamah, la esposa del Profeta Muhammad).

Tú y tu Shi’a estarán en el paraíso.[6]

Como muestran estas narraciones, el Profeta Muhammad fue de hecho, la primera persona en usar el término “Shi’a,” y siempre lo usó para referirse al Imam Ali. Después de la muerte del Profeta, aquellos que fueron leales al Imam Ali también fueron llamados Shi’as. Durante el segundo siglo de la hégira (i.e., dos siglos después de la emigración del Profeta desde Meca hasta la ciudad de Medina-evento el cual marcó el comienzo del calendario islámico)--los califas Abbasíes auspiciaron las cuatro escuelas filosóficas sunnitas, las cuales se popularizaron debido al entusiasmo de algunos de sus líderes. En cuanto a los Shi’a, después del asesinato del Imam Ali, estuvieron liderados por su hijo al-Hasan y al-Hussein y los siguientes nueve Imames descendientes de al-Husain. Ellos los siguieron sobre las firmes bases que se evidencian en el Corán y en la sunna del Profeta, el cual explícitamente repitió en muchas ocasiones que sería sucedido por doce Imames y que estos serían de la tribu de Quraish.[7]

Por consiguiente, el Shiismo puede ser definido como el seguimiento al sagrado Corán y la tradición del Profeta Muhammad como fue entregada por su familia (Ahlul Bayt), a quienes el designó. Después del Profeta Muhammad, Los Shi’as siguieron a los doce Imames como sucesores del Profeta Muhammad, como se verá en las siguientes secciones.

Fuente: Cuestionamientos acerca del Islam Shi’a

Editorial Elhame Shargh

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente


[1] Al-Kulanyni, al-Kafi, Vol. 2, 74

[2] Sagrado Corán, 28:15

[3] Ibn Hayar, Lisan al-Mizan, Vol. 2, 354

[4] Tawzih al-Dala´il fi Tashih al-Fada´il, 505

[5] Ibíd., 507

[6] Ibn Asākir, “La historia de la ciudad de Damasco” sesión: Biografía del Imam Ali.

[7] Ṣaḥīḥ al-Bukhari; Ṣaḥīḥ Muslim, Vol. 2, 191; Ṣaḥīḥ al-Tirmidhi, Vol. 2, 45; Musnad Ahmad ibn Hanbal, Vol. 5, 106; Sunan Abu Dawud, Vol. 2, 207

Article_image
Article_rate
No votes yet
Bajar el archivo PDF