Al-Ándalus y la España de hoy

Entrevista realizada al Ya'far González

1.- En la actualidad la gente en España y los jóvenes en particular, ¿Qué preparación tienen para entender el Islam?

           

            En el nombre de Dios,  el Clemente, el Misericordioso.

           

Yo creo que los jóvenes en España están perfectamente preparados para entender el Islam  Si uno va a España puede ver como la mayoría de los jóvenes se están preguntando en estos momentos qué es lo que les deparará el futuro. No tienen futuro, están en la universidad pensando qué van a hacer mañana y la mayoría de ellos   no quieren  ser una pieza del sistema.  Están viendo cada día a qué niveles  llega la corrupción,  saben que la corrupción empieza  en la cabeza del sistema y muchos de ellos  no quieren colaborar con ello.

            Si ahora mismo vamos a las montañas  del sur y del norte de España, nos encontraremos con  jóvenes de las ciudades que  han comprado las casas de  los campesinos  que se marcharon hace treinta años, las han reconstruido y han empezado a trabajar las tierras, a hacer artesanía, a hacer bolsos de cuero o a hacer cerámica o cualquier cosa que les permita conseguir un poco de dinero y vivir al margen del sistema. Esos jóvenes están escapando del kufr (infieles, incrédulos), -aunque no sepan el sentido del concepto de esta palabra que tenemos en el Islam-, han sufrido y están sufriendo en su propia carne los efectos de esa sociedad que ha elegido un camino que se aparta de la naturaleza del ser humano, que se aparta de la humanidad en nombre del benéficio económico, y ha llegado  un momento en que la gente se pone de pie y dice "yo no participo en ésto". El problema que esta gente tiene es que en su búsqueda de un camino espiritual no han encontrado una ley que les unifique. Hay gente que está optando por el budismo, otros optan por el simple abandono de una religión que no les da respuesta a sus necesidades, que se ha hecho cómplice de todo ese sistema que no condena la descomposición de la sociedad,  que no condena la homosexualidad, que no condena la corrupción y la explotación de los gobiernos y de los gobernantes.  Hay gente que ha optado por el sufismo, pero entre ellos no existe la homogeneidad necesaria para dar una respuesta global. Esa respuesta la tiene el Islam de Ahlul Bait, el Islam que tiene el conocimiento de Alí (P),  pues como dijo el Profeta(BP): "Yo soy la ciudad del conocimiento y Alí(P) es la puerta. El que quiera llegar a mí que entre por la puerta de Alí". Nosotros,  los que entramos por la puerta de Alí (P) sabemos que esa respuesta  está en el Islam. Por eso, en mi opinión, el terreno para que la gente pueda  comprender el Islam está dado, depende de nuestra actividad, de que seamos capaces de llegar a la gente, entonces fácilmente podrán entender el mensaje que el Islam trae.

2.-  ¿Cuál es su visión del Al-Andalus actual?

Esta es una opinión muy personal mía, pero a mi me parece que en la metahistoria hay una conexión cada vez más clara entre lo que  España, -especialmente el sur de España- está empezando a ser y sus raíces en la historia de Al-Andalus  antiguo. Es decir, España respecto al resto de los países de Europa, tiene una particularidad y es que, durante ochocientos años  el Islam estuvo ahí, y eso está en sus raíces. Quizás la falta de identidad de España en estos momentos responde precisamente a eso, a que se ha falsificado la historia de España, las raíces, las profundas raíces que la historia de España tiene en el Islam han sido arrancadas, han sido falseadas.

Se nos ha contado  a los españoles una historia en la que un ejército de árabes entran en la península y arrebatan Al-Andalus a sus legítimos propietarios. Esto no es así.  Lo que trajo el Profeta(BP) fue una gran revolución, esa revolución encuentra en España el terreno apropiado  para expandirse, porque España estaba en ese momento llena de nestorianos,  creyentes en un solo Dios  y que creían en Jesucristo como un Profeta de Dios, que no reconocían el Concilio de Nicea,   que por esa razón estaban siendo perseguidos por su propio gobierno que se había hecho trinitario sesenta años antes y que, cuando reciben la noticia de la llegada de un nuevo profeta anunciando lo mismo que ellos creen, es decir: que Dios no hay mas que Uno, y que Jesús (P) y él  mismo son enviados de Dios,  ven  en el  Islam la continuidad de su propia creencia. Así es,  cuando el Islam llega con un pequeño cuerpo de ejército, todas las condiciones para la islamización de Al-Andalus están dadas y los españoles  los que aceptan masivamente el Islam. Y es esa aceptación del Islam como continuidad de su propia fe la que permite el establecimiento del Islam en España, su rápida expansión en toda la península y la existencia de un estado islámico durante 700 años.

 Esa realidad se ha ocultado. Pero esa realidad está. Subyace en el pueblo español. Ahora que el Islam se  ha vuelto a poner en pie con  el mensaje de liberación que le es propio, en Al-Andalus hay un terreno fértil para su expansión. Repito,  a condición de que realmente nosotros sepamos llevar ese mensaje y trasmitírselo a la gente. No con un libro bajo el brazo, como una secta más, diciendo: "Aquí estamos nosotros,  a traer la salvación", sino siendo capaces realmente de aplicarlo a nuestra propia construcción personal en  primer lugar, al bienestar de nuestras familias y a la educación de nuestros hijos  en segundo lugar y, como consecuencia, como influencia de esa práctica, demostrar a la sociedad que realmente el Islam tiene la respuesta a todos los problemas  que Occidente genera.

  En mi opinión Al-Andalus  -España-, se encuentra en un momento excepcionalmente interesante,  en el sentido de que toda la ideología occidental se ha derrumbado. Desde la muerte de Franco  hasta ahora, España ha vivido la decepcionante experiencia de lo que la democracia de los kafres representa, en la que  derecha o izquierda no tienen diferencia y significan lo mismo.  Significan  la aplicación del mismo programa pro-imperialista, defensor de las matanzas en Bosnia, de la violación de la voluntad del pueblo en Argelia,  de la ocupación de la tierra Palestina y del genocidio del pueblo a manos del sionismo internacional.  La gente  no conoce el Islam y piensan que no hay otra solución, que el mundo es así  y que no se puede hacer nada.  Cuando la gente comience a conocer lo que el Imam Jomeini trajo, que es realmente  lo mismo que trajo el Profeta (BP),  es  decir,  un mensaje de liberación personal y colectivo, España, en mi opinión, estará en  condiciones para que haya un gran vuelco hacia  el Islam, hacia un Islam realmente  vivificador, hacia el Islam real, hacia el Islam verdadero, no al Islam que han  traído los Wahabis sauditas,  que no tiene nada que ver con la lucha de liberación  personal, con la construcción personal y social y con la liberación de los individuos.

3.- ¿Cuál fue la razón de la pérdida de Al-Andalus?

Junto con el Islam, lo que llega a España en  nombre del Islam son los intereses de las clases dominantes árabes que se han apoderado del califato y que se reparten la península y esto está en los libros de historia. Es decir, las tribus sirias, yemenies  y otras llegan a España recién islamizada,  se reparten las mejores tierras, se las dan a los bereberes y los nativos,  que han aceptado el Islam, que llevan toda su vida viviendo ahí, se quedan de ciudadanos de segunda, sin participación en la política del gobierno islámico, sin nada que decir en todo lo que está pasando hasta la época de Abdel-Rahman III. Los andalusíes, empiezan a intervenir  y  a tener algo que decir en la historia de Al-Andalus.

Eso es la consecuencia del tipo de gobierno que se establece  en Al-Andalus. El gobierno que llega a Al-Andalus no es el de laWilaiah, no es el  del Profeta (BP), no es el gobierno del Imam Alí (P) y de los Imames  de Ahlul-Bait (P). El gobierno islámico  que se establece en Al-Andalus es el  de los Bani-Umeya que son unos usurpadores del califato; que se han sublevado contra el legítimo califa, 'Ali ibn Abu Talib, que han asesinado a los nietos del Profeta (BP) Hasan y Husein y que persiguen a muerte a sus descendientes y seguidores; que han convertido el califato de la Ummah en una cuestión hereditaria, en defensa de sus propios intereses de casta; que están dispuestos a aliarse con los reyes  cristianos para combatir a otros musulmanes  lo cual evidencia clarísimamente la falta de  Islam que hay en ellos,  igual que pasa actualmente.  Saddam, los saudíes, los gobernantes de la mayoría de los países islámicos, no tienen ningún inconveniente en aliarse con el imperialismo ruso o el americano para combatir el Islam verdadero.

 La primera y fundamental lección que  da al Al-Andalus en la historia es esa; que el Islam sin la Wilaiah,   sin la dirección espiritual de la Ummah, está llamado al fracaso como opción política y social y los enemigos del Islam verdadero, que es tanto como decir: revolucionario, lo saben muy bien. Por esa razón, a la muerte de Ayattollah Araquí, la BBC de Londres aconsejaba a los musulmanes no tomar como su líder espiritual al Seyed  Jameneí. Saben del peligro que supone para su tiranía una Ummah unificada en torno a un líder justo y sabio que, al igual que hizo el Profeta (BP) ejerza la dirección política y espiritual del conjunto de los musulmanes.

4.- En su opinión ¿qué expectativa de futuro tienen los españoles?

 Yo que  he estado en Irán durante los últimos seis años, cuando voy a mi país y veo  en qué dirección se ha acelerado  la vida de la gente en estos últimos años el  estress en el que  viven, puedo realmente oír casi a nivel físico el grito y  el lamento  de  la gente por la situación que soporta.

Yo que vengo de un desierto físico como es Qom, llego a España y me sorprende  ver que la gente está viviendo en un desierto espiritual, que hay una insatisfacción tremenda en la vida de la gente.  Hay un despiste absoluto porque no saben dónde buscar.  Al mismo tiempo, de manera innata,  no se resignan a creer que la vida esté reducida a desear tener más dinero, un coche un poco más grande, una casa con jardín, un poco más de sexo, un poco más de droga...

La naturaleza, sobre todo de la gente más pura, de la gente más joven, todavía se niega a aceptar que la vida sea eso, y  se encuentra en una búsqueda real.  La prueba es que, cada vez más, la gente se incorpora a grupos religiosos que  no están en su tradición cultural; los grupos protestantes, las sectas de todo tipo  encuentran un público ávido de espiritualidad. El cristianismo y el mismo catolicismo, buscan y están ensayando, respuestas nuevas a una situación ya tan evidente que no admite vivir al margen de ella, es decir el terreno en el que antes se podía uno mover y decir "yo no entiendo de estas cosas", se ha terminado especialmente después del triunfo de  la revolución islámica en Irán, en la que aparece una gente que dice: "Nosotros somos el partido de Dios, somos la causa de Dios", ya no queda terreno para seguir ignorando el divorcio que hay entre ser religioso, tener una creencia espiritual y aceptar indiferentemente la opresión, la deshumanización real de esa sociedad. Y ésta quizás sea una de las causas  que está provocando  la vuelta de las derechas  a los gobiernos.

 Frente a unas personas que dicen: "Somos la causa de Dios" no se puede oponer gente como los socialistas, pues ¿Qué pueden decir? "¿Somos la causa de Satanás?". Tienen que volver a traer a la derecha, que puede presentar un pasado  religioso,  que puede decir: "La verdadera causa de Dios, el verdadero partido de Dios somos nosotros, esos musulmanes fanáticos son en realidad   una falsa alternativa de religiosidad" etc. etc... con la cual frenar un poco algo que día a día tiene mayor realidad en el mundo.

  Cuando todos los planes de control mundial del sionismo estaban llegando, o habían llegado realmente, a dar su fruto, desde una mesita de madera un señor sentado en el suelo, un viejecito de barbas blancas,  pincha todo este proyecto, destruye todo este proyecto satánico de dominación mundial.

 Ocho años de guerra con todos los medios  propagandísticos. armamentísticos, económicos, científicos, etc. etc. no han conseguido acabar con esa realidad emergente del Islam revolucionario, del Islam verdadero, del Islam de la Wilayatul Faqih del gobierno islámico.

 Y no solo ésto, sino  que como estamos viendo en Líbano, en las ex-Repúblicas Soviéticas, en Bosnia, en Argelia,  Chechén, etc.., cada vez más, el deseo de gobernarse conforme al Libro de Dios, crece en los pueblos  y se materializa.

5.- ¿Qué relación ve usted entre lo que un día pasó en Al-Andalus y lo que está sucediendo ahora en Bosnia?

Lo que ahora están intentando en Bosnia como lo que están intentando en Palestina;  es destruir el Islam, porque no pueden permitir que en la misma Europa se de la evidencia de  lo que supone realmente  y que la mentirosa imagen que los medios de comunicación occidentales están dando del Islam,  como  algo que quiere llevar a la humanidad de nuevo a la edad media, intolerante, fanático reaccionario, quede destruída.

 Eso mismo hicieron hace quinientos años en España, con la diferencia de que  entonces el mundo no era una habitación como es ahora. No existía la televisión, la radio, los periódicos,  las revistas y lo que es más importante, no existía un gobierno islámico establecido sobre las bases de la Wilaiat del Faqih.  A lo largo de doscientos o trescientos años tranquilamente pudieron, de manera sistemática,  ir destruyendo a sangre y fuego la fe y cultura de un pueblo, prohibiéndole, en contra de las capitulaciones que ellos mismos habían firmado, en las que se respetaban todas nuestras  costumbres y forma de vida, excepto las armas de fuego. Desde la lengua, la creencia los mismos juzgados islámicos, las costumbres, bodas, circuncisiones, todas la prácticas como oración, ayuno, etc. etc. que componen la praxis islámica.

Fueron sistemáticamente destruyéndolas hasta que el simple hecho de  tener un Corán en la casa suponía la muerte. El simple hecho de que un niño pudiera hablar unas palabras de árabe en la calle  suponía mataran a su padre.

 Mataron  a sabios y maestros del Islam a lo largo de doscientos o trescientos años hasta el punto de que hoy, la gente en Andalucía no saben ni lo que significa "La illaha illa Allah".

  En Bosnia, gracias a Dios, no van ha poder hacer lo que hicieron en Al-Andalus , como no van a poder hacerlo en Argelia, como no van a poder hacerlo  en  Palestina, porque, primero: la Ummah islámica se ha vuelto a despertar gracias a la baraka y al levantamiento de Imam Jomeiní y de la gente que ha creído en el Imam y que han dado su  sangre y su vida para revivificar la causa de Dios y, segundo: porque la misma humanidad ha progresado. a través de todas las experiencias que durante estos quinientos años ha realizado con grandes sufrimientos.

Les falta saber que existe el Islam, que existe otra forma de vivir, que existe otra manera de entender la vida, que existe otra manera de organizar la  actividad humana,  eso les faltaba y en gran medida todavía les falta, pero el conocimiento de que ese camino que ellos han elegido no lleva a nada bueno, de que hay que cambiar de rumbo, de que el problema no se soluciona con un nuevo plan de estudios o con un pequeño aumento de sueldo, eso es algo que ya el Mayo del 68 sancionó.

El renacer del Islam en las sociedades occidentales; en Francia,  Inglaterra, Bélgica, Alemania y en Estados Unidos, en donde hay cerca de siete millones de musulmanes, precisamente entre las capas más oprimidas, es la prueba de lo que estoy diciendo.

6.- ¿Qué siente usted cuando ve cómo la Mezquita de Córdoba con su santidad, ha sido llenada de imágenes y convertida en un lugar de visita turística?

Bueno, por un lado siento la tristeza de lo que estábamos hablando; de haber sufrido la conquista a manos de unos individuos que en nombre de la cristiandad, pero en realidad en nombre de sus intereses materiales, era incapaz de respetar toda otra cultura.

 Siento la pena y el dolor que todo eso causó.  La Mezquita de Córdoba, que es el símbolo de la religiosidad del pueblo islámico, con esa catedral que han construido en medio, es una manifestación clara de la intolerancia de los gobiernos occidentales frente a la tolerancia tradicional que el Islam representó en Al-Andalus.

Como sucede actualmente en Irán;  los judíos, los zoroástricos, etc. y todos aquellos que tienen una creencia, son respetados y puede practicar libremente su religión. Igualmente en Al-Andalus, los cristianos y los judíos, podían tranquilamente practicar su credo. Frente a eso, llega una gente que destruye las mezquitas, destruye sistemáticamente todas las señales del Islam, sin ningún respeto por la religiosidad de un pueblo, en mitad de los centros religiosos, de los centros de culto construye sus propios centros de adoración, con esa prepotencia, que supone destruir los centros de adoración del otro como forma de  imponer la religiosidad propia.

Eso es un testimonio  histórico. La realidad de la Mezquita de Córdoba no la pueden negar, es decir: en la mayoría de las casas de los jóvenes cordobeses usted va a encontrar un cartel de la Mezquita de Córdoba, porque la grandiosidad del pasado, el espíritu de ese pasado está ahí sintetizado. Eso habla por sí mismo, por encima de todas las anécdotas históricas.

7.- ¿Cómo ven los europeos las manifestaciones de la presencia del Islam en España?

La manera en que un joven cordobés, un joven granadino. -un joven andaluz- vive la realidad de su pasado histórico, de sus raíces históricas, tienen mucho más que ver con lo que siente un iraní actual, un musulmán de cualquier parte del mundo cuando llega a España, que con lo que pueda sentir la gente de Europa cuando llega haciendo turismo y descubre aquello.

Hasta ahora eso se ha estado viendo como los residuos de algo que fue, ahora, paradójicamente, todo eso cobra otra dimensión. Cuando la revolución islámica en Irán vuelve a hacer consciente al mundo de que el Islám no ha muerto en absoluto, todo ese pasado de Al-Andalus comienza  necesariamente  a leerse con otra clave, y comienza a entenderse como un testimonio vivo del gran atropello que el Islam sufrió en nuestra tierra.

8.-¿Cuál es la lección que nos da la pérdida de Al-Andalus?

La revolución islámica de Irán  está llegando, poco  a poco, a todos los rincones del mundo.  En nuestro país ha tenido que darse la revolución y el golpe de estado que los gobiernos occidentales han promocionado en Argelia, para que esa evidencia del Islam real empiece a llegar a los corazones de los nuevos musulmanes que hasta ahora estaban lamentablemente influenciados, sin ellos saberlo, por la visión Wahabi del Islam.

Cuando nosotros llegamos  al Islam, no teníamos noticias del Islam sunnita, ni del Islam shi'ita, ni del wahabismo. Los Wahabis se han encargado por cuenta del sionismo y del imperialismo,  de vendernos esa visión anti-shi'ita del Islam, esa visión anti-revolucionaria del Islam en la que la mezquita se utiliza únicamente para rezar y, durante muchos años, nuestros hermanos sunnitas han defendido y han participado de esa visión. Esto se ha terminado, queda solamente en los sectores más retrasados de los nuevos musulmanes.

Los musulmanes que están más a la vanguardia; que por sus circunstancias históricas, como el norte de España en la zona de Cataluña por ejemplo o en el sur, en sitios  como Ceuta y Melilla,  están viviendo la opresión  por el hecho de ser  musulmanes, han entendido de la opresión que los musulmanes están sufriendo en Bosnia, en Argelia, en Tayiquistán o en cualquier otra parte del mundo y la necesidad de defender la causa del Islam como el único cuerpo que en realidad es.  Ese Islam despolitizado, ese Islam americanizado, como le llamó el Imam Jomeini, se está terminando muy rápidamente. El triunfo de  la revolución islámica en Irán  ha sentado las bases para que la hermandad entre los musulmanes de las distintas escuelas  sea un hecho. De ahí a que los movimientos islámicos que están surgiendo en el mundo al calor de ésta Revolución Islámica,  comprendan que el liderazgo, que la cabeza de esa revolución está en el Irán islámico, hay un solo paso.

Hoy la cabeza de la lucha contra la opresión mundial, la tiranía y la explotación está en el movimiento  que el Imam Jomeiní (r) comenzó y que, gracias a Dios,  Seyed Alí Jameneí está dando continuidad de una manera dignísima, denunciando sistemáticamente la opresión de los pueblos, denunciando la agresión contra el Islam, denunciando el sionismo asesino y racista, denunciando la complicidad del imperialismo americano, en manos del sionismo.

Eso está haciendo que poco a poco las miradas de los musulmanes, lógicamente, se vuelvan hacia Irán y reconozcan cada vez mas que, seamos malikis, o seamos hanafis, o seamos shafis, o seamos ismaelíes, en la medida en que somos musulmanes, en que ansiamos vivir conforme a las leyesde Dios,  gracias a Dios  existe ya y,  en mi opinión, es cuestión de tiempo que nuestros hermanos sunnitas terminen de vencer los prejuicios que quedan y se unifiquen en torno al liderazgo de Seyyed Alí Jameneí,  como nuestros enemigos saben muy bien, de ahí sus intentos de influenciar en el mundo islámico e impedir que las masas de los musulmanes sigan una sola cabeza,   y unifiquen sus luchas con una dirección clara. Esa es la gran lección  que podremos extraer de lo que sucedió en Al-Andalus. Al-Andalus se perdió con toda su grandeza, con toda su cultura, con toda su tolerancia, con todo su poder con toda su filosofía con todo su misticismo, en el que brillaron hombres como Ibn Arabi, el Sheij Al Akbar, porque el gobierno estaba en manos de una gente que no tenía Islam, que eran enemigos de la Wilaiah, que habían escrito en su bandera la destrucción de Ahlul-Bait y del nombre del Profeta(BP) y de sus descendientes así como de los transmisores de sus enseñanzas.              En estos momentos el Islam se está de nuevo poniendo en pie. La shi'a perseguida durante mil cuatrocientos años, se ha puesto en pie y con ese movimiento ha puesto en pie a toda la Ummah, esa misma Ummah que dos días antes sentía verguenza  de su propio Islam. En Inglaterra, en Francia, en Europa, daba vergüenza decir: "Sí, yo soy musulmán, yo rezo".  De pronto descubren que la bandera del Islam vuelve a estar en alto, su honor vuelve a estar en pie, su dignidad ha sido lavada gracias al movimiento triunfante de esos execrados, que eran los shi'itas, a los que los enemigos del Islam han estado calificando de una secta que ha abandonado el Islam, que tiene otra aquida.

Eso es un hecho y la realidad de cómo el Islam está volviendo al mundo. de la mano de la Wilayah del Faqih, del liderazgo político y religioso de los sabios justos que transmiten y aplican los verdaderos dichos y hechos, los hadices auténticos del Profeta del Islam, sin temor a los imperialismos del Este y el Oeste.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

Article_image
Article_rate
No votes yet
Bajar el archivo PDF