Carta del Líder Supremo a los Jóvenes de Europa y Norteamérica

21 de enero de 2015

En el nombre de Dios, el Compasivo,  el Misericordioso

A todos los jóvenes de Europa y Norteamérica:

Los últimos acontecimientos en Francia y sucesos semejantes en otros países occidentales me convencieron para que os hable directamente al respecto. Me dirijo a vosotros los jóvenes, no porque quiera dejar de lado a vuestros padres y madres, sino porque veo el futuro de vuestro pueblo y vuestra tierra en vuestras manos, y también percibo en vuestros corazones el sentido de búsqueda de la verdad, más vivo y lúcido. Además, en este escrito no me dirijo a vuestros políticos y estadistas puesto que creo que ellos, conscientemente, han separado el camino de la política del sendero de la verdad y la rectitud.

Mis palabras hacia vosotros son sobre el Islam, y en especial sobre la imagen y el rostro del Islam que os presentan. Desde hace dos décadas —es decir, casi después del derrumbe de la Unión Soviética— se han realizado muchos esfuerzos para que esta gran religión sea vista como un enemigo monstruoso. Provocar el sentimiento de miedo y odio, y el aprovecharse de ello,  desgraciadamente tiene un largo expediente en la historia política de Occidente. No quiero enumerar aquí las diversas «fobias» que hasta ahora  han instilado a las naciones occidentales. Vosotros mismos, con un breve repaso a las últimas investigaciones críticas de la historia, veréis como la nueva historiografía recrimina las actitudes deshonestas e insidiosas de los gobiernos occidentales para con otros pueblos y culturas del mundo. La historia de Europa y Norteamérica está avergonzada de la esclavitud, abochornada de la época colonial, azarada por la opresión a la gente de color  y a los no cristianos. Vuestros investigadores e historiadores se lamentan profundamente del derramamiento de sangre en nombre de la religión entre católicos y protestantes o en nombre del nacionalismo y  etnicidad  en la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Esto por sí mismo es loable y mi objetivo al redecir parte de esta larga lista no es recriminar la historia, sino que quiero que vosotros mismos les preguntéis a vuestros intelectuales: ¿Por qué la conciencia pública en Occidente tiene siempre que despertar y ser informada con un retraso de varias décadas y a veces varios siglos? ¿Por qué la revisión en la conciencia pública tiene que relacionarse con cuestiones que se remontan al pasado lejano y no a los temas de actualidad? ¿Por qué se trata de evitar que sea del conocimiento público un tema tan importante como la forma de abordar y tratar la cultura y el pensamiento islámico?

Vosotros sabéis perfectamente que humillar y generar odio y miedo ilusorio a los «otros», ha sido siempre un terreno común para los afanes de lucro de los opresores. Ahora quiero que os preguntéis a vosotros mismos: ¿Por qué la vieja política de infundir miedo y esparcir odio, hoy apunta hacia el Islam y los musulmanes con una intensidad sin precedentes? ¿Por qué en el mundo actual, la estructura del poder desea que el pensamiento islámico sea marginado y confinado a un papel pasivo? ¿Pero qué conceptos y valores tiene el Islam que causan molestia a los proyectos de las grandes potencias y qué beneficios obtienen a través de la distorsión de la imagen del Islam? Por lo tanto, mi primera petición es que preguntéis e investiguéis acerca de los motivos detrás de esta demonización masiva en contra del Islam.

Mi segunda petición es que como reacción a este diluvio de prejuicios y propagandas negativas, hagáis un esfuerzo por obtener un conocimiento directo y sin intermediarios de esta religión. Una lógica sana requiere que al menos sepáis qué es eso que os ahuyenta y atemoriza, y conozcáis su esencia. Yo no insisto en que aceptéis mi opinión o la interpretación  del Islam de cualquier otro, sino que os digo que no permitáis que se os sea presentada con objetivos corrompidos esta realidad fluyente e influyente en el mundo actual. No permitáis que algunos os presenten hipócritamente como representantes del Islam a los terroristas que ellos mismos han reclutado. Conoced el Islam a través de las fuentes auténticas y referencias de primera mano. Conoced el Islam a través del Corán y la vida de su gran Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él y su descendencia). En este punto deseo preguntaros: ¿Acaso habéis ya consultado directamente el Corán de los musulmanes? ¿Acaso habéis ya estudiado las enseñanzas del Profeta del Islam (la paz y las bendiciones de Dios sean con él y su descendencia) y sus preceptos humanos y morales? ¿Acaso habéis ya recibido el mensaje del Islam de otras fuentes distintas a los medios de comunicación? ¿Acaso alguna vez os habéis preguntado cómo y en base a qué valores fue que este mismo Islam desarrolló a lo largo de los siglos la más grande civilización científica e intelectual del mundo y formó a los más preeminentes sabios, científicos y pensadores?

Quiero que no permitáis que con retratos injuriosos  y absurdos, creen una barrera emocional entre vosotros y la realidad, quitándoos la posibilidad de  emitir juicios  de valor imparciales. Hoy que las herramientas de comunicación han roto las fronteras geográficas, no permitáis que os encierren en las fronteras artificiales y mentales. Si bien nadie puede en forma individual rellenar las grietas que se han creado, cada uno de vosotros puede construir un puente de pensamiento y equidad sobre estas grietas con la intención de aclararse a sí mismo e iluminar su entorno. Este antagonismo entre el Islam y vosotros los jóvenes fue planeado con anticipación, pero aunque es desagradable puede generar nuevas interrogantes en vuestras mentes curiosas e investigadoras. El esfuerzo orientado a encontrar respuestas a estas interrogantes os proporciona una oportunidad valiosa para descubrir nuevas verdades. Por lo tanto, no perdáis esta oportunidad de comprender correctamente y sin prejuicios el Islam, quizás así por la bendición de vuestro sentido de responsabilidad hacia la verdad, las futuras generaciones escriban este momento de la historia de la interacción de Occidente  con el Islam con menos irritación y con una conciencia más tranquila.

Sayyed ALI jamenei

1/11/1393

21/1/2015

www.islamoriente.com 

Article_image
Article_rate
No votes yet