El Cristianismo y el Islam

Conferencia del Profesor Rahimpur Azqadi (Ecuador – 2011)

Traducción: Sheij Suhail Assad

Desgrabación: Fabiana Ríos

Salam aleykum, la paz de Dios sea con ustedes. Es el saludo de los musulmanes al encontrarse con cualquier tipo de persona, de cualquier credo y confesión es “Salam aleykum”, la paz sea con vosotros.

Es un gran placer para mí poder estar aquí, muchísimas gracias, por esta oportunidad que me da de tener un encuentro directo con ustedes. Se me pidió que hablemos acerca del cristianismo y del Islam, especialmente de las diferencias entre estas dos religiones y los puntos en común de estas dos religiones. Yo creo que los puntos en común son muchísimos más que las diferencias que existen, así que voy a tratar de tocar algunos puntos referentes a este tema. Es por eso que, en la primer parte cuando vaya a hablar de los puntos en común entre las religiones, vamos a expandirnos un poco más, a explayarnos un poco más. Y en la segunda parte, cuando hable de las diferencias, va a ser un poco menos.

Uno de los problemas que enfrentamos nosotros, y todas las religiones, son las mentiras y las tergiversaciones de muchos medios de comunicación. Muchos mienten, les mienten acerca de nosotros y nos mienten a nosotros acerca de ustedes. Muchos medios de comunicación imperialistas, que tienen como objetivo eliminar a Dios, a la espiritualidad y a la religión de la escena mundial.

Ustedes saben que cuando existen prejuicios por parte de un grupo frente a otro grupo, o desinformación o información tergiversada, eso da pie a los malos entendidos y a las malas interpretaciones; y cualquier acto, palabra o actividad del otro grupo podría llegar a ser malinterpretado por este grupo. Voy a dar un informe resumido, información sobre lo que el Islam propone acerca de los cristianos, del cristianismo y de Cristo.

El Islam

El Islam se autodefine como un mensaje divino, una religión revelada por parte de Dios. El Corán, sus aleyas y sus versículos, que fueron revelados al profeta Muhammad, con él sea la paz, considera que el profeta es un enviado de Dios, un mensajero de Dios, similar a Abraham, a Moisés, a Noé y a Jesús. Cree que no existe contradicción entre los distintos mensajes revelados y las religiones celestiales. Cree que el Islam, el cristianismo y el judaísmo son todos mensajes divinos, pertenecientes a una misma fuente. El Islam viene, simplemente, como una continuidad de los anteriores mensajes, como los de Moisés y Jesús. Por lo tanto, ya desde hace mil cuatrocientos años, en el Corán, como en el libro de la revelación islámica, como en la jurisprudencia islámica y sus leyes, está establecido que tanto los cristianos, como los judíos y los zoroastrianos, son monoteístas, son adoradores de Dios y deben ser respetados tanto sus personas como sus derechos, no puede existir perjuicio alguno para ellos, ni ningún tipo de daño.

Nosotros provenimos de dos conferencias anteriores y estamos un poquito cansados, pedimos un café. ¿Hay algún problema de tomar café? ¿Les molesta en algo? ¿Quieren tomar? Dice les puedo invitar si quieren. Gracias.

En el Corán hay un versículo que dice que no hay imposición ni coerción en materia de religión, es decir que la religión, la fe y la creencia de los hombres no puede imponerse a alguien ya que es un estado del corazón. Es por eso mismo que nosotros no creemos que se pueda obligar a alguien a que cambie su religión o su confesión. Hoy en día, en Irán, el 97% es musulmán, el 95% son shiítas, y hay un 2 o 3% que son judíos, cristianos y zoroastrianos. Entre los cristianos hay tres diversos grupos también. Y lo interesante es que ellos viven como minorías religiosas, en un estado de total libertad de confesión, es decir que ellos pueden practicar sus rituales en sus iglesias. Tienen sistemas educativos privados, que cada uno con su propia religión en sus propias escuelas; tienen sus lugares de culto, sinagogas e iglesias cristianas. Tienen sus propias leyes civiles y se tienen en cuenta en las cuestiones judiciales, ellos pueden arreglar los problemas civiles basados en la ley de cada religión. Cada uno de estos grupos, los grupos cristianos, los judíos y los zoroastrianos tienen por ley un representante, un diputado del pueblo en el parlamento iraní, asegurado, entonces ese tipo de trato que el Islam, y en este caso la República Islámica de Irán, ha dado a los no musulmanes. 

Del mismo modo, los no musulmanes participan en todas las actividades, en el comercio, en el mercado, en los medios de comunicación como cualquier otro tipo de ciudadano. Yo mismo tengo amigos que son judíos, que son cristianos, tenemos una muy buena relación, una convivencia pacífica. Existe un gran centro de diálogo interreligioso, en Irán, en donde anualmente hay diálogos con pensadores de todo el mundo, cristianos, católicos, sean ortodoxos o protestantes, con judíos, hasta budistas, hinduistas y hay una relación constante de diálogo interreligioso con ellos.

El Corán dice: “Cualquier persona que crea en Dios, y crea en el Día del Juicio final, y sea un bienhechor, tenga buenas acciones, sean cristianos, judíos o sabeos, que son los seguidores de Juan el Bautista, tenga una vida moral, bajo los valores y principios de la ética, respete los derechos de los demás, aquellos serán recompensados por Dios y tendrá Dios una atención especial para ellos.” El Corán le dice al profeta Muhammad, que es un enviado, al igual que Abraham, Moisés, Noé y Jesús, dice: “Dile a los cristianos, a la gente del Libro, y a los judíos, aquellos que para los que sido descendida la Tora y los Evangelios, que vengan y se unan en un punto en común, encontremos juntos un punto en común. El adorar a un solo Dios y no tomar a nadie más como Señor en lugar de a Dios. El no oprimirnos mutuamente, el no establecer a los hombres como a nuestros señores, y el vivir libremente respetando los derechos de los demás. El profeta dice nuestro Dios es el mismo Dios de Abraham, Moisés, Noé y Jesús.

También el Corán nos enseña el método de diálogo con los cristianos y los judíos, dice que en el diálogo debemos invitarlos  hacia Dios, volver todos a Dios. Y en el diálogo debemos hablar con dos características fundamentales, dialogar bajo dos características fundamentales, la primera con la sabiduría, con la lógica y la racionalidad; la segunda con el buen consejo, es decir, establecer un diálogo para poder aconsejarnos mutuamente. En otras aleyas dice que debemos dialogar con los demás, y el caso que se transforme esto en un debate por la diferencia de ciertos temas, debemos debatir de la mejor forma, es decir con la lógica, con los valores, con los principios de la ética y la moral. El Corán dice: “Diles que hemos creído en aquello que fue revelado para nosotros y aquello que fue revelado para ustedes. Creemos en un solo Dios, el mismo Dios de nosotros y de ustedes, al cual nos sometemos todos.

Ustedes saben que el Corán habla con mucho respeto acerca de la Tora, los Evangelios, los Salmos de David. Obviamente existen diferencias con respecto a los demás textos sagrados, que quizá, cuando hable de las diferencias entre las religiones vaya a tocar ese tema, en el Corán hay un capítulo entero con el nombre de “María”, donde cuenta la historia de la Virgen María y de Jesús. Hay muchísimas aleyas y versículos que hablan de la historia de Jesús, con él sea la paz. Hay también un capítulo entero con el nombre “Los hijos de Israel”, también de Moisés, porque creemos que la historia de todos los profetas es la historia de la devoción a Dios, la historia de la adoración a Dios, entonces es respetable y un modelo para nosotros. También creemos que aquellos cristianos que fueron asesinados en el camino de Dios, especialmente después de la ida de Jesús, ya sea por el Imperio Romano o por cualquier otro tipo de persona, han sido mártires en el camino de Dios, creemos en los compañeros de la cueva (los durmientes de Efeso), que el Corán habla de ellos. Creemos que Jesús ha tenido un nacimiento milagroso, a través de un soplo divino al vientre de María, y que María, virgen, ha sido la madre de Jesús, con ellos sea la paz. Creemos también que la ida de Jesús ha sido milagrosa, y veneramos a todos ellos con gran respeto.

El Corán considera a Jesús el espíritu de Dios y la palabra de Dios; aunque nosotros tenemos un punto de diferencia aquí: no creemos que Jesús sea Dios o el hijo de Dios. Creemos que Dios es uno, ni dos, ni tres ni más, y creemos que Dios no es ser humano y el ser humano no es Dios. En cuanto a la forma en que el Corán dice como debemos tratar a los cristianos, ahí aparece que aquellos que creen en Dios, en el mensaje de Jesús, debemos tratarlos bien. Dice el Corán haz el bien para con ellos y sé justo con ellos, porque ciertamente Dios ama a la gente que hace justicia. También dice el Corán que la gente más amada para ustedes son aquellos que dicen somos cristianos, ya que entre ellos existen curas y monjes que ciertamente no se enorgullecen, no se engrandecen.

El Corán dice cuando les pregunten a ustedes qué significa ser musulmán o quiénes son musulmanes o qué es ser musulmán, digan nosotros creemos en Dios, en un solo Dios, el Dios de Abraham, de Moisés, de Jesús, de Muhammad; creemos en lo que fue revelado para nosotros, o sea en el Corán, el texto sagrado que fue revelado a Muhammad, con él sea la paz; creemos en todos los versículos y signos de Dios que fueron revelados a los demás profetas a Abraham, a Ismael, a Isaac, Moisés, Jesús y todos los profetas. Finalmente dice, no hacemos distinción alguna entre ellos, entre los profetas, es decir no hay diferencias para nosotros entre todos los profetas, nosotros somos sometidos a Dios, todos nos sometemos a un solo Dios.

Hace mil cuatrocientos años nuestro profeta nos enseñaba que tenemos que tener una vida de amistad y pacífica con los no musulmanes, invitaba a sus amigos a tratar bien a los no musulmanes, a visitar a los enfermos de entre los no musulmanes, a tener un trato moral y ético con ellos, respetar sus derechos, hasta a aquellos que eran enemigos también él los respetaba y los trataba con un comportamiento moral. Dice que una vez, el profeta que siempre pasaba por la casa de un judío, y ese judío que odiaba al profeta le tiraba basura en su cuerpo, en su cabeza. Un día pasó y el judío no le tiró nada, y entonces preguntó “¿Qué pasó con esa persona que me tiraba basura?”, le dijeron “Está enfermo”, entonces el profeta fue, golpeó la puerta de la casa y lo visitó, dijo: “Nosotros tenemos obligación de visitar a nuestros vecinos, de visitar a nuestros enfermos.” Y por esa acción, el judío se convirtió al Islam. Del mismo modo, una vez, había quedado con un cristiano, en encontrarse en una hora determinada, en un lugar, pasó media hora y esta persona no había llegado, y ya había salido el sol, y el sol quemaba fuerte. Un musulmán pasó por ahí y le dijo: “¿Qué estás haciendo ahí?”, le dijo: “Estoy esperando a una persona.” Le dijo: “Pero bueno, espéralo allá, que hay sombra y no estés bajo el sol.” Dijo: “No, yo a esa persona le dije que lo esperaré aquí, y para no faltar a mi palabra, debo quedarme aquí.” Ése es el trato que tenía el profeta con los cristianos.

Otra historia cuenta que, una vez, un cristiano le había prestado dinero al profeta, luego el cristiano lo llamó y le dijo: “Yo necesito el dinero.” El profeta le dijo: “Si me puedes  dar unos días, porque ahora no lo tengo.” Dijo: “No, yo lo necesito cuanto antes.” El profeta estaba en casa de ese cristiano, y dijo: “Bueno, yo esperaré acá a que pase algún musulmán para que me preste dinero y yo te pueda devolver tu dinero.” A pesar que el profeta era gobernante en ese momento porque estaban en Medina, y él era el gobernador, digamos, de la ciudad, estuvo esperando durante todo un día, hasta que al final del día llegó una persona y le prestó la plata para devolvérsela. Entonces, el tema de los pactos entre los musulmanes es algo muy sagrado, y abarca a los no musulmanes también. También en una oportunidad, el profeta estaba sentado y pasó un cajón con un muerto judío, y el profeta se levantó mostrando respeto. Un musulmán le dijo: “Pero ¿para qué te paras si él no es musulmán?” Dijo: “No es musulmán, pero es ser humano y la humanidad del hombre debe ser respetada.”

El tercer caso es el del Imam Ali, que era un sucesor del profeta, un gran líder de los musulmanes. En su gobierno dijo todo aquél que perjudique o dañe a un no musulmán, me estará dañando a mí, me estará perjudicando a mí.

El Imam Ali, que ha sido educado en esta escuela de pensamiento islámica, dijo “Todas las personas, sea cual sea su idioma, sea cual sea su cultura, sea cual sea su clase, sea cual sea su raza, su etnia, sea cual sea la zona donde vive, todos son hijos de Adán y de Eva, y es por eso que todos somos hermanos y pertenecemos a una misma familia.

El Imam Ali, cuando era gobernador dijo: “El alma, las propiedades, las pertenencias, la reputación, la honra, la familia, los derechos económicos de los no musulmanes, todos son respetados. Ellos son ciudadanos normales y merecen respeto como cualquier otro ciudadano. Son exactamente igual con los musulmanes en materia de derechos”. Dijo: “Juzgaré a los cristianos por su propio libro, los Evangelios; y juzgaré a los judíos por su propio libro, la Tora.”

El Imam Ali tiene en sus consejos, cuando habla acerca de los gobernadores, los que gobiernan, los gobernantes, dice: “Ellos deben tener verdadero amor por los pueblos, por las masas, por las personas. Tienen que enseñar a su corazón a amar al pueblo y tratarlos con justicia e igualdad,” porque dice “los pueblos, las personas son hermanos tuyos en la religión, es decir o son musulmanes o gente que se te asemeja en la creación son creaturas al igual que tú.” Esto es importante saber que son textos que tienen mil cuatrocientos años, o sea no es un discurso moderno producto del pluralismo, la tolerancia y el relativismo, sino que son textos que aparecen como unas normas fundamentales de la religión islámica.

Quiero hacer una pregunta, cuántos de ustedes sabían acerca de este tipo de tema, acerca del Islam. Algunos.

Ahora que saben estas cosas, ¿piensan que el Islam es una religión que impone su fe y es una religión de violencia? ¿No?

Ahora igualmente vamos a dar lugar a las preguntas y respuestas.

Compromiso islámico con las minorías religiosas

Voy a dar una muestra de los compromisos que tiene el gobierno islámico con las minorías religiosas. Las minorías religiosas, los judíos y los cristianos, bajo el marco de la sociedad islámica, deben cumplir con las leyes sociales, digamos, aparentes de la sociedad islámica, del mismo modo que cualquier persona que se encuentra en cualquier sociedad, debe cumplir y obedecer las leyes de dicha sociedad. El segundo punto que es el compromiso que deben tener las minorías religiosas en el mundo islámico es que no deben hacer ningún tipo de artimaña o complot en contra de la estructura política del país. Eso también es algo general de todas las sociedades; por ejemplo, en una sociedad como esta, digamos, los musulmanes no tienen derecho a hacer temblar la estructura política del país. El tercer compromiso es con los impuestos que tienen que dar los cristianos y judíos, obviamente, frente a los servicios que el gobierno da, del mismo modo que los musulmanes tienen impuestos obligatorios que tienen que otorgar, los cristianos y judíos que por religión no están obligados, a nivel legal en el gobierno islámico se le imponen impuestos, digamos, que tienen que dar frente a los servicios que brinda el gobierno; eso también es algo normal en todas las sociedades. Todos nosotros pagamos impuestos en todos lados.

El otro compromiso que tienen que tener es que no deben, la minoría religiosa, dominar a la mayoría de los musulmanes, es decir no pueden gobernar una minoría a una mayoría. El otro punto es que tiene que existir un diálogo científico y religioso, bajo las normas de la moral, de la ley y de la lógica pero no tienen que tergiversar los dichos de los musulmanes, o mentir acerca de ellos o difamar, para intentar convertirlos a su religión. Del mismo modo hay ciertas obligaciones y responsabilidades que tiene el gobierno islámico para con los no musulmanes, la primera es que tienen que permitirle libertad devocional y ritual y no puede obligarlos a seguir su religión. Tienen que tener libertad para cualquier tipo de festividad o ritual religioso y se le debe permitir libre enseñanza y educación, bajo las normas de su religión. Si son gente de diálogo y debate y les interesa discutir ciertos temas religiosos, los musulmanes deben abrir las puertas al diálogo y permitir que se desarrolle un diálogo normal.

Por otro lado, la jurisprudencia islámica contempla el hecho que ellos, como minoría religiosa que viven en el mundo islámico, deberán tener sus propios tribunales judiciales, como para poder juzgarlos bajo sus propias leyes, del mismo modo las escuelas deben tener su propia educación, sin necesidad de tener que estudiar o aprender el Islam en ellas, si no estudiar su propia religión. Tienen que tener sus propios lugares de adoración y devoción, sus propias iglesias y permitírseles adorar a Dios en la forma en que ellos lo plantean. No se permite ningún tipo de falta de respeto, humillación, no se puede faltar el respeto ni a sus personas ni a sus lugares de adoración, si no que deben ser respetados todos. Otra de las obligaciones del gobierno islámico para los no musulmanes es el tema de su seguridad. Tanto su seguridad económica como social y moral; es decir que ellos deben respetar su honor, su honra, su reputación. También es obligatorio para el gobierno islámico la seguridad interna y externa de ellos; si por ejemplo, internamente hay problemas, el gobierno está obligado a defenderlos; si externamente existe un ataque, una invasión, el gobierno no puede decir bueno como aquella zona es cristiana o es judía, no me interesa, debe protegerlos.

Esas acusaciones que hacen, desgraciadamente, en contra del Islam, que los musulmanes pueden no respetar la vida de los no musulmanes, sus pertenencias, su reputación. Esos que dicen que debemos obligar a los demás a que se conviertan al Islam, son todas grandes mentiras. El Corán dice que nosotros hemos honrado al ser humano, es decir que el hecho de ser hombre, de ser humano, ya es válido como para que Dios considere a ese ser honorable, honrado, y eso no tiene religión. El profeta mismo enseña que si hay un hambriento de entre los cristianos y judíos debemos ayudarlo para que consiga alimento. Si alguien pide una ayuda, de entre los cristianos y judíos a los musulmanes, si el musulmán no quiere ayudarlo, es persona no es un musulmán.

Nosotros creemos en el diálogo, el diálogo, el diálogo. El diálogo junto con la moral, el respeto mutuo y la justicia. Pero qué personas deben dialogar; aquellos que tengan el poder, la capacidad de poder dialogar, bajo las normas de la moral, la justicia, el buen trato, el conocimiento, la ciencia, la sabiduría y la lógica. Deben conocer la esencia de las religiones, saber qué es el Islam, qué es lo que dicen los Evangelios, qué dice el Corán, qué dice la Tora, qué es el cristianismo, qué es el judaísmo. Muchas veces hay personas que no conocen el Islam, musulmanes por ejemplo que no saben lo que dice el Corán, pero por parte del Islam, hablan. Del mismo modo que existen cristianos que no conocen sus Evangelios.

Sobre la vestimenta de la mujer

Por ejemplo, yo recuerdo una persona en Europa me preguntó por qué el Islam habla en el Corán del hiyab, que significa la vestimenta de la mujer, el pañuelo y la vestimenta que utiliza la mujer islámica, por qué el Islam habla de eso, dijo; por qué el Islam por ejemplo permite la pena de muerte para el adúltero, la mujer casada que es adúltera o el hombre casado que es adúltero, qué se propone con la pena de muerte, por qué. Yo le contesté que el tema de la vestimenta islámica en realidad está estipulada en vuestros textos, tanto en la Tora como en el Antiguo Testamento y no es algo que nace con el Islam. Es decir los hombres y las mujeres no deben andar desnudos por ahí y transformar la sociedad en una escena sexual. Las relaciones sexuales son entre esposa y esposo y en el ámbito privado, en su casa, no en las calles, en las avenidas, en el medio de la calle. El valor de la mujer está en su humanidad, en su persona, no en su sensualidad, sexualidad o su cuerpo. Es más, la visión de los textos sagrados de los judíos y los cristianos es mucho más extremista que la del Corán, porque dice que ni siquiera las maderas de las paredes deben ver a la mujer. Lo que llamamos hiyab nosotros en el Islam, la vestimenta islámica es esa misma que la hermana, acá la monja, (risas del público) tiene. Ustedes vean qué diferencia hay entre esa hermana que nos acompaña, la señora, la monja (risas del público)… ¿está mal? Quiero saber ¿Está mal decir “monja”?

- Hermana- corrigen desde el público

- ¿Hermana es suficiente? La hermana y la musulmana. Levanten las dos, dice. Bueno, ¿qué diferencia hay entre ellas, entre estas dos? dice. ¿Qué tan diferentes son ellas dos? El hiyab es eso, ella es musulmana y ella es cristiana. Aplaudimos a las dos.

Con respecto a la pena de muerte, apedread al adúltero, voy a decir un punto. Dicha pena está en el Antiguo Testamento y en vuestros libros sagrados, dicha pena no está en el Corán. El profeta del Islam dijo: “Nosotros porque respetamos a la Tora y a los Evangelios, esa pena se utiliza en algunas oportunidades, pero con condiciones muy, muy duras,” o sea que casi nunca se puede aplicar. En realidad la visión del Islam respecto del sexo, no es que el sexo es un tema tabú, pero el sexo tiene que estar en el marco de la legalidad y la justicia. En cuanto al Islam, el matrimonio no es un obstáculo para el desarrollo espiritual, si no que ayuda al desarrollo espiritual. Sigue atrayendo (Risas desde el público). El Islam dice que cuando el esposo tiene relaciones con su esposa, o la esposa con su esposo, ese momento de relación sexual también es sagrado porque eso ayuda y colabora al desarrollo espiritual, en el sentido que lo están haciendo en un marco legal y con el permiso de Dios, diferente a esas relaciones en que es cualquier hombre con cualquier mujer, o sea la promiscuidad sexual, que lleva al caos sexual. Es vuestro texto sagrado el que dice que si un hombre tiene relaciones sexuales con una mujer y luego con la madre de esa mujer, los tres deben ser quemados vivos. Es vuestro libro sagrado el que dice que si un hombre viola a una mujer, a una joven y la mujer no se defiende, no hace nada para poder salvarse tienen que expulsárseles a los dos fuera de la ciudad y allí apedrearlos. Ustedes que son estudiantes de la universidad católica lo habrán visto en los textos de ustedes, ¿o no? Dice ¿ustedes leen la Biblia? Esta es la universidad católica, por favor, les pido que lean la Biblia. Entonces con esta interpretación, el apedrear como pena de muerte no es una ley coránica. Es una pena que existe ya en los textos sagrados de ustedes y el Corán la aminoró.

El Islam, en cuanto al tema de la vestimenta islámica, quiere, desea que la mujer esté en la escena científica, política, académica, social, pero bajo el marco del pudor.

Ustedes saben que hoy en día en Irán que es una sociedad islámica shiíta tenemos mujeres que son vicepresidentes, que son ministros, mujeres que son representantes en el parlamento, mujeres que son intendentes, alcaldes, concejales.

Yo voy a contarles algo gracioso que es que en Irán los científicos nuestros han logrado enviar un satélite al espacio y están planeando, para dentro de diez años, mandar al primer astronauta. Un hombre que tenía muchos problemas con su esposa dijo “¿Pueden mandar a mi esposa como astronauta?” (Risas desde el público). Tenemos planeado enviar, dentro de diez años, al primer astronauta. Tenemos tres millones y medio de alumnado universitario en Irán, de los cuales el 65% son mujeres, y este desarrollo científico fue sin ningún tipo de ayuda y colaboración de Occidente y bajo un bloqueo científico y económico por parte de algunas potencias.

Importancia del diálogo

Entonces, en el diálogo debemos conocer sobre las religiones, tenemos que saber, no podemos guiarnos simplemente por los prejuicios. Tenemos que tener en cuenta los puntos en común entre las religiones y no dejarnos llevar por aquellos que son causa o motivo de las malas interpretaciones o malentendidos. Tenemos que tener más en cuenta las enseñanzas de los profetas, especialmente del profeta Jesús, el profeta Muhammad, que nos han enseñado valores y principios morales como el amor, el perdón, la misericordia, la justicia. Tenemos que basar nuestro diálogo sin prejuicios, tanto científica, académicamente hablando, como lógicamente hablando, entablar un diálogo y respetar las creencias de un lado y otro sin ningún tipo de fanatismo.

El Corán dice que el primer punto fundamental en el diálogo es tener conocimiento, estar despierto, tener conciencia, saber. El segundo punto es reconocer y aceptar que existen diferencias entre las personas, este mundo es un mundo de diversidad y diferencia y eso va a existir por siempre y hasta el Día del Juicio Final, recién el Día del Juicio Final se acabarán las diferencias.

Nosotros tenemos que ser respetuosos de las creencias de cada uno. Tenemos que ser optimistas respecto del otro. Creemos nosotros, islámicamente, que todas las personas, todos los seres los seres humanos de los cinco continentes, sea cual sea su religión, sea cual sea su cultura,  su raza y su idioma, tienen una naturaleza primigenia pura, nacen sin pecado, nacen inocentes, nacen limpios puros. Creemos que el origen del diálogo debe ser basado en un optimismo de las dos partes. Tenemos narraciones que dicen que cuando los niños nacen, nacen puros, nacen sometidos a Dios, nacen creyentes, pero es después el mismo ser humano o los padres los que van transformando dicha naturaleza monoteísta y divina y espiritual, van cambiando en su devenir esa naturaleza.

El Corán dice que si no existiera fanatismo, si no existiera engrandecimiento por parte de algunas personas, no existieran los intereses de muchos dueños de poder y de riquezas no existirían guerras entre las personas.

Ejemplo de la relación del profeta Muhammad (la bendición y la paz sean con él y con su Familia), con los Cristianos

El último punto, voy a leer dos textos del profeta Muhammad y del Imam Ali, del profeta y de uno de sus sucesores, y con esto termino para después trasladar al foro de preguntas y respuestas. Cuando apareció el profeta, cuando fue enviado el profeta a los árabes de la Arabia pre- islámica, muchos de los habitantes de allí eran cristianos y judíos porque se habían acercado a la Península Arábiga y a la ciudad de Meca y Medina, para reconocer al nuevo profeta porque decían que nuestros grandes religiosos, autoridades, nos habían comentado que aparecerá un profeta al fin, después de la venida de Jesús y vinimos para reconocerlo. Muchos creyeron en él, muchos de ellos no creyeron.

El Corán nos habla que en los textos sagrados, textos judíos y los Evangelios, aparecen las albricias del nuevo profeta que vendrá después de Jesús. Ustedes saben que los Evangelios han sido más de cien y que recién en el siglo V se establecieron como cuatro Evangelios. El Corán dice que supuestamente en dichos textos están esas albricias acerca de la venida del profeta Muhammad.

Voy a leer una carta que envió el profeta al rey etíope, que era cristiano. En aquel momento en Etiopía, el gobierno y el pueblo eran cristianos, mientras que en la Península Arábiga eran idólatras. Los idólatras de la Arabia, al comienzo del Islam, torturaban y perseguían a los musulmanes porque no eran idólatras. El profeta, cuando vio esa persecución de los idólatras a los musulmanes, le dijo a un grupo que emigren y que viajen a Etiopía, ya que allá se encontraba el rey Nayashi, que era cristiano y era una persona justa y de valores y principios, que él los protegería, es por eso que les pidió que viajen hasta allá. Ahora al final de la conferencia, voy a leer ahora justamente, la carta del profeta al rey este, etíope y cristiano, y la respuesta de él al profeta.

“En nombre de Dios Misericordioso. De Muhammad, el profeta de Dios, a Nayashi, el gran rey de Etiopía.

La paz sea contigo. Agradezco a Dios, el Único, que no hay otro más que Él. Hay un solo Dios y es el Dios de todos los universos. No hay más Dios que Dios y es el único, aquel Dios que está libre de todo defecto, los siervos de Dios están a salvo de Su ira; el Dios que otorga a toda la humanidad la pacificación y los apacigua, aquel Dios que es el Señor de todos los mares, la tierra, los vientos, los cielos. Aquel Dios que no se cae una hoja del árbol sin su permiso, aquel Dios Amoroso, Misericordioso, que ama más a Sus siervos que su propia madre. Aquel Dios que no es materia, no es cuerpo, no se lo puede ver, no se lo puede percibir con los sentidos, Él nos puede ver, pero nosotros no lo podemos ver. Aquel Dios que salva a Sus siervos. Es Omnisapiente y sabe todos vuestros secretos. Escucha todas las voces. Nadie puede mentirle a Dios. Está en todas partes, ni una parte está vacía de él.

Atestiguo ciertamente que Jesús es, ciertamente, el hijo de la Virgen María, el espíritu de Dios, no es el hijo de Dios. Es su palabra, la palabra que estableció en María, la pura. Dios estableció Su santa palabra en el vientre de María, la pura. María, la pura, la fiel, la pudorosa, y él, Jesús ha venido a esta vida sin padre. Aquel Dios que ha creado a Adán sin padre y sin madre, es el mismo que creó a Jesús sin padre... (Ver loa continuación en archivo pdf)

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

Article_image
Article_rate
No votes yet