El Islam y la ciencia

Arnulfo Cuero Castro

(Artículo recibido)

Hermosas son las cosas que se ven, más

Hermosas de las que se saben y muchísimo

más hermosas las que se ignoran.

Nicolás Stenonio (1638-1686).

“Sabe que el mundo es un espejo de arriba abajo.

En cada átomo hay cientos de soles flamígeros

Penetrad el corazón de una gota de agua

Y cien Océanos  puros emergerán”.

Sa ‘duddin Mahmud Sha bistari (1282-1317).

 

La sabiduría de Dios Altísimo es la cumbre de todo conocimiento y la excelencia de toda ciencia. La muestra y certeza que tenemos los musulmanes es la creación del Universo por la Omnipotencia y Omnisciencia Divina, y todo cuanto existe en este. Acaso no se ve la precisa combinación y cantidad de los elementos en la célula y su sorprendente funcionamiento que llama la atención de los científicos actuales un plan de orden perfecto, soberbio y superior que contiene el más diminuto átomo, hasta la más descomunal galaxia. La búsqueda del saber y conocimiento es una exigencia para todos los musulmanes, sean hombres o mujeres. La pregunta que generalmente se hace es ¿Quién soy? ¿Qué relación tengo con la existencia? ¿Qué relaciones existen y deben existir dentro de una sociedad entre los seres humanos?

La respuestas inspiradas por las religiones, y en particular por el Islam, es clara: con base en la creencia, la ciencia y la fe, el hombre es una criatura con identidad cultural y no un ser motivado por la economía. Es humano por su creencia y no por su vestimenta o comodidad. La fe es un pacto sólido y sincero entre los seres humanos y la existencia, la creación y el creador que dirige al creyente al desarrollo del mundo de la ciencia, convirtiéndolo en el eje de la ciencia y la fe. La sabiduría, el conocimiento y la investigación humana, va más allá de la superficial comprensión de la naturaleza que es parte de la Ley Divina de la balanza y el equilibrio. El mensaje, el accionar y la profecía de los enviados de Dios  anteceden en miles de años los descubrimientos e invenciones científicas.

Se deduce que la diferencia más importante y básica que existe entre el ser humano y las demás criaturas la encontramos en la fe y la ciencia, al separar estas, se caería más abajo que la animalidad. El futuro Ser Humano estará dotado de creencia, fe e ideología y no solo meros placeres físicos. Es importante preguntarse: ¿la fe y la ciencia se equiparan, siendo la ciencia una mitad y la fe su complemento? La ciencia nos confiere poder e ilustración, mientras que la fe nos brinda amor, esperanza y calor. La ciencia nos provee con ímpetus y la fe con caminos. La ciencia es habilidad y la fe buena voluntad. La ciencia nos muestra lo existente mientras que la fe nos inspira lo que debemos hacer. La ciencia es la revolución externa, la fe es la interna. La ciencia hace el mundo humano, la fe eleva el espíritu humano. La ciencia expande al hombre horizontalmente y la fe lo promueve verticalmente. La ciencia da nueva forma a la naturaleza, la fe moldea al hombre. Tanto la ciencia como la fe confieren poder al hombre. Lo que la ciencia da a los seres humanos es una fortaleza con desapego, mientras que la fe ofrece una fortaleza con adhesión. Tanto la ciencia como la fe son belleza, siendo la ciencia belleza del saber y la fe belleza del espíritu. La ciencia, como también la fe, da al hombre seguridad contra las ansiedades, la soledad, el desamparo y lo absurdo la ciencia armoniza al hombre con sigo mismo.

El producto de la educación y la ciencia es un material humano no un ser humano perfecto. Producen seres humanos capaces pero no virtuosos. Este tipo de educación crea una persona unidimensional, no multidimensionales. Todo el mundo se da cuenta hoy que la época de la sola ciencia ha pasado y que la falta de ideales amenaza la sociedad.

Donde quiera que haya habido ciencia sin fe, como sucede en la modernidad, todo el poder de la ciencia se ha usado para satisfacer el egoísmo, la egolatría, el expansionismo, la ambición, la explotación, el subyugamiento, la decepción y el engaño.

Alexis Carrel dijo: “Si apartamos la adoración y la oración al Bienamado Creador de una comunidad, habremos firmado el certificado de defunción. Schwartz, el gran matemático francés, dice: “La física durante el siglo XIX creyó que podía justificar todos los aspectos de la vida, inclusive la poesía, pero hoy la física no puede ni siquiera saber que es la materia”.

ALGUNOS APORTES DEL ISLAM A LAS CIENCIAS

Aseguramos que el primer renacimiento de Occidente ocurrió en la España musulmana cuatro siglos antes que en Italia (La Civilización del Islam – Ricardo H. S Elías, 2005). El Padre de la Óptica fue Alhazen (996-1021), concilio la teoría con la experimentación, anticipó  a la ciencia moderna Occidental, nacida según el filósofo, matemático y sociólogo británico Bertrand Russell en 1872-1970, de la unión entre la especulación griega – islámica y el empirismo islámico.

Muchos se preguntan cómo es que siendo el Islam y los musulmanes una civilización tan extraordinaria y habiendo sido tan decisiva en el desarrollo de Occidente, sea tan ignorada y se vuelquen sobre ella tantos malos entendidos y prejuicios. Juan Goytisolo reafirma  que Europa ha visto como amenaza política al Islam, la impotencia de los invasores imperialistas y socialistas- comunistas que no pueden domesticar al mundo Islámico. Las capitales científicas del mundo han sido Bagdad, Damasco, el Cairo y Córdoba y su fuerza ha estado en su fe, sin la cual la degradación humana es irremediable.

La producción científica, artística y literaria islámica, en su mayor apogeo se extendía desde el Atlántico a la China (de este a oeste) y de las estepas del Asia Central al corazón de la Gente Original en África. Este inmenso legado es el principal tesoro de la Identidad cultural que tienen los casi dos mil millones de musulmanes del planeta. La civilización islámica es uno de los fenómenos más extraordinarios de la historia. Durante siete siglos (800-1500), marcho a la cabeza del mundo en pujanza, orden, gobierno, finura de modales, normas de vida y moral, legislación humanitaria, tolerancia religiosa, literatura, erudición, ciencia, medicina arquitectura y filosofía. Si no fuera por los sabios y la sabiduría musulmana Occidente no conociera su desarrollo actual. Aunque Occidente ha heredado el estandarte de la ciencia la ha separado de lo sagrado y la ética verdadera, dando como resultado un saber arrogante y una técnica monstruosa al servicio del mal.

El Islam siempre ha enfatizado la adquisición de sabiduría y conocimiento,  es un modo de vida   basado en la verdad y  distingue lo verdadero de lo falso. El Corán es el Libro de Luz, Libro Sagrado, infalible, Dios es su custodio, el musulmán empieza a estudiar lengua, ciencias, teología, arte, y jurisprudencia entre otros, en el Corán.

En el Islam no hay separación de la ciencia y la fe, de lo religioso y lo político como ha ocurrido en Occidente a partir de la Revolución Francesa y las concepciones de la ilustración del siglo XVIII.

 La alquimia tuvo origen en Egipto y llego a la cúspide en Irak, siglo VIII con Yabir Ibn Hayyán, logrando valiosos descubrimientos científicos. La alquimia es una de las ciencias tradicionales en el Islam y se le llamo (al-kimiyya), química antes de convertirse en una ciencia “exacta”, esta estaba vinculada a una interpretación mística y alegórica del desarrollo espiritual, lo cual posibilito la constitución y conocimiento de la materia a través de la transmutación de los elementos. Los alquimistas musulmanes lograron nuevas técnicas para el tratamiento de los metales, mejorando las dos principales operaciones químicas la calcinación y la reducción así como los métodos de evaporación, sublimación, combinación y cristalización. Introdujeron nuevos elementos y sustancias como el antimonio (itmid), arsénico (zirniw), rejalgar (rahw al-gar), bórax (bauraq), y alcali (al-qili), e introdujeron los alambiques (al-inbiq). Yabir es autor de 500 trabajos en diversas materias y solo 80 han sido reportados. Este alquimista sugirió que “si el átomo pudiera ser dividido liberaría una fuerza suficiente para destruir una ciudad del tamaño de Bagdad”, anticipo la teoría atómica desarrollada desde John Dalton (1879-1955).

Los científicos Islámicos llegaron al esplendor de la astronomía y desarrollaron todas las áreas del saber y conocimiento, ubicaron la astronomía dentro de las ciencias y matemáticas llamándola ilm al-hai  á (ciencias del aspecto del universo) e ilm  al-alfak (ciencia de las esferas celestes) .Un ejemplo de esto es Shahmardan Ibn Abil-Jayr Razi,  un astrofísico del siglo XII de Gorgan que escribió un importante tratado sobre Astronomía de mucha influencia tanto en Oriente como en Occidente.

La primera fábrica de papel en la Península Arábiga se instaló en Bagdad en el 794, quienes estallaron la pólvora fueron los árabes, filósofos de renombre, tenemos a Abu Yusuf al-kindi (796-873), Averroes o Ibn Rushd (1126-1198), la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino se sustenta en la filosofía de Averroes. Aclaramos que Europa Cristiana en el año 1000, se predecía el fin del mundo, la ignorancia, las supersticiones, la brutalidad y el salvajismo reinaban por doquier, los 7 siglos de sabiduría Islámica moldearon sus vivencias y su actual “progreso”. Precisamos que todas las civilizaciones están en decadencia por múltiplex razones pero las formas son diferentes; la declinación de Oriente es pasiva, la de Occidente es activa. El error de Oriente es que ya no piensa y el de Occidente es que piensa demasiado y erróneamente. Oriente duerme sobre las virtudes y Occidente vive un error.

SABIDURIA Y CONOCIMIENTO DIVINO

El fenómeno biológico, fue crear a todo ser viviente del agua Sura 21 Aleya 30, el acto creador inicial fue verbal y este modo de creación choca con las ideas que descansan sobre el postulado de Lavoisier “nada se crea, nada se pierde” Esto significa que no se puede crear nada a partir de nada, no obstante, es preciso considerar que, desde el punto de vista puramente lógico no existe ninguna incompatibilidad irreducible entre la razón y el principio creador del “Kun fa yakun”  .Es  cierto que ningún mortal podría dar una prueba experimental de ello; ahora bien para los creyentes solo Dios, posee el secreto de la creación por el “HAGASE” o “SE” y “ES”. Este concepto es opuesto de forma irremediable a esa concepción cientificista.

BIBLIOGRAFÍA

BEN NABI, Malek. Fenómeno Coránico, octubre de 1996.

ELIA H.S Ricardo. La Civilización en el Islam, 2005

FUNDACION IMAM ALI. Explicando el Islam, 2004

Doctrina y Creencias de la Escuela Shiíta Ya farita, 2004

IMAN ALI Ibn Abi Talib. “La Cumbre de la Elocuencia” (Nahy-ul-Balaghah), junio de 1988.

MOTAHARI, Morteza. El hombre y la fe, julio de 1985.

RAHE-E Haq Dar. Fundamentos de la Religión.

SHARIATI Alí. Una visión a la Historia del mañana, 1977.

 SHEIJ  AL – MUFID. Proposiciones sobre la Metafísica Islámica, 1987.

TAQUI MISBAH, Muhammad. Enseñanza de la Doctrina Islámica.

YAVAN ARASTEH, Husain.  Lecciones sobre las ciencias Coránicas, 2004.

(Ver la continuación en archivo pdf) 

Fuente: www.islamcolombia.org

de la red www.islamoriente.com

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

Article_image
Article_rate
Bajar el archivo PDF