El rol de la mujer en la revolución islámica de Irán

Sdenka Saavedra Alfaro

Periodista y escritora

Asociación de la Comunidad Islámica Ahlul Bait Bolivia

A manera de prolegómeno:

Muhammad Reza Pahlavi llegó al trono de Irán el 10 de septiembre de 1941 con el apoyo de Inglaterra y después del derrocamiento de su padre, Reza Shah Pahlavi.

Su reinado duró 37 años, durante ese periodo contó con el apoyo de los EE.UU. La nacionalización de la industria petrolera en 1951 liderada por el Ayatollah Kashani y el Dr. Mosaddeg, es considerada como uno de los grandes movimientos que el pueblo iraní emprendió en contra la dinastía Pahlavi.

En julio de 1952, la gente mostró su posición absoluta contra Muhammad Reza Pahlavi apoyando al Dr. Mosaddeg en el “Levantamiento del 30 de Tir”.

Un año más tarde, ocurrió “El golpe de Estado del 28 de mordad de 1332 (18 de agosto de 1953)” para derrocar el Estado Nacional del Dr. Mosaddeg. El Shah huyó del país; pero regresó poco después con el apoyo de las fuerzas armadas del país, Gran Bretaña y los EE.UU, confirmando así su reinado.

En 1963, se realizó otro movimiento político y social, dirigido por el Ayatollah Jomeini.

En el mes de Jhordad (junio) del mismo año, el gobierno de Pahlavi, no podía llegar a un acuerdo con el Imam Jomeini, lo detuvo y lo exilio a Irak.

Pero volvió y en 1979 este líder religioso derrocó a la dinastía de Pahlavi, basándose en los principios islámicos y su papel unificador.

El Ayatollah Ruhullah Al Musawi Al Jomeini (R.A) regresó a Irán en Enero de 1979 y formó el Consejo de la Revolución y el 11 del mismo mes la Revolución Islámica de Irán era todo un triunfo con la implementación de Referéndum, la gente eligió la República Islámica de Irán como sistema político del país y se formó la Asamblea de los Expertos para la selección y la aprobación de las leyes.[1]

Esta Revolución que en 1979 supuso el final del régimen del Sha y estableció un nuevo régimen en Irán, fue un acontecimiento inédito y sorprendente en la historia del siglo XX, como lo afirma Ahmad Diab Al-Meyui[2]; ya que en primer lugar verdaderamente fue una revolución, en el sentido de un movimiento subversivo popular que fue capaz de derribar un régimen establecido, a diferencia de tantos golpes militares que, en naciones subdesarrolladas o semidesarrolladas, tuvieron un resultado semejante; pero sin la participación de las masas ni consecuencias tan radicales.

Por otro lado, fue la primera ocasión en que el uso político del islam desempeñó un papel absolutamente primordial y aún exclusivo superando con mucho al que pudo tener en otro tiempo el nacionalismo de los países que habían superado el colonialismo.

Esta revolución que fue liderada por el Imam Ruhullah Al Musawi Al Jomeini (R.A), [3]no sólo fue capaz de movilizar a cientos de millones de musulmanes en el mundo, hecho excepcional si se tiene en cuenta que en el sepelio del Imam concurrieron alrededor de catorce millones de personas[4]; sino también porque es inédito en la historia que una revolución, aparentemente desorganizada, sin más armas que las palabras y el argumento capaz de movilizar a millones de almas, haya sido capaz de doblar la cerviz a la potencia más grande conocida por todos los tiempos.[5]

Después de 33 años, esta revolución está de pie, así lo manifiesta, Akbar Pour[6], además dice que está viva y fuerte desde 1979; así se lo siente, se lo vive a cada minuto aquí en Qom, sólo al escuchar el “Allahu Akbar”, “Allahu Akbar”, “Dios es Grande”, “Dios es Grande”, que clama la gente cuando lo escuchan al actual Rahbar (líder) de Irán, se puede comprobar que millones de jóvenes, mujeres y hombres, niños de todas las edades, ancianos; son el ejército que están a la espera de cualquier llamado del líder, los cuales no le temen a la muerte, los que con sus vidas defenderán a esta República como ya dijimos, la que estaba siendo arrebatada de las manos por un matarife confabulado con el imperio y el sionismo; pero la que volvió siendo una República Islámica por amor a Dios y a Ahlul Bait.

Este valiente y heroico pueblo iraní derrocó al régimen dictatorial respaldado por Estados Unidos el Shah. El desmantelamiento del aquel régimen despótico en efecto se consideró como el primer logro de la revolución islámica. Esta fue la primera vez en la historia contemporánea que los musulmanes habían tenido éxito en derrocar a un orden impuesto sin ninguna ayuda exterior y resistió todos los intentos de socavar.

¿Y la Mujer qué rol jugó o qué papel desempeñó?

Uno de los logros más importantes de la Revolución Islámica en Irán ha sido la identificación de la mujer musulmana iraní y su definición en la sociedad; como lo afirma Maryam Haghroosta[7].

La mujer iraní antes de la revolución islámica era como una marioneta del colonialismo occidental en la sociedad; pero con el triunfo de esta revolución, la mujer pudo salir de la marginalidad y participar en  actividades sociales.

Después del triunfo de la Revolución el Imam Jomeini, puso énfasis en la importancia del papel de la mujer en la sociedad, hasta tal punto que reconoció el éxito de los hombres por el apoyo a las mujeres.

Al respecto dijo: “Desde las faldas de las mujeres, el hombre va a la asunción”, refiriéndose a la Asunción del Profeta el islam, Muhammad (B.P). Con esta frase valiosa nos atrevemos a decir que se dio a reconocer la transformación de la identidad de la mujer iraní.

Este retorno a la identidad original, entre las mujeres, permitió que se pusiera de manifiesto mucha épica y mucho sacrificio frente a los ojos del mundo, tal como todavía las madres y mujeres de los mártires de la guerra son consideradas como símbolos de la resistencia para todas las naciones que luchan contra los gobiernos opresores.

Cuando la guerra terminó, las mujeres comenzaron otra Yihad en campos tales como el académico, el político y el deportivo. Las medallas internacionales de oro que ganaron en diferentes campos deportivos y científicos, demostraron al mundo que la mujer iraní no es una mujer solitaria y aislada; sino una mujer que defiende ante todo su identidad musulmana.

Por otro lado, con la llegada de la Revolución Islámica liderada por el Imam Jomeini (R.A), se sitúo a la mujer en el centro de las actividades políticas, ofreciéndole la bandera de la revolución; mientras le dieron la oportunidad de mantener su hiyab (velo), que para el islam es más que una prenda, más que una pañoleta, es su castidad, su recato, su religión y su devoción; que la mujer supo defender con valentía, con heroísmo.

Por eso creemos en que nadie ha favorecido a la mujer iraní, a la mujer musulmana como el Imam Jomeini (R.A), con la victoria del Islam en la Revolución.

Gracias a esta Revolución la mujer continúa con este escudo, este emblema que es el hiyab. Su participación activa en esta lucha ayudó a que occidente pudiera visualizar cómo la mujer defiende su dignidad y la libertad de usar el hiyab y el chador islámico.

Al respecto el Imam Jomeini señala:

“Si no existiera la cubierta, el velo (Hiyab), que es más que una prenda de vestir como dijimos, la prudencia, el recato, la modestia, seguramente no hubiera una correcta educación; ya que la maestra del hombre es la mujer. La felicidad y la adversidad de los pueblos dependen de la existencia de la mujer, porque la fuente de todas las bendiciones es la mujer, pues ella trae vidas al mundo, ella es maestra de la sociedad. Gracias a su existencia, nacen más humanos”. [8]

Él también decía que las mujeres iraníes con su hiyab y su actitud de ver la vida diferente enseñan una nueva experiencia al mundo.

Esta experiencia indica que las mujeres iraníes, con su cubierta islámica, y su destacada actividad se sienten libres. El atuendo islámico, no contradice la libertad de la mujer. El Islam se opone a aquello que esté en contra de la virtud. Por eso propone a la mujer que cubra la belleza de su cuerpo como lo señala el Sagrado Corán:

Dios nos dice:

“Y diles a las mujeres creyentes que bajen su mirada (de ver cosas prohibidas) y que protejan sus partes (de actos sexuales ilícitos; etc.…) excepto lo que tiene que verse, que deben poner sus velos sobre sus adornos”. (Corán 24:31).

En otra Sura señala:

“¡Oh, Profeta! Dile a tus esposas, a tus hijas, y a las mujeres de los creyentes que cubran desde arriba con sus vestidos. Esto es más adecuado para ella para que se las reconozcan y no sean molestadas. Dios es el perdonador compasivo”. (Corán 33:59).

Esto es la evidencia que el hombre se excita con la vista de la belleza de la mujer y para protegerse es mejor que se cubra ella, por esta razón en Irán al contrario de la mayoría de los países de occidente como lo mencionamos anteriormente las estadísticas de violaciones y violencia contra la mujer es mínima, aquí la mujer se protege de las miradas mal intencionadas de los hombres con la vestimenta islámica y esto supieron defender con sus vidas en esta revolución[9].

Las mujeres tuvieron un papel de suma eficacia en todas las etapas de la Revolución Islámica como por ejemplo: en las manifestaciones, marchas, elecciones y en la guerra misma. Ellas además de su humanitaria presencia, animaban a sus esposos e hijos a participar en los campos de batalla para defender su patria frente a los enemigos.

Estas valientes mujeres demostraron su valentía al enfrentar al ejército del Sha sin armas, únicamente con su coraje, su gran valentía enfrentaron los tanques de guerra, la violación de sus derechos, el asesinato de sus hijos y de sus familias.

Ellas fueron las que lucharon por tener una República Islámica, lucharon por su democracia, por el derecho a defender sus derechos humanos, políticos y religiosos; los cuales por tanto tiempo fueron violados por la dinastía de Pahlavi.

El Imam Jomeini (R.A) elevó la posición de la mujer y su papel en la Revolución Islámica y en uno de sus discursos el líder de la revolución dijo: “Fueron las mujeres que hicieron la revolución”.

Ellas fueron las que se desprendieron de lo material e invirtieron sus joyas a favor de la revolución, fueron las que el viernes negro [10]fueron heridas por manos de los soldados, pisoteadas por los tanques y vehículos armados.

“Estas mujeres descubrieron la liberación y el potencial en la doctrina islámica”.[11]

Las mujeres aguantaron muchas desgracias en la era Pahlavi, como el tener que cumplir la orden de quitarse el hiyab y el de no llevar la vestimenta islámica, entre otras cosas; pero su devoción y la resistencia de estas grandes mujeres en la guerra impuesta que se enfrentaron contra las medidas anticulturales y anti islámicas, demostraron su lealtad a los valores y creencias islámicas.

“Las mujeres son soldados anónimos. Ellas no sólo tienen expectativa de una posición o un cargo por el trabajo que hacen, sino que son soldados desconocidas, quienes están haciendo la Yihad en el frente, sin ningún temor, con valentía por el amor al Islam”. [12]

Son las palabras del Imam Jomeini (R.A) con respecto a la mujer en la Revolución, el cual, mostró la verdadera jerarquía de las mujeres en el Islam convocándolas a cumplir sus obligaciones, y remarcó la importancia de esclarecer el verdadero significado del Islam. Sus discursos fueron tan claros que las mujeres iraníes recibieron con brazos abiertos su convocatoria y en 1977 fueron precursoras de la Revolución Islámica.

Cabe mencionar que el Imam introdujo “El Día Universal de las Mujeres” con el fin de enfatizar la importancia de la mujer.

El impacto de la opinión del Imam Jomeini (R.A) sobre las mujeres es evidente en la sociedad iraní. Los iraníes lograron una revolución exitosa y el establecimiento de un régimen islámico genuino en el que las mujeres jugaron un papel muy significativo.

El Imam trató de dirigir a las mujeres hacia los valores islámicos y las mujeres iraníes, respondiendo al llamado de su líder, ellas mismas se confiaron al Irán Islámico y aceptaron actuar de acuerdo a las normas reveladas. En una palabra, las mujeres iraníes han aceptado el régimen del islam genuino.

La resistencia y la dedicación de estas mujeres nobles durante esta guerra es tan sorprendente que es imposible describirlo; así lo manifiesta el Ayatollah Ruhullah Jomeini (R.A) y al respecto narra:

“Yo mismo durante esta guerra, he visto escenas de las madres, hermanas y esposas que habían perdido a un ser querido que no imagino poder verlo excepto en esta Revolución, y lo que para mí es un recuerdo inolvidable; aunque todas las escenas son muy parecidas es el matrimonio de una joven con un guardia que había perdido las dos manos en la guerra y el que también se encontraba ciego a causa de las heridas que tenía en los ojos. Esta joven valiente con un espíritu lleno de amor dijo que como ella no pudo participar en el frente de esta revolución, “Con este matrimonio pagaré mi deuda y cumpliré mi obligación ante mi religión y mi revolución”. La grandeza espiritual de esta escena y el valor de humanidad y su voz divina es indescriptible por los escritores, presentadores, pintores, actores, filósofos, y en cualquiera que piensen ustedes y la dedicación y el amor a Dios y la espiritualidad de esta chica no se pueden estimar con los criterios cotidianos. Y feliz este día, el día de esta mujer y estas mujeres, que Dios permanezca para siempre para el Islam e Irán”[13].

Y el Imam continúa con su narración:

“Puedo decir que durante el reinado de este padre y de su hijo el nivel de la crueldad hacia las mujeres llegó a sus extremos frente de otras clases de la sociedad. Con la excusa de que queremos que Irán sea como Europa, queremos renovar Irán, llevaron a la desgracia al País. Si alguien quiere informarse de estos delitos debe tomar como referencia los periódicos, las revistas y la poesía de los atracadores de la época de Reza Jan, después de la descubierta del Hiyab (velo), la obligación de salir a las calles sin la vestimenta islámica”[14].

El Ayatollah Ruhullah Jomeini se estaba refiriendo a la dinastía de los Pahlevi, que reinaron durante aproximadamente 50 años en Irán, el padre Reza Pahlavi que se proclamó emperador desde 1925 a 1941, y su hijo Mohammad Reza Pahlavi, quién reinó desde 1941 hasta la revolución islámica en 1979, fue el segundo monarca de la dinastía Pahlavi y el último Sha o emperador de Irán; periodos  en donde las mujeres tuvieron que soportar y enfrentar muchas medidas anticulturales y anti islámica.

Ahora veamos cómo está la situación después de la Revolución:

La revolución ha supuesto importantes cambios sociológicos, por ejemplo desde muy pronto puso en marcha un sistema de control de natalidad para ayudar a las mujeres fuera de las ciudades como de adentro; por otro lado desde la revolución las mujeres cubiertas están más visibles que nunca. Están en todas partes, son policías, taxistas, forofas del fútbol, fotógrafas, directoras de cine, intelectuales, políticas, pintoras, etc.…; según lo explica María Jesús Marino[15].

También nos menciona que la revolución politizó a las mujeres para incorporarlas al proceso revolucionario. Durante la guerra con Irak (1980-1988), las mujeres se hicieron cargo de la economía. Al acabar la guerra, los derechos de las mujeres se mantuvieron poniendo en renombre que la mujer en el islam es un ser importante.

“La iraní es una sociedad joven, activa, dinámica, educada y autónoma. Es moderna, algo que puede ser difícil de comprender, porque todo el mundo focaliza la mirada sólo sobre el aspecto externo de las mujeres, en cómo lleva su vestuario, etc.… Cuando digo que son modernas significa que tienen la educación suficiente para tener un criterio propio ante las cosas. Son autónomas, no dependen de lo que otros dicen. Es una sociedad tan dinámica que ha sido capaz de crear unos importantes movimientos de contestación, muy imaginativos, muy creadores, para rebatir activamente todas las discriminaciones que el poder pone en práctica a partir de lo que dice el islam”[16].

La revolución se inicia con el gran éxodo desde el campo a la ciudad con la industrialización que se impulsó, se propuso mejorar las condiciones del ámbito rural. Una de las ideas esenciales para extender la educación a todo el mundo, se hace hincapié en la mejora de las infraestructuras, se asfaltan carreteras, se electrifica, se crean conducciones de agua.

Sin duda alguna la revolución islámica mejoró las condiciones sociales, políticas de la población iraní y por sobretodo se ha establecido una educación generalizada, universal y gratuita, desde el jardín de infancia hasta la universidad y la presencia de la mujer a partir de la revolución islámica alcanza el 65% al igual que en las universidades; existen más mujeres estudiando que hombres.[17]

La presencia de la mujer iraní en diferentes ámbitos contrasta con la imagen que de ella se tiene en occidente, destacando sólo su vestimenta, sin ir más allá en sus rumores.

Y el tener una población muy educada y muy movilizada revolucionariamente, ha hecho que las mujeres iraníes sean un referente en el mundo árabe-islámico.

Después de la revolución islámica se vieron muchos avances de la mujer iraní. La presencia femenina en diferentes escenarios significa que Irán valora la participación de la mujer en las actividades políticas y sociales; así como su relevante papel en la educación familiar.

Es así como se han celebrado y se están realizando muchas reuniones y conferencias importantes internacionales sobre la mujer y la familia en Irán; así como Congresos Internacionales de académicas musulmanas, donde se abordaron temas que atañen a la mujer y a la familia.

Hoy en día, las mujeres desempeñan un papel clave en el avance económico de los países, por ello el 19 de diciembre del año pasado se celebró en Teherán la conferencia “Ministras de los Estados de la Organización de la Conferencia Islámica”, evento en el que Irán recibió a 43 delegaciones y 20 ministras, donde abordaron los cambios económicos y políticos de la mujer en los países islámicos.[18]

Asimismo, las mujeres iraníes tienen una presencia activa en la reunión de la comisión de la ONU sobre la mujer. Las representantes iraníes asistieron, el pasado mayo a la sesión de dicha comisión en Nueva York, donde la diputada iraní, Fateme Ayorln dijo: “Hoy en  la República Islámica de Irán, las estudiantes forman gran parte del total de participantes de olimpiadas y festivales científicos y tecnológicos estudiantiles”.[19]

El Festival Internacional “Hijas del Sol” sobre “Hiyab y Virtud”[20], se llevó a cabo en mayo pasado en Irán en el que participaron invitados de varios países como: EE.UU, Canadá, Inglaterra, La República de Azerbaiyán y Kosovo, cuyo objetivo fue presentar la cultura del hiyab y su relación directa con la virtud en el Irán Islámico, para que se convierta en un ejemplo para las musulmanas de países islámicos y no islámicos.

Las mujeres iraníes también tienen una presencia activa en el deporte. Actualmente, las jóvenes iraníes participan con hiyab en las competencias deportivas y logran medallas. La primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Asia en Guangzhov, le tocó a la deportista iraní, Jadiye Azadpur, primer oro femenino en Wu Shu, categoría de Sanda; además del oro, el equipo femenino de Wu Shu consiguió tres medallas de bronce.[21]

Hablando de deporte, el equipo nacional de fútbol femenino de Irán, obtuvo la medalla de plata en el cuarto campeonato de fútbol femenino de Asia Occidental.[22]

Continuando, el 30 de enero de 2012, la Confederación de Fútbol Asiático (A.F.C), pidió que se reconsidere la regla que prohíbe el Hiyab (velo islámico), durante los partidos oficiales de fútbol femenino, reiterando que:

“Los nuevos diseños de pañuelos, unidos con velcro en el cuello, garantizan la seguridad de las jugadoras porque se retira de un tirón”, añade el comunicado de la confederación asiática con sede en Kuala Lumpur.[23]

Y sobre este mismo tema, el Presidente de la Confederación Asiática, Zhanj Jilong, explicó que muchas mujeres de Asia “visten pañuelos, velos” por razones religiosas y afirmó que el cambio en la actual legislación es muy importante para el desarrollo del fútbol femenino mundial.

Y finalmente, el 3 de marzo de este año, la FIFA aprobó el uso en el fútbol femenino del hiyab (pañuelo, velo en la cabeza según el código de vestimenta islámica). Este hecho hace que las mujeres musulmanas puedan entrenar, competir libremente en este deporte.

Y no sólo en esos deportes son ganadoras las deportistas iraníes, hace poco la selección nacional de Taekwondo de Irán con un total de 14 medallas, logró ocupar el segundo lugar en el campeonato Asiático de Poowse 2012, celebrado los días 4 y 5 de mayo en Vietnam. Estas competencias fueron celebradas en dos categorías adultos y sub 17, y en dos ramas femenina y masculina.[24]

Por otro lado, las mujeres iraníes tienen un papel activo en el escenario de los negocios. El premio del Banco Islámico de Desarrollo (BLsD), ha sido otorgado a Fatemeh Moquimi, en reconocimiento a su labor como la mejor empresaria del mundo musulmán por haber contribuido a la creación de un gran número de puestos laborales.[25]

 Así también la primera conferencia internacional “La Mujer y el Comercio” tuvo lugar el pasado junio en Teherán, en la que participaron las comerciantes de países como: China, Afganistán, Tayikistán, entre muchos otros.

También el Poder Judicial envió al parlamento el proyecto de ley “Apoyo a la familia”; pues desde el punto de vista del islam, el esposo o padre, y si la presencia de ellos, el hermano o el abuelo; son los responsables de suministrar las necesidades de las mujeres. En el caso de que no estén el esposo, padre o hermanos, el gobierno islámico debe suministrar los gastos de la vida de la mujer.

(Ver la continuación en archivo pdf)

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente


[1] Irar.org/es

[2] Samuel Diab. Escritor-Investigador, Argentino. W.w.w. 123people.es

[3] Ayatollah Seyyed Ruhullah Musawi Jomeini, líder Supremo de Irán, sucedido  después de su muerte por el actual Ayatollah Alí Jamenei. Es/Wikipedia. Org/wiki/Ruhullah-Jomeini.

[4] ABNA.Ir/data.asp. “El Imam Jomeini (R.A) como fenómeno histórico” (12-05-2012).

[5] Ídem.

[6] Akbar Esmaeil Pour, Experto Superior en Vicecancillería para Europa y América, Profesor Universitario, “Logros de la Rev. Islámica: 32 años después de su victoria”.

[7] Profesora de Lengua y Literatura Española, Hispanista de la Facultad de Estudios Españoles y Latinoamericanos de la Universidad de Teherán.

[8] Spanish. Irib.Ir

[9] W.w.w. Taqrib.Info

[10] Unas 2000 personas fueron masacradas ese día, 9 de septiembre de 1978, en la plaza de Zahala (ahora Plaza de los Mártires), esta matanza supuso  un punto de no retorno hacia el fin del régimen pro-occidental del Sha. w.w.w. webislam.com. Yusuf Fernández “La Revolución que cambió el rostro de Oriente Medio y el Mundo. (16/02/2012).

[11] A.Ezzati M.A. “El Islam Revolucionario y la Revolución Islámica” Ed. Al Hada, 2001, pág. 198-207.

[12] W.w.w. Taqrib. Info

[13] Selina Parwin, “La Opinión del Imam Jomeini sobre el Estatus de las Mujeres”, 26/04/2012.

[14] Ídem.

[15] Profesora María Jesús Marino, profesora de Historia Contemporánea en la Universidad de Extremadura y Especialista en Temas Musulmanes en la Historia y Actualidad de Irán.

[16] Ídem.

[17] W.w.w. rebelión. org

[18] W.w.w. HispanTV.com

[19] Spanish. Irib.ir

[20] Irna. Ir/Es

[21] Hispan, TV. (18/Nov./2010).

[22] W.w.w.HispanTV.com. (13/10/2011).

[23] W.w.w.elespectador.com. (30/Enero/2012).

[24] W.w.w. HispanTV.com. (06/05/2012).

[25] W.w.w. HispanTV.com. (04/03/2012).

Article_image
Article_rate
No votes yet