La posición de la virgen María (P) en el Islam

Por: Fadel Al-Furati

Unas Palabras acerca de las dos damas veraces

Las religiones no subestiman a la mujer como podría pensarse, sino que les asignan responsabilidades y roles de acuerdo a su lugar en la vida. La mujer, por ejemplo, no debería de hacer todo lo que el hombre realiza con el fin de reclamar igualdad. La diferencia de posición, variedad de roles y diversidad de tareas, no pueden ser eliminadas del orden natural en nuestro universo. Lo vemos en todos los seres vivos.

La historia humana es testigo de muchas grandes mujeres, cuya fama es como un eco en los oídos de todos los seres humanos en todas partes. Mujeres que llegaron a ser modelos e imitadas por otras, al igual que por hombres. Ellas sobrepasaron los límites de la virtud, pureza y la santidad, y alcanzaron los límites que les permiten ser consideradas parte de aquellos que están cerca de Dios Todopoderoso. Debido a estas grandes virtudes que poseían estas personas (santas) se asemejaban en apariencia aunque diferían en el rango celestial, cuyos secretos son solo conocidos por Dios Todopoderoso.

1- La virgen María (as) la madre del profeta Jesús (as), es considerada una de aquellas personas que están cerca de Dios todo poderoso. La virgen María se distingue con muchas virtudes mencionadas en el sagrado libro de Dios, el Corán. Por ejemplo:

La virgen María (la paz sea con ella) solía rezar ante Dios (Exaltado sea), de pie, inclinada y prosternándose. Dios Altísimo dice en el sagrado Corán:

“¡María! ¡Ten devoción a tu señor, prostérnate e inclínate con los que se inclinan"!”.(3:42)

Así también fue la Señora Fátima (la paz sea con ella), la hija del profeta Muhammad (La Bendición de Dios sea con él y su Descendencia) quién solía rezar todas las noches e implorar a Dios por sus vecinos. Cuando su hijo Hasan le preguntó el por qué ella no imploraba por ella misma, respondió: “¡Oh hijo! Los vecinos (primero) luego la casa.”

2- La virgen María (P) fue protegida del pecado, purificada y escogida por Dios. Él dice:

“... ¡María! Dios te ha escogido y purificado entre todas las mujeres del universo.” (3:42).

Similarmente, la infalibilidad no se apartó de Fátima (P), a quién Allah purificó de toda abominación. El Corán dice:

 “...Dios solo quiere libraros de toda mancha, gente de la casa, purificaros por completo. (33:33)

Por Gente de la Casa (en árabe la palabra empleada es Ahlul- Bayt que significa la Familia del Profeta Muhammad (BPD), su sucesor legítimo Ali, su hija Fátima, y sus nietos Hasan y Hussein (la paz sea con ellos).

3- Un milagro ocurrió a la virgen María (P) cuando ella sacudió el tronco seco de la palmera y cayeron de ella dátiles frescos y maduros, como se menciona en el Corán. También a Fátima (P) le ocurrieron muchos milagros, entre ellos el comer dátiles frescos del paraíso.

4- la virgen María (P) habló con los ángeles y comió de los frutos del paraíso. Dios Todopoderoso dice en el sagrado:

“... siempre que Zacarías entraba en el templo para verla, encontraba sustento junto a ella...” (3:37)

Así mismo, en una ocasión cuando el alimento se agotó en la casa de la Señora Fátima (P), a ella no le importó y continuó rezando a su Señor, debido a la vida de ascetismo y austeridad que llevaba. Sin embargo, cuando el profeta (BPD) entró, vio alimento cuyo olor era apetitoso. Él preguntó: “¿De dónde obtuviste este alimento oh Fátima? “ Ella contestó: “Viene de Dios. En verdad Dios otorga a aquellos que Él quiere sin mesura”

La semejanza entre aquellas dos grandes damas no se limita a lo anteriormente dicho. Ellas también se asemejan en que fueron sometidas a la injusticia.

- La Virgen Pura, María (la paz sea con ella) enfrentó acusaciones falsas por parte de los judíos que trataron de difamarla. También la Señora Fátima (la paz sea con ella), enfrentó el menosprecio, la injusticia y la expropiación ilegal después de la muerte de su padre, el Profeta Muhammad (BPD)[1]

- Los judíos se esforzaron por impedir que la virgen María (P) rezara en el templo sagrado, y fueron altaneros con ella. De igual forma, los tiranos prohibieron a la Señora Fátima P) llorar sobre la tumba de su padre.

Los judíos persiguieron al Profeta Jesús (P) y le torturaron. Esto provocó profundo dolor en el corazón de los creyentes, en especial en el corazón de la virgen María P). Los tiranos de la dinastía Omeya hicieron lo mismo a la señora Fátima (P) cuando asesinaron a su hijo Hussein, los miembros de su familia y compañeros, siendo despedazados por las espadas y lanzas de los Omeyas, luego, cortaron sus cabezas y las desplazaron por las ciudades, los Omeyas estrujaron sus cuerpos pasando con sus caballos sobre los cadáveres y les dejaron descubiertos en el desierto.[2]

Este fue un repaso general de algunos aspectos de estas dos grandes damas a quienes Dios Todopoderoso ha escogido sobre las mujeres del mundo. Demostraremos brevemente más de lo anterior en este folleto, lo cual ha sido escrito principalmente para los cristianos.

 La posición de la virgen María (P)

La virgen María (P) tiene un elevado status y rango loable que corresponde a sus atributos celestiales y finas cualidades. El sagrado Corán y la venerada tradición indican algunos de estos elevados grados de María.

Primero: Conversación con los ángeles

La virgen María (P) se caracterizó por tal caridad y devoción ante Dios, Exaltado sea, de tal forma que Dios Todopoderoso le envió un ángel para honrarla y cumplir Su designio para el futuro de la humanidad. Dios dice:

“Recuerda a María en la escritura, cuando dejó a su familia para retirarse a un lugar de oriente.

Y tendió un velo para ocultarse de ellos. Le enviamos nuestro espíritu y éste se le presentó como un mortal acabado.” (19: 16-17)

Hubo una conversación entre la virgen María (P) y el Espíritu. Esto muestra la divina y sagrada preferencia con la cual fue tratada. El arcángel Yibrail (Gabriel) se presentó ante ella como un hombre visible, sin defecto, le dio las buenas nuevas de parte de Dios Todopoderoso y le reveló el rango que ella obtuvo como un signo de entre los signos de Dios Altísimo.

Además, el sagrado Corán señala directamente en la revelación, que Dios se complació con la Virgen María (P)

Dios Altísimo dice:

“Dijo ella: ¡Señor! ¿Cómo puedo tener un hijo, si no me ha tocado mortal?” Dijo: “Así será. Dios crea lo que quiere. Cuando decide algo, le dice tan solo: ¡se! Y es. (3:47)

Con esta revelación directa con la que la Virgen María fue privilegiada, se aprecia el status significativo que ella ocupaba. Puesto que la revelación directa no es concedida sino a algunos profetas y solo en ciertas ocasiones. Esto muestra la enorme responsabilidad que la Virgen María (P) llevaba sobre sus hombros estando en el rango de los profetas y aquellos que Dios guío y escogió.

Segundo: Un signo de Dios

La autoridad de la Virgen María (P), la hija de Imran, es declarada en el sagrado Corán, donde Dios dice:

 “Hicimos del hijo de María y de su madre un signo...” (23:50.)

El signo es la autoridad, i.e. Hicimos de ambos, Jesús (P) y su madre una autoridad.1

Tercero: Paciencia al apoyar la verdad

La castidad, posición y virtud de la virgen María, estuvo más allá de duda y fue aceptado por los Israelitas, como lo indica el sagrado Corán:

“... Tú no estabas con ellos cuando echaban suerte con sus cañas para ver quién de ellos iba a encargarse de María. Tu no estabas con ellos cuando disputaban.” (3:44)

Los Israelitas estaban compitiendo por tomar la custodia de la virgen María (as), para protegerla y cuidarla. Eso ocurrió solo debido a su nobleza, como el sagrado Corán relata:

“...la hizo crecer bien... ” (3:37)

Si no fuese por el origen noble y su signo o prueba divina, ella podría haber negado el milagro divino del nacimiento de Jesús (as) sin un padre, declarando que él era un niño abandonado que ella había recogido del camino, o que tenía un padre que se había marchado, o alguna otra razón. Pero admiremos su integridad, su gloria y su gran perseverancia, su obediencia a su señor y su fortaleza al soportar las dificultades y riesgos, para su honor y castidad, todo esto en honor a mantener la verdad divina. Cuando ellos preguntaron acerca de Jesús (P) ella permaneció en silencio.

“Entonces ella se los indicó. Dijeron: “Cómo vamos a hablar a uno que aún está en la cuna, a un niño” (19:29)

Este tipo de sufrimiento y riesgo a perder el honor por cumplir la orden de Dios no fue padecido por nadie más excepto por la sagrada progenie del Profeta Muhammad (BPD) como se indica después. Cargar al recién nacido y llevarlo a su gente fue uno de los deberes más peligrosos, el más difícil de emprender, porque ciertamente no fue fácil para la más sagrada y casta dama de su época, sufrir el ser acusada y calumniada, e intentar desafiar a aquellas personas.[3]

Cuarto: Una de las virtuosas escogidas

La virgen María, la hija de Imrán, había disfrutado del amparo y placer del Señor mientras se dedicaba a su obediencia. Adoraba y se consagraba solamente a Él. Él le favoreció con Su Misericordia y la revistió con Su Honor, luego la escogió para ser Sí y la purificó sobre las mujeres de su época.

Esta selección ocurrió siguiendo ciertas etapas escaladas por la virgen María (P) la hija de Imrán. Luego Él la aceptó y la hizo crecer favorablemente. Por consiguiente, ella estaba bajo la responsabilidad de la Profecía y el cuidado del mensaje divino. Esto indica la elección y purificación de la dama que sometió su voluntad a Dios Altísimo. Ella pasó las siguientes etapas de la Divina elección:

1-     La aceptación por parte de Dios de su sometimiento. “su Señor la acogió favorablemente...” (3:37)

2-     Buena crianza debido a los cuidados divinos(3:37)

3-     Padrinazgo profético. Porque estuvo bajo la responsabilidad del profeta Zacarías (as) “... Y la confió a Zacarías.” (3:37)

4-     Cuidado divino de su rectitud espiritual, escogiéndola y purificándola. “... ¡María! Dios te ha escogido y purificado. Te ha escogido entre todas las mujeres del universo.” (3:42)

De esta forma la virgen María fue pura y purificada, es decir infalible y sin mancha.

Creencia de los musulmanes en la virgen María (P)

Según lo dicho anteriormente, todos los musulmanes creen en el status de la veraz virgen María (la paz sea con ella). De hecho, esta es una de las características de la íntegra religión del Islam, la cual enfatiza el honrar a las mujeres y reafirma su capacidad para alcanzar la perfección y la guía por medio de la obediencia a Dios, piedad, castidad, como también la pureza interna y externa.

Tristemente la civilización occidental de hoy y todas las naciones cristianas no se han beneficiado de la virgen María (P) (en la medida que debieran). Ellos no han entendido lo que los musulmanes tienen, y no han seguido la verdadera tradición de la virgen (P), la cual no es sino pureza, claridad, castidad, velo, devoción y súplica. Encontramos a la mujer cristiana de hoy como un instrumento en las manos de las corporaciones abusivas que las tratan como un objeto cuyo único beneficio es el sexo. El tema del honor y la castidad de la mujer son ahora considerados como cuentos de hadas o temas anticuados que causan burla.

Extraído del libro  Fátima y La Virgen María

Editorial Elhame Shargh- 2011

Fundación Cultural Oriente

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

 

[1]El libro de “Sulaim bin Quais”, Pág. 211- 212. es uno de los más antiguos libros de los Shiitas

[2]“El Asesinato Del Imam Hussein” , por Abdul Razzaq Al Mukkarram, Y otros

1Tafsir Al Burhan,” Cáp. 3, Pág.113 Exégesis Coránica.

[3]Posición De Fátima Zahra” The Sheikh.

Article_image
Article_rate
No votes yet