Posturas de Turquía y EE.UU. acerca de las operaciones en Siria

Como lo que hemos visto en recientes meses, la mayoría de las operaciones del grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe) se han realizado en Nínive, la provincia norteña de Irak, y en Hasaka, provincia nororiental de Siria.

Eso muestra que los terroristas no han podido entrar en las capitales de estos países. A parte de los aislados atentados con bombas que los terroristas perpetran en todas las partes de estos dos países, las concentraciones de Daesh se encuentran a una distancia de al menos 300 o 400 kilómetros a las capitales de Siria e Irak. Eso demuestra que estas dos capitales árabes actualmente se encuentran en un estado estable y los gobiernos de Bagdad y Damasco ya no corren ningún peligro y los terroristas se han visto obligados a cambiar su rumbo hacia la región iraquí de Kurdistán y Turquía. Mientras tanto, las declaraciones del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sobre la necesidad de realizar una operación terrestre contra el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, han desatado masivas protestas en Turquía, en particular en las regiones kurdas fronterizas con Siria.
1. El pueblo iraquí, bajo la dirección de sus líderes religiosos, en tan solo cuatro meses consiguieron liberar un dos tercio de las regiones tomadas por los terroristas baasista-takfiríes y obligar a los extremistas a retirarse de las zonas sensibles como las carreteras, presas y enclaves geopolíticos como las cordillas de Hamrin. Entretanto, los bombardeos limitados e imprecisos de la llamada coalición anti-EIIL que se realizan sin coordinación con los comandantes iraquíes no ayudaron a las operaciones del Ejército del país árabe. La recuperación de las referidas regiones se considera un gran logro para los iraquíes en su lucha antiterrorista.
2. Debido a la recuperación de la mayoría de las zonas de las provincias de Salah al-Din (centro) y Al-Anbar (oeste), el EIIL se ha visto obligado a cambiar su estrategia y trasladarse a Nínive (norte), una provincia que es de menos importancia para los terroristas. Nínive es vecino de Erbil, el centro de la región semiautónoma de Kurdistán y tiene fronteras con Turquía y Siria. De esta manera, Daesh se ha convertido un problema para los kurdos y turcos que tenían un papel significativo en su fortalecimiento y ahora tienen que frenarlo cerca de sus fronteras.
3. El movimiento de las fuerzas del EIIL desde Alepo (noroeste de Siria) y Raqa (norte) hacia la ciudad de Kobani (Ain al-Arab, en árabe), cerca de la frontera turca, se considera un gran desafío y una seria amenaza para el Gobierno de Ankara, ya que el silencio que actualmente mantiene Turquía ante los avances de Daesh podría dar lugar a la penetración de este grupo en las zonas sureñas del país euroasiático. Entretanto, si el Gobierno turco lanza una operación contra Kobani provocará la furia de los 19 millones de kurdos que viven en Turquía y en particular el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo). En realidad, Turquía ahora se ha metido en un gran lío y tanto su inacción como acción agravaría la situación.
Por otra parte, algunos analistas políticos coinciden en que existe una estrecha relación entre los avances de los terroristas del EIIL desde Raqa y Alepo hacia la provincia de Hasaka y los esfuerzos de Erdogan para la creación de una zona de exclusión aérea en el norte de Siria. Ellos creen que la Agencia Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT, por sus siglas en turco) que cuenta con una gran influencia en el liderazgo de Daesh ha dirigido a este grupo hacia Hasaka y Kobani, que están en el centro de la zona de exclusión aérea propuesta por Ankara.
4. La extensión de las operaciones del EIIL a la provincia de Al-Haske, ha provocado los kurdos de Erbil y la organización turca de P.K.K liderado por Ocalan. Por supuesto la operación del EIIL contra Al-Haske se considera como una amenaza de seguridad para el gobierno de Erbil y la provincia de Dehuk y debilitará la posición de seguridad de este territorio. También el futuro y la popularidad del partido Democrático del Kurdistán encabezado por Masud Barzani y el P.P.K dependen al fracaso del EIIL en Al-Haske. Por otro lado, las operaciones del EIIL en la zona de los kurdos aliados con P.P.K en Siria permiten a Ocalan y sus fuerzas interferir en la crisis de Al-Haske fuera de los territorios de P.P.K de modo legitimado y aceptado.
La entrada de dicho partido (que disfruta de más potencia humana que el partido demócrata) en la crisis dañará la imagen del gobierno de Kurdos y del gobierno de Turquía ya que Al-Haske puede ser considerado como una zona para la preparación operativa del grupo de Ocalan y puede anular el acuerdo del año pasado entre Erdogan y Ocalan y otra vez empiezan las escaramuzas entre P.P.K y el gobierno turco. También la entrada de P.P.L en este caso, hace la zona de exclusión aérea sin sentido.
5. Se parece que los estadounidenses todavía no han sido capaces de coordinar las partes con su plan ya que algunas no tienen la intención de cooperar con Estados Unidos y otras tienen dudas sobre el éxito del plan de los estadounidenses. La reciente declaración de Joe Biden contra Turquía ha mostrado que tampoco el gobierno turco confía en el plan de Estados Unidos a pesar de que insiste en la operación terrenal contra siria. En su discurso, Joe Biden acusó al país turco para financiar y equipar el EIIL. P.P.K también tiene sus propias prioridades y se parece improbable que acompaña el país occidental en los casos que tienen nada que ver con el tema de salvar los kurdos de Al-Haske de la dominación del EIIL. En este sentido, cuando Erdogan mencionó crear una zona de seguridad, Obama dijo que todavía es muy pronto hablar de tal cosas.
En conclusión, puede decirse que Estados Unidos tiene un problema serio para encontrar un comandante en el caso de Siria que otras partes le hacen caso y no se parece que puede resolverlo durante los próximos meses. En contrario de lo que se piensa, los árabes aliados de EE.UU tampoco son capaces de ayudar las autoridades de este pis eficazmente en su plan anti sirio, solo pueden hacer una contribución financiera generosa en las operaciones militares contra Siria. La primera prioridad para Jordania es los asuntos interiores así que sus representantes siempre aseguran Bashar al Asad que no van a participar en los caso anti sirios. La entrada operativa de régimen sionista en el caso de Siria tampoco es posible ya que ha perdido su capacidad operativa y si interfiere, tendrá que hacer frente en el mismo tiempo a Hezbolá, a Siria e a Irán, el aliado regional de ellos.
Entonces Estados Unidos solo puede contar con Turquía en la operación terrenal mientras que también el país turco tiene dudas sobre el éxito del plan de Washington. La disputa verbal por un lado entre Joe Biden y Erdogan y por otro entre Obama y el presidente turco es la prueba de lo mencionado. Se puede decir que Turquía y Estados Unidos están perdiendo el tiempo para derrotar Bashar al Asad pero el futuro es lleno de oportunidades para el frente de resistencia y Bashar al Asad para lograr sus objetivos.

Fuente: www.asipress.ir

www.islamoriente.com

Article_image
Article_rate