Una mención de las virtudes sobresalientes del Imam Husain ibn ‘Ali (P).

Y El mérito de visitar su tumba y un recuerdo de la tragedia

Por Sheij Mufid (r. a.)

Sa‘id ibn Râshid reportó de Ia‘la ibn Murra que éste dijo:

Yo escuché al Mensajero de Dios (PBD) decir:

“A1-Husain es mío y yo soy de Husain. Dios ama a quien ame a Husain. Husain es ciertamente un nie­to sobresaliente entre los nietos”49.

Ibn Lahei‘a reportó sobre la autoridad de Abi ‘Awâna (con una cadena ininterrumpida de autoridades) acerca del Profeta (PBD):

El Mensajero de Dios (PBD) dijo:

“Hasan y Husain son los ornamentos del Trono del cielo. En verdad, el Cielo mismo dijo: ‘¡Oh Señor!, Tú me llenaste de habitantes pobres y débiles’. Dios el Altísimo le contestó: ‘¿No estás contento de que Yo haya adornado tus esquinas con Hasan y Husain?’ Entonces el Cielo se llenó de alegría como una novia que se anima de felicidad”.

‘Abdul.lâh ibn Maimun Al-Qaddâh reportó que Ya‘far ibn Muhammad As-Sâdiq (P) dijo:

“Hasan y Husain estaban jugando a la lucha libre frente al Mensajero de Dios (PBD). ‘Hasan, aga­rra a Husain’, dijo el Mensajero de Dios (PBD). Entonces Fátima (P) dijo: ‘Mensajero de Dios, ¿estás animando al mayor contra el más pequeño?’. ‘Es que Gabriel (P) está diciéndole a Husain: ‘Husain, agarra a Hasan’, replicó el Mensajero de Dios (PBD)”.

Ibrâhim ibn Ar-Râfi‘í reportó que su padre dijo que su abuelo dijo:

Yo vi a Hasan y Husain (P) que iban caminando a la Peregrinación. Ellos no pasaban por ninguna persona a caballo que no se desmontara y caminara también. Lo cual se vol­vió arduo para algunos. Le dijeron a Sa‘d ibn Abu Waqqâs: ‘Caminar es difícil para nosotros. Preferiríamos cabalgar pero estos dos señores jóvenes van a pie’.

- Abu Muhammad- le dijo Sa‘d a Hasan (P)- caminar es difícil para un grupo de los que van contigo. Sin embargo las gentes no se sienten bien si van montados mientras os ven a vosotros dos caminando. Si cabalgáis, ello sería más fácil para ellos.

- Nosotros no cabalgaremos- replicó Hasan (P)-Noso­tros hicimos un voto de caminar hasta la Casa Sagrada de Dios. Sin embargo, nos haremos a un lado del camino.

Ambos se retiraron entonces del grupo (para que no los vieran ir a pie).

Al-Awzâ‘i reportó de ‘Abdul.lâh ibn Shaddâd, acerca de Umm Fadl bint Hâriz:

Ella visitó al Mensajero de Dios (PBD) y dijo:

- Mensajero de Dios, tuve un sueño extraño durante la noche.

- ¿Qué fue?- preguntó él.

- Fue terrible- dijo ella.

- ¿Qué fue?- repitió él.

- Vi algo como un pedazo de tu cuerpo cortado y puesto en mi regazo -respondió ella.

- Viste bien- dijo el Mensajero de Dios (PBD)-. Fátima dará a luz un hijo estando ella recargada sobre tu regazo durante el parto.

Ella reportó:

Fátima dio a luz a Husain (P) y estaba sobre mi regazo, tal como el Mensajero de Dios (PBD) lo dijo. Un día yo llevé a Husain al Profeta (PBD) y lo puse sobre sus rodillas. Él volteó la cara para otro lado. Entonces, ambos ojos del Mensajero de Dios (PBD) se llenaron de lágrimas. Yo dije:

- Que yo, junto con mi padre y mi madre, demos la vida por ti, Mensajero de Dios. ¿Qué te pasa?

- Gabriel vino a mí- dijo él- y me dijo que mi comunidad tratará de matar a este hijo mío, y él me trajo tierra man­chada de rojo con su sangre50.

Simâk reportó basado en la autoridad de Ibn Mujâriq, que Umm Salama, que Dios esté complacido con ella, dijo:

Un día mientras el Mensajero de Dios (PBD) estaba sentado, y Husain estaba sentado sobre su rodilla, sus ojos repenti­namente se llenaron de lágrimas. Yo le dije:

- Mensajero de Dios, ¿por qué te veo llorar? Que mi vida sea sacrificada por ti.

- Gabriel (P) vino a mí- dijo él- Él me consoló por la muer-te de mi hijo A1-Husain y me dijo que un grupo de mi co­munidad lo matará. Que Dios nunca les conceda interce­sión alguna de parte mía51.

Se reporta, con otra cadena de narradores, que Umm Salama, que Dios esté complacido con ella, dijo:

Una noche el Mensajero de Dios nos dejó y estuvo lejos por un tiempo. Él regresó y se veía despeinado y polvoriento y su mano encerraba algo. Yo le dije:

- Mensajero de Dios, ¿por qué te veo empolvado y despei­nado?

Él dijo:

- Acabo de ir en un viaje nocturno a un lugar del Iraq llamado Karbalá. Allí vi la muerte de mi hijo, A1-Husain y vi morir a un grupo de mis hijos y de los miembros de mi familia. No pude dejar de recoger un poco de su sangre y aquí la tengo en mi mano.

Él abrió la mano y dijo:

-Tómala y cuídala.

Yo la tomé. Era como tierra roja. La puse en un frasco, lo tapé bien y lo guardé. Cuando Husain (P) dejó Meca para ir a Iraq, yo sacaba el frasco todos los días y cada noche. Yo solía oler la tierra y mirarla. El día 10 del mes de Muharram, el día en que Husain (P) fue matado, yo saqué el frasco. Al principio del día la tierra estaba en su condición de siempre, pero al final del día, en verdad, era sangre fresca. Yo grité de pena y lloré. Luego contuve mí, emoción por temor a que los enemigos de la Familia del Profeta en Medina me oyeran y se regocijaran de inmediato por su desgracia. Lo he mantenido en secreto hasta ahora, incluso cuando el mensajero que tra­jo las noticias de su muerte vino a anunciarla. Entonces yo vi que era la prueba de ello52.

Se reporta que un día el Profeta (PBD) estaba sentado. Alre­dedor de él estaban ‘Ali, Fátima, Hasan y Husain (P). Él les preguntó:

- ¿Cómo os sentiríais si, cuando fueseis matados, vuestras tumbas estuviesen dispersas alrededor del país?

- ¿Moriremos de muerte ordinaria o seremos matados?-preguntó Husain (P).

- Más bien tú serás matado injustamente, mi hijito, y tu hermano será matado injustamente- contestó él-Tu proge­nie será dispersada por la Tierra

- Mensajero de Dios, ¿quién nos matará?- preguntó Husain (P).

-Los malvados de las gentes- dijo él (PBD).

- ¿Visitará alguien nuestras tumbas después de que seamos matados?- preguntó él.

- Sí, mi hijito- le dijo- un grupo de mi comunidad ganará mi beneficencia y favor mediante la visita a vuestras tumbas. En el Día de la Resurrección yo los llevaré al lugar para que yo pueda tomarlos de los brazos y salvarlos de los terrores y sufrimientos.

‘Abdul.lâh ibn Sharik Al-‘âmiri reportó:

Yo oí a los seguidores de ‘Alí decir cuando ‘Umar ibn Sa‘d pasaba por la puerta de la mezquita: “Allí va el asesino de Husain ibn ‘Ali (P)”. Eso fue algún tiempo antes de que él fuera matado.

Sâlim ibn Abu Hafsa reportó:

‘Umar ibn Sa‘d le dijo a Husain (P):

- Aba Abdil.lah, algunas gentes estúpidas han venido a mi afirmando que yo te mataré.

- Ellas no son estúpidas- le dijo Husain (P)-Ellos son hombres que sueñan acerca del futuro. Sin embargo me complace saber que tú no disfrutarás la tierra de Iraq por mucho tiempo después de mí muerte.

Yusuf ibn ‘Abda reportó que oyó decir a Muhammad ibn Sinn:

“El asesino de Yahya ibn Zakariyya (Juan el Bautista) fue un hombre nacido fuera del matrimonio. El asesi­no de Husain ibn ‘Alí fue un hombre nacido fuera del matrimonio. Sólo por estos dos muertos el cielo se puso rojo”.

Sufyân ibn ‘Ayaina reportó con la autoridad de ‘Alí ibn Zayd, que ‘Ali ibn Husain (P) dijo:

“Nosotros partimos con Husain (P). No parábamos en ningún lugar de descanso sin que él partiese de allí mencionando primero a Yahya ibn Zakariyya y su muer­te. Él decía: ‘Hubo un día- y fue un día de humillación ante Dios- cuando la cabeza de Yahya ibn Zakariyya fue dada a una de las prostitutas de Bani Isra’il’”.

Ya se han dado reportes que muestran que ninguno de los ase­sinos de Husain (P) y de sus seguidores, que Dios esté compla­cido con ellos, pudo evitar ser matado o sufrir tribulaciones humi­llantes antes de morir.

Husain (P) encontró la muerte el sábado 10 del mes de Muharram en el año 61 H, después de la hora para la oración del mediodía. Él fue matado injustamente, cuando estaba sediento, mos­trando siempre fortaleza pero forzado a detenerse, como ya expli­camos. Su edad ese día era de 58 años. De éstos, él pasó 7 con su abuelo, el Mensajero de Dios (PBD), 37 con su padre, el Coman­dante de los Creyentes (P) y 47 con su hermano, Hasan (P). El período de su Imamato después de su hermano fue de 11 años. Él (P) solía usar henna y un tinte negro para el cabello. Cuando él (P) fue matado, el tinte cayó de su barba sobre sus mejillas.

Muchos reportes han sido transmitidos acerca del gran mérito adquirido al visitar su tumba, siendo ello por cierto necesario para todo el que acepte el Imamato de Husain (P) como otorgado a él por Dios el Altísimo y Todopoderoso. Se reporta de As-Sâdiq ibn Muhammad (P) que dijo:

“Visitar la tumba de Husain (P) es igual a 100 pere­grinaciones: aceptables y 100 peregrinaciones menores aceptables”.

El Mensajero de Dios (PBD) dijo:

“Quienquiera que visite la tumba de Husain des­pués de la muerte de éste, tendrá el Cielo como recom­pensa”.

Los reportes de este tipo son numerosos y hemos dado sufi­cientes detalles de ellos en nuestro libro “Manâsik Al-Mazâr” (Los Ritos de las Visitas).

Extraído del libro Imam Husain (P) la luz que no se apagó

Breve historia de los acontecimientos de ‘Ashûra y Karbalá

(Martirio del Imam Husain, familia y compañeros (P))

Una selección del libro Kitâb al-Irshâd del Sheij Mufid

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

Article_image
Article_rate
No votes yet