La Navidad 2017 estigmatizada por las marcas culturales de la sociedad de consumo
Sdenka Saavedra Alfaro[1]
 
En definitiva, en la actualidad la navidad[2], fecha que para los católicos representa el nacimiento de Jesús (P) en Belén, solemnidad que conmemora la natividad de Jesucristo, la que se celebra el 25 de diciembre en la Iglesia Católica, en la Iglesia Anglicana, en algunas comunidades protestantes y en la mayoría de las Iglesias Ortodoxas[3]; se ha convertido en  un acontecimiento para la mayoría de los países en Occidente totalmente mercantilista, propagandista, y consumista, muy lejos de lo que viene a representar su verdadero significado e incluso de acuerdo a varios estudios psicológicos[4], para algunas personas esta celebración se volvió incómoda, angustiosa, algo malo, costoso, porque creen que no pueden cumplir esas marcas culturales, ya no les gusta y por eso prefieren que pase en cuanto antes.
“A la Navidad la rodean distintas marcas como la felicidad, la reunión o el consumo, elementos a los que determinadas personas no pueden acceder, bien porque no tienen dinero, bien porque no tienen familia o porque presentan circunstancias vitales negativas, como la pobreza o la desestructuración”[5]
“Tanto en cantidad, porque se consume más, se come y se compra más; como por calidad, ya que se comen o compran cosas más caras que en otras épocas del año no”[6].
Pues esta fiesta tradicional, que como lo señalamos es herencia y legado del pueblo Palestino[7], ya comenzó con diversas actividades como los desfiles llevados a cabo en diversas ciudades mostrando inmensas caravanas de comparsas y carros alegóricos, con la participación de empresas e instituciones que muestran sus diversos productos para venderlos como todos los años en estas fechas festivas y haciendo obviamente una celebración consumista, cuando en el fondo debería ser una alegoría de crecimiento espiritual y de entrega hacia los más necesitados; pues en estas fechas nació el Profeta Jesús(P)[8]. Y también con el derroche de luces en la exposición de gigantes árboles[9]que se muestran en diversas calles de diferentes ciudades como las de Paris, New York, Colombia; etc.…mostrando una vez más el despilfarro de energía eléctrica que se hace cuando la manifestación de amor hacia el Profeta Jesús (P) debería ser la reciprocidad y la unión que tanto se necesita en estos instantes en todo el orbe.
Lejos está el verdadero significado y sentido que se tiene a estas tradiciones y costumbres si se continúa con esa errada mentalidad; pues al otro lado del mundo donde también existen católicos[10]que festejan estas fiestas la situación es totalmente distinta y dicta mucho el lado humano que se necesita para ponernos en la situación de los otros, en la posición del “Otro”, porque no se necesita ser de ninguna religión para sentir lo que están atravesando millones de personas, las cuales fueron azotadas por las invasiones imperialistas, las que están siendo trasladadas a otros países que no es el suyo, o las que quedaron huérfanas, o las que se encuentran enfermas y con graves lesiones; en fin lejos está el mundo de la tan necesitada unidad y la tan preciada empatía que es vital en estos instantes.
En Palestina, los disturbios desatados por la decisión de Trump sobre Jerusalén, quién declaró la ciudad de Jerusalén (Al-Quds) en Palestina, capital de Israel[11] que terminó con un saldo de al menos 9 palestinos muertos y más de 5.500 heridos[12], ha amenazado la temporada de peregrinaciones a tierra santa[13], e incluso continuaban los enfrentamientos entre jóvenes palestinos que lanzaban piedras defendiéndose de los soldados israelíes fuera de los hoteles, ya de por sí afectados por la construcción del muro por parte de Israel que separa Belén de Jerusalén; y en palabras de Chambi[14]el cerco impuesto por Israel es la mayor vergüenza y oprobio que puede existir hoy en pleno siglo XXI.
“Después de la caída del muro de Berlín, la población mundial nuevamente tenía las esperanzas de vivir en un mundo mejor; sin embargo, los muros no habían terminado, pues el cerco impuesto por Israel es la mayor vergüenza y oprobio que puede existir hoy en pleno siglo XXI. Aprobado para su construcción en el año 2002, el muro en un 90% consiste en vallas y alambradas con púas, torres de control, carreteras controladas por soldados, arena fina para detectar huellas de una posible incursión   y el 10% hormigón que mide entre 7 a 12 metros de altura que una vez que se termine tendrá una extensión de 721 Kilómetros cuadrados que confinarán, “guetificarán” y encarcelarán a los palestinos atentando de manera directa contra la vida, la economía y la paz internacional. En ese marco, no se puede justificar su construcción con sólo decir que es por cuestiones de seguridad, cuando en los hechos viola los Derechos Humanos; así como el Derecho Internacional, este que es el sistema rector de la sociedad internacional, por lo tanto, si un país no respeta a la norma internacional, ni a sus organizaciones y órganos internacionales no puede considerarse un estado”[15].
Y así se vive otra navidad una vez más en Palestina bajo ocupación militar, el apartheid impuesto por el régimen intolerante Israelita.
“Belén, la ciudad de la natividad, la cuna del niño Jesús, vive otra Navidad, bajo ocupación militar israelí, ahogada por los gigantescos muros, rodeada por colonias ilegales, sitiada por miles de militares israelíes y decenas de Checkpoints, donde ninguna persona puede ingresar o salir de Belén, sin la previa autorización, control y sobre todo capricho de los militares”[16].
Al mismo tiempo también fruto de las guerras que la ambición del propio hombre capitalista creó, producto del imperialismo y sus grandes aliados como lo son Arabia Saudita e Israel, Yemen sufre la hambruna más grande del mundo en los últimos tiempos debido al injusto bloqueo de Arabia Saudí[17]
“Actualmente, en el país hay ocho millones de personas en grave situación de inseguridad alimentaria y hambruna total, además de 2 millones de niños en situación de desnutrición, entre ellos 385.000 niños con malnutrición aguda severa y a un paso de la muerte”[18]
“La agresión saudí a Yemen ha desbordado la situación humanitaria del país, donde se registra la peor hambruna en décadas y un brote sin precedentes de cólera, entre otros males. Arabia Saudí ataca Yemen desde marzo de 2015 so pretexto de restaurar en el poder al fugitivo expresidente yemení Abdu Rabu Mansur Hadi, su fiel aliado”[19].
También debemos añadir la situación de los refugiados rohingyas[20], minoría musulmana que huyeron a Bangladesh, desplazados de Myanmar, víctimas según la ONU de una limpieza étnica.
“646 mil musulmanes rohingyas escaparon en los últimos meses de Myanmar, donde son víctimas de una limpieza étnica, según denunció Naciones Unidas”[21].
Los cuales también están en la actualidad azotados por la hambruna y las enfermedades entre ellas la difteria que los está matando[22].
“Gracias a las condiciones penosas en las que viven los más de 600.000 refugiados rohingyas establecidos en Bangladesh, el brote de difteria que ha causado ya más de 700 casos y nueve muertes, podría duplicarse cada pocos días, según han confirmado la Organización Mundial de la Salud y la Oficina Humanitaria de la Unión Europea, ECHO”[23]
“Las condiciones extremadamente congestionadas en los campamentos, la baja cobertura de inmunización de los refugiados, la falta de agua potable y de instalaciones de saneamiento adecuadas conducen a una rápida propagación de la epidemia, y se espera que el número de casos se duplique cada tres o cinco días”[24].
También no nos olvidamos que fruto del capitalismo es la extrema pobreza que sufren países situados en el África, los que son dañados también por las guerras. Algunos ejemplos concretos de esta pobreza en las zonas rurales son la falta de suministro eléctrico o un servicio de salud al que solo pueden acceder los más privilegiados. A esto se suman los efectos del cambio climático que tan pronto provoca una sequía como lluvias erráticas muy abundantes que afectan a los cultivos; etc…
“La pobreza extrema se ha desplazado a lo largo de la última década desde la costa atlántica de África (Guinea Bissau, Burkina Faso y Sierra Leona) a la ribera del Lago Chad y el centro del continente (República Centroafricana, Níger y Chad), según se desprende de los datos correspondientes al Índice del Desarrollo Humano 2016 y publicado la semana pasada, en comparación con el IDH de 2007-2008. Hace una década, Sierra Leona era el país menos desarrollado del mundo, seguida por Burkina Faso, Guinea-Bissau, Níger, Mali, Mozambique, República Centroafricana, Chad, Etiopía y República Democrática del Congo. Diez años después, la instantánea de los diez países a la cola del desarrollo no se mueve de África, pero se desplaza al interior, en concreto, hacia República Centroafricana –el último país en grado de desarrollo humano del mundo–, Níger y Chad. A estos les siguen Burkina Faso, Burundi, Guinea, Sudán del Sur, Mozambique, Sierra Leona y Eritrea”[25].
Vemos que la situación de éstas personas que en la actualidad están viviendo inclemencias de invasiones fruto de la arrogancia imperialista y sionista no ha cambiado, y habría que preguntarse si para ellos también se recuerda esta festividad de la navidad, como una forma de dar regalos, usted se preguntará ¿habrá regalos para ellos?
Tenemos también presente que para muchísimas personas en Occidente estas navidades también estarán marcadas por la pobreza tal es el caso de los países subdesarrollados, que están afectados por la corrupción entre muchas otras consecuencias negativas de los gobiernos que se están rigiendo por el neoliberalismo y que a la vez están siendo apoyados por el imperialismo tal es el caso del gobierno de Macri[26]en la Argentina por ejemplo o el de Brasil el de Temer[27]. Sin embargo, debemos destacar también que estas navidades de 2017 estarán marcadas por la carencia de valores morales y la falta de fe en Dios y de la tan apreciada espiritualidad en las almas de los hombres que habitan el planeta tierra, pues a medida que pasan los días, los años, el ser humano no se ha encargado de quitarse el mal hábito del consumismo recalcitrante, que lo está dominando, que lo encarcela, que lo acorrala; ya que lo único que hace es comprar y comprar sin justificación alguna y hasta que no elimine este mal y grande hábito no podremos hablar de igualdad, de unidad entre todos los seres humanos.
“Todos los hombres son iguales como los dientes del peine del tejedor” y agregó “No hay diferencia del blanco con el negro y del árabe sobre el no árabe”[28].
 
Todos derechos reservados.
Se permite copiar citando la referencia.
Fundación Cultural Oriente

[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.
[2] Navidad (en latín: Nativitas, “Nacimiento”).
[3] Mckenna Megan “El Adviento y la Navidad, día a día”; Stander Sal Ternae, 1999, pp.331-488
[4] Profesor del departamento de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), representante del Consejo General de la Psicología de España (COP), José Ángel Medina Marina.
[5]Ídem.
[8] En el Sagrado Corán en la Sura de María (P) se relata el episodio de la concepción y nacimiento de Jesús (P). Corán (19:16-34).
[9] www.noticiasrcn.com “Con luces y gigantes árboles comenzó la navidad en el mundo”; (11 de diciembre de 2016).
[10] www.lainformacion.com “Los cristianos de Siria e Irak celebran la navidad entre amenazas de los extremistas”; (lunes 12 de diciembre de 2016)
[11] www.hispantv.com “Trump declaró la ciudad Palestina de Al Quds capital de Israel”; (miércoles 6 de diciembre 2017).
[14] Cientista Jurídico y Analista en Relaciones Internacionales, Miembro del Comité para el Estudio y la Difusión del Derecho en América Latina.
[17] www.hispantv.com “Niños de Yemen, a un paso de la muerte a causa del bloqueo saudí”; (20 de diciembre de 2017).
[19] Ídem.
[22] UNICEF dice que la difteria es ahora “la principal prioridad de salud” en los campamentos, donde viven hacinados más de 646.000 refugiados rohingya desde finales de agosto, tras huir de una ofensiva militar que ha purgado pueblos enteros del estado de Rakhine en Myanmar.
[24] Ídem.
Article_image
Article_rate