Crítica al feminismo radical islámico que enarbola el odio y la intolerancia al “Hiyab”

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

Contradiciendo a lo que la activista feminista egipcia/estadounidense, Mona Eltahawy[2], manifiesta en su libro “El himen y el hiyab (velo islámico)”, o “Pañuelos e hímenes, por qué el mundo árabe necesita una revolución sexual”[3], texto que además de difundir una imagen totalmente negativa de la mujer musulmana con respecto a sus derechos y la posición que ocupa en el islam, vilipendia y ofende, al sólo hecho de querer hacerla desaparecer, al verter un lenguaje totalmente grotesco, ofensivo, humillante, lleno de “improperios”, utilizando tan sólo para ello fuentes superficiales y/o no investigativas; oponiéndose al empeño en ocultar el cuerpo de las mujeres, refiriéndose al hiyab y/o vestuario islámico[4].

“Me opongo a la cultura de la modestia, y a todo tipo de velos, en el islam o cualquier otra religión”. “Borra a la mujer porque le dice, “Cuanto menos te veo, más piadosa eres y más cerca estás de Dios”[5]

Debemos aclarar en primera instancia que en el islam esta revolución ya se dio con respecto a la sexualidad, y hablamos de “moral sexual”, y no de libertinaje; y esto se dio respectivamente hace ya 14 siglos atrás, justamente cuando fue revelado el Sagrado Corán[6], y lejos de ser un tabú, puesto que la moral sexual islámica es diferente a la nueva moral sexual, en el sentido de que no acepta el concepto de sexo libre, el islam aspira a enseñar a sus seguidores, no a reprimir sus instintos sexuales, sino a satisfacerlos, pero de un modo responsable, de ahí que ha recomendado altamente el matrimonio no como el menor de los males, sino que se ha opuesto enérgicamente al celibato y al monacato; pues dice que el matrimonio no es obstáculo para el camino espiritual, por el contrario ayuda al caminante, como una premisa de las tantas denuncias en la actualidad de casos de abusos sexuales y pedofilia hacia los sacerdotes[7] sólo por dar un ejemplo, así también se habla de la educación sexual que una persona debe tener antes del matrimonio, ya que las relaciones sexuales antes de éste no son permitidas; pero además debemos también señalar que el islam habla de técnicas sexuales, como la estimulación, ya que muchas veces el hombre suele olvidar que la mujer fue también creada con los mismos deseos que el hombre, y en ese sentido el islam no es machista, ni misógino[8], como lo señala Eltahawy, al manifestar que “todas las religiones están controladas por hombres y coinciden en su misoginia”[9] o al decir de una manera grotesca y fuera de lugar “que todas las religiones están obsesionadas con mi vagina”[10], habrá que recordarle que en el islam se habla de moral sexual, justamente para desechar la promiscuidad (el de tener relaciones sexuales con varias personas; así como del mismo sexo) y ya estaríamos hablando de un libertinaje descontrolado lo que en la mayoría de países de occidente se está viviendo cada día, y valga la aclaración que las violaciones también van de la mano del desenfreno del exceso de la ingesta de bebidas alcohólicas y la utilización de drogas, lo cual el islam prohíbe; más bien nos deberíamos preguntar, si ella asevera que es musulmana, entonces por qué defiende la desnudez de la mujer, la cultura de la seducción en el lenguaje cinestésico y kinésico que la comunicación no verbal que suscita, llevándola a su aniquilación, sólo por dar un ejemplo la cantidad de casos de feminicidio y violencia doméstica en Occidente[11], si se prestan a ser utilizadas para avisos publicitarios como objetos de mercancía, desnudas se dejan maltratar y son maltratadas porque ellas lo dejan, justamente porque no conocen la verdadera libertad[12], y se dejan oprimir, como lo hemos señalado ya en el texto: “Terrorismo contra la Mujer, Violencia y Feminicidio. Percepciones desde la Sociedad Islámica”[13]; pues la mujer no sólo es un objeto, o un cuerpo como se pensaba en las edades antigua, media, renacentista, e incluso en la edad contemporánea, donde las mujeres debían ser enseñadas desde pequeñas a encontrar un hombre con el que casarse, tener hijos y al cual le deben servir complacientemente durante el resto de su vida, meros objetos sexuales, como ya lo dijimos en el libro: “Mujer Iraní ¿Revolución o Involución?, las vivencias de una boliviana en Irán”[14], o es que se continúa con esa mentalidad retrógrada del papel reproductor de la mujer, lejos de su conocimiento, lejos de sus derechos, lejos de su importancia como profesionales, como políticas, como vicepresidentas, pues la mujer no sólo es un himen; y en esto el islam es contundente, el islam le otorgó muchos derechos a la mujer ejemplo manifiesto del actual liderazgo islámico femenino y del verdadero rol que está cumpliendo la mujer musulmana en la actualidad, como profesional, como líder, como madre, como esposa, como hija, y hay que aclarar también que ésta es pilar fundamental de la familia, como educadora y ejemplo de los hijos, y en ese sentido ella tiene además de derechos, obligaciones que cumplir; pues ella es modelo de mujer no sólo en el vestir con pudor y recato, sino también en la calidad de sabiduría que debe adquirir para poder transmitirla a sus hijos, quienes son el futuro del mañana, ella es fuente de conocimiento y sabiduría manifiesta, tanto interna como externa.

El Imam Alí dijo: “Cuando desees hacer el amor con tu mujer, no te precipites porque la mujer también tiene necesidades que deben ser satisfechas”[15].

El sexo sin estimulación ha sido considerado crueldad. El Profeta (B.P) dijo: “Tres personas son crueles…un hombre que hace el amor con su mujer antes de estimularla”[16].

Por lo que se refiere al papel de la mujer en la excitación sexual, los Imames han elogiado a la mujer que renuncia al pudor cuando está con su marido. “La mejor mujer entre vosotras es aquella que renuncia a su pudor cuando ella se desviste para su marido y que asume su pudor cuando se viste de nuevo”[17].

Con lo mencionado hemos comprobado que en el mundo islámico ya se dio una la revolución sexual, una revolución moral, que dignifica a la mujer musulmana y que no la degrada; sin embargo, también debemos hacer referencia que la activista señala su vivencia en el régimen de Arabia Saudita[18], tomando como contexto generalizado en su descripción del papel de la mujer musulmana, cuando este país mella, viola y discrimina todo derecho de la mujer, perteneciendo la mayoría a la escuela suni wahabita[19], donde las mujeres no tienen un carácter de perfección y desarrollo como los hombres; es decir su  visión es limitada y por ende no se puede tomar como relevante, y como determinante para hablar de todo Medio Oriente.

A la par debemos aclarar también que la mutilación genital femenina o el matrimonio infantil, como lo asevera la activista[20], no tienen absolutamente nada que ver con el islam, no podemos continuar confundiendo a las culturas propias de los países con esta forma de vida que es el islam, estos son los estereotipos que se siguen teniendo por ejemplo al hablar de la cultura egipcia, árabe, paquistaní, iraní o afgana cuando se hace referencia al islam.

“El fenómeno es anterior al surgimiento del islam y se ha dado en otras regiones y culturas del mundo. Se trata de una costumbre rechazada por gran parte de los musulmanes que la perciben como una agresión a la integridad física y moral de la mujer. Incluso desde una óptica teológica, la mutilación es una acción ilícita sobre la creación de Dios, cuya perfección y bondad no debe ser enmendada”[21].

Por otro lado, sus críticas al hiyab o velo islámico al “dios de la virginidad” y a cualquier lectura del Corán que justifique la opresión de las mujeres, porque de acuerdo a Eltahawy el hecho de llevar hiyab dista mucho de ser sencillo, ya que está cargado de varios significados: mujer oprimida, mujer pura, mujer velada; puesto que para ella “hiyab” es sinónimo de barrera o partición[22];  manifestarle que sólo en las mentes en las que supervive ese feminismo radical que occidente dejó aflorar, y que se apoyan gracias a la desinformación errónea de los medios de comunicación y su expansión sobre grupos radicales como el mal llamado Estado Islámico (Daesh), Isis, Al Qaeda o Boko Haram[23], continúa la ignorancia y el querer mantener vivo el axioma “Hiyab-Sumisión-Incapacidad”[24], tildándola de sometida, oprimida, esclava, velada o de peligrosa, radical, terrorista como ya lo habíamos manifestado; sin embargo existen líderes en la actualidad que visten con orgullo esta prenda porque son mujeres musulmanas, las que se encuentran ocupando lugares y posiciones por ejemplo en el ambiente político, social o cultural de sus países que desmienten toda la gran falacia y los estereotipos que existen con respecto a ellas y en lugar de enarbolar todo ese sometimiento y sumisión estereotipado ligado al hiyab, lo que hacen es mostrar el significado manifiesto que tiene esta prenda, como símbolo de lucha, de resistencia, de coraje y valor ante las sociedades en este caso occidentales que las menosprecia y discrimina; pero ellas continúan luchando por la igualdad ante la exclusión social, como lo es Ilhan Omar[25], que además de ser una de las primeras mujeres musulmanas en el Congreso Estadounidense, también es el primer miembro del Congreso de origen somalí, o la diputada de Ceuta[26], o tantas líderes o senadoras que ocupan lugares públicos, o las vicepresidentas de Irán, como Masoumeh Ebtekar[27]que es la actual vicepresidenta de Asuntos de la Mujer y la Familia.

Con esto estamos comprobando que la mujer musulmana con hiyab es influyente en la sociedad, en la política, y todo asunto de la vida pública, desmintiendo toda la falacia de sinónimos utilizados como el de oprimida, de velada o sumisa, o el de machista axioma impuesto por la ignorancia del feminismo recalcitrante de occidente; pues lejos de ser sólo símbolo del placer, o de  lujuria, la mujer musulmana es quien dirige a la familia y aporta tranquilidad al hombre, y en palabras del líder de la revolución islámica, Ayatolá Jamenei[28], una mujer musulmana es aquella que tiene fe y pudor, y lidera la cuestión más crucial de la educación humana, ella influye en la sociedad, alcanza el crecimiento científico y espiritual; mientras que la característica más común de las mujeres occidentales es su desnudez y su capacidad para atraer físicamente a los hombres.

“Por el contrario, siempre ha existido un ámbito desviado; actualmente, ese modelo diferente de las mujeres es el que ofrece Occidente. Según el modelo occidental, las características más buscadas de una mujer incluyen su capacidad de atraer físicamente a los hombres y apaciguarlos: y una imagen distinta (retratada en la sociedad) de la mujer occidental es su desnudez"[29].

Y en palabras de las feministas islámicas que hacen una reinterpretación del Corán:

"El Corán no privilegia a los hombres con respecto a las mujeres, puesto que no se sirve del hombre como paradigma para definir a las mujeres, ni hablar del ser humano en clave de género"[30]

"El Corán rechaza el imaginario patriarcal de Dios como Padre, sino también a que rechaza las teorías de dominio del padre/marido, así como las ideas de desigualdad y diferenciación sexual. La promesa liberadora del Corán también radica en su tratamiento de la igualdad sexual como un hecho ontológico, su negativa a sexualizar a la personalidad moral, su promesa de múltiples caminos hacia Dios y su disposición para hablar directamente a las mujeres"[31]

Dejemos de enarbolar críticas sin fundamento, cuando el llamar la atención es lo que cuenta, cada ser humano es libre de escoger su camino manifiesto y en eso el islam es también contundente, porque no hay coerción dentro de esta forma de vida, el islam no obliga, no oprime, no vela, no es machista y no ve a la mujer sólo como un himen, la dignifica, le da derechos, y sobre todo la dota de sabiduría, elemento tan importante para poder entender la intolerancia que pervive con respecto a la utilización del hiyab.

 

 

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

 

 


[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

[2] Activista feminista egipcia, nacida en Port Said en 1976, criada en Arabia Saudita, libro traducido del inglés por María Porras Sánchez. Ed. Capitán Swing libros (2018), cedido a M´Sur por la editorial. “El Himen y el Hiyab, por qué Oriente Medio debe hacer una revolución sexual”, mayo 2015.

[4] El significado de la palabra “Hiyab” que se usa en nuestro tiempo para designar la vestimenta de la mujer. Esta palabra tiene sentido de vestimenta porque se refiere a un velo o medio de cobertura. El mayor uso de esta palabra está en el significado de cortina, aunque este vocablo también significa vestimenta, ya que la cortina es una forma de vestimenta. Quizás pueda decirse, que, debido al origen de la palabra, no toda vestimenta es un hiyab. La vestimenta a la que nos referimos como hiyab como aparece en el Corán "surge detrás de una cortina". Leer más en: http://islamoriente.com/content/article/la-cronolog%C3%AD-del-hiyab

[5] https://elpaís.com “Mona Eltahawy: “El mundo árabe necesita una revolución sexual”; (13/diciembre de 2018).

[6] Principios del siglo VII en Arabia (610 D.C), por la revelación (el Sagrado Corán) que recibe el Profeta Muhammad (mal pronunciado Mahoma en castellano), con él sean la Bendición y la Paz. Leer más en: http://www.organizacionislam.org.ar/?p=22

[7] https://elpais.com/tag/c/c0fe7015f716b1a4c578bc3364ecf225

[8] La misoginia se define como la aversión y también el odio hacia las mujeres o niñas. La misoginia puede manifestarse de diversas maneras, que incluyen denigración, discriminación, violencia contra la mujer. Se puede decir que existe misoginia en muchas de las mitologías del mundo antiguo, así como en la mayoría de religiones existentes. Además, muchos de los pensadores más influyentes de la filosofía occidental han sido catalogados como misóginos, leer más en: Clack, Beverley (1999). Misogyny in the Western Philosophical Tradition: A Reader. New York: Routledge. pp. 95-241.

[13] Saavedra Alfaro Sdenka, “Terrorismo contra la Mujer, Violencia y Feminicidio. Percepciones desde la Sociedad Islámica”; Ed. Elhame Shargh, La Paz-Bolivia, Julio 2013.

[14] Saavedra Alfaro Sdenka, ““Mujer Iraní ¿Revolución o Involución?, las vivencias de una boliviana en Irán”; Ed. Aciabol, La Paz-Bolivia, 2012, págs. 51-76

[15] Citado por Muhammad Rizvi en su libro “Sexualidad en el Islam” Wasa, il, vol.14, pág. 83.

[16] Wasa, il, vol.14, pág.85

[17] Wasa, il vol. 14, pág. 14-16.

[19] El wahabismo (también denominado salafismo) es una corriente político-religiosa musulmana de la rama mayoritaria del sunismo, y en concreto de la escuela hanbalí. Creada por el extremista religioso Muhammad ibn 'Abd al-Wahhab (1703-1792) en el siglo XVIII, su auge se debe a la pronta relación de este con la Casa de Saúd y al apoyo mutuo que se brindaron. El wahabismo es una corriente religiosa del islam cuya implantación originalmente estaba circunscrita a los musulmanes suníes en Arabia Saudí, que son la mayoría en dicho país, pero desde los años 70 se ha expandido por todo el mundo gracias a la potentísima financiación de mezquitas y escuelas coránicas que viene desarrollando cada año Arabia Saudí y en menor medida Qatar.

[23] Chambi Calle Roberto, Saavedra Alfaro Sdenka; “Yihad, guerra santa y Terrorismo, una desmitificación del islam y los musulmanes”; Ed. Elhame Shargh, La Paz, Bolivia, Julio 2015

[24]https://islamoriente.com/sites/default/files/cckfilefield/Article_pdf_file/Hiyab%20s%C3%ADmbolo%20de%20resistencia%20de%20mujer%20musulmana%20frente%20a%20falso%20axioma%20HiyabSumisi%C3%B3nIncapacidad.pdf

[25] Ilhan Omar (nacido el 4 de octubre de 1981) es una política estadounidense somalí de Minnesota. En 2016, fue elegida para la Cámara de Representantes de Minnesota como miembro del Partido Demócrata-Campesino-Trabajo, lo que la convierte en la primera mujer estadounidense somalí elegida para el cargo legislativo en los Estados Unidos. El 6 de noviembre de 2018, Omar se convirtió en el primer estadounidense somalí electo al Congreso de los Estados Unidos, representando al 5º distrito del Congreso de Minnesota, que abarca Minneapolis, Edina, Richfield, Golden Valley y otros suburbios. Junto con la demócrata Rashida Tlaib de Michigan, fue una de las dos primeras mujeres musulmanas elegidas para el Congreso. Omar es también la primera mujer estadounidense de origen somalí elegida en el Congreso y la primera mujer de color en servir como representante de los Estados Unidos en Minnesota.

[26] Fátima Hossain Abogada, Diputada de Ceuta y porta voz del grupo parlamentario MD y C, luchando por la Igualdad en una ciudad con demasiada exclusión social.

[27] Ebtekar es miembro de varios comités de la junta de investigación y revisor de dos revistas internacionales y cuatro nacionales de inmunología. Masoumeh Ebtekar es la actual vicepresidenta de Asuntos de la Mujer y la Familia de Irán, y fue nombrado el 9 de agosto de 2017.

[28] Alí Hoseiní Jamenei, Ayatolá, Seyed, nacido el 17 de julio de 1939 en la ciudad de Mashhad, es actualmente líder supremo de Irán, máximo dirigente de la clase dirigente clerical islámica de su país y «fuente de emulación» (marŷaʿ) del chiismo duodecimano.

Article_image