Hijos nacidos de hombres o mujeres esclavos: Imames inmaculados y Califas

Al·lâmah Saîied Said Ajtar Rizvî

Traducido del inglés por: Javier (Abdul Karim) Orobio

Hijos nacidos de hombres o mujeres esclavos: Imames y Califas

Desde los comienzos del Islam hasta el surgimiento de la Dinastía de los Omeyas, había alcanzado el Islam un éxito muy encumbrado en su lucha contra la esclavitud. Los esclavos ya no eran considerados animales de carga, sino hombres o mujeres que tenían dignidad y respeto. Muchos de los esclavos liberados llegaron a alcanzar grandes posiciones en la sociedad islámica. Los descendientes del Profeta y sus seguidores conservaron esta actitud en cuanto a la esclavitud concernía. Varios Imames Purificados de la Familia del Profeta (s.a.w.) se casaron con mujeres esclavas y éstas a su vez se convirtieron en madres de Imames.

La secta Kîsanîiah creía que Muhammad al-Hanafîah (hijo del Imam ‘Alî) era el Imam designado por Dios para reemplazar al Imam Husein (a.s.). La madre de Muhammad al-Hanafîiah, Jawla bint Ÿa‘far Ibn Qais, era una esclava desposada por Imam ‘Alî, pero nunca nadie llegó a sugerir que haber nacido de una joven esclava era un obstáculo en la creencia de los Kîsanîiah. De igual manera la secta Zaidîiah cree que el Imam designado por Dios después del Imam Zain al-‘Abidîn fue su hijo Zaid, también nacido de una esclava de la región de Sind, de nombre Hurîia.

Shahr Banû, la hija de Iazd Yurd (emperador persa) contrajo matrimonio con el Imam Husein y fue la madre del Imam Zain al-‘Abidîn. Ella había llegado a Arabia en cautiverio. Es recordada como una dama de muchas virtudes, conocida como “la líder de las Mujeres”.

Hamîdah Jatûn, la madre del Imam Mûsâ al-Kâdzim fue una joven esclava de la región del Ber Ber. Es recordada por su vasto conocimiento y su elevada piedad. Fue llamada Hamîdah, lo que significa “enaltecida”. El Imam Ÿa‘far as-Sâdiq solía enviar donde ella a las demás mujeres a que aprendieran los fundamentos de la Religión del Islam y decía que Hamîdah era libre de impureza alguna, así como el más puro lingote de oro.

La madre del Imam ‘Alî ar-Ridâ fue también una joven esclava del Magrib (Norte de África). Su nombre era Taktum (o Naÿmah) y era conocida como Tâhira, “la purificada”. Es recordada por su piedad y conocimiento.

El Imam Muhammad at-Taqî, fue hijo de Sabikah, conocida como Jaizuran, una joven esclava (de raza negra) de la región de Nubia (actual Sudán). El Imam Mûsâ al Kâdzim le había dicho a Iazîd ibn Sabt que le hiciera llegar sus saludos a Sabikah. Es recordada en las narraciones como Taîibah.

La madre del Imam ‘Alî al-Naqî, Sammanah, del Magrib, era una esclava, conocida como Saîidah. Nadie la igualaba en su piedad, amor y temor a Dios. Ayunaba casi todo el año y el Imam ‘Alî an-Naqî le dijo que estaba protegida por Dios y resaltaba entre las madres de los veraces, los bienhechores y la gente de la piedad.

El Imam Hasan Al-‘Askarî también nació de una joven esclava, Hudaiz (o Salîl). Para demostrar su gran estatus entre los shias, es suficiente con decir que después de la muerte del Imam Hasan al-‘Askarî se convirtió en la figura central del Shiísmo y toda la comunidad recurría a ella, a quienes guiaba de la mejor forma posible. Los shias la recuerdan como Ÿaddah, “la abuela”.

Narÿis Jâtûn, la madre del 12º Imam, el Imam de esta Época, quien está oculto, era una princesa del Imperio Bizantino. También llegó a manos del Imam Hasan al-‘Askarî en condición de esclava.

Esto con respecto al aspecto espiritual. En el lado de la política, vemos innumerables esclavos en grandes posiciones, incluyendo comandantes de ejércitos, gobernadores y jueces. No solamente en la administración, sino que hallamos a teólogos, comentadores del Corán, de las narraciones, jurisconsultos y autores que fueron esclavos o hijos de esclavos o ex esclavos. Con excepción del primer, tercer, cuarto y quinto califas, todos los demás califas ‘Abbasíes fueron hijos de mujeres esclavas. El famoso Mansûr (segundo Califa de la dinastía ‘Abbâsí), fue hijo de Salamah, una esclava del Ber Ber. Luego, comenzando con Ma’mûn al-Rashîd (el sexto Califa) hasta el último, todos fueron hijos de esclavas.

A continuación citamos los nombres de aquellos califas y los nombres de sus madres:

  1. Ma’mun ar-Rashid: su madre, Murayil, una esclava negra.
  2. Mu‘tasim Bil·lah: hijo de una esclava de Kufa, de nombre Maridah.
  3. Waziq Bil·lah: hijo de una romana llamada Qaratis.
  4. Mutawakil ‘Alal·lah: hijo de Shuya.
  5. Muntasir Bil·lah: hijo de una romana llamada Habashîiah.
  6. Musta‘in Bil·lah: hijo de Mujariq.
  7. Mu‘tazz Bil·lah: hijo de una romana llamada Cabía.
  8. Muhtadi Bil·lah: hijo de Wards, o Qurb.
  9. Mu‘tamiz ‘Alal·lah: hijo de una romana llamada Fitian.
  10. Mu‘tazid Bil·lah: Sawab, (Hirz o Dhirar).
  11. Muktafi Bil·lah: hijo de una esclava turca llamada Yiyaq.
  12. Muqtadir Bil·lah: una romana o turca llamada Gharib o Shaghab.
  13. Qâhir Bil·lah: hijo de Fitnah.
  14. Radi Bil·lah: hijo de una romana, Zalum.
  15. Muttaqi Lil·lah: hijo de Jalub o Zuhra.
  16. Mustakfi Bil·lah: Awyan Naa o Ghusn.
  17. Muti Lil·lah: Mashalah.
  18. Attai Lil·lah: Hazar o Atab.
  19. Qadir Bil·lah: Dumanah o Tamanni.
  20. Qaim Bil·lah: una Armenia llamada Badr ad-Duya o Qatr an-Nada.
  21. Muqtadi Bi Amril·lah: Aryan.
  22. Mustazhir Bil·lah: una esclava, su nombre no ha sido mencionado.
  23. Mustarshid Bil·lah: esclava, su nombre no ha sido mencionado.
  24. Rashid Bil·lah: esclava, nombre no mencionado.
  25. Muqtafi Li Amril·lah: una esclava Etíope.
  26. Mustanyid Bil·lah: esclava Karyiyya llamada Taus.
  27. Mustadi Bi Amril·lah: una armenia llamada Ghaddha.
  28. Nasir Li Dinil·lah: esclava turca, Zamurrad.

.....................

(ver la continuación en archivo pdf)

Fuente: La Esclavitud

Desde las Perspectivas Islámica y Occidental

Editorial Elhame Shargh

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente


[1] Ver los capítulos relevantes de Rawdat as-Safâ de Muhammad Jawind Shah; también ver: Ibn ‘Abd Tabbih al-Andalusî, Al-‘Aqd al-Farîd, vol. 5 (Beirut: 1983), pp. 113-131.

Article_image