Gnosis y sufismo[1]

Por Profesor Ayatola Murtada Mutahhari

 

Traducido por Sheij Suhail Assad

La gnosis es una de las ciencias que se formó y se desarrolló en el seno de la cultura islámica.

En cuanto a la gnosis, ésta se puede investigar desde dos perspectivas diferentes: una social y otra cultural.

Los místicos (gnósticos) son distintos a los demás grupos culturales tales como los exégetas, los relatores de tradiciones, los juristas, los teólogos, los filósofos, los literatos y los poetas. La diferencia radica en que, al mismo tiempo que son una clase cultural que han creado una ciencia llamada Gnosis, con la aparición entre ellos de grandes sabios y la escritura de importantes libros, han formado además un tipo de grupo social en el mundo islámico con características exclusivas, al contrario de las demás clases o grupos culturales tales como los juristas, los filósofos y demás grupos que únicamente son un grupo cultural sin considerarse un grupo aparte de los demás.

Cuando se habla de los gnósticos como un grupo cultural se los llama Místicos, mientras que cuando se habla de ellos como un grupo o clase social, generalmente se los llama Sufis (Mutasawwifa).

Los místicos y sufis a pesar de no ser considerados una secta en el Islam -ya que ellos mismos no creen en dicha división- y a pesar de que se encuentran en las distintas escuelas y grupos islámicos, así y todo, son un grupo social unido e independiente.

Una serie de pensamientos, ideas y hasta costumbres especiales de convivencia, asimismo, vestimentas específicas e imagen como por ejemplo el cabello, sus barbas, así como la convivencia en sus cofradías, los tiñen a ellos como escuela religiosa y social diferente.

   Naturalmente, desde siempre han existido místicos, especialmente entre los shias que, a pesar de haber estado profundamente comprometidos con la senda mística, no se diferenciaban en apariencia en absoluto de los demás, siendo en realidad, éstos, los auténticos místicos, no quienes han inventado centenares de costumbres y producido innovaciones.

En estas lecciones sobre generalidades de las ciencias islámicas, no nos interesa investigar acerca de la dimensión social o sectaria, es decir la dimensión sufi de la mística, razón por la cual, únicamente, investigaremos la dimensión cultural (intelectual, académica); es decir, consideramos a la gnosis, como una ciencia y una rama de la cultura islámica y no como un método o una senda seguida por un grupo social determinado.

Si queremos adentrarnos en la investigación desde una perspectiva social estamos obligados a estudiar a este grupo a partir de sus causas, su origen, sus beneficios y perjuicios que han tenido en la sociedad islámica, así como las acciones e interacciones que existieron entre éste y los demás grupos islámicos, el efecto que tuvo en las ciencias islámicas y el impacto en su expansión mundial.

Es por eso que nosotros sólo hablaremos de la gnosis como una ciencia y una parte de la cultura islámica.

La Gnosis como una disciplina científica y cultural se divide en dos partes, la práctica y la teórica[2].

La parte práctica es la sección que aclara y explica las relaciones y las obligaciones del ser humano consigo mismo, con el universo y con Dios. En esta parte la Gnosis es como la ética, es decir es una ciencia práctica con cierta diferencia la que explicaremos más adelante. Esta parte de la gnosis es llamada la ciencia del "viaje espiritual"(saîr ua sulûk).

Acá se explica desde dónde debe comenzar el viajero espiritual su camino para poder llegar a la cumbre última de la humanidad, es decir la Unicidad, del mismo modo las etapas y estaciones que debe transitar el viajero, así como los estados espirituales que experimenta dentro de las diferentes etapas y las distintas experiencias místicas a las que se enfrenta.

Obviamente todas estas etapas y estaciones tienen que ser controladas y guiadas por un hombre perfecto y experimentado, que haya transitado anteriormente este camino y que conozca los detalles del mismo, ya que sin su presencia se corre el peligro del desvío.

Los místicos llaman al hombre perfecto, que necesariamente debe de acompañar a los nuevos viajeros, "El Ave de la Santidad" (Taiere Quds), y otras veces lo llaman "Jidr".

"Oh Taiere Quds acompáñame en mi trayectoria, cuya meta es larga y yo nuevo en el viaje". "No me dejes sin compañía en esta etapa de Jidr, en donde hay obscuridad y temo perder el camino".

Obviamente la unicidad (Al Tauhid) que según el místico es considerada la cumbre última de la humanidad y la última meta de su viaje espiritual, se diferencia con la unicidad del común de la gente y hasta de los filósofos (es decir, que el ser necesario no es más que uno), tal como el cielo se diferencia de la tierra.

La unicidad desde el punto de vista del místico es creer que la verdadera existencia es exclusiva de Dios, excepto Dios, todo lo que existe es un símbolo (una manifestación), no un "Ser". La Unicidad de Dios significa " nada existe excepto Dios". La unicidad del místico significa recorrer el camino y llegar a la etapa final de "No ver nada más que Dios".

Los que se oponen a los místicos, no aceptan esta etapa de la unicidad, y muchas veces, llaman a esto incredulidad y ateísmo, mientras que los místicos, creen que ésta es la verdadera unicidad y los demás grados de unicidad no están faltos de asociación.

Para el místico, llegar a esta etapa no es una cuestión del intelecto ni del pensamiento, sino del corazón, la lucha, el viaje espiritual, la purificación y la limpieza del alma.

De todos modos esta sección de la gnosis, es la sección práctica; en este sentido, es igual que la ciencia de la ética, en donde se investiga, acerca de los deberes "¿Qué se debe hacer?" con la siguiente diferencia:

1.La gnosis investiga la relación del hombre consigo mismo, con el universo y con Dios y en especial esta última, mientras que todos los demás sistemas éticos, no consideran necesario la investigación acerca de la relación del hombre con Dios, y únicamente los sistemas "ético-religiosos" son los que se preocupan por esta dimensión.

2.El Viaje espiritual místico (tal como lo dice la palabra "viaje"), está en constante movimiento, al contrario de la ética que se mantiene en quietud; es decir que en la mística se habla de un punto de partida y uno final, de etapas y estaciones que el viajero espiritual debe transitar, para finalmente llegar a su destino.

Según el místico, en la realidad y no figurativamente, existe un camino para el hombre que debe ser transitado etapa por etapa y estación por estación, siendo imposible pasar a la próxima estación sin antes haber recorrido la anterior.

Es por eso que para el místico, el espíritu del hombre es como una planta o un niño, en donde su perfección se encuentra en constante crecimiento y desarrollo y que debe formarse en el marco de un sistema particular. Pero en la ética, se habla únicamente de una serie de virtudes, como la veracidad, la rectitud, la justicia, el pudor, el bien, la equidad, el altruismo entre otros, con las cuales el alma se debe embellecer y adornar.

Desde el punto de vista de la ética el espíritu del ser humano, es como una casa la cual debe decorarse con distintos ornamentos, dibujos y adornos sin un orden especial, así como sin un principio y final, por ejemplo empezando por el techo, siguiendo por la pared, desde arriba o desde abajo.

Contrariamente, en la gnosis ...(ver la continuación en archivo pdf)

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

 

[1]El término 'Irfân ha sido traducido por muchos islamólogos y orientalistas como Misticismo, Esoterismo, Teosofía, Sufismo y demás vocablos, sin embargo nosotros lo hemos traducido como “Gnosis” por ser su significado mas preciso y literal. Sin embargo de ahora en mas utilizaremos las palabras gnosis y mística o gnóstico y místico indistintamente (Nota del Traductor).

[2]En este caso no debemos entender el término científico como ciencia experimental, sino en su concepto mas amplio, el cual abarca también a las ciencias humanísticas (Nota del traductor).

Article_image
Article_rate
Bajar el archivo PDF