La Filosofía Transcendente de Mul.la Sadra

Las obras de Mul.la Sadra

Por Ayatolá Muhammad Jamenei

 

Mul.la Sadra fue un escritor prolífero. Él no escribió durante el tiempo de reclusión y ascetismo, mas después de eso, se dedicó continuamente a la enseñanza y preparación de los estudiantes de filosofía, que venían de todo Irán. Con todo, siempre que estaba de viaje o en su casa, aprovechaba todas las ocasiones para escribir sus libros y tratados filosóficos. Así, produjo una variada, útil y referencial colección de escritos filosóficos en diferentes formas y siguiendo diferentes propósitos.

Algunas de sus obras son libros de textos, apropiados para la adquisición de conocimientos preliminares o complementarios sobre filosofía y gnosis, como base de su escuela de pensamiento la Filosofía Transcendente. Una parte de esas obras son explicaciones y demostraciones de sus teorías, en cuanto a sus otros libros tratan de la ética y la moral humana.

Él dedicó parte importante de sus trabajos a la interpretación del Corán, antes de su muerte no había terminado de realizar un comentario filosófico y gnóstico del Corán en su totalidad, lo que él escribió sobre el tema fueron ciertas características que vuelven su trabajo singular en ese género de interpretación.

Mul.la Sadra, que fue un muhaddith (un experto en hadices y en las tradiciones atribuidas al Profeta y a sus descendientes), dejó un importante trabajo sobre esta materia, un comentario del famoso “Al-Kafi” de Kulayni Razi. Mul.la Sadra comentó el capítulo que versaba de “Usul”, probablemente a razón de su fallecimiento la obra permaneció incompleta. También escribió dos libros sobre lógica: “Tanqil Al-Mantiq” y “Risalah fi Tasawwur wa Tasdiq”.

Sus obras publicadas son las siguientes:

  1. Al-Hikmah al-Muta’aliyah fi al-Asfar al-Arba’ah

Obra que empieza discutiendo los temas del ser y de la esencia y que en seguida trata del movimiento, del tiempo, de la percepción, de la sustancia y del accidente. Una parte de este libro es dedicada a probar la existencia de Dios, de la muerte y de la resurrección. La innovación presentada en esta importante obra fue la clasificación de los temas en cuatro etapas del viaje místico y espiritual de la gnosis, considerando cada uno de las etapas como un viaje específico. Así, el viaje gnóstico en su primera etapa es la parte del ego a Dios, en el segundo y el tercero está el viaje de Dios hacia Dios, esto es, de su Esencia hacia sus Atributos y actos, en el cuarto está el viaje de Dios hacia la persona. El libro, por lo tanto, comenzó tratando sobre los existentes, sigue con el más allá, Dios y el género humano. En su forma original se compone de cuatro volúmenes, que fueron publicados muchas veces en nueve volúmenes menores.

El libro en realidad es una enciclopedia de filosofía y una colección de importantes temas discutidos en la filosofía islámica, enriquecida por las ideas de los filósofos precedentes, Pitágoras, aquellos que fueron sus contemporáneos, y contiene las respuestas fundamentadas con nuevos y sólidos argumentos. Todas estas características hicieron de la obra una pieza de referencia para la enseñanza de los niveles superiores de la filosofía en centros religiosos y científicos.

Su redacción ocurrió a partir de 1015 (H)-(1605 d.C) y fue concluida cerca de 25 años después.

  1. At-Tafsir (comentario sobre el Corán)

Ocasionalmente Sadra interpretaba algún capítulo del Sagrado Corán. En la última década de su vida, dio inicio a una obra de Tafsir reuniendo todos sus comentarios organizados a partir del comienzo del Libro Sagrado.

La obra no pudo ser concluida, contando apenas los siguientes capítulos con comentarios de las Suras (en orden cronológico aproximado): Al-Hadid, Ayat al-Kursi, Sajda, Al-Zilzal, An-Nur, Ya Sin, At-Tariq, Al-A’la, Al-Waqi’ah, Al-Fatiha, Al-Yumu’ah y Al-Baqarah.

En la bibliografía de Mul.la Sadra cada uno de los capítulos aparece como un trabajo independiente, más los citamos aquí bajo el título de “Comentario sobre el Corán”. Él también realizó dos libros sobre el Corán, “Mafatih al-Ghayb” y “Asrar al-Ayat”, que son considerados introductorios a la interpretación del Corán y representan la filosofía subyacente a esta tarea.

  1. Sharh al-Hidayah

Se trata de un comentario de la obra “Hidayah” que fue realizado con base a la filosofía peripatética. El objetivo de este comentario era propiciar un conocimiento preliminar de filosofía a los estudiantes. En la actualidad raramente es utilizado.

  1. Al-Mabda’ wal-Ma’ad

También llamado como “Al-Hikmat al-Muta’aliyah”, este libro puede ser considerado un resumen de la segunda parte del “Al-Asfar”. Fue escrito a partir de las discusiones que Mul.la Sadra juzgaba inútiles e innecesarias. Él denominó este libro como del comienzo y el fin, una vez que consideraba que la filosofía era el origen y el retorno al conocimiento. La obra abarca esencialmente las preguntas relacionadas a la teología y la escatología y es reconocida como una de las importantes producciones de Mul.la Sadra.

  1. Al-Mazahir

Obra semejante al “Al-Mabda’”, más en un forma más resumida. En efecto, se trata de un manual de introducción a la filosofía de Mul.la Sadra.

  1. Huduth al-‘Alam

La cuestión del origen del mundo es polémica y compleja para muchos filósofos. En este libro, además de mencionar las teorías filosóficas surgidas antes y después de Sócrates y las teorías de algunos filósofos musulmanes, Mul.la Sadra prueba su consistente teoría del movimiento transubstancial.

  1. Iksir al-Arifin

Como el título indica, es una obra de gnosis, bastante educativa.

  1. Al-Hashr

El tema central de esta obra es la resurrección de la esencia de los existentes en Akhirah (Mul.la Sadra expone la teoría de la resurrección de los animales y de los objetos en el Día del Juicio).

  1. Al-Masha’ir

Se trataba de un resumido, pero, rico y profundo texto sobre la existencia y los asuntos relacionados. (El profesor Henry Corbin lo tradujo al francés y escribió una introducción para su edición. Este libro también fue traducido al inglés recientemente.)

  1. Al-Waridat al-Qalbiyyah

Mul.la Sadra presentó un resumido relato de las importantes preguntas filosóficas en este libro. Se asemeja a un inventario de las iluminaciones e inspiraciones divinas que él recibió en su vida.

  1. Iqadh an-Na’imin

Se trata de una obra de gnosis teórica y práctica, y aborda la ciencia del monoteísmo. Presenta algunas directrices y puntos de orientación para despertar la conciencia.

  1. Al-Masaíl al-Qudsiyyah

Este libro trata principalmente de cuestiones tales como la existencia en la mente y epistemología. En él Mul.la Sadra combina la epistemología y la ontología.

  1. Al-‘Arshiyyah

También llamado como “Al-Hikmah al-‘Arshiyyah”, es otra obra de referencia sobre la filosofía de Mul.la Sadra. Como en “Al-Mazahir” él buscó demostrar el Inicio y el Fin de un modo conciso, más con precisión. La obra fue traducida por el profesor James Winston Maurice al inglés, quien también preparó una introducción para su edición.

  1. Ash-Shawahid ar-Rububiyyah

Esta obra filosófica fue escrita esencialmente en el estilo oriental, presenta las ideas de Mul.la Sadra durante los períodos iníciales de su pensamiento filosófico.

  1. Sharh ash-Shifa

Mul.la Sadra escribió este libro como un comentario sobre algunas cuestiones discutidas en parte sobre teología en el “Ash-Shifa” de Ibn Sina. También fue publicado en la forma de comentarios expresando las ideas de Mul.la Sadra sobre el tema.

  1. Sharh Hikmat al-Ishraq

Este trabajo es un útil y profundo comentario en la colección de comentarios sobre el“Hikmat Al Ishraq” de Sohravardí y el comentario de Shirazi, “Qutb ud-Din”, sobre la misma obra.

  1. Ittihad al-‘Aquil wal-Ma’qul

Este trabajo monográfico sobre la demostración de una compleja teoría filosófica. La Unión del Intelecto y del Inteligible la cual ninguno fue capaz de probar o racionalizar antes de Mul.la Sadra.

  1. Aywibat al-Masaíl

La obra consiste en por lo menos tres tratados, en los cuales Mul.la Sadra responde sobre cuestiones filosóficas presentadas por los filósofos contemporáneos.

  1. Ittisaf al-Mahiyyah bil-Wuyud

Tratado monográfico que aborda la cuestión de la existencia y su relación con las esencias.

  1. At-Tashakhkhus

En este libro, Mul.la Sadra explica el problema de la individualización y esclarece su relación con la existencia y la condición primordial, que es uno de los principios fundamentales que él propone.

  1. Limmíyah Ikhtisas al-Mantiqah

Tratado sobre lógica. Tiene como propósito la disertación sobre la causa de forma particular de la esfera.

  1. Sarayan Nur al-Wuyud

Tratado que introduce la temática de la cualidad del descenso o difusión de la existencia a partir de la Verdadera Fuente de los existentes (esencias).

  1. Khalq al-A’mal

Tratado sobre el determinismo o el libre albedrío.

  1. Al-Qada wal-Qadar

Tratado sobre la cuestión del Decreto Divino y el Destino.

  1. Zad al-Musafir

Probablemente es el mismo “Zad as-Salik”. Mul.la Sadra busca en este libro demostrar con un enfoque filosófico los fenómenos de la resurrección y del Akhirah (el Más Allá).

  1. Ash-Shawahid ar-Rububiyyah

Este tratado no está relacionado al libro del mismo nombre de Mul.la Sadra. Se trata de un inventario de sus teorías y opiniones en términos filosóficos.

  1. Al-Mizay

Mul.la Sadra escribió este tratado sobre la realidad del temperamento humano y su relación con el cuerpo y el alma.

  1. Mutashabihat al-Corán

Reúne las interpretaciones de Mul.la Sadra de los versículos coránicos que contienen un sentido alegórico u oculto. Es considerado un capítulo del “Mafatih al-Qayb”.

  1. Isalah Ya’l Wuyud

Trata de la existencia y su origen en contraposición a las esencias individuales.

  1. Al-Hashriyyah

Un tratado sobre la resurrección y la presencia de las criaturas, aborda el tema de la recompensa en el Paraíso y el castigo en el Infierno.

  1. Al-Alfadh al-Mufradah

Es comúnmente utilizado como un diccionario de términos coránicos.

  1. Raddi Shubahati Iblis

En él, Mul.la Sadra explica las siete paradojas de Satán y presenta las respuestas a cada uno de los temas relacionados.

  1. Se Asl

Este es el único libro de Mul.la Sadra escrito en persa. Recurriendo a los tres principios morales básicos, él trata de los asuntos pedagógicos y éticos relacionados a los científicos, y aconseja a los filósofos de su tiempo.

  1. Kasr Asnam il-Yahiliyyah

El título de la obra significa destruir los ídolos de la época de la ignorancia humana. Su intención en el texto es condenar y criticar a los impíos sufistas.

  1. At-Tanquih

En este libro, Mul.la Sadra trata con precisión el tema de la lógica formal. Es un libro útil en la práctica pedagógica.

  1. At-Tasawwur wat-Tasdiq

Es un tratado acerca de la lógica, que investiga la noción y el juicio.

  1. Diwan Shi’r (Colección de poemas)

Una colección de poemas de contenido místico compuestos en persa.

  1. Una colección de Notas Científicas y Literarias

En su juventud Mul.la Sadra estudió varios libros de filosofía y gnosis. Además, debido a su vocación poética, leyó las obras de diferentes poetas. Así, algunas observaciones de su propia poesía, las afirmaciones de los filósofos y gnósticos y los temas científicos de aquel período fueron reunidas en esta preciosa obra. Los estudiosos afirman que la lectura de este libro propicia una idea de las sutilezas de la naturaleza de Mul.la Sadra.

  1. Cartas

Con excepción de la poca correspondencia entre Mul.la Sadra y su maestro, Mir Damad, nada más llegó hasta nosotros. Estas cartas fueron presentadas en el inicio del tercer volumen del libro “Mul.la Sadra; Vida, carácter y escuela”, escrito en persa. La obra también fue traducida al inglés.

Si consideramos los 39 libros mencionados y los doce volúmenes de hermenéutica, a los cuales nos referimos como Tafsir (en el número dos), y también el “Mafatih al-Qayb” y el “Asrar al-‘Ayat”, citamos más de cincuenta de sus trabajos , exactamente cincuenta y tres) hasta aquí. Algunos otros libros también fueron atribuidos a él, sin embargo, no lo citaremos, una vez que se han discutido en trabajos más completos o su atribución a Mul.la Sadra fue negada por los historiadores.

Unas de las cuestiones que más se discutió al respecto de los libros de Mul.la Sadra son en qué tiempo y lugar los compuso. La mayoría de sus libros nunca fueron fechados, y para saber sobre esto tenemos que recurrir a otros documentos y evidencias. Por ejemplos, las fechas de composición de algunos de sus libros son inferidas en “Al-Mabda’ wal Ma’ad”, en “Al-Hashr” y en las interpretaciones de las suras del Corán.

El “Al-Mabda’ wal Ma’ad”, fue escrito en 1019 (H), la “Interpretación del Ayat al-Kursi” por el 1023 (H), “Kasr al-Asnam” en 1027 (H), “Iksir al-Arifin” en 1031 (H), el “Tratado de Al-Hashr” en 1032 (H), el “Tratado del Ittihad al-‘Aqil wal Ma’qul” alrededor de 1037 (H) y el “Mafatih al-Qayb” en 1029 (H). Las notas de sus otros libros no pueden ser precisadas.

Para conocer el lugar donde fueron escritos debemos considerar que Mul.la Sadra se mudó de Qom a Shiraz alrededor del 1040 (H)-(1630 d. C) y antes del 1015 (H)-(1605 d. C) viajó hacia Qom (donde residió en la zona suburbana de la ciudad), viniendo de Shiraz o alguna otra localidad de las inmediaciones, a menos que haya escrito durante algunos de sus largos viajes.

Un estudio analítico de la obra de Mul.la Sadra

La personalidad de Mul.la Sadra tenía varias dimensiones, y su vida fue excepcional. A diferencia de otros filósofos no tuvo una vida colorida. No sólo fue un filósofo, pensador y fundador de una escuela de pensamiento, poseedor del conocimiento de las ciencias de su época, inclusive de la matemática, de la astronomía, de la medicina y de las ciencias islámicas como la interpretación y el hadiz, fue también un exitoso profesor de filosofía y un destacado escritor de numerosas y valiosas obras. Además, fue un gnóstico, un asceta y un adorador que poseía algunos dones sobrenaturales, de manera que, él afirmaba ser capaz de proyectar su espíritu fuera del cuerpo siempre que lo deseaba para observar la dimensión no-material.

Sin duda, el título de filósofo no es suficiente para Mul.la Sadra, e incluso que lo denominásemos de gnóstico o especialista en la gnosis teórica no sería aún suficiente para presentar su sublime posición.

Mul.la Sadra era como un polígono, que tiene en cada dimensión una de las ciencias de su época. Fue un filósofo aristotélico, un erudito en la filosofía metafísica (iluminista), un sabio versado en la ciencia de la Teología islámica, un maestro de la gnosis teórica, un destacado comentarista, un singular especialista en hadiz, un maestro en la literatura persa y árabe y un matemático. También poseía conocimiento de la medicina tradicional, de la astronomía y de las ciencias naturales e incluso de algunas ramas de las ciencias ocultas, lo que no debe naturalmente ser confundido como las artes mágicas o la magia.

Todo lo que mencionamos indica que el dominio de su conocimiento era increíblemente amplio. Más, Mul.la Sadra tenía otras dos características encontradas en otros científicos. La primera se relacionaba con la profundidad de su conocimiento. Él nunca se consideró suficiente para saber, aprender, enseñar y escribir, por el contrario, acostumbraba a examinar los problemas filosóficos tan profundamente como fuese posible y descubrir todo lo que había por conocer. Fue así, que a la luz de esta característica, él consiguió plantar la simiente de una gran revolución en la filosofía.

Su segunda característica como erudito se relacionaba con la altura de su conocimiento filosófico. Siempre buscó utilizar la investigación como alas para ir más allá de las deducciones comunes y de las percepciones de los filósofos y examinar las difíciles cuestiones filosóficas adoptando un enfoque más amplio y penetrante. Por lo tanto, podemos considerarlo un filósofo creativo que presentó varias teorías inéditas en la rama de la filosofía. Sus innovaciones al respecto son mundialmente famosas.

Como Sohravardí (filósofo iraní del Siglo VI de la Hégira) y Plotino, Mul.la Sadra creía que aquel que separa al alma del cuerpo y opera fenómenos extraordinarios no es un verdadero sabio o filósofo. Sus dos maestros, Sheikh Baha ud-Din y Mir Damad, poseían poderosos dones espirituales. Mul.la Sadra estudió y permaneció algún tiempo con estos dos sabios prominentes, sin embargo, creía que su retiro (entre los 30 y 35 años) en un pueblo (Kahak) próximo a Qom, y su soledad, adoración, aislamiento y abandono de toda expectativa en relación a las personas lo ayudaron a abrir la ventana de delante de sus ojos a la verdad y el mundo desconocido.

Él escribió sobre esto en la introducción del “Asfar”. Su reclusión, que estuvo acompañada de un tipo de piedad espiritual, lo ayudó a volverse un hombre fuerte, dotado de un alma vigorosa, de manera que, como Platón, él se volvió capaz de percibir las realidades de la filosofía no solo a través del raciocinio, sino también de la intuición. Estas prácticas ascéticas transformarán a un joven servil y frágil en un maestro paciente, perseverante y resistente, que podía soportar los ataques de los envidiosos y sabios mediocres de su época, tal como una montaña, y seguir su misión sagrada antes del fin de su vida.

El retiro en Kahak fue un importante punto de cambio en la vida de Mul.la Sadra, aceleró inmensamente su crecimiento espiritual y académico y consolidó su determinación en la escuela del camino de la vida. La historia de su infancia y adolescencia revela que, desde el inicio de su educación, estaba interesado tanto en la adquisición de conocimientos como en la purificación y en la preparación del alma. Había escogido su camino por anticipado, sin embargo, su retiro y las prácticas ascéticas en aquel viaje a Kahak aumentarían su determinación en trazar el camino de su vida.

Mul.la Sadra fue incomparable entre los filósofos occidentales, ya sea en el conocimiento de la filosofía, en carácter o en espíritu. El Profesor Henry Corbin considera que si pudiéramos reunir a Jacob Boheme y Emmanuel Swedenborg, y añadir a ellos Tomás de Aquino, tendríamos un Mul.la Sadra.

Sin embargo, el escritor es de la opinión de que esta admiración no es suficiente para celebrar la grandeza de Mul.la Sadra. La historia de su vida y obra indica que él sólo puede ser comparado con la figura de Pitágoras, o al menos con Platón. Un estudio determinado de su filosofía revela que ella posee los mismos orígenes en los pensamientos de estos dos prominentes filósofos, tanto que, Henry Corbin y algunos otros estudiosos lo llamarían como filósofo neo-pitagórico o neo-platónico.

Más allá de estas extraordinarias cualidades, debemos admitir que él fue un ejemplo típico de ser humano, poseyendo un carácter sublime, comportamiento admirable, un alma purificada y un profundo conocimiento de todas las ciencias, en particular, de la filosofía; y todas estas características estaban reunidas en un mismo ser humano, de la manera más perfecta posible. Y, además de su renombrada escuela de pensamiento, él supervisó un centro de enseñanza en el cual, aún años después de él, un gran número de exitosos sabios fueron preparados.

Las características personales de Mul.la Sadra pueden ser estudiadas a partir de diferentes perspectivas:

  1. Su psicología, moral, su espíritu preparado religiosamente y su desapego de las cosas mundanas.
  2. Su amplio conocimiento de todas las ciencias de su época.
  3. Su respetable posición social, a pesar de la enemistad de las personas envidiosas, arrogantes y vulgares.
  4. Su papel en el trabajo de revivir y difundir la filosofía, elevar la posición del pensamiento filosófica en Irán e introducir la filosofía islámica.
  5. La magnitud de sus obras, su valor cualitativo y cuantitativo en el aspecto científico.
  6. Su valor académico, las innovaciones y la defensa de sus ideas.
  7. La fe religiosa y la tendencia a las cosas espirituales.
  8. Su creatividad, la capacidad de inferir sobre las ideas de otros, y un gran poder de raciocinio, intuición y entendimiento.

 

Extraído del libro La Filosofía Transcendente de Mul.la Sadra

Editorial Elhame Shargh

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

Article_image
Article_rate
No votes yet