El Imam Sâdiq (la paz sea con él) es el primer sabio que estableció la tradición del debate de los alumnos con el maestro y entre ellos mismos. Esta tradición, tras él, fue adoptada en las universidades islámicas y en los centros teológicos, particularmente en las escuelas shi'itas. Después de cada lección, los alumnos debatían entre ellos, para entender mejor las enseñanzas del maestro. En este capítulo recogemos algunos de esos debates que tuvieron lugar entre el Imam Sâdiq (la paz sea con él) y uno de sus discípulos, Yâbir Ibn Haiiân, sobre distintos temas: El movimiento como origen de la vida, la Unicidad de la existencia, las relaciones entre revelación y ciencia, la sabiduría divina,...Este artículo nos adentra en la sapiencia y espiritualidad de los imames en sus debates filosóficos-religiosos con diferentes sabios.
Un día, Abu Hanîfah se presentó ante la casa del Imam Sâdiq (la paz sea con él) y pidió permiso para poder ver al Imam, pero el Imam no se lo concedió.- Me quedé esperando frente a la puerta - relata el propio Abu Hanîfah - hasta que llegó un grupo de personas procedente de Kufa. Pidieron permiso para entrar y el Imam se los dio, y yo entré con ellos. Cuando estuve en su presencia, le dije: ""Es necesario que mande usted alguien a Kufa, para impedir que hablen mal de los compañeros del profeta Muhammad (la paz y bendición sean con él), como lo están haciendo en este mismo momento más de diez mil personas en esa ciudad.
Cuando el Imam Ali (P) eligió a Malik Al-Ashtar para la gobernación de Egipto, le dispuso una carta relacionada a la forma islámica de gobierno, en la cual exponía las particularidades que debía poseer un juez en el sistema gubernamental islámico. En ella, el Imam (P) ordena a Malik que elija para la magistratura a personas que posean dichas características.
Al comienzo de la misión profética, estaba un día el Mensajero de Dios sentado en el patio de la ka’ba, cuando un grupo de los aristócratas y principales de Quraish, entre los que se encontraban Abul Bajtarí, Abu Yahl y As ibn Wâ'il, hicieron su entrada en la mezquita. El Profeta Muhammad (la paz sea con él y su descendencia) estaba ocupado enseñando el Corán y las leyes del Islam a algunos de sus discípulos y compañeros. Al ver al Profeta con sus compañeros, se dijeron: ""Poco a poco, el trabajo de Muhammad está dando sus frutos y haciéndose extremadamente importante...
En tiempos del Profeta (BP) no existieron juzgados como los existentes en la actualidad; en otras palabras, no existió un poder Judicial diferenciado del poder Ejecutivo y del Legislativo, con los amplios equipamientos y facultades de hoy en día. Es más, la división del estado en tres poderes es algo que básicamente no tiene precedentes en la historia del Islam.