Muertos el Fascismo y el Comunismo –Según Fukuyama- ¿Queda algún otro competidor ideológico? “En el mundo contemporáneo solo el islam ha presentado un Estado teocrático como alternativa política tanto al liberalismo como al comunismo”; a tal fin señala que el islam es un contrincante, aunque hace sus interpretaciones desde el limbo y no desde los albores mismos de la revolución islámica pues Fukuyama es un firme y fiel representante del neoliberalismo y que con su “teoría” ha intentado permear el pensamiento laissez faire, laissez passer anquilosando los verdaderos principios del ser humano, más aún cuando sus críticas tienen como uno de sus derroteros al Islam y en concreto a la República Islámica de Irán.
Trump no obstante de haber destruido un tratado internacional (5+1), hoy aún sigue estrangulando la economía persa, un país que ha demostrado con una verdadera voluntad que su programa nuclear tiene fines pacíficos tal cual corroboraron los agentes del organismo internacional
El poder se convertido hoy en uno de los elementos más importantes para gobernar un estado; aquella influencia o dominio político tácito o explícito hacia los individuos  y al conjunto de los individuos, ha sido siempre un tema insoslayable de la historia de la humanidad, guerras, opresión, colonización, asesinatos  genocidios; etc… han sido muchas veces los medios para acceder al mismo. Muchos sujetos internacionales han usado este elemento para oprimir a los pueblos y muchos otros para colaborar y solidarizarse con las causas justas del mundo o de la Humanidad. En ese contexto los estados han asumido una serie de medios y factores para establecer y delimitar su poder en aras de dar una estabilidad política de paz en sus regiones, muchas veces no comprendidas por la falta de la conciencia, empatía o intolerancia con otras formas y paradigmas de administración del poder; sin duda el debate para definir y delimitar el poder nunca acabará; pero no está demás hacer el análisis a partir de una realidad concreta.
Hablar de Revolución es cambiar esquemas no sólo materiales, sino por sobre todo espirituales, en 1979 se erigió un nuevo estado soslayándose de manera legítima los anquilosados sistemas políticos de occidente que habían sido instaurados por los gobiernos cómplices que ayudaron a explotar y enriquecerse a grupo de personas entorne a un monarca que era un dictador; el Sha Reza Pahlavi.Este artículo nos ofrece un punto de análisis de uno de los acontecimiento más importante del siglo XX y de una personalidad trascendental de la historia, el imam Jomeini.
En muchas intervenciones de políticos, analistas o juristas dentro el mundo occidental cuando se hace mención a la defensa de los derechos humanos inmediatamente se invoca a la Declaración de Derechos Humanos del 10 de Diciembre de 1948 como un modelo jurídico político humanitario absoluto desechando en gran medida otros documentos jurídicos que los actores internacionales fuera de los “lobbies” políticos han trabajado, consolidado y obtenido. Ello hace entender que la Declaración del 10 de Diciembre es una regla general e “ícono mundial” que debe ser aplicable  “de iure” por todos los sujetos del derecho internacional.Este artículo se propiciará un estudio comparado sobre la visión histórico-jurídica de los derechos humanos del occidente y en el Islam.
La reivindicación y la lucha por lograr los derechos de los hombres y las sociedades, siempre se han conseguido por medio del sacrificio de aquellas personas que creen en los principios de libertad, paz y armonía, muchas veces las mismas han tenido que ofrendar sus vidas en pro de sus descendientes con el único fin de que puedan tener días mejores.Muchos de los hijos, hijas y nietos (as) de aquel grito de libertad que se dio en 1979, hoy viven con una convicción certera de que la sangre derramada por sus progenitores ha sido uno de los mejores sacrificios por su nación, la cual sigue latente después de 36 años; siendo ello contestatario a todos aquellos opositores que antes y después han huido del proceso revolucionario, así como la constitución del mismo, atrincherándose en otros países para que desde allá sigan difamando sinuosamente con la ayuda de algunos medios fascistas y totalitaristas.
“La invasión a Siria por parte de EEUU ha sido la prueba contundente de cómo las normas internacionales sólo son letra muerta, de cómo la administración Norteaméricana sin ningún límite de poder ha invadido un territorio actuando de manera unilateral, autoritaria y fascista arguyendo para tal ataque que el Gobierno Sirio ha usado armas químicas, no existiendo pruebas claras y contundentes respeto a ello; así mismo se debe poner en claro que desde el año 2013 Siria se adhirió a la Convención para Prohibición de Armas Químicas (OPAQ( y como muestra de su voluntad política y de paz en junio de 2016 la O.P.A.Q. (por sus siglas en Ingles) confirmo que las reservas de sulfuro de mostaza habían sido retiradas completamente del territorio Sirio”.
De un tiempo a esta parte hemos sido testigos como nunca de una serie de atentados terroristas, asesinatos, raptos, genocidios, intervenciones armadas; etc… en suma una serie de injusticias que se viven en estos tiempos; lo que ha conllevado a buscar a culpables y por supuesto las posibles “soluciones” a cada uno de estos acontecimientos catastróficos, nefastos y hasta inhumanos.
Desde el 25 de marzo de 2015 la comunidad internacional ha sido testigo de las múltiples atrocidades cometidas por la monarquía saudita quien en confabulación con otros países de manera directa es la culpable de las masacres que se están suscitando en este momento en Yemen, ciudades y más que todo la población civil son los testigos de la injerencia bélica y del ataque desmedido del país árabe hacia la población yemení. La mayoría de los medios internacionales proclives a los países que quieren doblegar y dominar la zona hasta la fecha y como de costumbre en la mayoría de sus informes, solo muestran retazos de sus verdades que quieren informar.
Michel Foucault ha sido conocido ampliamente por sus estudios en torno al “poder” con una amplia producción intelectual filosófica; pero más allá de toda su obra, no deja de extrañar a muchos su posicionamiento con respecto al islam, los musulmanes y el shiismo; este connotado intelectual visita Irán en 1979 para presenciar aquella revolución que tenía particularidades que estaban lejos de las revoluciones típicas, hasta esa época suscitadas en el mundo, cuestionando  el porqué de su triunfo para que finalmente pueda admirarla como un nuevo paradigma de administración del estado, sobre la base de la fe y la espiritualidad que yuxtaponiendo a la política era un instrumento para cumplir los principios de Dios.