(En ocasión de un nuevo aniversario del nacimiento del Imam Mahdi)Cuando lo vi en ese estado me quedé estupefacto. Había algunas personas conmigo y se sorprendieron, al igual que yo, al ver esta escena. Jamás lo habíamos visto así, era una situación extraña y conmovedora.Estaba sentado en la tierra sin ninguna alfombra, tenía puesto un áspero vestido con mangas cortas y sin cuello. Lloraba fuertemente al igual que una madre que ha perdido a su hijo. Era tan desgarrador y triste, que derretía el corazón de la piedra, el dolor se reflejaba en su pálido rostro, se veía cansado por la intensidad de su llanto.Este artículo rinde homenaje al natalicio del Imam Esperado.
Estamos unidos a las esperanzas de la humanidad y estamos atrapados entre los opresores. Por tanto nuestra vista está completamente entrenada en el adviento del gran salvador que vendrá para establecer el gobierno divino, de modo que para nadie haya necesidades y para que no haya injusticia en el mismo.Estamos convencidos de la llegada de la era de justicia en la cual la injusticia, la opresión y la esclavitud serán erradicadas y se extenderán el amor, las cualidades morales elevadas, la igualdad y el sacrificio entre la gente, y a la sombra de dicho gobierno los poderes que juegan con la vida humana y expanden la destrucción sobre la tierra serán destruidos y suprimidos.
“No está permitido comercializar productos israelíes ni (comprometerse con) las empresas que estamos seguros respaldarán efectivamente a “Israel”; es decir que "Todo trato comercial que beneficie al régimen israelí está prohibido".
EL Profeta Muhammad (P.B.D) según historiadores y testigos era analfabeto, por lo tanto era imposible que haya escrito un texto divino, al respecto ponemos a consideración algunos argumentos que demuestran este pensamiento errado. Primero: Muhammad (PBD) hubiese naturalmente omitido del Corán aquellos versos que pudiesen perjudicar sus ambiciones; pero no lo hizo así.
El espiritismo, la práctica de comunicarse con los espíritus de los muertos, alcanzó su mayor auge durante el siglo XIX en que se convirtió en una disciplina codificada. Numerosas personalidades en todo el mundo han observado la posibilidad de tal comunicación, que puede ser considerada una de las pruebas vivas sobre la autonomía e inmortalidad del espíritu.
El papel de la mujer dentro de la religión llegó a estar tan sumido en la desgracia que se cuestionó por parte de algunos sínodos cristianos la presencia del alma en sus cuerpos, en abierta oposición al sentido de las escrituras y de las palabras de Jesús (P), lo que dio por sentado que la superación de la misma no era más que una pérdida de tiempo. Conforme a la tradición islámica, muchos de los antiguos conceptos del Dios Padre fueron dejados atrás, lo que resultó molesto para comunidades acostumbradas a ver a Dios de una manera masculina...
En el Islam, el término árabe futuwwat, que la historiografía occidental ha traducido por «caballería», estaba dotado de una subyacente dimensión religiosa, y aún mística, y revelaba antes que nada un estado espiritual. La «caballería» islámica, por consiguiente no constituía una orden como los templarios u hospitalarios, ni debe entenderse, al igual que en la Europa medieval, como una institución ligada al feudalismo, ya que no era sino una virtud característica de la ciudad o estado islámico «ideal» explicado por al-Farabí, Averroes y otros sabios musulmanes.
El conocimiento que poseía el 8vo Imam ayudó no sólo a difundir el islam; sino también a ser un referente e imagen de la ciencia en el ámbito de la academia científica, por sus grandes aportes y contribuciones en esa área y porque en sus ponencias, así como en las sesiones y reuniones científicas que impartía no sólo estaban reservadas para los musulmanes shiítas, o también para eruditos sunitas.
La cristianización de Roma y con esto la consolidación del dominio papal, trajeron aparejados la expansión de las ideas judeo-cristianas y el triunfo de una sociedad patriarcal. La figura del hombre como centro del mundo se entronizó, dejando a un lado, no solo a la mujer, sino también el carácter femenino de la Existencia.
El santo Profeta (BP) conocía las actividades que se desarrollaban fuera de su casa y cuyo propósito era apoderarse del califato. Para prevenir este desvío decidió consolidar la orden de sucesión en el Príncipe de los creyentes y su descendencia dejando un documento escrito. Por lo tanto, un día que los discípulos lo visitaron meditó un rato y luego les dijo: “Proporciónenme pluma y papel a fin de escribir algo por lo cual jamás se desviarán”. En ese instante Umar, que sería luego el segundo califa, rompió el silencio de la reunión diciendo: “El Profeta se ha agravado, el Corán está frente a nosotros y nos es suficiente”.

Pagination