La santidad y el renombre de las ciudades musulmanas depende en gran medida de los lugares de peregrinación que albergan y de la calidad de la enseñanza que dispensan. Las tumbas de los profetas, imames y santos, especialmente venerados por los shiíes, fueron desde un primer momento puntos de encuentro y convención.«Lugares propiamente religiosos e históricos, centros místicos, cénaculos de la ciencia, el arte o la filosofía, existen en todas las religiones, y muy particularmente en el Islam, los espacios tocados por lo sagrado que evocan para los fieles los refugios que permiten retomar el aliento, orientarse y dar sentido a una introspección. Como puentes entre los visible y lo invisible, lo instantáneo y lo eterno.
Âsiah era la esposa del Faraón, quien era arrogante, malvado, malicioso, además que tenía malas creencias y cometía actos reprobables. El Sagrado Corán describe a Faraón como injusto, orgulloso, criminal, derramador de sangre y tirano. Âsiah se sentaba en el trono al lado del Faraón como la reina del gran país donde todo estaba a su alcance. Âsiah era un gobernante como lo era su esposo. Ella tenía gran autoridad y podía tomar lo que quisiera del reino y de la riqueza del país.
Por una parte, la libertad política está directamente relacionada al poder político y al gobierno; pero por el otro lado, se relaciona con el papel de la gente en el sistema. Puede decirse que la libertad política es el principal problema y uno de los temas fundamentales en el campo de la libertad. Algunos incluso consideran la libertad política como “la madre de las libertades” y en verdad prueba serlo. Un gran número de luchas contra los gobiernos déspotas y varias revoluciones liberales en el mundo han tenido como objetivo el logro de la libertad política. Hoy día la libertad política está entre los elementos necesarios e innegables de los sistemas democráticos.
De un tiempo a esta parte, mucho se ha asociado al islam con el terrorismo, así como la guerra santa, siendo que en el islam no existe tal guerra; pues todos esos apelativos fueron construidos desde el lente de la mayoría de las personas y medios corporativos de comunicación, cuyo fin es desprestigiar y sepultar al islam y los musulmanes, peor aun cuando estos no comprenden el verdadero mensaje del islam puro, ya que es muy fácil y cómodo criticar y desprestigiar sin conocer, ni saber.
Cada religión encarna una parte específica en el mapamundi de la espiritualidad. Muy probablemente, el Islam sea una de las pocas tradiciones espirituales –quizás la única- que, a diferencia del resto, no se define por el nombre de su fundador -como ahora el    cristianismo o el budismo, por ejemplo-, ni tampoco por el grupo étnico del que surgió -como es el caso del judaísmo- o por el nombre del país de origen -como el hinduismo-, sino por la actitud y la vivencia interior. En efecto, la denominación de Islam, que deriva del verbo árabe àslama, quiere decir aceptación profunda de Dios, o lo que es lo mismo, entrega libre y confiada a Su poder y magnanimidad. Al mismo tiempo, el vasto campo semántico del término Islam incluye otras acepciones como «Paz» y hasta «Salud».
«No pueden encontrar a nadie como el señor Jamenei, tan comprometido con el Islam y tan decidido a servir a su pueblo con todo el corazón. Hace muchos años que lo conozco» (Imam Jomeini, r.a)
Este gran hombre nacido en las entrañas de la familia de Ahlul Bayt es uno de los grandes líderes religiosos, políticos, filósofos y místicos del mundo; dirigió una gran revolución en el siglo XX contra el régimen Monárquico de Reza Pahlavi en Irán estableciendo un estado y gobierno Islámico cuya política exterior fue (como lo es en la actualidad) "Ni este, ni oeste solo la República islámica", manifestación acompañada junto al de “Dios es el más grande”, siendo consignas que fueron escuchadas desde el inicio de la revolución contra la monarquía absolutista del Sha.
El amor al Profeta Muhammad (BPD), el sello de los Profetas, es lo que en la actualidad debe unir al mundo entero, en defensa siempre de los oprimidos del mundo, y en defensa de los que tratan de dividir al islam; pues el Islam verdadero es aquel que fue predicado por el Profeta Muhammad (PBD) como la religión del amor y la misericordia.
Los jariyitas generaron una inflexibilidad y un estancamiento que era opuesto totalmente a esta concepción coránica que procura que el conocimiento islámico (fiqh) sea algo dinámico y vivo. Ellos concebían la educación y formación islámica como algo muerto, estático, y así arrastraron dentro del Islam formas y estructuras duras.Al Islam jamás le han interesado las estructuras, las formas y manifestaciones externas de la vida; sus enseñanzas en cambio están todas dirigidas al espíritu, al significado y al camino que le permite al hombre alcanzar ese objetivo y esos significados. El Islam ha tomado como propio esas metas y significados y la guía por el camino que lleva a lograrlos, mientras deja al hombre libre en los demás asuntos, y así navega a distancia prudente para evitar cualquier choque con la civilización y la verdadera cultura.Este artículo aunque fue escrito a finales del siglo pasado aún hoy posee una gran inmediates y pertinencia .
Hoy el Islam es la fuerza más grande en el mundo. Sus enemigos no pueden dañarlo, es como un poderoso roble a quien la tormentas del mundo no pueden arrancarlo, aunque hubo un tiempo en el que este gran roble era un pequeño arbolito, y urgentemente necesitaba de alguien que lo protegiera de los huracanes de la idolatría y el politeísmo los cuales trataban de arrancarlo.

Pagination