En el año 200 d.H. el Califa ab­basí Al-Ma’mûn, in­vitó al Imâm Ar-Ridâ (P) a Jorasán (re­gión situada en el no­reste de Irán), quiénaceptó la in­vitación en con­tra de su voluntad diri­giéndose hacia esa región acom­pañado por una caravana enviada por el califa. Transcurrido un año del exilio del Imâm Ar-Ridâ (P), Fátima Ma‘sûmah (P), con la esperanza de ver una vez más a su querido hermano y acompañada por otros de sus hermanos y sobrinos, par­tió rumbo a Jorasán. Durante el viaje la caravana fue muy bien re­cibida por la gente de las ciu­dades y regiones por las cuales transitó.
Durante más de 500 años los pueblos latinoamericanos han sufrido la humillación, el vilipendio, el despojo de sus tierras, el genocidio, feminicidio, esclavismo etc, solo por citar algunos ejemplos por parte de algunos individuos que decían practicar el catolicismo, en algunos casos los mismos solo eran cristianos de nombre y hasta a veces solo personas que perseguían intereses egoístas y ambición de poder. Sin duda referirse a estos elementos es para nunca acabar por el sin fin de argumentos que se tiene al respecto, el caso del presente trabajo no es sino un esbozo del porque una gran mayoría de estos pueblos conquistados otrora como ahora han aceptado la fe “católica, Apostólica y Romana” y de cómo estas personas han aceptado otro tipo de prácticas espirituales, ¿Acaso el catolicismo y/o cristianismo no ha sido el alimento espiritual por excelencia? ¿Acaso en la actualidad el catolicismo va perdiendo más adeptos a su fe? ¿Sera que el día de mañana la América Latina en su mayoría practicante de la fe cristiana puede dejar la misma y adoptar otro tipo de creencias?
El 18 de Dhu'l'Hiyyah es el día de la Fiesta de Gadhir, la cual es una de las mayores celebraciones de Dios. Además, es la fiesta de la Familia del Profeta Muhammad (PB). De hecho, es una de las más grandes fiestas del Islam. Todos los Profetas de Dios solían celebrarla y venerarla. En los cielos, se le conoce como el «Día del pacto prometido» y en la tierra, como el «Día del pacto exigido y atestiguado por Multitudes».Este artículo nos habla sobre un tema de gran importacia en la historia del Islam.
Por todo ello, fue anunciado por todos los Mensajeros que lo precedieron, y tal mención figura en la Biblia:«Yo les suscitaré, de en medio de sus hermanos, un profeta semejante a ti, pondré mis palabras en su boca, y él les dirá todo lo que yo le mande». (Deuteronomio 18:18)«Y luego pone el libro frente a quien no sabe leer, diciendo: «Ea, lee eso»; y dice este: ''No sé leer''». (Isaías 29:12)«Y yo [Jesús] pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre». (Juan 14:16)«Pero el Paráclito, el espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho». (Juan 14:16)«Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí». (Juan 15:26)«Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré». (Juan 16:7)...
La tradición islámica muestra a Jesús dueño de una extraordinaria sapiencia mediante la cual definía la profunda realidad del mundo y exhortaba con su conducta y su palabra al ascetismo y desapego. Él mismo no tenía casa, ni montura, ni esposa e hijos, y con respecto al mundo decía: «¿Quién construye una casa sobre las olas del mar? ¡Oh gente, el mundo es como un mar agitado!, ¿Por qué lo tomáis como un lugar de residencia estable y permanente?».En una narración de Ali (P), el sucesor del Profeta Muhammad (PB), leemos que mientras disertaba sobre el valor de lo mundano, se refería a Jesús (P), diciendo: «Tomaba la piedra como almohada, vestía ropas rústicas, comía vegetales silvestres, estaba la mayor parte del tiempo hambriento, su lámpara de noche era la luna y en el invierno, su único refugio eran los horizontes del Oriente y el Occidente. Sus frutas y verduras eran las mismas que la tierra hacía brotar para los animales. No tenía una esposa que lo distrajese, ni hijos que lo afligiesen, ni riqueza que ocupase su atención. No tenía codicia alguna que lo rebajase, su transporte eran sus pies y sus sirvientes sus manos»...
Hoy es 30 del mes de Safar del calendario islámico, día en que recordamos el aniversario del martirio del Imam Ri?? (la paz sea con él), el octavo Imam de los musulmanes inmaculados de Ahl al-Bait (P).En esta jornada, millones de musulmanes chiitas de todo el mundo acuden al Santuario del Imam (P), en la ciudad de Mashhad, al noroeste de Irán, con el fin de recordar el martirio de este noble descendiente del Profeta Muhammad (PB).El Imam Ri?? (P) conocido como «el Sabio de la familia del Profeta del Islam», nació en el año 148 de la hégira en la ciudad de Medina y, asumió su Imamato a los 35 años, encargándose desde entonces de guiar a la comunidad islámica tras el martirio de su padre, el Imam al-Ka?him (P).Durante su liderazgo de dos décadas, se caracterizó por celebrar reuniones con científicos y sabios de aquel entonces, en las cuales respondía a las diversas preguntas que se le planteaban.
Era invierno, unos años antes de la Revolución Islámica, cuando un grupo de visitantes de ciudades lejanas se dirigía hacia Qom. En ese entonces Qom carecía de electricidad. Habiendo llegado la noche y después de una copiosanevada este grupo de peregrinos se extravió, descaminándose en el desierto adyacente a la ciudad. Suplicaron para que Fátima Ma‘sûmah (P) los auxiliase y rescatase de tan peligrosa situación.
Qom fue desde el siglo I del Islam el centro de los Shî‘as. Muchos de los descendientes de los Imâmes (P) y sus discípulos visitaban Qom. Con la llegada de Fátima Ma‘sûmah (P), esta ciudad ocupó un lugar especial en la historia y cultura del Islam Shî‘ah, estableciéndose en esta zona un centro académico, y al convertirse en un Centro Teológico, el brillo y luz de la fe y espiritualidad comenzaron a manar de esta ciudad, tal y como el Imâm Sâdiq (P) manifestó: “Ciertamente que Qom es mi Haram (santuario, lugar seguro, refugio) y el Haram de mis hijos (los Imâmes) luego de mí”.