Islam terrorismo y guerra santa: ¿Los musulmanes son terroristas?

Por: Mohsen Rabbani

De un tiempo a esta parte, mucho se ha asociado al islam con el terrorismo, así como la guerra santa, siendo que en el islam no existe tal guerra; pues todos esos apelativos fueron construidos desde el lente de la mayoría de las personas y medios corporativos de comunicación, cuyo fin es desprestigiar y sepultar al islam y los musulmanes, peor aun cuando estos no comprenden el verdadero mensaje del islam puro, ya que es muy fácil y cómodo criticar y desprestigiar sin conocer, ni saber.

Lo que surgió fruto de esta mala interpretación es la islamofobia hacia las musulmanas y musulmanes, creando con ello un estado crítico para todos aquellos creyentes que están en el mundo, los cuales no tienen alguna relación con la mala interpretación del islam y los verdaderos musulmanes.

En ese sentido, lo que si existe es la deformación y la mala decodificación de la palabra Yihad (Esfuerzo), el mismo que se divide en interno (Grande) y externo (Pequeño). La Yihad Interna es la lucha más grande que tiene todo musulmán; pues es la lucha contra su carácter, su ego, sus pasiones y todo lo malo que hace que una persona sea mala en su temperamento y su comportamiento. La Yihad externa es el esfuerzo pequeño que consiste en combatir contra los opresores y arrogantes, por ejemplo, si una nación es invadida por cualquier opresor según el islam es obligatorio que hombres y mujeres defiendan la integridad de su territorio. Poniendo otro ejemplo, es como cuando un ladrón armado irrumpe y ataca a diestra y siniestra nuestro hogar, en tal situación lo que se debe hacer es defender nuestro hogar y nuestra familia. Sin embargo, la verdadera lucha es contra nuestro ego ese el Yihad Grande, no el que mal interpretan las personas cuando dicen guerra santa.

Otro concepto, que está en boga es la inmolación, siendo que en el islam dañar a otras personas como asimismo es ilícito y prohibido, así, por ejemplo, si alguien le propina una bofetada a una persona, el agresor debe pagar una multa islámica; estas sanciones están escritas en las leyes islámicas. Por ejemplo, si se mata a una persona se debe pagar con la vida aquí se aplica la ley del talión, previo proceso judicial, así mismo si se atenta contra parte del cuerpo de una persona, el agresor será sancionado con todo el peso de la ley.

Los atentados o inmolaciones” que ocurren en Afganistán, Pakistán o Irak, u otros países, es contra los musulmanes revolucionarios y creyentes. Muchas veces, los extremistas que hacen sus propias interpretaciones del Corán, utilizan ésta como pretexto para dañar a personas creyentes e inocentes. En ese sentido, los verdaderos musulmanes no ponen bombas o artefactos explosivos, salvo la Yihad pequeña que es por la defensa de su familia y su territorio, la misma que tiene requintos especiales en concomitancia con las leyes religiosas.

En ese sentido, los enemigos del islam ponen estos artefactos explosivos “pasando factura” a los musulmanes, así mismo son grupos que están infiltrados dentro de las comunidades islámicas, que en la mayoría de los casos tienen conexiones con hordas wahabís pronorteamericanas, siendo el resultado el asesinato de miles de personas; mujeres, niños y ancianos.  Por ejemplo, los Talibanes fueron creados por EEUU, Arabia Sudita y Pakistán, este grupo terrorista a nombre del islam, cegó la vida de muchos inocentes, cuando el Islam de acuerdo a los preceptos axiológicos es una de las religiones de paz y de amor, tal cual manifiesta el Sagrado Corán en la sura “Las Mujeres” Aleya 92, que Un creyente no puede matar a otro creyente”.

Todo lo contrario, el islam es sinónimo de paz, de amor; pues la palabra islam viene del verbo “salama” y el verbo “salema” que significa salud, paz y tranquilidad, manifestando Dios en el Corán: ¡Creyentes! ¡Entrad todos en la Paz y no sigáis los pasos del Demonio! Es para vosotros un enemigo declarado” (Sura 2, Aleya, 208) por lo cual “Islam” quiere decir también que nos sometamos a las leyes divinas; así como sigamos a los Profetas de Dios: Abraham, Moisés Jesús el Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Dios sean con ellos), así como seguir las leyes divinas y los verdaderos libros sagrados como el Evangelio, la Tora, los Salmos y el Sagrado Corán. 

El verdadero musulmán es seguidor de la verdad, la paz y la justicia; dentro sus principios no está el dañar a la gente, salvo que actúe en defensa de su familia o de su tierra contra los opresores, quienes muchas veces con el slogan de establecer su paz, invaden, esclavizan y asesinan a personas creyentes en el mundo, en estos casos un verdadero siervo de Dios está obligado a defender a su familia, su tierra, su país contra los agresores; pues  “Dios dirige a quienes buscan satisfacerle por caminos de paz y les saca, con Su permiso, de las tinieblas a la luz, y les dirige a una vía recta”. (Corán 5:16)

Todos derechos reservados. Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com - Fundación Cultural Oriente

Article_image
Article_rate
Average: 3 (2 votes)