El tema de la personalidad de la mujer juega un papel trascendental en el reconocimiento de las féminas  en cada credo, religión y cada tendencia de pensamiento; puede a través del retrato que muestra del rol de la mujer, dar su opinión y exponer su postura con respecto a los asuntos relacionados con ella. En otras palabras, todos los otros temas como: los derechos de la mujer, participación social de la mujer, perfecciones morales, velo y adorno, son relevantes y están correlacionados con los aspectos del carácter de ésta. Este artículo nos muestra este aspecto importante de la vida social y espiritual del ser humano .
Tenemos que investigar y examinar cuidadosamente, la perfección de la mujer, en dos terrenos: conocimiento y conducta moral. Este tema puede ser establecido desde dos perspectivas; el primero no es la confirmación teórica y la segunda es la consideración original e histórica. Además, este asunto puede discutirse de acuerdo con los textos y fuentes religiosas. Esta teoría puede probarse conforme al Corán y a la Sunna del Profeta, también con base en las evidencias históricas y externas.
El grado de cubrirse en cada doctrina y sociedad, depende de muchas cosas tales como la manera de mirar del hombre, la familia, el rango de aceptación de la participación social de la mujer, la mutua influencia de ambos sexos, etc.En la religión islámica el asunto de cubrirse tiene la misma norma que en esta doctrina que ha admitido cierto ultra-material y madurez para los seres humanos, hombre y mujer, porque el hombre no es la única criatura que debe esforzarse por asegurar sus necesidades requeridas en la vida, pero hay otros campos de la vida mucho más amplios y profundos, que la vida misma, que pueden ser detectadas.
El tema que intento manifestar y exponer en este artículo es el significado que es antiético para el liberalismo sexual e inmoderado el cual es llamado, por el Corán, “tabarruy” (mostrar los encantos).En otras palabras, buscamos una respuesta a esta pregunta: ¿Puede la feminidad y la masculinidad -de la mujer y del hombre-, respectivamente, ser exhibida en la escena de la sociedad? o ¿esta cualidad está confinada dentro del reino de la familia, y la mujer y el hombre deben aparecer en la arena de la sociedad y actuar como dos seres humanos?El Profesor Mutahari dice:“De hecho con respecto a cubrirse y de acuerdo al término ?iy?b utilizado recientemente, no se pretende hablar acerca de si es bueno para la mujer aparecer cubierta o sin velo ante la sociedad. La esencia es: ¿Puede el gusto de la mujer y del hombre, que busca satisfacción a través del matrimonio, estar libre de responsabilidad? ¿El hombre tiene derecho a disfrutar, tanto como pueda, con cualquier mujer cometiendo o sin cometer fornicación? Por lo tanto, el punto clave del asunto es si se limita, a la esfera familiar y los cónyuges legales, todo el éxito o si se establece el éxito como libre para extenderlo al medio ambiente de la sociedad.”
En la actualidad, el campo de la vida social es la tercera área de esfuerzos del hombre para lograr la perfección, en la cual una gran porción de aptitudes y habilidades son puestas en prácticas; son efectivas tanto en la comprensión de la madurez del individuo, como en el éxito de la vida familiar.En esta época,   la vida social es mucho más variada y extensiva que lo que era en el pasado. Los ejemplos para esto pueden verse en el empleo, arte, deportes, pequeñas y grandes empresas en la sociedad, partidos y asociaciones, procedimientos legales, arbitraje, educación, y entrenamiento.
El segundo escenario de la vida humana, tanto de la mujer como del hombre, es la vida familiar. Este capítulo estará dedicado a manifestar la identidad común de estos entes dentro del marco de la familia y, si es imposible creer en la igualdad de carácter humano del hombre y de la mujer, a menos que sea probado en todos los campos de la vida. En el capítulo dos, lo común - entre ambos géneros- en la madurez individual y humana fue puesto en discusión, y en éste lo haremos acerca de la identidad común de ellos en el ámbito de la familia.Para lograr este objetivo, dos temas requieren ser estudiados: Primero, la forma en la cual el Islam comprende el matrimonio, al igual que la claridad que debe tener el formar una familia; y segundo, se prestará atención a la posición y estatus de la mujer en la familia.
En una narración, del Profeta (P), se reporta que dijo: “El paraíso, en verdad, está a los pies de las mujeres”. Esta tradición ha sido narrada en los libros de hadices con otras versiones como: “El paraíso está bajo los pies de las madres”, y “La construcción del paraíso está bajo los pies de las madres”, y otras.Con respecto a honrar a las mujeres, el Profeta (P) dijo: “El mejor de ustedes es aquel que es muy amable con sus esposas”.Él también dijo: “Ninguno honra a las mujeres sino el magnánimo, y ninguno las insulta sino el cruel depravado”.Este artículo da continuidad a la temática de la mujer y sus derechos en la religión islámica.