Hussain, acompañado de 72 fieles, junto a sus respectivas familias dan comienzo a su marcha hacia la ciudad de Kufa, para asumir el califato y encabezar así la oposición al segundo Califa Omeya Yazid, que representaba la imagen viva del gobernante injusto y alejado de la línea de moral islámica. A pesar de los llamados de sus seguidores a no acudir con sus familias a Kufa, Hussain convencido de la justeza de sus planteamientos y conducta responde antes de partir a su destino “... La muerte es ciertamente para la humanidad, al igual que la traza del collar en el cuello de las mujeres jóvenes. Soy un enamorado de mis ancestros como el entusiasmo de Jacob a José... Todos, quienes vayan a dar tributo de su sangre para nuestro bien y estén preparados para encontrarse con Alá, deben partir con nosotros...”.En la noche anterior a la batalla, Hussain reunió a sus hombres para recordarles que como hombres libres, eran también libres de abandonar el campamento, protegidos por las sombras de la noche o de otro modo afrontarían una muerte segura junto a él. Ninguno de los hombres de Hussain lo abandonó. Hussain comandó las fuerzas de su menguado pero valeroso ejército en una lucha desigual. Hussain y 72 de sus seguidores murieron con él en Kerbala en un sacrificio que lo signa como el mártir por excelencia del mundo chií...
El régimen israelí, día a día, comete nuevas y más atroces acciones contra Palestina y su pueblo, comprobando, que en materia de violar los derechos de los hombres y mujeres que habitan esta tierra, de infringir el derecho internacional y en ello ser apoyado por países cómplices de la ocupación y colonización, es una entidad que se supera, cínicamente, en forma permanente
Estados Unidos, bajo mandato del lobby sionista y los sectores más reaccionarios de la sociedad estadounidense, se ha embarcado en dotar a Israel de un Plan destinado a obstaculizar el objetivo de concretar un Estado Palestino, con plena autodeterminación. Lo denomina “el Acuerdo del Siglo”.
El régimen sionista, en su desesperación por ocultar los crímenes cometidos contra el pueblo palestino, ha decidido castigar a todo aquel que grabe, filme, fotografíe e incluso escriba sobre los asesinatos, que día a día comete la soldadesca y los colonos sionistas en los territorios ocupados.
La impostura, el engaño de occidente tiene su expresión más palpable en Oriente Medio. Allí, en medio de guerras, invasiones, agresiones militares, económicas, bloqueos, operaciones de falsa bandera, entre otras acciones se genera la mayor farsa en política exterior que conozca el mundo.
Tras el bombardeo del día 14 de abril, efectuado por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña contra Siria, acusando a su gobierno del uso de armas químicas, me parece relevante el reflotar un trabajo efectuado el año 2017 sobre la organización denominada Los Cascos Blancos y su papel como instrumento de la agresión occidental.
¿Existe la posibilidad concreta, real, de establecer un Estado Palestino en la Ribera Occidental y que comprenda, igualmente, como parte componente de ese hipotético Estado, al territorio de la Franja de Gaza?
En una especie de cuento surrealista, difícil de creer - para aquellos que aún consideran que las leyes son de obligatorio cumplimiento para todos - la política sionista nos aterriza ante la cruda realidad, respecto a que la impunidad de sus crímenes contra el pueblo palestino, son pan de cada día.
No existe, en la actualidad, un ataque más constante e ilegal que el ejecutado por Estados Unidos y sus aliados incondicionales contra la República Islámica de Irán. Han sido 39 años de agresiones de los gobiernos estadounidenses – desde el año 1979 a la fecha -  que no perdonan al pueblo iraní haberse liberado de su nociva influencia.
Todas las culturas, en virtud de su propia historia, desarrollo como sociedad, calendarios en uso u otros elementos presentes, suelen celebrar el término de un año y el nacimiento de uno nuevo. Es la necesidad de dar un quiebre a una etapa y dar inicio a otra, momento en el cual el meditar, el recordar y la esperanza de un mejor futuro se conjugan en un mismo momento.