El derecho a la autodeterminación del pueblo Saharaui;

45 años de lucha y resistencia

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

La intervención militar del viernes 13 de noviembre de esta gestión, ataque perpetrado por el ejército de Marruecos a la población civil Saharaui en Guerguerat, que se manifestaba en forma pacífica, provocó el rompimiento de alto al fuego de 1991, rompiendo más de 29 años de esfuerzos para alcanzar una solución definitiva a 45 años de ocupación, invasión, explotación, saqueo, y como consecuencia la difícil situación humanitaria que padece la República árabe Saharaui Democrática (RASD), ante el ente invasor Marroquí, y ante la inacción y complicidad de la ONU y la comunidad internacional, y también ante España que sigue siendo hoy la potencia colonizadora y, por lo tanto, el Sahara sigue siendo un territorio pendiente de descolonizar, porque siempre se ha situado del lado de la ocupación marroquí; por lo tanto, el Frente Polisario que continúa luchando por la independencia del Sahara Occidental tiene todo el derecho de ejercer su defensa ante una guerra que ha sido impuesta.

Todos los pueblos tienen un derecho inalienable a la libertad absoluta, al ejercicio de su soberanía y a la integridad de su territorio nacional; sin embargo estos principios a la constitución de un estado libre, independiente y soberano no son ejercidos para la República Árabe Saharaui, ya que Marruecos desde hace 45 años mantiene su colonización hacia el pueblo Saharaui, que sufre una dura represión en su propio país, unos sobreviviendo en los campos de refugiados (Tinduf Guerguerat), y otros en la diáspora, resistiendo las inclemencias del clima y toda la escases de bienes y alimentos; sin embargo su resistencia los mantiene unidos en torno a su objetivo final que es conseguir “La liberación de su país”.

Vivir en la condena de la dispersión, siendo una República Independiente, como lo es la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), la que obtuvo su proclamación de independencia el 27 de febrero de 1976, bajo el amparo del Frente Polisario[2], que proclamó la constitución de esta República, un día después de que la última presencia colonizadora española abandonara el área, era y es lo que sigue resistiendo; pues España decidió no proteger a la población civil de la provincia 53, como llamaba al Sahara Occidental, a pesar de haber sido testigo de la bestialidad de Marruecos con los bombardeos de Napalm y fósforo blanco armas que queman la piel y llegan a deshacer la fibra muscolosa y los huesos en el campamento de ”Um Draiga” el 18, 20 y 23 de febrero, un genocidio donde murieron entre 2.000 y 3.000 personas, toda una limpieza étnica, dejando más de 400 heridos entre ellos niños, mujeres y ancianos, que hoy cuentan su historia[3].

Días después de este genocidio, el territorio cambió de manos Españolas a manos Marroquíes y Mauritanas. Mauritania firmó su acuerdo de paz con el Frente Polisario en 1979, renunciando a su ocupación territorial Saharaui; sin embargo Marruecos en lugar de hacer lo mismo anexó la parte que estaba ocupada por Mauritania y continuó la ocupación hasta nuestros días, llegando anexar el 80% del Sahara Occidental, ejerciendo su control administrativo y de seguridad total, especialmente gracias a la construcción del muro marroquí, de arena y piedra, que mide más de 2.700 km. el muro militar más grande del mundo, el que fue completado en 1987, que divide el territorio Saharahui y deja el 20% de la tierra reclamada por los nativos al Frente Polisario, constatándose así una ocupación tortuosa, total violación al derecho internacional humanitario, que incluyen saqueos de recursos naturales; pero nadie reconoce esta ocupación ilegal del territorio Saharaui; pues la Unión Europea es el principal socio económico de Marruecos, y ha prohibido por completo usar el término “ocupación”.

Hoy, el pueblo saharaui que, ante el incumplimiento sistemático del Plan de Paz por parte de Marruecos y la inacción cómplice de la comunidad internacional y de España  como lo dijimos, no ha dejado de luchar, resistiendo a la opresión, en atención a que el Sahara Occidental es un territorio ocupado, por lo que tampoco los Saharauis tienen ninguna obligación de obedecer las leyes de Marruecos; pues el derecho Internacional reconoce el "derecho a la Resistencia", de acuerdo a los analistas jurídicos internacionales, los que manifiestan también que todo acto en contra el pueblo Saharaui  son “ ilegales y verdaderos crímenes internacionales”, los que pacíficamente se manifestaban el pasado viernes bloqueando la ilegal carretera del Guerguerat, zona que se sitúa en el límite sur del territorio del Sáhara Occidental, entre el muro marroquí y la frontera con Mauritania, recordemos que hace tres años Marruecos comenzó la obra de asfaltado de una carretera en esta zona con el objetivo de continuar con el expolio de los recursos naturales del Sahara ocupado, por ende el pueblo Saharaui  estaba en todo su derecho de manifestarse exigiendo a la ONU que cumpla con el compromiso de celebrar un referéndum de autodeterminación, y los que fueron atacados por tropas marroquíes con fuego real , llevándolos a una guerra después de casi 30 años de alto el fuego, a causa de la violación del acuerdo militar llevado a cabo por Marruecos y que ya ha sido denunciado ante la ONU y el Consejo de Seguridad, los que hacen caso omiso a sus pedidos por la liberación y la independencia del pueblo Saharaui.

Hasta el momento continúa la agresión bélica por parte del ejército de Marruecos, al mismo tiempo que se pueden observar incendios y destrucción de la batalla de El Guerguerat captada por las cámaras de activistas de la información,  que se difundieron por medios alternativos que están en la zona cuando el ejército marroquí abrió las tres brechas y salió hacia los civiles saharauis que protestaban desde hace cuatro semanas, cabe señalar  también que como es una agresión, las tropas saharauis se encuentran en una situación de legítima defensa y de responder a las tropas marroquíes.

Una vez más nos encontramos frente a una invasión en donde los regímenes, los que tienen el poder, los que manejan el mundo a su antojo son cómplices de lo que puede ocurrir, el derramamiento de sangre inocente que no tiene nada que ver con esta situación, sólo que claman justicia, niños, y niñas que están escuchando el furor de las balas, de los misiles, adolescentes, jóvenes que entregarán sus vidas, mujeres que están en la lucha de defensa, hombres y ancianos que defenderán su independencia, su República , al mismo tiempo adherirnos a las diversas manifestaciones  de activistas pro Saharauis, y gente en general que se están realizando en distintos países para que escuchen el clamor del pedido del pueblo Saharaui exigiendo un referéndum de autodeterminación en el territorio del Sáhara Occidental que está bajo el control de Marruecos, demostrando  su apoyo al Frente Polisario los que continúan luchando por la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Por la liberación de Sahara, por su soberanía, por la paz en el mundo.

Todos derechos reservados. Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com - Fundación Cultural Oriente


[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) y la Asociación de la Comunidad Islámica Ahlul Bait de Bolivia.

[2] https://porunsaharalibre.org/2020/02/27/27-de-febrero-de-1976-proclamacion-de-la-independencia-de-la-republica-arabe-saharaui-democratica-3/

[3] https://noteolvidesdelsaharaoccidental.org/el-genocidio-de-um-draiga-sahara-occidental-extracto-del-articulo-marruecos-y-el-genocidio-saharaui-del-que-nadie-quiere-ha

Article_image
Article_rate
Average: 4 (4 votes)