La avanzada del terrorismo blanco contra el mundo:

 Masacre de musulmanes en Nueva Zelanda

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

 

Tras el doble atentado terrorista perpetrado el pasado 15 de marzo de esta gestión, donde murieron 50 musulmanes[2] entre niños, mujeres y hombres la mayoría refugiados e inmigrantes y más de 50 heridos, cuando el supremacista blanco de origen australiano BrentonTarrant[3], y otros atacantes, cuya identidad aún no ha sido revelada, abrieron fuego contra los fieles durante las oraciones del viernes en las mezquitas Al Nur y Linwood en la ciudad de Cristchurchch, en la isla sur de Nueva Zelanda, mientras transmitían en vivo por facebook, publicando un 'manifiesto' en el que incluía calificativos peyorativos y xenófobos hacia los musulmanes[4], ataque que ha provocado la ira y la condena de todo el mundo, en tal sentido, la Organización Islámica para la Educación, la Ciencia y la Cultura (ISESCO)[5] convocó a nombrar el 15 de marzo como el día internacional para combatir la islamofobia; ya que su crecimiento sigue siendo una constante en los países occidentales.

Muchos analistas internacionales, intelectuales, y profesores universitarios una vez más criticaron las políticas de las autoridades estadounidenses y europeas para sembrar la islamofobia; pues este atentado contra musulmanes en Occidente no es nada nuevo, sin embargo sus consecuencias no afectan solo a la seguridad de una minoría religiosa, sino a todo el mundo, un hecho que pone de manifiesto la importancia de hallar los orígenes de este fenómeno del racismo moderno, especialmente en EE.UU. y Europa.

Según, el secretario del Consejo Supremo de la Revolución Cultural de Irán, Said Reza Amel[6],  la islamofobia en Occidente, que fue fomentada especialmente tras el 11 de septiembre de 2001, tiene aún raíces bien profundas y devienen en gran medida del excepcionalismo estadounidense y del eurocentrismo; pues el autor de los ataques a dos mezquitas en Nueva Zelanda se describió a sí mismo como un “xenófobo”, un “fascista” y un admirador del Presidente de EE.UU., Donald Trump.

Y esto último obviamente tiene que ver con el terrorismo blanco supremacista que a la vez se presenta como de autodefensa porque actúan matando a lo que ellos llaman invasores; musulmanes en Europa, o en Israel, precisamente acentuando el extremismo blanco como fenómeno global, ya que el autor de la masacre estaba particularmente influenciado por las ideas y los métodos de Anders Breivik[7], el terrorista de extrema derecha noruego que mató a 77 personas en 2011 en Noruega y cuyo propio manifiesto de 1518 páginas inspiró a varios imitadores extremistas; entre ellos, según las autoridades, a Christopher Hasson, el teniente de la Guardia Costera que enfrenta cargos federales por planear un ataque terrorista en Estados Unidos que sigue el patrón de Breivik.

Esta visión del mundo que abarca la oposición al islam y que aboga por la expulsión de todos los musulmanes de Europa, y si fuera poco del mundo, recalca la propagación del extremismo a través de los profundos rincones de internet; pero además también demuestra cómo el discurso y los temas recurrentes de los extremistas se han infiltrado en la política y los medios convencionales.

“Ya que la omnipresencia de las redes sociales, así como la accesibilidad de páginas web como 4chan y 8chan en las que la extrema derecha se reúne en internet, le permitieron al autor del atentado sumergirse fácilmente en la conversación extremista, porque mientras transmitía en vivo un video desde su automóvil, se escuchaba una canción dedicada a Radovan Karadzic, el serbio de Bosnia responsable de las muertes de miles de musulmanes bosnios y croatas durante la guerra étnica en los Balcanes de los años noventa,  dijo Matthew Feldman, director del Centro para el Análisis de la Derecha Radical, un grupo de investigación con sede en el Reino Unido”[8].

“La gente que lee estas cosas puede estar en Nueva Zelanda, Noruega o Canadá, así como en Estados Unidos”, comentó Feldman. “Internet no tiene fronteras. Además, no solo no tiene fronteras, sino que tiene sitios como 4chan que se construyeron para extremistas de derecha. Tienes anonimato si así lo quieres y estas publicaciones de incitación no se van a eliminar de inmediato”[9].

Una vez más comprobar que los mass media, los medios de comunicación masiva como es el internet en todo su ámbito en pleno siglo de la información ha abandonado su rol social y se ha adherido al reino del libertinaje y la libertad de empresa como ha ocurrido con el caso del grupo del mal llamado Estado Islámico (Daesh), que difundieron todas sus atrocidades por estos medios, obviamente que todos estos emporios multinacionales y transnacionales fueron financiados por los del primer mundo; los amos y señores, los que han fomentado y están fomentando el terrorismo a nivel mundial fruto de sus ambiciones a escala mundial; pues las 50 personas asesinadas de este ataque de Nueva Zelanda, son refugiadas e inmigrantes provenientes de una decena de países entre ellos Paquistán, India, Malasia, Indonesia, Turquía, Somalia, Afganistán, Bangladesh y Siria, los que huyeron de la inseguridad y la violencia que éstos amos y señores del mundo generaron en sus propios países, porque como lo dice Sabini [10]la gente está huyendo de sus países, porque “No es que  les guste extranjerizarse ni pretendan invadir, como aduce Brenton Tarrant autor del atentado; sino es porque se están muriendo literalmente de hambre, saqueados como pocas veces antes, por transnacionales y estados del Primer Mundo, por grandes petroleras, consorcios mineros, Coca-Cola que les roba el agua, y tantas otras redes de saqueo”[11]

Y a esto añadimos que el mensaje xenófobo, islamófobo e antiinmigrante del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se confirma aún más que nunca; pues siempre realizó comentarios racistas, además de haber promulgado políticas contra los migrantes y los musulmanes[12], vetando la entrada de refugiados e inmigrantes como lo manifestaba desde Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak, países de mayoría musulmana como lo dijimos, fomentando el odio hacia ellos, en su preferencia en la solicitud de refugio hacia los cristianos, interpretándose esto último incluso como una medida discriminatoria contraria a los valores constitucionales de Estados Unidos[13], además de ello señalar que recientemente de acuerdo a The New York Times, él se ha congraciado con nacionalistas blancos, quienes, según el presidente estadounidense, incluyen a “gente muy buena”.

“El viernes, Trump dijo que los asesinatos de Nueva Zelanda eran una “desgracia terrible”. Cuando los reporteros le preguntaron si consideraba que el nacionalismo blanco era una amenaza que estaba en aumento en todo el mundo, Trump contestó que no”[14].

Con esto estamos comprobando también que el discurso de Trump respalda a los supremacistas blancos[15] como ya anteriormente lo había hecho al equiparar a los activistas que protestaban contra el racismo con los neonazis y supremacistas blancos que se movilizaron en Charlottesville, Virginia, el 2017 respectivamente; es decir que todo esto es deliberado, producto de una ideología, de una campaña internacional liderada por los medios hegemónicos de comunicación, y por líderes occidentales como Donald Trump confirmando lo que señaló Rafael Araya, el presidente de la Confederación Palestina Latinoamericana y Miembro del Consejo Nacional Palestino[16].

"El primer racista que ha convalidado estas prácticas ha sido el presidente norteamericano Donald Trump, quien ni siquiera condenó por sus actos racistas a los líderes del Ku Klux Klan, los que también han tenido un crecimiento acelerado por la permisividad del Gobierno"[17].

¿Hasta cuándo los musulmanes tendrán que continuar aguantando este odio de desprecio e intolerancia?, ¿Hasta cuándo se continuarán defendiendo las leyes de la América, y la Europa cristiana, contra los musulmanes percibidos como invasores?; ¿Hasta cuándo se debe tolerar que el terrorismo blanco no es una amenaza?: pues como lo estamos corroborando una vez más los musulmanes continúan siendo las víctimas de todas las campañas en su contra, fomentadas desde los ataques del 11 de septiembre; ya que como lo hemos visto acaso los musulmanes contrariando el mensaje de paz del islam, andan invadiendo países y bombardeando y masacrando a sus poblaciones? O ¿Alguna vez los musulmanes han lanzado bombas atómicas contra otras naciones?, es en ese sentido que respaldamos la lucha de todas las instituciones pro islámicas, y además enarbolamos la bandera a favor de la justicia del mundo en contra la islamofobia, la xenofobia, la discriminación y el racismo; así como todo tipo de lacras que están llevando a la destrucción del planeta.

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

 

[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

[2] https://www.hispantv.com/noticias/asia-y-oceania/413936/nuevazelanda-atentado-terrorista-muertos-daudnabi

[3] Brenton Tarrant, uno de los autores principales de estos ataques, se describe a sí mismo en un manifiesto de 74 páginas como “xenófobo”, “fascista” y admirador del presidente de EE.UU., Donald Trump

[4] https://mundo.sputniknews.com/radio_en_orbita/201903161086111145-atentado-nueva-zelanda-islamofobia/

[5] Organización Islámica para la Educación, la Ciencia y la Cultura (ISESCO, por sus siglas en inglés) fue fundada por la Organización de Cooperación Islámica (OIC) el 3 de mayo de 1982, aunque la idea se remonta a 1978, con 53 estados miembros (los mismos de la OIC), la ISESCO es una de las organizaciones islámicas internacionales más grandes, especializada en los campos de la educación, la ciencia y la cultura. Su sede se encuentra en Rabat, Marruecos. Leer más en: http://sameaf.mfa.go.th/en/organization/detail.php?ID=4494

[6] Said Reza Ameli, profesor de comunicaciones en la Universidad de Teherán y vicepresidente de Planificación y Tecnologías de la Información en la Universidad de Teherán, actualmente es miembro del Departamento de Comunicaciones y director de la Cátedra UNESCO de Ciberespacio y Cultura y del Centro de Investigación de Políticas del Ciberespacio.

[7] Conocido también por el seudónimo Andrew Berwick, es un terrorista noruego de extrema derecha6​ autor de los ataques de Noruega 2011.

[8] https://www.nytimes.com/es/2019/03/18/masacre-nueva-zelanda-supremacismo-blanco/.

[9] Ídem.

[10] Luis E. Sabini Fernández, periodista ecologista, editor, corrector, traductor y ensayista uruguayo, radicado en Buenos Aires desde 1973. Integrante de la Cátedra Libre de Derechos Humanos de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA) en el área de ecología desde 1998 al 2013.

[11] http://rebelion.org/noticia.php?id=253784

[12] internacional.elpais.com “Trump veta la entrada de varios países musulmanes”; (28 de enero de 2017).

[13]http://islamoriente.com/sites/default/files/cckfilefield/Article_pdf_file/Las%20artimañas%20y%20estrategias%20en

[14] https://www.nytimes.com/es/2019/03/18/masacre-nueva-zelanda-supremacismo-blanco/

[15] https://www.nytimes.com/es/2017/08/16/analisis-trump-supremacistas-blancos-declaraciones/

[16] https://mundo.sputniknews.com/radio_en_orbita/201903161086111145-atentado-nueva-zelanda-islamofobia/

[17] Ídem.

Article_image
Article_rate
No votes yet