El concepto de la intercesión (shafa’ah) en el Islam

Por Sayed Muhammad Rizvi

El tema de la intersección es uno de los temas más controversiales dentro del Islam. La escuela Shi’a y algunas escuelas dentro de la tradición Sunni creen en el concepto de intersección mientras que otros grupos como el Wahabismo lo rechazan y dicen que quien cree en esto no es un musulmán sino un hereje. El Corán se refiere a este tema de tres formas. Primero; hay aleyas las cuales niegan la intersección como el 2:123 y 2:254. Segundo; hay aleyas las cuales dicen que la intersección es exclusivamente de Al.lah –Él y solo Él tiene la capacidad de interceder, tales como 6:70 y 39:44. Tercero; hay aleyas las cuales tienen prioridad sobre las primeras dos categorías y es en estas aleyas que el poder y la posibilidad de intersección esta mejor definida. Ellas señalan que aunque la intersección es un derecho absoluto de Al.lah, sin embargo, si Él lo desea, puede extenderla para algunas personas. El Corán dice:

مَا مِن شَفِيعٍ إِلاَّ مِنْ بَعْدِ إِذْنِهِ

“No hay nadie que pueda interceder, excepto después de haber obtenido su permiso.[1]

مَن ذَا الَّذِي يَشْفَعُ عِنْدَهُ إِلاَّ بِاِذْنِهِ

¿Quién puede interceder por alguien ante Él, excepto es con Su permiso?[2]

يَوْمَئِذٍ لاَّ تَنفَعُ الشَّفَاعَةُ إِلاَّ مَنْ أَذِنَ لَهُ الرَّحْمَنُ وَرَضِيَ لَهُ قَوْلاً

“Ese día no servirá la intersección excepto de aquel a quien el Clemente dé permiso y de cuya palabra Él esté satisfecho”.[3]

وَلاَ يَشْفَعُونَ إِلاَّ لِمَنِ ارْتَضَى وَهُم مِنْ خَشْيَتِهِ مُشْفِقُونَ

“Y no intercede por la salvación de nadie excepto de quien Él esté satisfecho y solo por temor a Él se angustian. [4]

لاَّ يَمْلِكُونَ الشَّفَاعَةَ إِلاَّ مَنِ اتَّخَذَ عِندَ الرَّحْمَنِ عَهْداً

“Nadie tendrá poder para interceder excepto quien haya realizado un compromiso con el Clementisimo”.[5]

وَلاَ تَنفَعُ الشَّفَاعَةُ عِندَهُ اِلاَّ لِمَنْ أَذِنَ لَهُ

“Y solo se beneficia de la intercesión de aquellos a quienes Él de permiso”.[6]

De acuerdo a estas aleyas, ciertas personas tendrán el permiso de Al.lah –tales como los Profetas, Imames y la Awliya (Los amigos cercanos de Al.lah) – para interceder y ayudar a la gente mediante Su anuencia. Sin su permiso la intersección no será aceptada. Incluso en vida, los Profetas tuvieron la capacidad de interceder en nombre de aquellos que se arrepintiesen, buscasen perdón y retornasen al camino de Al.lah. El Corán dice:

وَمَآ أَرْسَلْنَا مِن رَسُولٍ إِلاَّ لِيُطَاعَ بإِذْنِ اللّهِ وَلَوْ أَنَّهُمْ إِذ ظَلَمُوا أَنْفُسَهُمْ جَآءُوكَ فَاسْتَغْفَرُوا اللَّهَ وَاسْتَغْفَرَ لَهُمُ الرَّسُولُ لَوَجَدُوا اللَّهَ تَوَّاباً رَحِيماً

“Y no hemos enviado mensajero alguno sino para que sea obedecido con el permiso de Dios.

Si, cuando fueron injustos con sigo mismo, hubieran venido a ti y hubieran pedido el perdón de Dios y el Mensajero hubiera pedido perdón para ellos, habrían encontrado a Dios Perdonador y Misericordiosísimo con los creyentes”. [7]

قَالُوا يَآ أَبَانَا اسْتَغْفِرْ لَنَا ذُنُوبَنَآ إِنَّا كُنَّا خَاطِئِينَ

قَالَ سَوْفَ أَسْتَغْفِرُ لَكُمْ رَبِّي إِنَّهُ هُوَ الْغَفُورُ الرَّحِيمُ

¡Oh, Padre nuestro! Perdona nuestros pecados. ¡Verdaderamente, estábamos equivocados!.

Él dijo: Pediré a mi señor que os perdone. En verdad, Él es Perdonador, el Misericordiosísimo con los creyentes. (Sagrado Corán 12:97-98)”[8]

El Profeta Muhammad también le comentó a la gente referente a su intercesión:

“Yo intercederé por quienes tengan fe en sus corazones”.[9]

“Cada Profeta antes de mí le pidió a Al.lah algo, lo cual Al.lah le concedió yo reservé mi petición hasta el día del juicio para interceder por mi nación”.[10]

“Mi intercesión será para la gente que cometió grandes pecados (al-Kaba’ir) excepto el asociarle algo a Dios (shirk) y la opresión (zulm)”.[11]

“Los intercesores son cinco: El Corán, los parientes cercanos, los dignos de confianza, vuestro Profeta y la familia de vuestro Profeta (Ahlul Bayt)”.[12]

Shafa’ah no es pedir al Profeta o a los Imames la protección o resguardo frente a las calamidades ni atraer felicidad o satisfacción, es implorar a Al.lah, el Todopoderoso, por medio de aquellos que están cerca de él, como los Profetas y los Imames.

Como lo afirma el sagrado Corán; solo quienes reciben la promesa y permiso de Al.lah pueden interceder y ayudar a la gente en el Día del Juicio. La intercesión será para aquellos con buenas intenciones y buenas creencias en esta vida, aquellos que no desafiaron a Al.lah ni Su autoridad pero, tal vez se rezagaron en sus obligaciones religiosas. Su buen registro de acciones le ayudará a recibir la intercesión de los mensajeros, los Imames y los creyentes en el día del juicio.

El Imam Ya’far as-Sādiq, el sexto Imam de la escuela de Ahlul Bayt, en el momento de su martirio llamó a sus familiares y compañeros y dijo:

“ciertamente, nuestra intercesión no llegará a quienes tomen las oraciones a la ligera.”[13]

Invocar la ayuda del Profeta y de los imames

Invocar al Profeta y a los Imames (istigāza an-Nabi wal Aimmah) es algo alegórico, no literal. El sagrado Corán enseña a la humanidad a adorar y buscar la ayuda de Al.lah (iyyaka na’budu wa iyyaka nasta’in) sin embargo, la búsqueda de ayuda alegórica es permitida en el sagrado Corán. Por ejemplo, en la historia del Profeta Moisés,

وَدَخَلَ الْمَدِينَةَ عَلَى حِينِ غَفْلَةٍ مِنْ أَهْلِهَا فَوَجَدَ فِيهَا رَجُلَيْنِ يَقْتَتِلاَنِ هَذَا مِن شِيعَتِهِ وَهَذَا مِنْ عَدُوِّهِ فَاسْتَغَاثَهُ الَّذِي مِن شِيعَتِهِ عَلَى الَّذِي مِنْ عَدُوِّه فَوَكَزَهُ مُوسَى فَقَضَى عَلَيْهِ قَالَ هَذَا مِنْ عَمَلِ الشَّيْطَانِ إِنَّهُ عَدُوٌّ مُضِلٌ مُبِينٌ

“y entró en la ciudad cuando sus gentes estaban distraídas y encontró en ella a dos hombres que se estaban golpeando, uno de su grupo y el otro de sus enemigos. Y el que era de su grupo le pidió ayuda contra el que era de sus enemigos y Moisés le dio un puñetazo y lo mató.”[14]

Algunos de los narradores de Hadithes mencionan una oración del Profeta la cual empezaba, ¡Oh mi Señor! Me vuelvo a ti por medio de tu Profeta, el Profeta de la Misericordia (Al.lahumma, inni atawayyahu ilayka bi nabiyyika nabi ar-rahma...).” Entonces se dice, “Oh Muhammad! Me dirijo hacia Al.lah por medio de ti para resolver mis dificultades.”[15]

También se narra que el pie de ‘Abdul.lah ibn Umar al-Jattab se afectó y ya no podía caminar. Después que le dijeron que invocara al ser más cercano en su corazón, dijo: “¡Wa Muhammada!”

Su pie se curó y continuó con sus labores normalmente.[16] El sagrado Corán nos enseña a “buscar ayuda en la paciencia y en la oración (sabr wa salat).”[17] Sabr (de acuerdo a los comentaristas del Corán, en este contexto se refiere al ayuno y Salāt (las oraciones) son medios que llevan a Dios. Por lo tanto, invocar al Profeta o al Imam Ali es algo alegórico, ya que todos están de acuerdo en que Al.lah es la fuente principal de apoyo, ayuda y asistencia, y ellos solo son un medio hacia Él.

Algunos musulmanes consideran que invocar al Profeta o a los Imames es Shirk (idolatría). Sostienen que una persona no debería implorar la ayuda de otra. Sin embargo, vemos que si una persona enfrenta un problema en su vida, usualmente, esta persona lógica y naturalmente llamará a otra cercana en busca de ayuda. ¿Acaso, si alguien estuviese a punto de ahogarse, su llamado de auxilio a otra persona lo convertiría en un Mushrik (politeísta o idolatra)?

Por este mismo análisis lógico, el llamado al Profeta o a los Imames no es Shirk. El argumento de que ellos no pueden ser invocados porque ya están muertos también es inválido, debido a que el Corán niega la concepción de que los mártires están muertos:

وَلاَ تَحْسَبَنَّ الَّذِينَ قُتِلُوا فِي سَبِيلِ اللَّهِ أَمْوَاتاً بَلْ أَحْيَآءٌ عِنْدَ رَبِّهِمْ يُرْزَقُونَ

“Y no creáis en absoluto que aquellos que han sido matados en la senda de Dios están muertos. Si no que están vivos y provistos de todo junto a su señor.”[18]

وَلا تَقُولُوا لِمَن يُقْتَلْ فِي سَبِيلِ اللّهِ أَمْوَاتٌ بَلْ أَحْيَآءٌ وَلَكِن لاَ تَشْعُرُونَ

“Y no digáis de quienes fueron matados en la senda de Dios que están muertos, pues están vivos, aunque vosotros no os deis cuenta.”[19]

Si un musulmán común es martirizado (por la causa de Dios) y se considera que aún vive, entonces, ¿cómo podemos considerar muertos al Profeta y su familia?, quienes no solamente fueron mártires sino que también tuvieron un rango superior al de todos los seres humanos. Invocar al Profeta y a su familia no niega el hecho de que Al.lah es la fuente de ayuda y salvación en este universo. Sin embargo, debido a que estas personas son las más cercanas a Él y gozan de un estatus especial, invocarlos significa invocar a Al.lah por el bien de quienes Él ama.

Fuente: ENSAYOS SOBRE EL SHIÍSMO, EL IMAMATO Y LA WILAYAT

Editorial Elhame Shargh

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente


[1] Sagrado Corán 10:3

[2] Sagrado Corán 2:255

[3] Sagrado Corán 20:109

[4] Sagrado Corán 21:28

[5] Sagrado Corán 19:87

[6] Sagrado Corán 34:23

[7] Sagrado Corán 4:64

[8] Sagrado Corán 12:97-98

[9] Al-Muttaqi al-Hindi, Kanz al-Ummal, Hadith 39043

[10] Ibíd.,

[11] Ibíd.,

[12] Ibíd., Hadith 39041

[13] Al-Maylisi, Bihar al-Anwar, 82:236

[14] Sagrado Corán, 28:15

[15] Ibn Mayah; Tirmidhi, an-Nisa’i; “al-Husn al-Hasin” Ibn al-Yuzri

[16] As-Samhudi, Shifa al-Asqam

[17] Sagrado Corán, 2:45

[18] Sagrado Corán, 3:169

[19] Sagrado Corán, 2:154

Article_image
Article_rate