Muhammad (BPD), y su mensaje eterno a la humanidad en la lucha contra los opresores

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

Escribir sobre hombres destacados que han dado curso a la historia de la humanidad, por su aporte renombrado en sus descubrimientos o sus hazañas en las distintas ciencias o disciplinas que dieron pie a la evolución y desarrollo de la civilización, es sin lugar a dudas un trabajo loable cuyo fin es el de dar a conocer sus logros y trabajos en pro de las futuras generaciones de las sociedades en las que priman el conocimiento y la sabiduría como pilares fundamentales para su evolución, teniendo para ello muy en cuenta al estudio de la ética y la moral; pues conforman el principal apoyo para el desarrollo de las sociedades y adelanto de los pueblos, ya que estamos siendo testigos en la actualidad que el desarrollo científico y tecnológico alcanzado por algunos países occidentales no es un desarrollo en lo cultural de lo que se beneficie el ser humano en su totalidad, sino que se ha vuelto un medio para la soberbia y la arrogancia frente a otros pueblos débiles a los que invaden, asesinan o a los que disponen como territorios bajo su influencia, pregonando la defensa de los derechos humanos y la expansión de la libertad entre los pueblos, siendo indudable que si en verdad creyeran en ello infundirían en sus propios pueblos el espíritu del afecto y la dignidad, y el liberarse del egoísmo y la explotación de los demás, y los protegerían del consumo de las drogas, de las desviaciones sexuales, de la trata de personas, del feminicidio, la corrupción y otros excesos que están aniquilando toda virtud moral en la esencia espiritual del ser humano, convirtiéndose en un mundo carente de espíritu, moral y ético.

Pues la ética elevada conforma el más encumbrado nivel de desarrollo y perfección del ser humano, y así mismo, conforma el principal apoyo para el desarrollo de las sociedades y adelanto de los pueblos.

“Ciertamente que las naciones son valoradas por su moral mientras ésta se encuentra, y si es que su moral desaparece, ellas habrán desaparecido”[2].

Y esto es una realidad indiscutible; puesto que la subsistencia de los pueblos y la permanencia de su soberanía dependen de sus valores morales, y así mismo su caída es producida por la desaparición de los mismos, ya que la sociedad de cual desaparece la moral es una sociedad muerta que no está adherida a la vida y que no posee el resplandor de la lucidez[3].

Y precisamente es la moral como uno de los más importantes valores en los que se basa el mensaje eterno de este gran hombre, que es el último mensajero de Dios para la humanidad, el Profeta del Islam, Muhammad[4], al que en este pequeño escrito hacemos referencia por encontramos prestos a la fecha donde se recuerda el día de su partida hacia la otra vida, en el año 632[5]del calendario gregoriano, mensaje que hoy, después de 14 siglos desde su fallecimiento, es seguido por más de la cuarta parte de la humanidad[6], el que proclama la igualdad ante la ley de todos los seres humanos, sin diferencia de raza o condición social, la dignidad de la mujer, su derecho al estudio, la trabajo remunerado, al usufructo de su propia riqueza, al matrimonio y al divorcio; un mensaje de justicia , igualdad y libertad que se expandió por toda Arabia, donde existía una sociedad idólatra y supersticiosa, en la que sobraban los juegos de azar y las bebidas alcohólicas, las danzas diabólicas, donde se menospreciaba a las mujeres, en una sociedad racista, corrupta donde existía, la estafa, el hurto, Muhammad (PBD)[7] proclamó un mensaje de justicia, igualdad y libertad mensaje del islam que en la actualidad pese a ser rechazado y odiado por ejemplo por el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuando vetó la entrada a los refugiados e  inmigrantes de países de procedencia de mayoría  musulmana[8], como Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak, sigue de pie en defensa del oprimido contra el opresor.

El decreto establece una prohibición indefinida a la entrada de refugiados de Siria. También prohíbe durante 90 días la entrada de extranjeros de varios países. No los detalla, pero el decreto remite a otro texto que se aplica a Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak. El veto podría ser indefinido para aquellos países que no entreguen información migratoria requerida por EE UU, lo que puede afectar especialmente a Irán dado que no mantiene relaciones diplomáticas con Washington”[9].

En la actualidad este mensaje que predicó el Profeta del Islam continúa su lucha en contra la opresión de los más débiles como lo dijimos, en contra el racismo, la intolerancia y todo tipo de vejámenes que hasta el día de hoy persisten donde la arrogancia de los amos y señores del mundo están aniquilando y llevando a la destrucción del ser humano, al seguir una conducta totalmente capitalista, ansiosos de poder, de lujuria, de riqueza, llevando a la peor hambruna en el mundo[10] vivida después de la segunda guerra mundial como la que existe ahora en los 4 países africanos, donde lidera Yemen, país que está siendo destruido por Arabia Saudita y sus aliados como lo es Estados Unidos e Israel.

Y tal y como están las cosas en la actualidad en un contexto de invasiones de los más poderosos hacia los más débiles, en un mundo llevado en gran parte por el capitalismo que ha sido influenciado por el imperialismo, el sionismo y que ha dado pie al consumismo[11] recalcitrante, y que ha derivado al abandono de los valores espirituales, éticos y morales e incluso hasta el olvido de Dios como lo estamos viendo; pues nunca antes se ha vivido en un entorno tan materialista como el actual, en ese sentido se hace necesario hoy más que nunca enarbolar la bandera del mensaje del Profeta del Islam que exaltó toda virtud que eleva al ser humano y anunció una guerra sin cuartel contra toda inclinación malvada o vicio que corrompe la sociedad y que acarrea la destrucción de la moral. No debemos olvidar que las cualidades morales son parte del Mensaje del Islam y uno de los elementos esenciales de su prédica, tal como lo anunció el Profeta al decir: “Ciertamente que sólo fui enviado para perfeccionar las más elevadas virtudes”[12].

Y es justamente en esa visión el de querer mostrar al mundo la grande hazaña que el Profeta Muhammad(PBD) realizó, hace más de 1.400 años, en una época donde existía ignorancia, donde la iniquidad y la maldad estaban generalizadas, producto de las guerras sangrientas, el incremento del saqueo y la matanza de las hijas mujeres, habían extinguido casi por completo las cualidades morales de ese pueblo, ya que la sociedad árabe estaba pasando por el período más oscuro y triste de su historia; pues además de transmitir y revelar el mensaje de Dios, estableciendo el islam como última religión, el Profeta del Islam (PBD) con su sabiduría, tomó el control del liderazgo de la Ummah (comunidad) islámica y, bajo el lema de empatía entre  los creyentes, convirtió la división y dispersión entre los musulmanes en unidad y hermandad.

“El Profeta Muhammad estableció la hermandad entre los Al-Muhayirin (conocidos como “emigrantes” porque tuvieron que emigrar abandonando su ciudad natal e irse a Medina) y los Al-Ansar (los musulmanes de la ciudad de Medina que recibieron a los Muhayirun como sus hermanos en la fe y los defendieron contra los ataques del enemigo). Él recitó el más bello lema que haya existido entre todas esas personas atrapadas en la ignorancia y la idolatría, “Aferraos al pacto de Allah, todos juntos, sin dividiros”. (Aleya 103 de sura La familia de Imran)”[13].

Y es precisamente lo que en la actualidad necesita el mundo, en la adopción del mensaje del Profeta Muhammad, porque Él dejó el mundo temporal, pero su mensaje de lucha a favor de los oprimidos del mundo, su mensaje de justicia, igualdad y libertad es eterno.

“Por medio de la cual Dios dirige a quienes buscan satisfacerle por caminos de paz y les saca, con su permiso de las tinieblas a la luz y le dirige a una vida recta” (Corán; 5:16).

“Profeta! Te hemos enviado como testigo, como nuncio de buenas nuevas, como monitor, como voz que llama a Dios con su permiso, como antorcha luminosa” (Corán; 33:45-46).

 

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

 

[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

[2] Párrafo extraído del texto de Baqer Sharif Al-Qurashi, “Las virtudes morales del Profeta del Islam(S.AW.)”; Ed. Asamblea Mundial de Ahlul Bait (a.s.), 2010. 

[3] Ídem.

[4] Nombre que significa “el elevado”

[5] El santo Profeta dejó este mundo el 28 de Safar, en el año 11 de la Hégira.

[6] Huyhatulislam Mohsen Rabbani, “Jesús y Muhammad (Los amados de Dios); Ed. Elhame Shargh, Irán-dic. 2015.

[7] Que la paz de Dios se encuentre con Él y la familia de Ahlul Bait.

[8] internacional.elpais.com “Trump veta la entrada de varios países musulmanes”; (28 de enero de 2017).

[9] Ídem.

[10] www.bbc.com “Por qué la ONU asegura que el mundo está atravesando “la mayor crisis humanitaria” desde la segunda guerra mundial”; (11 de marzo de 2017).

[11] El consumismo puede referirse tanto a la acumulación, compra o consumo de bienes y servicios considerados no esenciales. El consumismo se refiere a consumir a gran escala en la sociedad contemporánea, comprometiendo seriamente los recursos naturales y una economía sostenible, si no se ponen en marcha alternativas constructivas relacionadas con el desarrollo sostenible —ecologismo, decrecimiento, consumo responsable, agricultura—. El consumismo, entendido como adquisición o compra desaforada, idealiza sus efectos y consecuencias asociando su práctica con la obtención de la satisfacción personal e incluso de la felicidad personal.

[12] Baqer Sharif Al-Qurashi, “Las virtudes morales del Profeta del Islam(S.AW.)”; Ed. Asamblea Mundial de Ahlul Bait (a.s.), 2010. 

[13] parstoday.com “Semana de la unidad y el mensaje del Profeta”; (2 de diciembre de 2017).

Article_image
Article_rate
No votes yet