La Presencia de la civilización islámica en América Latina;

¿Avance o retroceso?

“(…) Mientras más juntos estemos nosotros en el espíritu y en el corazón, en la mente y en el alma y en trabajo fecundo, en la acción humana, mientras más juntos estemos más pronto regresará Mahdi, más pronto regresará Jesús, hagámoslo que regresen uniéndonos de verdad como hermanos elevo ese deseo”. H. Chávez

Roberto Chambi Calle[1]

La presencia del islam en Latinoamérica ha tenido sus albores desde que muchos emigrantes llegaron junto con Cristóbal Colón y la posterior “Colonización del nuevo continente”; coetáneo con los cristianos también llegaron los “moros” aquellos que eran católicos o musulmanes que con el trascurso del tiempo, por la lejanía y la soledad echaron raíces en tierras latinoamericanas dejando un legado a sus generaciones futuras, así países europeos como España y Portugal lograron establecerse territorialmente cristalizándose en asentamientos demográficos,  los mismos que estaban permeados por árabes, muchos de ellos musulmanes que en la mayoría de los casos olvidaron sus prácticas religiosas convirtiéndose en cristianos o simplemente congelando sus creencias.

En la empresa que se estaba embarcando Cristóbal Colón, no solo era asesorada por los científicos de la época: españoles, portugueses e italianos sino también árabes que en los hechos eran musulmanes. La presencia de estos en los planes para conquistar un “Nuevo continente” se convirtió en uno de los pilares fundamentales para que Colón lograse plasmar sus planes de viaje a las “Indias”.

Por esa época los avances tecnológicos en la navegación marina no eran muy avanzados, tan solo se contaban con cálculos generales que muchas veces hacían que se hierren en sus objetivos; así por ejemplo en cuanto a las millas se hacía uso de las medidas italianas que tenían un margen de error, por el contrario la “Cartografía islámica” fue un hito importante, tal cual ha sido corroborado cuando Colón en un fragmento de su misiva a los reyes católicos en 1501 manifestaba que trató y conversó con gente sabia: “Eclesiásticos y seglares, latinos y griegos, judíos y moros y muchos otros de otras sectas(..)" Por ende la milla árabe era la antecesora a la milla náutica, la cual fue establecida en la casa de la sabiduría, la misma que cubría entre 1,8 y 2 kilómetros, así Colón siguiendo las medidas de Al Farghan (Alfargano o Alfarganus en fuentes cristianas) lograba ser más preciso en su proyecto.

¿Pero en qué consistía las millas árabes en lugar de las italianas? Simplemente hacían pensar al Genovés que la tierra era más pequeña; por lo tanto más fácil de navegarla, sin duda este fue de vital importancia para que Colón se lance a semejante empresa, este aspecto ha sido corroborado por el mismo hijo de Alfargani cuando escribe que: “La quinta consideración que hacía creer más que aquel espacio fuese pequeño, era la opinión de Alfragano que a su vez la cogía de Marino de Tiro, y los que le siguen, que pone la redondez de la tierra mucho menor que los demás autores y cosmógrafos, no atribuyendo a cada grado de ella más que cincuenta y seis millas y dos tercios, de cuya opinión infería que, siendo pequeña toda la esfera, de fuerza había de ser pequeño el espacio que Marino dejaba por ignoto, y en poco tiempo navegado(…).[2]

Pero, no solo la influencia de las millas de Al Fargani fueron importantes; sino los contactos que Colón tenía con los sabios musulmanes, quienes de forma directa o indirecta influyeron en los planes de la conquista del “Nuevo mundo”; así por ejemplo del judío Abraham Zacuto quien fue influenciado por los sabios musulmanes como Ar Razi o Razis, el astrólogo Ibn Rayal en latin Abenragel, así como Averroes y Alfargano.

Otro de los elementos que debe llamarnos la atención es que en los primeros viajes había intérpretes árabes, quienes se embarcaron junto a Colón pensando que al llegar a las indias iban a encontrarse con personas que hablasen el idioma, pero no solo quedó allí; sino también se tiene datos de que algunos después de la llegada a las tierras nuevas se quedaron mimetizados como cristianos cuando eran musulmanes y que por cuestiones prácticas mudaron su presencia en el nuevo continente.

Así aquellas generaciones que tenían sus inicios en los asentamientos prístinos (conquista y coloniaje) se sumaron a la par con mayor notoriedad en el siglo XX; las migraciones de grupos humanos que huyendo de la 1ra y 2da Guerra mundial y demás conflagraciones desembocaron en migraciones forzadas o voluntarias, llegaron a América para fusionar su cultura junto con las idiosincrasias americanas (Norte, Centro y Sur). Las creencias de estos hombres no solo fueron desde el punto de vista cristiano sino –para el caso de nuestro trabajo- islámicos. No obstante, de ello, muchos musulmanes como ya mencionamos por la falta de práctica se convirtieron al cristianismo, dejando pendiente en su naturaleza misma; la creencia en Dios y en Muhammad (BPD) (Mahoma).

En pleno siglo XXI aquellas creencias que estaban anquilosadas en la mente y el corazón de aquellas generaciones islámicas tuvieron un quiebre cuando los efectos de la civilización islámica retornaron a sus mentes y corazones, cuando algunos países tomaron contacto con los países islámicos haciendo un sin fin de tratados y pactos  que coetáneo con ellos también se abordaban los temas religiosos, un ejemplo palmario de ello fue para el caso concreto de análisis: la amistad y la hermandad de los países que así mismo se denominaban socialistas con las naciones que estaban contra la opresión y el imperialismo mundial, tales son los casos de Palestina con Yasser Arafat y Mahmoud Abbas, Libia con Muammar Gadafi o Mahmoud Ahmadineyad, cuando la República Islámica de Irán comenzó los lazos de amistad con los pueblos Latinoamericanos.

Dentro de la civilización islámica, todo va unificado por ende no puede haber separación de la política, ni muchos menos de lo político; pues el islam desde sus inicios se erigió con un sistema sólido para la administración de la cuestión pública lo cual es reflejado en la política internacional que por ese hecho muchos gobernantes han tomado contacto con los países mencionados.

En la actualidad la cultura islámica, ha llegado a muchas partes del mundo, lo cual no significa que irá borrando sus formas culturales, su lengua o sus costumbres; pues  “no hay coacción en religión[3]” esta verdad hoy por hoy es aun respetada y quién no lo hiciera no puede considerarse un musulmán.

La civilización islámica es abigarrada, por lo tanto, no se debe confundir la cultura árabe con la cultura musulmana, porque esta última está presente y mezclada con cada uno de los musulmanes que habitan en todo el orbe. Los temores de la “alarmante expansión del islam” en Europa o Latinoamérica ha hecho que sea nuevamente vista como una práctica de terror e imposición. Irónicamente el país que tiene más musulmanes en el mundo no es un país de árabes, ni de lengua árabe, nos referimos a Indonesia, siendo este el 4to país más poblado del mundo, el mismo que tiene 300 grupos étnicos con sus lenguas cultas, costumbres e idiosincrasia, el cual es firmemente sostenido por la constitución de Indonesia haciendo referencia a la libertad religiosa, no obstante de ello la población musulmana según el último censo es de 86,9[4] % la misma que convive con católicos, protestantes, hinduistas y animistas.

La presencia de la civilización islámica en América Latina aún sigue en ascenso y ello va a depender del grado de conocimiento y socialización que hagan los musulmanes no para expandirlo; sino para practicarlo en armonía y respeto cuyo fin sea la convivencia, a ello también se deben sumar los buenos oficios, por ejemplo, para la defensa de Palestina, quien es apoyada en sus medidas de protesta contra el avasallamiento cultural y territorial israelí, por gobiernos como Cuba, Nicaragua, Venezuela o Bolivia en su momento; pues en la actualidad el país andino está gobernado por un régimen intolerante cuyas políticas son proclives al imperialismo, siendo una prueba contundente el retiro de su apoyo a la causa de los palestinos retomando relaciones diplomática con Israel, así como la fractura de sus relaciones con la República Islámica de Irán, por otro lado el viraje del gobierno argentino da poco que desear, ya que desde que se inició la administración de Fernández su apoyo a la causa Palestina ha sido tibio, demagógico y mediocre dejando un sabor amargo a todos aquellos que tenían esperanza después de Macri, ahondando este oprobio cuando introdujo la resolución 114/2020 del Ministerio de Asuntos Exteriores, Comercio internacional y Culto contra las personas de ascendencia árabe despojándolos de su origen semita.

La presencia de la Civilización Islámica en Latinoamérica siempre fue pacífica, lamentablemente hoy está siendo vulnerada y forzada a ser vista como algo malo, más aun cuando quieren nuevamente que esta parte del mundo sea su patio trasero y que para tal fin van arrinconando y pulverizando mediante golpes blandos a gobiernos que otrora apoyaron esta causa y que si lo hacen hoy son terroristas y que por tal hecho son bloqueados e intervenidos poniéndose a gobiernos títeres sumisos y complacientes a sus políticas de “Paz y democracia”.

Todos derechos reservados. Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com - Fundación Cultural Oriente


[1] Cientista Jurídico, Analista en Relaciones Internacionales, especialista en Religiones Comparadas y Miembro del Comité para el Estudio y la Difusión del Derecho en América Latina.

[2] Ver más: http://www.rtve.es/television/20131125/mas-isabel-cristobal-colon-influencia-islamica-descubrimiento-america/801802.shtml

[3] Ver Corán, Sura “La Vaca” aleya 256: No cabe coacción en religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío. Quien no cree en los taguts y cree en Alá, ese tal se ase del asidero más firme, de un asidero irrompible. Alá todo lo oye, todo lo sabe.”

[4] “Los musulmanes representan el 86,9 por ciento de la población, lo que les convierte en la comunidad islámica más numerosa del mundo. Los demás son católicos, protestantes, budistas, hindúes y animistas.” Ver más en: http://noticias.lainformacion.com/politica/constitucion/datos-basicos-de-la-republica-de-indonesia_iNDyRsLn1f1Af3WiPSRHJ7/

Article_image
Article_rate
Average: 4 (5 votes)