La revolución de Fátima Az-Zahra (P)

Aniversario de la muerte del símbolo del pudor, la modestia, la castidad y la decencia

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

Hablar de los derechos de la mujer en el islam, es sin lugar a dudas mencionar a Fátima[2]Az-Zahra[3], la resplandeciente, la hija del Profeta Muhammad(BPD); la que todavía aún para muchas personas sobre todo de Occidente continúa siendo esa gran desconocida[4].

Pues en la era preislámica[5], en una época, en una sociedad que ignoraba, despreciaba y desdeñaba a la mujer, hasta el punto de que cuando se daba a luz a una niña, era enterrada viva[6]; pues como lo señalábamos catorce siglos atrás cuando las mujeres no eran consideradas seres humanos y las niñas bebés eran consideradas una desgracia, sufrieron toda clase de opresión, maltrato, y al mismo tiempo fueron privadas de todos sus derechos naturales. Dios dijo en el Corán:

“Cuando se le anuncia a uno de ellos una niña, se queda hosco y se angustia” (Corán 16:58).

“Cuando se pregunte a la niña enterrada viva, qué crimen cometió para que la matarán” (Corán 81:8-9).

En esa misma época donde la mujer fue privada de sus derechos, a través de Fátima (P); es decir poniéndola como ejemplo a su hija, manifestando su conocimiento y sus virtudes intelectuales y espirituales, el Profeta (BPD) estableció una sociedad que reconocía los derechos y la alta posición que ocupa la mujer en el islam, así como su importancia como líder y educadora dentro del núcleo familiar; ya que el islam declaró la independencia y la responsabilidad política de la mujer, ella pudo acceder a transitar su propio sendero y determinar su propio destino, permitiéndole jurar lealtad al Profeta (B.P), para determinar el liderazgo en el país y en la sociedad política.

Al mismo tiempo debemos señalar también que Fátima Zahra (P) modelo y ejemplo de todas las mujeres de este mundo, vivió la gran revolución islámica junto a su padre; quién lideró e hizo un cambio trascendental en la sociedad de la ignorancia de Meca. Ésta gran revolución se basó en destruir las creencias erróneas de la gente que se fundaban en la idolatría y el politeísmo y no a su creador, ofreciendo sacrificios para éstos ídolos a cambio de satisfacer sus necesidades.

Por otro lado, hay que recalcar que una parte muy importante de esta gran revolución fue principalmente el de establecer el islam en aquella época de la ignorancia, el cual prohíbe el adulterio, el alcohol, la usura, la hipocresía, la mezquindad, la opresión, la envidia, la duda, la traición; en fin una forma de vida de entrega a un solo Dios, la que contiene la manifestación de la verdadera moral y la ética, y la lucha por los más débiles, los más necesitados, cosa que en esa sociedad era totalmente desconocida; y esta gran dama, la señora de las mártires que fue Fátima (P), vivió las calamidades que padeció su padre, la persecución y los daños por él que pasó; pues en toda revolución siempre existen batallas para que pueda triunfar la verdad y la justicia.

“Fátima (P) vivió junto a su padre y vio el sufrimiento y las calamidades que los villanos y pecadores de Quraish le propinaron, ella sufrió y temió por su padre”[7].

Y podemos decirlo que la gran revolución de la hija del Profeta (BPD), fue también el de presenciar la entrada de la gente de Quraish; es decir la tribu que trató extinguir la luz del islam y eliminar al Mensajero de Dios, al islam. Fátima (P) fue testigo de todos los eventos que tuvieron lugar después de la conquista de la Meca, vio a la gente, grupo tras grupo abrazar el islam, el cual prevaleció sobre todo al este de Arabia y otras áreas del mundo hasta la actualidad.

Fátima Zahra (P), que fue la esposa del Imam Alí (P), el sucesor del Profeta Muhammad (BPD), con su ejemplo de vida, su gran responsabilidad y su paciencia nos enseñó que además de devolverle a la mujer sus derechos y establecer el lugar que ocupa como líder de la sociedad, también nos deja el legado que tuvo, el de mantener en pie la religión del islam, a punto de ofrecer su vida por ella, para defender los derechos de su marido al califato al recordar los dichos del Profeta en relación al derecho que recaía sobre el Imam Alí (P) para ejercer el califato, que le valieron definitivamente su martirio.

Y precisamente en el aniversario del fallecimiento de la dama de los mundos, Fátima Zahra (P), en el año 632 en Medina[8], es nuestra misión el de hacer conocer la vida y el papel que tuvo esta gran mujer, esta gran luchadora y revolucionaria dentro del islam; mostrando su recuerdo y pesar en este aniversario de la muerte del símbolo del pudor, la modestia, la castidad y la decencia, Fátima Az-Zahra (la paz sea con ella), la hija del Profeta (B.P.D), que en su biografía se señala que es quien con su firmeza afirmó el valor de la mujer, “La señora de las mujeres del universo”[9].

“Fátima (P) murió mientras ella estaba empezando su juventud, después de sufrir diferentes desastres y dolor. La nación de su padre se había reunido para oprimirla. Ellos no se preocuparon por su santidad y la alta posición que ella tenía ante el Profeta (BPD) siendo la más digna entre toda la nación”[10].

El estatus espiritual y la grandeza moral de Fátima (P) exceden los límites del entendimiento humano, en palabras del líder de la Revolución Islámica de Irán, Ayatollah Jamenei:

“La mente limitada del hombre no puede evaluar y medir definitivamente las características de personalidades celestiales como Fátima Zahra (los saludos de Dios estén con ella). Las mentes de las personas no tienen la capacidad de evaluar y medir estas dimensiones espirituales. Sin embargo, podemos hacer de su comportamiento un modelo para nosotros mismos”[11].

 

[1]Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

[2] Se relata de Ahlul Bait (P), que una vez el Imam Ali (P) preguntó al Profeta ¿Por qué llamaste a Fátima así? El Profeta dijo: “Porque ella y sus seguidores están exentos del fuego”. Kanzol Ummal, Vol. 6, P.219 y Faydh al-Qadeer, Vol.1, P. 168. Fátima (P) significa “un niño destetado”.

[3]Az-Zahra en árabe la resplandeciente, fue llamada así debido a su gran fe su alta moral que resplandecía. Al Imam Sadiq (P) se le preguntó: ¿Por qué la llamaron así? Y él dijo: Cuando ella se paraba en su mihrab su luz brillaba para los habitantes del cielo como las estrellas brillan para los habitantes de la tierra. Nisa´an-Nabiy wa Awladuh, P.92

[5]La historia de la Arabia preislámica, es decir, la de la península arábiga y el pueblo árabe antes del surgimiento del islam en torno al año 630. El material existente consiste principalmente en fuentes escritas de otras tradiciones (lo que se denomina protohistoria): egipcias, griegas, romanas, etc., así como de la tradición oral fijada más tarde por escrito por los intelectuales árabes de la época islámica.

[6] Al-lama Bair Sharif Qurashi, “La vida de Fátima Zahra (P), Un análisis histórico sobre la Inmaculada hija del Profeta del Islam (BPD)”; Ed. Elhame Sharg, Qom-Irán 2014. Pág. 169.

[7] Ídem, pág. 175 “La gran revolución de Fátima (P)”.

[8] Existen dos diferentes relatos sobre la fecha del fallecimiento de la hija del profeta del islam: el 13 de Yamadi al-Aval (quinto mes del calendario islámico), y el 3 de Yamadi al-Sani (sexto mes del calendario islámico).

[9] “Biografía de Fátima Az-Zahra”. Mezquita At-Tauhid. Buenos Aires-Argentina.

[10] Al-lama Bair Sharif Qurashi, “La vida de Fátima Zahra (P), Un análisis histórico sobre la Inmaculada hija del Profeta del Islam (BPD)”; Ed. Elhame Sharg, Qom-Irán 2014, pág. 271.

Article_image
Article_rate
No votes yet