El Profeta Muhammad (Mahoma)
(La paz sea con él y su descendencia)
Fuente: en.wikishia.net
(Ver archivo completo PDF)
 
Muḥammad ibn ʿAbd Allah ibn ʿAbd al-Muṭṭalib ibn Hāshim (Arabic:محمد ابن عبدالله ابن عبدالمطلب ابن هاشم) ('Am al-Fil / 570 Mecca – 11/632 Medina) es el profeta del Islam. Fue el último profeta y uno de los profetas Ulu l-'Azm (“profeta de gran estatura”).
El milagro más importante del Profeta (s) es el Corán. Fue un mensajero del monoteísmo y de la moralidad. Además  fue un líder espiritual, religioso, un reformador social y un líder político.
Aun cuando el Profeta (s) nació en la sociedad politeísta, idólatra y fetichista de Arabia, nunca adoró un ídolo y rechazó las costumbres inapropiadas que prevalecían en la época pre-islámica. Fue  elegido por Dios como su Mensajero a los cuarenta años. Su mensaje más importante fue la invitación al monoteísmo y la unicidad de la existencia y el objetivo de su misión (como él mismo declaró) fue el perfeccionamiento de las virtudes morales de la humanidad. Aun cuando los idólatras de la Meca lo persiguieron junto a sus seguidores por muchos años, ni él ni sus seguidores abandonaron su fe en el Islam. Después de trece años de predicar en la Meca, inmigró a la ciudad de Medina. Esta inmigración (hiyra en árabe o su transliteración al español: hégira) fue establecida como el inicio del calendario islámico. En Medina se encontró con numerosas guerras, que le fueron impuestas por los idólatras, a pesar de las cuales la victoria siempre estuvo del lado de los musulmanes.
Debido a los esfuerzos del Profeta (s), la era pre-islámica de ignorancia dio paso a una sociedad monoteísta en corto tiempo. Hacia el final de la vida del Profeta (s), casi todos los habitantes de la península arábiga se habían convertido al Islam. El número de los musulmanes continúo creciendo a lo largo de los siglos, para ser hoy día la religión de más rápido crecimiento en el mundo. El Profeta (s) aconsejó a los musulmanes adherir a las enseñanzas del Corán y de su familia purificada (Ahlul Bayt) y a nunca abandonarlas. Él hizo conocer al Imam Alí (a) como su sucesor en diferentes circunstancias, incluyendo el evento del día de Ghadir.
Contenidos
•          1 Biografía
            1.1 Desde su nacimiento al inicio de su misión
            1.1.1 Linaje, epítetos y apodos
            1.1.2 Nacimiento
            1.1.3 Infancia
            1.1.4 Su primer viaje a Damasco y la profecía del monje cristiano
            1.1.5 Juventud
            1.1.6 Casamiento
            1.1.7 Hijos
            1.1.8 El emplazamiento de  al-Hajar al-Aswad (La Piedra Negra)
•          2 Desde el comienzo de su misión hasta la inmigración
            2.1 La invitación abierta
            2.2 Inmigración a Medina
•          3 Desde la Inmigración hasta su fallecimiento
            3.1 los Hipócritas y los judíos
            3.2 Dirección de la Qiblah
            3.3 Batalla de Badr
            3.4 Batalla contra los Judíos
            3.5 Batalla de Uhud
            3.6 Batallas de Banu Nadir y Dumat al-Jandal
            3.7 Batallas de Ahzab, Banu Quraida y Banu Mustalaq
            3.8 Amenaza de Hudaybiyya
            3.9 Invitando a los gobernantes de países vecinos
            3.10 Batalla de Jaibar
            3.11 Visitando la Meca
            3.12 Conquista de la Meca
            3.13 Batalla de Hunain
            3.14 Batalla de Tabuk
            3.15 Sana al-wufud
            3.16 La última peregrinación del Profeta (s) y Ghadir Jum
•          4 Fallecimiento
•          5 Sucesor del Profeta (s)
•          6 La Personalidad del Profeta(s)
            6.1 Honor
            6.2 Comportamiento
            6.3 Ascetismo
            6.4 Organización y pulcritud
            6.5 Ser iletrado
            7 Algunos de sus dichos
            8 La Posición del Profeta (s) en las creencias chiítas.
•          9 Colecciones de dichos del Profeta (s)
•          10 Referencias
•          11 Ver además
•          12 Para más lectura
•          13 Notas
 
BIOGRAFÍA
Existen muchos documentos claros sobre referencias históricas acerca de la vida del Profeta (s), a tal punto que se puede decir que los eventos de su vida han sido registrados de forma más exacta y vívida que los de los otros profetas. Aun así, como cualquier otra figura histórica, no todos los aspectos de su vida son claros, y hay cierta vaguedad y desacuerdo al respecto de diferentes partes de su vida. Por lo tanto, apoyándonos en referencias confiables como el Corán y en sus dichos y tradiciones (que tienen distinto nivel de confiabilidad), los distintos hechos históricos deberían ser extraídos desde estos relatos. Así y todo, con las diferencias de opinión, se puede establecer una imagen bastante clara de su vida.
Desde su nacimiento al inicio de su misión
Linaje, epítetos y apódos
El linaje del Profeta es el siguiente: Muhammad b. 'Abd Allah b. 'Abd al-Muttalib (Shaybat al-Hamd, 'Amir) b. Hashim('Amr al-'Ula) b. 'Abd Manaf (Mughayrah) b. Qusayy (Zayd) b. Kilab (Hakim) b. Murra b. Ka'b b. Lu'ayy b. Ghalib b. Fihr (Quraysh) b. Malik b. Nadr (Qays) b. Kinana b. Khuzayma b. Mudrika ('Amr) b. Ilyas b. Mudar b. Nizar (Khuldan) b. Ma'add b. 'Adnan.
Sus epítetos fueron Abu al-Qasim y Abu Ibrahim.Otros de sus epítetos y apódos fueron: al-Mustafa, Habib Allah, Safi Allah, Ni'mat Allah, Jiyarat Khalq Allah, Sayyid al-Mursalin, Jatam al-Nabiyyin, Rahmat li l-'Alamin, al-Nabi al-Ummi.
Su madre fue Amina bt. Wahab b. 'Abd Manaf b. Zuhra b. Kilab. Cuando Muhammad (s) tenía 6 años y 3 meses (o 4 años según algunos registros), viajó a Yathrib para ver a sus parientes del lado de la madre de 'Abd al-Muttalib's (i.e. Banu 'Adiyy b. Najjar). Pero lamentablemente falleció de camino a Meca, en Abwa, donde descansan sus restos. Amina tenía 30 años cuando falleció.
'Allamah al-Majlisi dijo, "Todos los chiitas duodecímanos acuerdan en que Abu Talib, Amina bt. Wahab and 'Abd Allah b. 'Abd al-Muttaliband y todos los antepasados directos del Profeta (s), hasta el tiempo de Adam (a), fueron creyentes [en Dios]."[1]
Nacimiento
El año exacto del nacimiento del Profeta (s) no es conocido. Ibn Hisham y otros han escrito que fue en 'Am al-fil (literalmente, "el año del elefante"), el año en que Abraha al-Ashram y sus elefantes intentaron destruir la Ka'ba. Pero esto no ayuda mucho, porque no puede establecerse con certeza que año fue el “año del elefante”. Así y todo, tomando en consideración que el Profeta (s) falleció en el año 632 D.C., y que tenía 63 años en el momento de su muerte, el año de su nacimiento debe haber sido o el año 569 o 570 D.C.[2]
La fecha de su nacimiento fue el 17 del mes de Rabi' al-Awwal de acuerdo a la mayoría de los sabios chiitas, y el 12 del mes de Rabi' al-Awwal de acuerdo a la mayoría de las fuentes sunitas.[3]
Infancia
Muhammad (s) pasó su infancia como huérfano. Unos meses después de que su padre 'Abd Allah (su padre) se casase con Amina, la hija de Wahab (el jefe de la familia de Banu Zuhra), se fue de viaje de negocios a Damasco y falleció a su retorno en Yathrib (hoy Medina). Algunos historiadores dicen que su muerte fue antes de que Muhammad naciera y otros dicen que falleció unos meses después de su nacimiento. Muhammad (s) pasó su infancia al cuidado de una mujer de la tribu de Banu Sa'd, llamada Halima, quién lo amamantó. Muhammad vivió sus primeros cinco años de vida junto a su madre adoptiva y su marido en el desierto. Perdió a su madre biológica a los seis años, y su abuelo, 'Abd al-Muttalib, lo tomó bajo su tutela. Cuando Muhammad (s) tenía ocho años, 'Abd al-Muttalib también falleció y el tío de Muhammad (s), Abu Talib, lo tomó bajo su tutela. [4]
En la casa de Abu Talib, su madre, Fatima bt. Asad, fue tan amable con Muhammad (s) que cuando falleció, el Profeta (s) dijo, "¡Hoy ha fallecido mi madre!" La envolvió en su propia capa, y la llevó a su tumba donde permaneció dentro junto a ella por unos minutos. Cuando se le preguntó porque su muerte lo había afectado tanto, respondió diciendo: "[Porque] ella era ciertamente mi madre. Ella era capaz de dejar a sus hijos hambrientos, alimentándome primero a mí, o de dejarlos sucios, limpiándome y vistiéndome a mi primero. Ella era ciertamente mi madre."[5]
Su primer viaje a Damasco y la profecía del monje cristiano
Los historiadores han escrito que cuando era aún un niño, Muhammad (s) acompaño a su tío Abu Talib en uno de sus viajes a Damasco. En el camino, pararon en un lugar llamado Busra, donde conocieron un monje cuyo nombre era Bahira. Él reconoció los signos de la profecía en Muhammad (s) y aconsejó a Abu Talib como tratarlo. Le aconsejó especialmente proteger a Muhammad (s) de los judíos, quienes serían sus enemigos. Ha sido registrado que cuando la caravana se alejó de Bahira, el pidió a Muhammad (s) que se quede y le dijo que, "¡Por al-Lat y al-'Uzza, te ordeno respondas a mis preguntas!" Muhammad (s) respondió a Bahira diciendo, "No me pidas que responda en nombre de al-Lat y al-'Uzza porque ellos no me agradan en absoluto"[6]. Entonces Bahira le pidió que respondiese en nombre de Dios.
Juventud
Uno de los más importantes eventos en la vida de Muhammad (s) antes de su casamiento, fue su participación en el acuerdo llamado “Hilf al-Fudul” en donde parte de los jóvenes de Meca juraron "ayudar a todos los oprimidos y devolverles sus derechos"[7].
Casamiento
Cuando Muhammad (s) tenía 25 años, Abu Talib le dijo, "la caravana de Quraysh está lista para ir a Damasco.  Jadiya bt. Juwaylid, ha dado dinero a algunos de los miembros de tu familia para que manejen sus negocios y compartir con ellos una parte de sus ganancias. Puede que te acepte para unírteles, si te parece bien." Después Muhammad (s) habló con Jadiya y ella lo aceptó. Ibn Ishaq ha escrito que cuando Jadiya vio la confiabilidad y la dignidad de Muhammad (s), le dijo que ella le pagaría una parte mayor que a los demás si aceptaba llevar adelante todos sus negocios usando el dinero de ella.[8]
Jadiya obtuvo ganancias considerables de los negocios dirigidos por el Profeta (s), debido a que había contratado a un hombre famoso por su sinceridad, confiabilidad y justicia. Después del viaje de negocios, Jadiya se casó con Muhammad (s). Esta registrado que en ese entonces Muhammad (s) tenía veinticinco años y Jadiya cuarenta. Aun así, tomando en consideración las edades de sus hijos, se puede concluir que ella debió ser más joven que cuarenta años cuando se casó. Los historiadores árabes pueden haber mencionado su edad como de cuarenta años, debido a que en aquella época simbolizaba la edad de la perfección.[9]
Jadiya dio a luz varios niños, pero los varones fallecieron en su infancia. La más famosa de sus hijas es la Dama Fatima (a).
Jadiya vivió con el Profeta (s) por 25 años y falleció  10 años después del inicio de su misión profética (Bi'that), lo que sucedió un año y seis meses después de que la tribu de Banu Hashim abandonara el valle de Abu Talib.
Cuando ella falleció, el Profeta (s) se casó Sawda bt. Zam'a b. Qays. Las siguientes esposas del Profeta (s) fueron Aisha, Hafsa, Zaynab bt. Khuzayma b. Harith, Umm Habiba, Umm Salama, Zaynab bt. Yahsh,Yuwayriyya bt. Harith b. Abi Dirar, Safiyya bt. Huyayy b. Akhtab, and Maymuna bt. Harith b. Hazn.[10]
Hijos
Todos los hijos del Profeta (s), excepto Fátima (a), fallecieron cuando el Profeta (s) estaba aun con vida y sus descendientes vienen todos de la línea de Fátima (a). En total, tuvo 3 hijos y 4 hijas:
1.         Qasim (El primer hijo del Profeta (s), murió en Meca a los dos años)
2.         'Abd Allah (nacido en Meca al inicio de la misión profética y falleció allí)
3.         Ruqayya (murió en Medina, en el año 2 después de la héjira)
4.         Zaynab (murió en Medina, en el año 8 después de la héjira)
5.         Umm Kulthum (murió en Medina, en el año 9 después de la héjira)
6.         Ibrahim (murió en Medina, en el año 10 después de la héjira)
7.         Fatima (a) (murió en Medina, en el año11 después de la héjira, y la descendencia del Profeta (s) continuó únicamente a través de ella)[11]
Excepto por Ibrahim que fue hijo de Maria al-Qibtiyya, sus otros seis hijos fueron de Jadiya bt. Khuwaylid
El emplazamiento de  al-Hajar al-Aswad (La Piedra Negra)
El emplazamiento de  al-Hajar al-Aswad (La Piedra Negra) en la  Ka'ba aconteció antes del comienzo de la misión del Profeta y confirmó su estatus social entre la gente de Meca. La historia cuenta que la Ka'ba era respetada aun por los árabes idólatras de la época de la ignorancia, previa al Islam. Una vez una inundación daño la Ka'ba y arruinó sus paredes, entonces la tribu de Quraysh las reconstruyó. Cuando querían emplazar la piedra negra (al-Hajar al-Aswad) en la Ka'ba, se armó una disputa entre los jefes de las familias de Quraysh, cada uno auto-proclamándose el derecho a colocar la piedra. Cada uno de ellos quería tener el honor de colocar la piedra nuevamente en la Ka'ba. La discusión continuó y llegó a jurarse con un cuenco de sangre de por medio, un modo de acuerdo en el que debían pelear hasta que solo uno de ellos ganase. Finalmente, acordaron aceptar el juicio de la primera persona que entrase en la Mezquita Santa (Masjid al-Haram) a través de la puerta de  Banu Shayba, y hacer caso a lo que aquella persona dijese. La primera persona en entrar fue Muhammad (s). Los nobles de Quraysh dijeron que Muhammad (s) era una persona digna de confianza y que aceptarían su juicio. Después le informaron de lo que había acontecido. Muhammad (s) dijo, "extendamos esta capa" Así lo hicieron, luego de lo cual colocaron la piedra negra en ella. Después dijo que "El jefe de cada familia deberá venir y tomar un extremo de esta capa." Levantaron la capa, llevándola hasta junto a su pared, luego de lo cual él la colocó en su lugar. Por su buen juicio se previno una guerra y una masacre.[12]
Desde el comienzo de su misión hasta la inmigración
De acuerdo a los chiitas duodecimanos, la misión del Profeta (s) comenzó el día 27 del mes de Rayab.[13]
En los años previos a su misión, Muhammad (s) pasó muchísimo tiempo en solitario adorando a Dios. Podía pasar un mes entero en solitario en una cueva llamada Hira', en las montañas, adorando a Dios. Durante ese mes, él (s) solía darle comida a toda persona pobre que se lo solicitara. Cuando terminaba el mes, retornaba a la Meca y circunvalaba la Ka'ba siete veces o más antes de retornar a su casa.[14]
Estaba en la cueva de Hira' cuando comenzó su misión y le fueron revelados los versículos del Corán. Más tarde, Muhammad (s) describió el evento: "Gabriel vino a mí y me dijo: '¡Lee!' y yo contesté: 'No sé leer.' Y me dijo una vez más: '¡Lee!' Yo dije: '¿Qué debo leer?' Él dijo: 'Lee en nombre de tu Señor el Creador' (96:1)". Es aceptado comúnmente que el Profeta (s) tenía cuarenta años al comienzo de su misión.[15]
Con esta revelación comenzó su misión. El Profeta (s) regresó a Meca repitiendo esos versículos, los cuales se encuentran en la Surah al-'Alaq. Sintiéndose como nunca antes se había sentido en esa noche, naturalmente regresó a su casa inmediatamente. Habían tres personas en la casa aquella noche: su esposa Jadiya, su primo Ali b. Abi Talib, y su hijo adoptivo Zayd b. Haritha.[16] El Profeta (s) primero predicó el Islam a su propia familia y las primeras personas en creer en su estatuto de profeta fueron su esposa de entre las mujeres y Ali b. Abi Talib de entre los hombres. En aquella época, Ali estaba bajo la tutela del Profeta (s).[17] Otras fuentes mencionan a Abu Bakr y a Zayd b. Harithah, como los primeros musulmanes.[18]
Aun cuando la invitación hacia el Islam inicialmente fue limitada, el número de musulmanes comenzó a crecer y pronto comenzaron a mostrarse en  público y a rezar junto al Profeta (s).[19]
La invitación abierta
Está documentado que Muhammad (s) invitó a la gente al Islam de forma secreta durante tres años, después del inicio de su misión. Aun así, debido al orden de la revelación de los versículos del Corán, algunos creen que la invitación abierta del Profeta (s) comenzó poco después de la primera revelación.[20]
En el comienzo, el Profeta (s) invitó a la gente a abandonar la adoración de ídolos y a comenzar a adorar a Dios (es decir hacia el monoteísmo). Al principio las oraciones se realizaban en dos ciclos. Después, era obligatorio para los viajeros el realizar sus oraciones en dos ciclos y para los demás realizarlas en cuatro. En el momento de la oración, los musulmanes se escondían de la Mirada de los extraños en las montañas u otros lugares alejados para realizar sus oraciones. Gradualmente, los musulmanes comenzaron a crecer en número en Meca.[21]
Es bien sabido que tres años después del inicio de su misión profética, Dios ordenó al Profeta (s) invitar a la gente al Islam abiertamente, "Advierte a los más cercanos de entre tus parientes, y protege a los creyentes fieles que te sigan. Pero si te desobedecen di, 'He sido absuelto de lo que hacen.'" (26:214-216)
Ibn Ishaq ha escrito que cuando estos versículos le fueron revelados, el Profeta (s) le dijo a Ali (a), "¡O Ali! Dios me ha dicho que llame a mis parientes más cercanos hacia Él. Sacrifica una oveja y provee algo de pan y un cuenco de leche a nuestros huéspedes." Ali (a) hizo como se le ordenó y  aproximadamente cuarenta miembros de las familia de 'Abd al-Muttalib se hicieron presentes y se alimentaron, aun cuando la comida parecía no ser suficiente para el número de gente presente. Todos comieron a su antojo, lo que fue milagroso. Cuando el  Profeta (s) quiso comenzar a hablar, Abu Lahab dijo, "¡Él os ha hechizado!" Debido a esto, se extendió la confusión y los invitados se dispersaron. El Profeta (s) los volvió a invitar en otro día y les dijo, "¡O hijos de 'Abd al-Muttalib! No creo que nadie de entre los árabes haya traído a su gente algo mejor de lo que les traigo. Les he traído los bienes de este mundo y del otro"[22]. Tabari escribió que después de que el Profeta (s) presentó su invitación al Islam a sus parientes, dijo, "¿Quién de entre ustedes va ayudarme en mi misión para ser mi hermano, mi vice regente y califa de entre ustedes? Todos callaron, y Ali (a) dijo, ¡'O Profeta (s)! ¡Yo seré esa persona! El Profeta (s) dijo luego, '¡Este es mi vice regente y mi califa entre ustedes! Escuchad sus palabras y obedeced sus órdenes". Esta narración ha sido transmitida por otros historiadores y escritores de biografías del Profeta(s) y está entre sus dichos más famosos.[23]
Gradualmente, el número de musulmanes creció y los jefes de Quraysh comenzaron a preocuparse. Fueron hasta Abu Talib (el tío  de Muhammad (s) y su protector) y le pidieron detener a su sobrino en la misión profética que había comenzado. Le pidieron que les entregase a Muhammad (s) así podían asesinarlo y a cambio le darían para que quede bajo su tutela a  Ammara b. Walid quién era un apuesto joven. Abu Talib respondió a su pedido, "¿Debería entregarles a mi hijo para que lo asesinéis y a cambio criar a vuestro hijo? ¡Qué tarea!"[24]
La tribu de Quraysh no podía dañar a Muhammad (s) debido a costumbres tribales, si lo hacían, entrarían en guerra con Banu Hashim y la situación se volvería demasiado difícil de manejar. Por lo tanto, su oposición al Profeta (s) consistió en el uso de lenguaje inapropiado hacia él y en causarle daños menores. Aun así, ellos comenzaron a acosar a otros nuevos musulmanes lo más que pudieron, debido a que esta protección no se extendía sobre ellos.[25]
 Gradualmente, el conflicto creció. Entonces, los jefes de Quraysh fueron donde Abu Talib nuevamente y le pidieron que le prohíba a su sobrino continuar el camino que estaba siguiendo. Abu Talib le informó a Muhammad (s) acerca de su pedido y el Profeta (s) dijo, "Juro por Dios, aunque me fuesen dados el sol en mi mano derecha y la luna en mi mano izquierda, no abandonaré mi misión." Entonces Abu Talib dijo: "Entonces continua con tu misión, y no permitiré que te dañen." A partir de aquél momento, la tribu de Quraysh se determinó aun más a dañarlo y a sus seguidores.[26]
La Inmigración a Etiopía
A medida que crecía el número de musulmanes, la enemistad de los quraishitas hacia ellos también crecía. El Profeta (s) era apoyado por Abu Talib, por lo que, debido a los pactos tribales, los de Quraysh no podían dañarlo. Aun así, debido a que los seguidores del Profeta (s) no tenían la misma protección no se ponían límites a la hora de tratarlos. El acoso y la tortura a sus seguidores afectaron al Profeta (s) grandemente. En orden de poder llevar adelante sus prácticas libremente, les ordenó emigrar a Etiopía. Les dijo que, "Allí hay un rey que no daña ni oprime a nadie. Id y permaneced allí de modo que Dios os libere de vuestros problemas." Cuando los quraishitas fueron informados de la immigración de aquellos musulmanes, enviaron a Amr b. 'As y a  'Abd Allah b. Abi Rabi'a hasta el rey de Etiopía para implorarle que los haga regresar. Cuando el rey escuchó a los representantes de Quraish y las respuestas de los musulmanes, se negó a acceder a los pedidos de los quraishitas. Entonces, los representantes de Quraysh regresaron a Meca con las manos vacías.[27]
El Boicot de Banu Hashim
Cuando los quraishitas vieron que el Islam estaba creciendo en la Meca y el rey de Etiopia no había devuelto los inmigrantes, decidieron poner a Muhammad (s) y a sus seguidores bajo severas sanciones económicas. Dentro de aquellas sanciones escribieron un tratado prohibiendo el casamiento con cualquiera de los hijos de Hashim o de 'Abd al-Muttalib. Además, nadie podía comprar o venderles nada. Luego, colocaron dicha declaración en la  Ka'ba. Desde ese momento, Banu Hashim y Banu 'Abd al-Muttalib se vieron obligados a vivir bajo el boicot en un valle entonces llamado Shi'b Abi Yusuf, que luego pasó a llamarse Shi'b Abi Talib.[28]
Las sanciones duraron de dos a tres años. En este período, los musulmanes vivieron en dificultades extremas. Algunos de sus parientes contrabandeaban trigo u otros alimentos con los que sobrevivían. Una noche, Abu Yahl, un enemigo acérrimo de Banu Hashim, fue informado de aquello, y prohibió a Hakim b. Hazam llevar trigo a Jadiya. Otros interfirieron y criticaron a Abu Yahl por la severidad de sus acciones. Eventualmente, algunos de los quraishitas se sintieron culpables y eligieron ponerse del lado de Banu Hashim. Se preguntaban porqué Banu Makhzum debía vivir una vida sencilla mientras los hijos de Hashim y 'Abd al-Muttalib vivían en la dificultad. Entonces decidieron cancelar el tratado, algunos de los que lo habían firmado decidieron romperlo. Ibn Hisham narra de Ibn Ishaq que fueron a la Ka'ba, y notaron que la declaración ya había sido comida por las termitas y que solo la frase "Bismik Allah-umma" [En tu nombre O Dios] permanecía intacta. Ibn Hisham narra que "Abu Talib fue a una reunión de Quraysh y dijo, 'Mi sobrino dice que las termitas se han comido el tratado y que solo permanece de él el nombre de Dios. Véanlo ustedes mismos, si es cierto, terminen con el boicot. Si miente, se los entregaré en persona'. Cuando fueron a ver el tratado, vieron que por cierto las termitas habían dejado solo la porción de la declaración en la que estaba escrito el nombre de Dios. Fue así como las sanciones contra Banu Hashim terminaron y que pudieron salir del valle."[29]
Inmigración a Medina
El viaje a Ta'if
Poco después de que el Profeta (s) saliera del valle, dos de sus más cercanos apoyos, Jadiya y Abu Talib, fallecieron.[30] Cuando Abu Talib falleció, el Profeta (s) perdió a uno de sus más grandes apoyos y fuentes de protección. Los politeístas usaron su muerte como una oportunidad para acosar al Profeta (s) y a los musulmanes aun más. Los esfuerzos del Profeta (s) por invitar a algunos de los habitantes de los alrededores de la Meca (especialmente Ta'if) fallaron, y regreso a Meca decepcionado.[31]
Situación de Medina
Más tarde el Profeta (s) pensó en la ciudad de Yathrib [hoy conocida como Medina] como un lugar con buen potencial para invitar a su gente al Islam. Los historiadores han narrado que solían haber disputas entre los judíos de la ciudad y los árabes idólatras. En estos enfrentamientos los judíos les solían decir "pronto vendrá un profeta de entre los hijos de Israel para liderarnos, y seremos superiores a ustedes." Por este motivo la gente de Yathrib estaba familiarizada con la idea de la llegada de un nuevo profeta.
Por otro lado, las tribus alrededor de la ciudad estaban en guerra permanente entre ellas. Unos años antes de que comenzara la misión profética, tuvo lugar una feroz batalla entre las tribus de Aws y Jazray. Esta batalla era conocida como el “día de la desgracia” ('Yawm Bu'ath'). En ella, muchísima gente de ambas tribus había muerto. Las dos tribus estaban cansadas de la guerra y estaban buscando la paz y una tregua. Así y todo, de acuerdo a sus tradiciones, no se podía llegar a una tregua hasta que se saldase la deuda de sangre de los muertos de ambos bandos. El monto de tal precio debía ser determinado por una persona noble cuya autoridad pudiese ser aceptada por todos, por alguien que no hubieses tenido participación en los conflictos.
Encontrar tal persona en Yathrib era imposible ya que todos los jefes tribales habían participado en estas batallas. Aun más, ninguno de aquellos jefes aceptaría ser menospreciado en frente a los demás (es decir  aceptando la autoridad de otro de jefe sobre la suya propia). Ha sido escrito que la gente de Yathrib quería elegir a 'Abd Allah b. Ubay b. Abi Salul como gobernador de la ciudad, un hombre poderoso que había permanecido neutral en las batallas tribales. De hecho, se ha narrado que hasta habían hecho una corona para él. Mientras tanto, algo sucedió en Meca que cambiaría el curso de la historia de la ciudad de Yathrib.[32]
La visita del Profeta (s) a algunos peregrinos provenientes de Medina.
El Profeta (s) solía visitar a las tribus que venían a Meca durante la temporada de la peregrinación (hayy), y los invitaba al Islam. Un año, seis personas de la tribu de Jazray lo vieron y él les transmitió el mensaje del Islam. Ellos aceptaron y abrazaron su mensaje de piedad y paz y dijeron: "Vamos a ir hasta nuestra gente a informarles, quizás, debido a tu influencia la guerra abandone nuestra ciudad. Si logras unificarnos, serás el más querido por todos nosotros." Esta seis personas regresaron a Yathrib e informaron a la gente de la invitación de Muhammad (s). La mayoría de la gente de la ciudad estaba feliz porque ya habían oído la historia de un mensajero profético y querían honrar a su ciudad con su misión. El otro beneficio era que tal persona había sido seleccionada por Dios, no por las tribus mismas. Aun más, no formaba parte de los habitantes de la ciudad (por lo tanto sería imparcial) y  tampoco había participado de ninguna de sus guerras.[33]
Primer Pacto de 'Aqabah
Al año siguiente, doce personas de Medina juraron fidelidad a Muhammad (s) después de la peregrinación del  hayy en una zona llamada 'Aqaba. Juraron no asociar o adorar nada o nadie excepto a Dios, no robar, no cometer adulterio, no asesinar a sus hijos, no estafar a nadie y obedecer las órdenes del Profeta Muhammad (s). Luego el Profeta (s) envió uno de los musulmanes, Mus'ab b. 'Umayr, junto a ellos a Yathrib en orden de enseñarles el Corán y de que vuelvan con un informe de la situación de la ciudad y cuan receptiva era hacia el Islam.[34]
Segundo Pacto de 'Aqabah
Al año siguiente (?AH), 73 hombres y mujeres se reunieron nuevamente después de la peregrinación en 'Aqabah. El Profeta (s) fue hasta donde ellos junto a su tío 'Abbas b. 'Abd al-Muttalib. Esta registrado que primero habló a ellos 'Abbas y dijo, "¡O gente de Jazray! Muhammad (s) es uno de los nuestros y nosotros lo hemos protegido contra todo daño por el tiempo que pudimos. Ahora, él (s) vendrá hasta ustedes; por lo tanto apóyenlo cuanto puedan y manténgalo a salvo de sus enemigos. En caso contrario, déjenlo irse ahora mismo”. Respondieron diciendo, "Te hemos escuchado, ¡O Mensajero de Dios! ¡Dinos todo lo que tú y tu Dios desee!" El Profeta (s) recitó un par de versículos del Corán y después dijo, "Acepto vuestra alianza para apoyarme como a vuestros parientes." Los representan
Article_image
Article_rate