La mujeres fueron las que lucharon por tener una República Islámica, lucharon por su democracia, por sus sus derechos humanos, políticos y religiosos; los cuales por tanto tiempo fueron violados por la dinastía  Pahlavi; pues tuvieron que aguantar tantas desgracias, como el tener que cumplir la orden de quitarse el hiyab y el de no llevar la vestimenta islámica; pero su devoción y su resistencia, demostraron su lealtad a los valores y creencias islámicas, que continúan tan arraigadas en el corazón y la conciencia de las mujeres musulmanas en Irán, presentes y latentes hoy a 39 años de esta Revolución.
El Islam nos ha enseñado que todos los seres humanos a pesar de las diferencias de raza, cultura e idioma poseen una naturaleza en común que les llama hacia la pureza, la justicia, la bondad, la solidaridad y la cooperación y es esa misma naturaleza en común que si supera a salvo los motivos engañosos podrá conducir a los seres humanos a la Unicidad y al conocimiento de la sublime Substancia divina.
No hay duda que los profetas han sido designados para guiar al ser humano hacia el sendero verdadero y darles felicidad y libertad. La pregunta es ¿Dónde reposa la felicidad de la gente con respecto a esta escuela de pensamiento? Según esta escuela de pensamiento, ¿En qué consiste la felicidad final y salvación de los seres humanos?Todo ello ha sido mencionado directa o indirectamente en el Sagrado Corán pero dos conceptos han sido específicamente señalados como finalidades reales:...
Se hace un poco utópico y hasta irrisorio pensar en un periodismo objetivo, veraz, libre de toda manipulación mediática, ideológica y política donde se informe la verdad de los hechos en la actualidad, pues lo que se presenta en estos momentos hacia el ciudadano de a pie; es decir el receptor que recibe toda esa vorágine de desinformación, porque no podemos calificarla de información propiamente dicha, es sin lugar a dudas la maquinaria del falso periodismo en los medios de comunicación vendidos a las grandes corporaciones, que favorecen a la élite empresarial mundial.
La victoria de la Revolución Islámica de Irán fue el evento más trascendente y asombroso del Siglo XX, y la revolución por excelencia, ejemplo para todos los pueblos oprimidos del mundo. En las últimas décadas, los intereses mezquinos del hombre provocaron que la religión y la espiritualidad, los factores más importantes de la vida humana, hayan perdido su valor; pero la Revolución de Irán izó la bandera del Islam para derrotar, con la ayuda de Allah y la guía del Imám Jomeini, al títere régimen del Shah. Esta Revolución erradicó claramente la opresión y el despotismo instaurado por el régimen anterior y estructuró la sociedad sobre las bases de la educación y la cultura islámica...
El Islam fue el crisol de un arte musical que se plasmó como fruto de una permanente interacción entre árabes, persas, turcos e hindúes. Este abarca una extensa área de Asia Occidental y el norte de África cuya cultura musical está dominada por los pueblos islámicos arabófonos, persófonos y turcófonos y está integrada por un sistema único aunque heterogéneo en el que están incluidas la música litúrgica, clásica, folklórica y moderna. Los pueblos de Afganistán, Pakistán, el Asia Central ex-soviética y el Cáucaso comparten elementos de este sistema de modo periférico.
Muchas sociedades esclavizan a los hombres en sus conceptos y paradigmas de vida, así por ejemplo si no se celebra un cumpleaños con una torta y regalos no puede ser considerado felicidad, o si no se tiene una vivienda, un automóvil y un trabajo (“sueño americano”) no puede ser llamada vida, sino no se tiene dinero no se es feliz; etc… podemos seguir enumerando ejemplos; pero el problema del hombre es que su voluntad y su espiritualidad están sepultados y la única forma de despertarlos es rompiendo esa cadena. Es importante que el hombre pueda definir y redefinir sus conceptos de vida y la única vía para que ello pueda pasar es que retome su espiritualidad, aquella que ha sido abandonada por la mayoría de las sociedades materialistas de consumo, estas sociedades que hoy en día son las prisiones del hombre y que como carceleros van doblegando su voluntad, libertad, creencia y creatividad.
En la épica espiritual hay un lugar cimero para el que es llamado ¨El Príncipe de los Creyentes¨.Alí Ibn Abi Tabib (P) es arquetipo  de la fusión armónica del guerrero y el gnóstico, del mandatario y el piadoso.Este artículo es un profundo estudio sobre el nacimiento y el origen ontológico del Imam Alí (P) con una amplia referencia de hadices que hacen del texto objeto de consulta para los estudiosos de la vida de los imames (P).
Que el ser humano planee un futuro más claro para sí es una cuestión natural que se encuentra en su creación innata. El hombre, a lo largo de su vida llena de altibajos sobre el planeta Tierra continuamente, consciente o inconscientemente, está en búsqueda de este deseo innato el cual el Señor del Universo ha dispuesto en su espíritu. Y en este camino golpea a todas las puertas, quizás así pueda encontrar lo que ansía
Al-Mahdi no es solamente la encarnación de una doctrina islámica de carácter religioso, sino también el tratamiento de una aspiración, que la humanidad ha suscrito en sus diferentes religiones y doctrinas, y la formulación de una aspiración innata a través de la cual todos los seres humanos, a pesar de la diversidad de sus doctrinas y la divergencias de sus caminos conduciendo al misterio, reconocen que la humanidad conocerá el Día Prometido cuando los Mensajes Divinos realicen su objetivo final revelando su significación grandiosa, y cuando la difícil marcha a través de la historia, desemboque en la estabilidad y en la tranquilidad tras tantos esfuerzos.

Pagination