Rompiendo la ignorancia: Los desafíos del Islam en Latinoamérica

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

Si bien en América Latina por no decir Abya Yala[2] el islam está creciendo; es decir cada vez aumenta la cantidad de personas que se convierten o abrazan la religión como ya lo afirmamos anteriormente en un texto[3] y que por la importancia del tema actualizamos los datos para el presente artículo, también es cierto que continúa el desconocimiento sobre esta religión de Paz y Armonía, si es así entonces ¿Cuáles son los principales retos y desafíos que como musulmanes debemos plantearnos a la hora de llevar adelante la verdadera difusión del islam?, sobre todo en este continente que cuenta con una magnánima riqueza cultural identitaria, una gran cosmovisión andina; pero también con una idiosincrasia peculiar en la gente de los pueblos, aquella que fue impuesta y que continúa vigente después de más de 500 años de genocidio europeo, caso específico el Estado Plurinacional de Bolivia.

“La BBC señala que se estima que el número de latinos convertidos al islam varía entre 100.000 y 200.000; sobre un total de 50 millones de hispanos en EE.UU[4].

En América Latina, el islam encuentra un espacio importante en Guyana, Surinam y Trinidad Tobago; donde se encuentran las comunidades musulmanas más importantes, constituyendo entre un 10 y un 15% de la población total; así lo afirma Caro[5].

Este sociólogo considera que la población musulmana de la región asciende a 6 millones, siendo la de Brasil, la más numerosa, donde existen alrededor de 1.500.000 de musulmanes, seguida de Argentina, con la segunda concentración regional, llegando a 700.000, luego está Chile donde el censo nacional de 2002, determinó la existencia de cerca de 3000 musulmanes.

Por otro lado, argumenta que el caso Venezolano es emblemático porque allí existe una comunidad musulmana calculada en 90.000 personas. En Uruguay se estima entre 341 el número de conversos.

Y por último en Bolivia se considera la existencia de alrededor de 2000 musulmanes”[6].

Esto es sólo un panorama general, porque si hacemos un análisis más profundo nos daríamos cuenta que la cantidad es mayor y aumentará cada vez más de acuerdo a un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Pew Research Center[7].

“Se espera que para el 2030 el número de musulmanes se duplique en el Continente Americano, superando los 10 millones”.[8] Y donde también señala que:

“Actualmente el número de musulmanes en Latinoamérica es de más de 4 millones, con 700.000 en Argentina y más de 1.5 millones en Brasil. Los inmigrantes de países donde predomina el islam son el 50% de los musulmanes en las comunidades islámicas de Latinoamérica; mientras que otras nacionalidades de la comunidad que practica el islam en el continente son: mexicanos, brasileños, colombianos, argentinos, entre otros”.[9]

Con todas esas cifras nos estamos dando cuenta que, si bien está aumentando la cantidad de musulmanes en Abya Yala, también es cierto que el gran desafío que se tiene en la actualidad es continuar combatiendo la ignorancia que existe sobre el islam; pues no se ha borrado el desconocimiento de esta forma de vida, en el Continente donde todavía se continúa confundiendo que por ejemplo llevar el “hiyab” (velo) o el vestuario holgado no significa ser árabe o tener una ascendencia cultural de Medio Oriente o tildar de árabes; a todos los musulmanes, lo cual no es correcto; pues el país donde existen la mayor cantidad de musulmanes no es árabe, ni mucho menos sino es Indonesia[10], o continuar aseverando que el musulmán es islamista o terrorista o hablar de Irán como si fuera Irak  y cosas por el estilo.

Y al respecto este es el gran desafío y la gran lucha que se debe hacer día a día, continuar informando dando a conocer el verdadero islam, desmitificando los distintos estereotipos que se tiene sobre esta religión, y creemos que es la principal batalla que se debe vencer para mostrarla sin estereotipos y desmitificándola, como lo que es, una religión de Paz y Armonía, sin ideologías políticas, ni egocentrismos baratos, porque ya estamos cansados de ver a personas que se creen muy religiosas y sabias y lo único que hacen es utilizar al islam para su publicidad individual y personal, lejos de sobremanera de la práctica propia de lo que debe hacer un verdadero musulmán.

Y es precisamente que a través del conocimiento a las personas la principal fase que se debe llevar adelante y concordamos con las palabras del Sheij Madani[11] sobre la importancia de las Universidades para impartir la enseñanza del islam en Latinoamérica:

“La importancia de las Universidades en Occidente es vital,  si bien podemos difundir en las mezquitas y los centros islámicos; pero aun así las Universidades son muy importantes, puede haber gente que no vaya a los centros islámicos o a las mezquitas, pero todo el mundo va a la Universidad; entonces para los musulmanes de nuestro continente, y la gente de nuestro país es importante ganar terreno en las Universidades, entrar a la gente a través de la cabeza y el corazón”.

Esta es una manera de enfrentar la ignorancia que continúa existiendo sobre el islam, sólo a través de la enseñanza y el conocimiento, porque el desconocimiento de algo, hace mal interpretarlo y juzgarlo de mala manera hasta poder negarlo. “El conocimiento es la vida”.[12]

Y no solamente en las Casas de Estudios Superiores ; sino también en colegios, escuelas y en los distintos centros de enseñanza la difusión del islam; sino que también se hace necesario crear estrategias y proyectos para proyectar en las mallas curriculares de los centros de enseñanza, como son los colegios y las escuelas, específicamente refiriéndonos al Estado Plurinacional de Bolivia, impartir una materia sobre la enseñanza del islam, y al mismo tiempo continuar abriendo espacios de diálogos, coloquios y otro tipo de herramientas comunicacionales como instrumentos necesarios para la difusión del islam.

Pero este reto también a la par se debe complementar con el conocimiento de toda la riqueza cultural existente en toda América del Sur, caso específico Bolivia, que es propia de los pueblos milenarios y originarios ancestrales que existieron hace millones de años atrás; con esto se quiere decir que Abya Yala tiene su propia cultura, su propia lengua, su propio origen y su propia identidad y desconocerlo sería imponer otras costumbres, tradiciones de otras formas de vida; porque el islam busca sobre todo la convivencia y la unidad entre los pueblos. Pensar de otra manera es tener una postura totalitaria y absolutista, lo cual está fuera del islam como movimiento político y religioso.

Pues también se debe luchar contra la idiosincrasia de la gente, misma que fue impuesta tras más de 500 años de genocidio europeo, los que no pudieron, ni podrán nunca arrebatar, ni borrar la magnánima riqueza cultural identitaria que poseen estos pueblos que hoy han erigido sobre la base de la sangre de sus mártires el Estado Plurinacional de Bolivia.

Por eso es muy necesario continuar con este diálogo intercultural entre todos, el cual propusimos anteriormente[13],  para poder facilitar la transmisión del mensaje islámico, con respeto y tolerancia porque nadie es dueño del conocimiento, sólo Dios.

Porque el islam insta a buscar el conocimiento, el Profeta (BPD) hizo que la búsqueda del mismo sea obligación de cada musulmán, e informó de que el mérito del sabio sobre el orador es como el sol sobre los demás astros; y que los sabios son los herederos de los Profetas.

El islam es la religión del conocimiento, pues la primera aleya revelada ordena la lectura, ya que es la llave de todo conocimiento; dijo Dios: “Lee en el nombre de tu Señor que ha creado”, “Ha creado al hombre de un coágulo, ¡Lee, que tu Señor, es el más generoso!, El que enseñó por medio del coágulo, enseño al hombre lo que no sabía!”. Corán (96:1-5).

Los que tienen conocimiento son los que más rápidamente asimilan la verdad y creen en ella; dijo Dios:

“Y para que sepan aquellos a los que se les ha dado el conocimiento, que es la verdad que viene de tu Señor, crean en ellos y se tranquilicen así sus corazones, realmente Dios es el guía de los que creen y los conduce a un camino recto”. Corán (22:45).

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente


[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

[2] Abya Yala que significa “Tierra en plena madurez”, la elección de este nombre fue sugerida por el líder aimara Takir Mamani, quien propone que todos los indígenas hombres y mujeres lo utilicen en sus documentos y declaraciones orales, porque desde la conquista, el término “indio/a” se usa indistintamente para todos y todas los nativos/as del continente, desde Alaska hasta la Tierra del Fuego y surge el problema de cómo distinguir las y los “indios/as” de Abya Yala de las y los habitantes de la India (¿”indios”, “hindúes”, “índicos”?). Y por otro lado, la expresión “indio de la puna” por ejemplo, es un insulto para una persona sucia, no civilizada y bruta, sin que realmente sea runa/jaqi o campesino andino.

[3] Saavedra Alfaro Sdenka, “Interculturalidad Andina, El Suma Qamaña y el Islam en Abya Yala”; Ed. Elhame Shargh, La Paz-Bolivia; Julio 2014.

[4] www.bbc.co.uk /martes, 27 de agosto 2013.

[5] Caro Isaac, Sociólogo, Doctor en Estudios Americanos, Académico del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat de Chile.

[6] Pew Research Center, Religion & Public Life en: http://www.pewforum.org  en /2011/01/27/table-muslim-population-by-country/

[7] Pew Research Center “The Future of World Religions: Population Gronth Projections, 2010-2050”; (2 de Abril 2015).  wwpewforum.org

[8] Ídem.

[9] ídem

[10] www.abc.com “Indonesia con más de 242 millones de habitantes 2014 millones son musulmanes”; (31 de enero 2011).

[11] esabna.24.com, “El pueblo Latinoamericano hoy está mirando hacia la República Islámica de Irán”; (20 de agosto de 2015). (Palabras del Sheij Abdalá Madani).

[12] Gonzales Carlos Humberto, “El conocimiento es la vida”, EE.UU; 2012.

[13] Saavedra Alfaro Sdenka, “La cultura abigarrada y la comunicación intercultural desde la concepción islámica”, ensayo del texto: “Interculturalidad Andina, El Suma Qamaña y el Islam en Abya Yala”; Ed. Elhame Shargh, La Paz-Bolivia; Julio 2014.

Article_image
Article_rate
No votes yet