La gran marcha del retorno, la lucha por la libertad y el regreso a Palestina

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

La gran marcha del retorno en la franja de Gaza; es decir las manifestaciones y las protestas masivas llevadas a cabo por jóvenes, mujeres, niños, ancianos y todo aquel que exige justicia ante el régimen opresor israelí, convocadas desde el 30 de marzo de esta gestión, durante el día de la tierra Palestina[2] en busca del fin del bloqueo que Israel aplica sobre Gaza desde hace 11 años[3], que las organizaciones internacionales de derechos humanos han calificado de crimen de lesa humanidad y que hunde a esta región a la pobreza y el aislamiento, y además cuyo objetivo central de esta marcha es la reivindicación de los derechos legítimos del pueblo palestino sobre la Tierra Palestina y el derecho al retorno a las tierras  de sus padres o abuelos, de las que salieron en 1948, cuando Estados Unidos e Inglaterra, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial permiten el surgimiento de la entidad sionista de Israel, generando con ello la Nakba[4], la catástrofe cuyo resultado fue la salida del hogar palestino de gran parte de su población, constituyéndose en refugiados, cuya presencia ya supera los más de seis millones de refugiados palestinos repartidos por todo el mundo, de acuerdo la Oficina Central de Estadísticas Palestinas (OCEP)[5]; es la voz del pueblo palestino, que encarna la lucha por la libertad, por el retorno y el respeto a todos sus derechos internacionalmente mancillados por parte del régimen sionista de Israel, pues se debe señalar que las mismas ya han cobrado la vida  de más de 205 personas y más de 25 mil heridos[6], por parte de la represión militar israelí, conforme a las últimas cifras del Ministerio palestino de Salud, presentadas este mismo viernes por su portavoz, Ashraf Al-Qudra[7].

Y en ese sentido es muy importante y necesario también señalar que en Palestina la ocupación militar produce la violación continua de todos los derechos, incluidos los más básicos, aquellos que permiten tener una vida digna, como son los derechos a la educación, la salud, la vivienda, el acceso a la tierra y la libertad de movimiento; y es que la política de ocupación israelí lleva a la destrucción de las propiedades palestinas, a la falta de acceso a las tierras de cultivo y a la confiscación de terrenos para la construcción de asentamientos ilegales  en territorios Palestinos, porque desde los acuerdos de Oslo de 1993[8], hace 25 años atrás, se han construido muchos más asentamientos ilegales judíos en los territorios Palestinos que antes de que se firmaran y a consecuencia de ello, el pedido mundial de que Israel paralice sus actividades en materia de asentamientos; ya que esta demanda ha pasado a ser un requisito internacional y no sólo Palestino, por el incumplimiento de tratados internacionales por parte del régimen de Israel.

“Israel no se ha limitado a los territorios que ocupó, incluso en 1967, y últimamente, está construyendo más viviendas. Este 24 de enero, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, y su ministro de asuntos militares, Avigdor Lieberman, dieron su visto bueno a la construcción de 2500 viviendas en la Cisjordania ocupada, cuya mayoría se ubica en las colonias de los territorios palestinos. Este proyecto es el más grande que se ha adoptado en estas tierras desde 2013. Días antes se había aprobado la edificación de 566 unidades residenciales en colonias ubicadas en Al-Quds, ocupada por Israel desde 1967. Cabe mencionar que más de medio millón de israelíes se han hospedado en más de 230 asentamientos judíos en esta zona”[9].

Y es así que, al cumplirse ya 7 meses de esta gran marcha del retorno, estas manifestaciones pacíficas que reclaman y exigen a Israel que levante el bloqueo y reconozca el derecho de más de 6 millones de palestinos a regresar a sus tierras, de donde los expulsaron los israelíes o huyeron durante la guerra que siguió a la creación de este estado sionista como lo manifestamos anteriormente, y además cuyo objetivo central es el de poner fin de una vez por todas a la ocupación Israelí que es una de las más brutales y crueles de la historia[10]en territorio palestino, las fuerzas israelíes han matado hasta octubre de 2018 a más de 205 personas,​ incluidos médicos,​ enfermeras, periodistas​, discapacitados​ y más de 30 niños; aproximadamente 18.000 manifestantes han resultado heridos​ (entre ellos, 370 médicos y enfermeros),​ todos ellos en territorio gazatí, de los que más de 4.500 han recibido impactos de bala[11].

Esta masacre sangrienta por parte del régimen israelita sobre los manifestantes en estas manifestaciones pacíficas de los palestinos cuyos mayores crímenes fueron quemar ruedas o lanzar piedras contra francotiradores y militares totalmente armados, que pertenecen a uno de los ejércitos con mayor capacidad represora del mundo que ha dado lugar a una auténtica catástrofe humanitaria en estos momentos; pues este año, desde que empezaron las protestas de la Gran Marcha del Retorno el 30 de marzo, se ha estrenado en Gaza la última línea de drones de control de multitudes de Israel, como lo señala Gabriel Schivone en “El “laboratorio” de Gaza aumenta los beneficios de la industria de la guerra de Israel”[12], ya que incluye el drone bautizado con el apropiado nombre de “Sea of Tears” (Mar de Lágrimas), un drone producido comercialmente por China y modificado por la policía israelí para arrojar gases lacrimógenos sobre las multitudes de seres humanos que se encuentran debajo, y el drone Shocko que suelta “agua fétida” sobre las personas que se manifiestan.

“El Ministerio de Sanidad de Gaza ha observado a lo largo de los últimos siete meses los efectos que tienen sobre los seres humanos las “balas mariposa” de Israel, que explotan al impactar. Son unas de las balas más mortíferas utilizadas por Israel. El personal de Médicos Sin Fronteras trató heridas similares a las producidas por estas balas mariposa en el 50% de los más de 500 pacientes a los que atendieron durante las protestas. Muchas de las personas que se manifestaron que no murieron directamente debido a estas balas resultaron heridas de gravedad con lo que estas balas se han ganado un lugar en el largo historial de las prácticas del ejército israelí de disparar con el objetivo de mutilar a las personas, que la autora Jasbir K. Puar detalla en su libro The Right to Maim: Debility, Capacity, Disability”[13]

Toda esta gente inocente asesinada que incluye a niños, mujeres, ancianos, o gente voluntaria que estaba en esos momentos atendiendo a los heridos, como Razan al-Najjar, de sólo 20 años de edad, que desde la primera manifestación de la Marcha del Retorno, había colaborado como enfermera voluntaria atendiendo a los heridos en las manifestaciones, que resultó ser la única víctima mortal de las protestas del 1 de junio de esta gestión; ya que un francotirador israelí la asesinó de un disparo en la espalda mientras acudía a atender a manifestantes intoxicados por gases lacrimógenos, pues en el momento de ser abatida, llevaba la bata blanca que la acreditaba como personal médico, cuya fotografía recorrió el mundo por los medios de comunicación y la que se encuentra pintada en el muro del apartheid en palestina[14], o el asesinato del periodista Ahmad Muhammad Ashraf Hassan Abu Hussein, de 24 años, que llevaba un chaleco identificativo, pues cumplía su labor de reportar lo acontecido, en el momento de ser abatido por los soldados israelíes que le dispararon en el estómago y el pecho, falleciendo minutos después en el hospital[15], o también la muerte de seres inocentes como son los niños como Shadi Abed Elall, de 12 años, muerto de un tiro en la cabeza efectuado por un francotirador israelí al este de Jabalia[16] o la muerte de Nasser Msabbih, también de 12 años de edad y la de Mohamed al-Houm de 14, alcanzados por proyectiles en la cabeza y en el pecho respectivamente, o tantos seres humanos que quedaron lisiados, o discapacitados fruto de las balas recibidas por parte del ejército con mayor capacidad represora del mundo como lo dijimos, en fin todo este genocidio, esta aniquilación que se está llevando a cabo en Palestina por parte el régimen sionista, en esta Gran marcha del retorno, la que continuará, la que viernes tras viernes se hará más fuerte; pues la resistencia del pueblo palestino no cesará hasta ver a un estado libre y soberano, exige al mismo tiempo la condena por parte del mundo entero, ya que como seres humanos habitantes del planeta tierra no se debe permitir la total aniquilación de un estado, libre y soberano, porque de lo contrario seremos cómplices.

 

 

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente

 

 


[1]Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

[2] Fecha que se conmemora la huelga general y las protestas del año 1976 en respuesta a las políticas de confiscación y apropiación de tierras que Israel estaba y está llevando a cabo desde entonces.

[4] "En mayo de 1948, se inicia la operación "limpieza étnica" más cruel conocida en tiempos modernos. Este hecho, más conocido como Al Nakba (en árabe significa catástrofe, calamidad o desastre), comienza cuando el 78 % de la población palestina en los territorios donde Israel implantó su estado en 1948, fueron violentamente expulsados de sus hogares. Hoy, y según cifras de la ONU, éstos constituyen los más de 5 millones de refugiados que aún siguen impedidos de retornar a sus propias tierras" Ver más en: http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=31804

[5] www.europapress.es “Ya son más de seis millones los refugiados palestinos por todo el mundo, según OCEP”; (22 de junio de 2011).

[6] https://www.hispantv.com/noticias/palestina/390618/militares-israel-manifestantes-palestinos-gaza

[7] Ídem.

[8] Los Acuerdos de Oslo de 1993 (oficialmente Declaración de Principios sobre las Disposiciones relacionadas con un Gobierno Autónomo Provisional) fueron una serie de acuerdos firmados entre el Gobierno de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), y fue diseñado para ofrecer una solución permanente en el conflicto palestino-israelí, sin embargo, esto no fue así. Por otro lado, el acuerdo tenía previsto también un plan para solucionar la llamada "cuestión palestina". El plan tenía previsto la progresiva retirada de las fuerzas israelíes de la Franja de Gaza y Cisjordania y el derecho de los palestinos al autogobierno en esas zonas a través de la autoridad palestina.

[9] www.resumenlatinoamericano.org “Israel se burla del mundo con los asentamientos”; (30 de enero de 2017).

[10] citado por José Abu-Tarbush, en Ahron Bregman: “La ocupación. Israel y los territorios palestinos ocupados” Barcelona: Crítica, 2014 (488 páginas). Traducción de Luis Noriega

[11] https://elpais.com/internacional/2018/10/12/actualidad/1539360468_277285.html

[12] http://rebelion.org/noticia.php?id=247660

[13] Ídem.

[14] https://elpais.com/internacional/2018/06/09/actualidad/1528579387_363216.html

[15] https://www.haaretz.com/middle-east-news/palestinians/second-gazan-journalist-shot-by-israel-dies-of-wounds-1.6029983

[16] https://www.haaretz.com/israel-news/.premium-two-palestinians-including-14-year-old-said-killed-by-israeli-army-fire-in-gaza-border-clashes-1.6471206

Article_image
Article_rate
No votes yet