Critica a Wahabismo (I)

Grabado de una Programa radial Según notas del Ayatola Yafar Sobhani

Una pregunta del ayatolá Sobhani a los salafíes es sobre la familia de Profeta, a saber, si ellos consideran que el criterio para los ciudadanos tiene que basarse en las pautas de los compañeros, ¿por qué el concepto, la sabiduría y las palabras de la familia de Profeta del Islam, no son considerados para evaluar lo justo y lo injusto? La familia del Profeta y sus puros nietos fueron los mejores salafíes competentes, a los que se referían los demás para resolver sus dudas y entender cualquier asunto.

Hace tiempo que la secta de Wahabismo, con el dinero y las posibilidades de la familia Al Saud, despliega ingentes esfuerzos para extender sus creencias. Sin embargo, las bases de la creencia de esta corriente son completamente débiles y primitivas, pues sus ulemas han dado un entendimiento muy leves de las aleyas del Sagrado Corán, las narraciones y las informaciones, al respecto. Las enseñanzas de las normas wahabíes son el mayor obstáculo para la unidad de los musulmanes en esta la época, porque esta secta se opone tajantemente a otras religiones islámicas e incluso considera violentas las enseñanzas nobles del Islam. La raíz de todo el comportamiento radical de los wahabíes tiene que buscarse en sus desviaciones de credo y pensamiento.

 El Enviado de Dios, el Hazrat Mohommad (Paz sea para él y sus descendientes) no fue negligente en su trato con la gente y no fue exigente en su invitación a los hombres ya que pudo predecir el peligro por delante gracias a su mirada divina. Aquel hazrat siempre habló de seguir con lealtad los principios del Islam y alertó a los musulmanes de caer no en las trampas de los enemigos.

Todas estas recomendaciones fueron dadas a los seguidores de la última religión celestial por lo que no entraron en el camino de sus antepasados y, como ellos, no se dividieron en diferentes sectas. El Sagrado Corán alerta a los musulmanes en la aleya 105 de la sura La familia de Imran:

 ¡No seáis como quienes, después de haber recibido las pruebas claras, se dividieron y discreparon! Esos tales tendrán un castigo terrible.

 Sí, el Señor ha puesto límites y normas para que los hombres puedan alcanzar la perfección y la unidad en el camino hacia Dios. El Señor del universo considera ilícita la opresión y la agresión a la vida, a la propiedad y al honor a los musulmanes. El Enviado de Dios, en su última peregrinación, dice a los musulmanes que miren correctamente (se puede entender los hechos y verdades de la sabiduría islámica) y les exige que después de él “no degüellen a las personas”. Lamentablemente, a pesar de estas directrices del Profeta de Dios, un grupo de ignorante y fanático llamado wahabíes, que alegan ser musulmanes, se comportan como ateos y decapitan fácilmente la cabeza de suníes y chiíes. Uno de los grandes jurisprudentes de Irán, el ayatolá Jafar Sobahani, que investiga sobre las creencias absurdas del wahabismo, ha escrito libros y artículos en los que da respuesta a las medidas de este falso grupo musulmán. Hace poco este destacado personaje islámico, en un escrito, hizo algunas relevantes preguntas a los salafíes sobre su pensamiento y puntos de vista respecto al Islam; este artículo recibió amplia cobertura en los medios de comunicación, sin embargo, los líderes salafíes wahabíes, que se autoproclaman miembros del noble Islam, no han podido responder a estas cuestiones porque sus ideas son débiles y no pueden defenderlas.

La primera pregunta del ayatolá Sobhani sobre las creencias superficiales salafíes. Ellos dicen que se debe seguir a los compañeros y fieles por sus conceptos es la base de lo justo y lo injusto. Además, basándose en un hadiz del profeta del Islam, consideran los tres primeros siglos de la hégira lunar, la época de los fieles y compañeros, como ejemplo del comportamiento de los musulmanes y como criterio de lo justo y lo injusto. Ellos aceptan esta hadiz del Enviado de Dios como un pretexto para aprobar su pensamiento. Este hadiz dice: la mejor gente es la gente de mi era, luego la gente que vendrá después y le siguen los que vendrán tras ellos. Los wahabíes erróneamente consideran estas tres épocas como tres siglos, sin embargo, los tres períodos de tres siglos wahabíes están asociados con grandes incertidumbres. El investigador e historiador contemporáneo Ayatola Sobhani, dice: ¿cómo podemos considerar los cien primeros años del siglo I dC., es decir el primer siglo de la hégira lunar, como los más nobles si muchas innovaciones ha aparecido en los primeros cien años o un poco antes?

De hecho, los tres períodos de tres siglos wahabíes están tomados erróneamente y están asociados con grandes incertidumbres, ya que los Khawarij, Morjyah, Mu'tazilah y la mayoría de religiones supersticiosas y sectas surgieron a finales del siglo I y principios del siglo II.

El Sagrado Corán, la última Escritura celestial para la humanidad, es el mejor documento en este terreno. En esta gran Escritura, el término “siglo” se ha repetido siete veces, pero ninguno de ellos significa cien años. En el idioma árabe “siglo” se refiere a una generación que viene después de otra; entonces, el Profeta, en su hadiz se refiere a una generación de personas, no un periodo de cien años. 

Otra crítica contra los salafíes es que ¿con qué criterio pueden evaluar lo justo e injusto, cuando su comportamiento, dichos y hechos son distintos y a veces contrarios? Por ejemplo, durante la firma de “paz de Hudaibia” con Quraish, el profeta Mohammad (P) fue listo en eliminar el título de Rasul al Alá de su nombre. Esto creo una ola de diferencia entre los musulmanes, mientras un grupo consideraba el pacto como un desprecio para ellos y una humillación para su religión, otro grupo aceptó la orden del profeta de Dios. Ahora, ¿podemos criticar acaso la postura del grupo que no estaba de acuerdo con el profeta?

La tercera pregunta del ayatolá Sobhani a los salafíes es sobre la familia del profeta, a saber, si ellos consideran que el criterio para los ciudadanos tiene que basarse en las pautas de los compañeros, ¿por qué el concepto, la sabiduría y las palabras de la familia del profeta del Islam, no son consideradas para evaluar lo justo y lo injusto? La familia del profeta y sus puros nietos fueron los mejores salafíes competentes, a los que se referían los demás para resolver sus dudas y entender cualquier asunto. El profeta considera a sus fieles y compañeros iguales a él y dice: Por cierto que he dejado entre vosotros dos cosas preciosas (Az-Zaqalain). Una es más grande que la otra: el Libro de Dios, Imponente y Majestuoso, el cual es un cordel que se extiende del Cielo hacia la Tierra, y mi descendencia, la Gente de mi Casa (Ahlu Baitî). Sabed que ambos no se separarán jamás hasta que vuelvan a mí en la Fuente”

El ayatolá Sobhani -a continuación- cuestionó por qué los salafíes entre tantas narraciones sobre el profeta del Islam ignoran las pautas de la querida hija del profeta, llamada “Líder de las damas del mundo”, y por qué no prestan atención a los hijos y nietos puros de Profeta, llamados “Arca de Noé” ya que son salvadores.

Pero, la más importante crítica sobre las ideas de los wahabíes es el lugar de su líder Mohamed ibn  Abdulwahhab e Ibn Taimie ya que eso ha causado su desviación. Parece que para los wahabíes su líder no es el profeta del Islam sino que son Ibn  Taimia y Mohamed Ibn Abdulwahhab. Ellos también consideran más importantes a sus compañeros que al profeta  Mientras que los musulmanes, según el Corán, consideran a Mohamed Mustafá como un hombre superior y el último Enviado de Dios. Los musulmanes verdaderos creen que los asuntos de la religión y sus normas han sido entregados al pueblo por el profeta y su revelación del Corán. De acuerdo con este principio, ¿cómo se puede "entender el valor de compañero" en la percepción de los salafistas?  En la mirada de los salafíes parece que no se ha cerrado la puerta del monoteísmo y del otro mundo y una de las pruebas de Dios es el concepto de Iytihad contra sus compañeros.  Uno de los partidarios del wahabismo “Shokani” ha confesado esta realidad: “la verdad es que las promesas de los compañeros no tienen pruebas. Dios para este pueblo no ha envido más que un Enviado y Mensajero. Los compañeros y los demás que vendrán después de ellos todos están obligados a seguir el Corán y la tradición profética”.

El wahabismo, en una mirada, es un rito unilateral y lejos de las enseñanzas valiosas del profeta del Islam. El regalo de esta secta desviada para los musulmanes hasta ahora no ha sido más que la creación de discordias y la división de las filas de devotos y el fortalecimiento del frente de ateísmo.

Fuente: spanish.irib.ir

Continuará…

www.islamoriente.com

Fundación Cultural oriente

Article_image
Article_rate