Critica a Wahabismo (II)

Grabado de una Programa radial Según notas del Ayatola Yafar Sobhani

El querido Profeta del Islam dice: cuando en la comunidad hay innovaciones, los ulemas con su razonamiento científico deben levantarse para combatir las innovaciones desviadas.

En este contexto, tras la divulgación de las ideas desviadas de Ibn Taimiah y luego de Mohamed Ibne Abdul Wahhab, los ulemas no se quedaron callados ante estos cambios. Los eruditos islámicos, en sus cartas, declaraciones y sus libros, critican las ideas desviadas del wahabismo. Uno de los famosos sabios suníes Shamsedin Zahabi, líder de su era, hizo una extensa crítica al pensamiento desviado de Ibn Taimia. Otro gran erudito suní, el Imam Sobki, no ha permanecido en silencio ante el punto de vista equivocado y las muchas innovaciones que introdujo Ibn Taimia en la religión. Sobki, sobre Ibn Taimia, dijo: "Él encubriéndose en el seguimiento del Corán y la tradición creó muchas innovaciones y giros en el pensamiento islámico de tal forma que rompió los verdaderos principios del Islam".

En la era actual, los grandes ulemas del Islam han resistido ante las innovaciones y las ideas nulas de los salafíes y han criticado sus ideas. Uno de los ulemas e investigadores destacados islámicos es el ayatolá Yafar Sobhani que ha planteado algunas preguntas sobre las ideas de los salafíes; en el programa de hoy continuamos el estudio de algunas de las preguntas y críticas de este sabio musulmán, al respecto.

La base de las creencias de los salafíes es seguir tanto el pensamiento como la práctica de los compañeros. Los salafíes subrayan que todos sus miembros deben seguir los métodos de sus predecesores que consideran competentes. Pero, aquí hay que preguntar a los líderes ¿Quién es el salafí competente? ¿Qué particularidades tiene? Los salafíes no han presentado un criterio para conocer a los salafíes competentes y no competentes sino que consideran como salafíes competentes a todos los compañeros y ciudadanos islámicos que vivieron durante los tres primeros siglos como salafi competente. Sin embargo, cabe recordar que en los tres primeros siglos de la era islámica ocurrieron importantes eventos y muchas personas se dividieron en diferentes grupos y sectas. El ayatolá Sobhani pregunta esta cuestión a los salafíes: ¿los califas omavitas que han asesinado a los miembros de la familia del profeta y a miles de hombres inocentes se consideran compañeros competentes o ejemplos a seguir? Me pregunto –agrega el ayatola Sobhani- si los califas de Bani Abbas, cuyo primer califa tuvo el título de sanguinario es un líder competente para los salafíes? Pero, los líderes wahabíes no han respondido a estas preguntas importantes y solo se limitan a transmitir a sus seguidores que no tienen permiso para explorar este tipo de eventos históricos.

El ayatolá Sobhani, a continuación a este punto digno de mencionar, dice: si los salafíes consideran la conducta de todos compañeros y ciudadanos como criterio de su conducta y les consideran personajes competentes, pues, ¿cómo justifican el asesinato de su tercer califa? Ya que, su tercer califa fue de la familia competente y sus asesinatos también lo eran. Los salafíes también guardan silencio ante esta pregunta y alegan que ellos no tienen que hablar sobre los sucesos de aquel entonces. Los compañeros y, en general los ciudadanos tienen su propia religión e incluso algunos de ellos toman una conducta inapropiada por seguir ciegamente modelos completamente absurdos. Mientras que el Corán, la última Escritura celestial, recomienda mucho meditar en las acciones del pasado para sacar lecciones y distinguir el camino correcto del incorrecto.

Una característica destacada de la religión islámica y muchas de sus disposiciones es que tiene diferentes normas y disposiciones, algunas fijas y otras variables; de tal forma que el Islam puede considerar los detalles del tiempo y diferentes condiciones para responder las necesidades de sus seguidores. Las normas variables son planteadas por los grandes ulemas y jurisprudentes y solo ellos tienen el poder de Ijtihad (designa el esfuerzo de reflexionar, complementario al Corán y la tradición que ulemas y juristas musulmanes emprenden para interpretar y aplicar los textos fundadores del Islam y transcribirlos en términos del derecho islámico). Los jurisprudentes pueden responder a las necesidades teológicas de los musulmanes y guiarlos con nuevas sentencias y edictos (fatwas). Por consiguiente, el poder de Ijtihad ha convertido el Islam en una religión dinámica y completa. Un ejemplo sobre Ijtihad nos ayuda comprender mejor el dinamismo del Islam. En la actualidad, se ha puesto de manifiesto una gran cantidad de inventos y descubrimientos, mientras el uso de algunos de ellos, necesita del permiso de los jurisprudentes. Por ejemplo, "la fecundación in vitro" es de las nuevas cuestiones que muchos musulmanes no logran definir como lícito o ilícito. No obstante, ulemas musulmanes, como el ayatolá Macarem Shirazi, sobre este asunto, han aprobado una sentencia, en virtud de la cual, si se respetan algunas condiciones, se considera lícita la “fecundación in vitro”; se puede decir, entonces, que este edicto religioso ha ayudado muchos a los musulmanes para que usen de las facilidades y provechos de los avances científicos. Sin embargo, los salafíes no creen en la teología islámica y solo destacan su idea equivoca de seguir ciegamente en todos los campos las pautas de las personas que consideran competente. Esta mirada ignorante hasta ahora ha privado a los wahabíes de muchos nuevos avances científicos.

El ayatolá Sobhani pregunta a los salafies: ¿cómo podemos bastarnos en ese alegato salafí, mientras que miles de asuntos existentes en el escenario de la creencia necesitan una respuesta adecuada? Es interesante saber que los ulemas fanáticos salafíes hasta hace poco consideraban ilícito utilizar el teléfono móvil. Desde el advenimiento del wahabismo -la Inquisición musulmana- invento normas, en virtud de las cuales, acusaba fácilmente de incredulidad y politeísmo, a los musulmanes y tomaban sus propiedades, ya que los salafíes consideran lícito solo la propiedad y el honor de ellos mismos. Ellos que se proclaman seguir las pautas de sus predecesores, cuestionan los pensamientos de todo aquel que tenga otra línea. Según el ayatolá Sobhani, "ellos se consideran musulmanes solo por recitar el testimonio de Shahadatain. Nunca investigan".

De hecho, el método del profeta del Islam no era adquirir e informarse sobre la intención de las almas y corazones del pueblo. Uno de los seguidores del profeta, Jalid ibne Walid, le preguntó su opinión sobre la gente que muchas cosas dice de boca para fuera mientras piensa diferente en su interior, Rasul Allah respondió: "Yo no soy la persona que busca en el corazón y la cabeza de la gente". Según estas narraciones de Jalid ibne Walid, el Enviado de Dios se oponía a inmiscuirse sin consentimiento en el pensamiento de las personas.

Otra crítica a las creencias de los wahabíes salafíes es su rigor intelectual y fanatismo. El rigor intelectual, debido al abandono de la razón, ha privado de la lógica y el razonamiento a los salafíes. El profeta del Islam considera la orientación en base a la Escritura y la tradición. En los hadices islámicos se lee que una hora de meditación es igual a 70 años de adoración. El término “sabiduría” se ha mencionado 49 veces en el Corán. El entendimiento de las bendiciones y la creación de Dios se obtienen a través de la contemplación y la reflexión, entonces, cómo se puede cerrar con una llave firme la mente como lo hacen los salafíes. Los grandes fieles del profeta, tras meditar las aleyas de revelación, aceptaron esta religión celestial y la extendieron por todo el mundo. Entonces, ¿cómo se pueden entender las razones de los eruditos salafíes si no aceptan que los "filósofos" tienen lugar entre los musulmanes? El ayatolá Sobhani, al respecto, que los salafíes son indiferentes al conocimiento, por eso que el verdadero Islam es sacudido, dado que la fe es la base del conocimiento de Dios y de los profetas y, sobre todo, del último Profeta, y eso se logra con meditación y pensamiento correcto.

La forma sana y justa para no iniciar un conflicto armado es reconciliarse con las personas. Se puede considerar que el éxito y la rápida expansión del Islam tienen su origen en las bellas conductas de algunos grandes fieles del profeta y los verdaderos compañeros de aquel Hazrat. Fueron ellos que, con su valentía y amplios esfuerzos, demostraron la grandeza y dignidad del Islam y de los musulmanes.

Las actividades políticas, propagandísticas y la lucha de algunos grupos salafíes de entendimiento equívoco y desviado de las enseñanzas del Islam, como Al-Qaeda, durante más de una década, indican que el Islam y los musulmanes no han sucumbido ante su dignidad y grandeza, sino que día a día los infieles se involucran en sus trampas y se enfrentan con muchos fracasos y pérdidas.

Fuente: spanish.irib.ir

Continuará…

www.islamoriente.com

Fundación Cultural oriente

Article_image
Article_rate