40 años al servicio del Islam; Sheij Abdul Karim Paz un referente de la presencia y expansión del Islam en América Latina

(Entrevista al filósofo, epistemólogo y clérigo musulmán Argentino Abdul Karim Paz)

Uno de los grandes filósofos musulmanes Latinoamericanos que ha logrado articular la cultura hispana y el Islam desde su esencia misma es Abdul Karim Paz , actual Director y Líder religioso de la Mezquita At- Tauhid de la Argentina, antiimperialista, anti sionista, defensor de los oprimidos, como teólogo y filósofo ha destacado en varias esferas que han sido de mucha contribución para la civilización islámica en Oriente Medio e Iberoamérica, hoy tenemos el grato honor de poder conocer a un hombre que ha hipotecado su vida y sus conocimientos en el camino del Islam y los musulmanes.

Pregunta. Es un gusto poder conversar con usted, ¿Quién es Abdul Karim Paz?

Abdul Karim Paz junto al Mahmud Aid (1ro Izquierda) y amigos antes del viaje a Qom – Irán

A group of men posing for a photo

Description automatically generated with medium confidenceRespuesta. En el nombre de Dios, Clementísimo, Misericordiosísimo. Mi nombre es Abdul Karim Paz, soy argentino, tengo 61 años y luego de recibir la licenciatura en Filosofía en la Universidad Nacional de Buenos Aires, en 1987, viajé a la República Islámica para comenzar mis estudios islámicos. Los estudios los realicé en dos partes, porque tuve que atender los asuntos de la Mezquita At-Tauhid durante doce años, desde 1993 al 2005. Completé un Magister en la Universidad Islámica Al Mustafá en Qom en el año 2014. Llevo ocupado en tareas de docencia y difusión del Islam casi desde que me convertí al Islam en el año 1983. Mi trabajo lo realicé en muchos países y también participé de la difusión en Hispan Tv por años con diferentes programas. Escribí dos libros, La Iglesia dialoga con el Islam, que es una presentación del Islam para cristianos (la edición está agotada y fue traducido al portugués) y Sacerdotes del Tercer Mundo, una visión islámica, que es una comparación entre los movimientos religiosos de liberación y la Revolución Islámica de Irán, encuentros y desafíos en común (se consigue en la editorial Biblos de Argentina o en Amazon). Soy casado y tengo tres hijas. Mi esposa es religiosa,

Abdul Karim Paz con el Ayatollah Mesbah Yazdi en España

En el seminario de Qom - Irán

argentina de origen libanés, docente y difusora del Islam con estudios en Argentina e Irán.

 

Abdul Karim Paz y Yafar Gonzales en el seminario religioso de Qom - 1991

 

En el Hayy (peregrinación a la Kaaba) 1987

 

P. Sabemos que sus actividades religiosas espirituales no solo se han limitado a un solo territorio, cuál es su experiencia como filósofo, teólogo y profesor universitario en América Latina.

R. En América Latina existe mucho interés por el Islam. A pesar de la propaganda de los grandes medios que intentan reducir o distorsionar la imagen del Islam, el interés va en aumento y en parte se debe al crecimiento y despertar del mundo islámico en sí mismo que se encuentra en un proceso vivo de independencia de los poderes neocoloniales que todavía sujetan a gran parte del mundo islámico. América Latina está llena de musulmanes que día a día incrementan su número en todos los países. Se puede decir que el nivel de conocimientos islámicos está en una fase expansiva de crecimiento, pero todavía alcanza solo niveles medios y llevará décadas que el Islam en nuestro medio alcance los niveles superiores de conocimiento islámico. Es natural este proceso y el requerimiento del tiempo necesario para que se desarrolle. Otro desafío es la organización de comunidades que puedan vivir el Islam a pesar de ser minorías en esta región. En este sentido también tenemos que decir que estamos en etapas embrionarias y que falta mucho para que tengamos un nivel de vida comunitaria de satisfacción suficiente para suplir las demandas islámicas de una sociedad de creyentes.

Rezando junto con los hermanos en Perú

Los musulmanes latinos no debemos descuidar dos aspectos fundamentales para el crecimiento cualitativo y cuantitativo de nuestras comunidades. La creciente y elevada formación islámica y la unidad como UMMA o comunidad musulmana mundial. Somos minorías en nuestros medios, pero somos partes de una única y misma comunidad islámica mundial y este punto fuerte no debe ser descuidado tanto en lo que hace a nuestra formación como a nuestra unidad e integración. El panorama es muy auspicioso porque vemos un incremento del fortalecimiento islámico y eso abre un sinfín de oportunidades para nuestros hermanos y hermanas en el presente y en el futuro. La unidad e integración debe tener una doble movilidad. Hacia adentro de nuestras sociedades latinoamericanas o ibero americanas y hacia el mundo islámico. Ambas deben desarrollarse. Podemos ser el puente natural entre estos mundos. Es fundamental como aporte al crecimiento espiritual y material de nuestros pueblos en la región.

 

P. Como clérigo musulmán ha podido dirigir, asesorar y guiar a muchas comunidades islámicas en Iberoamérica, cuál es su percepción de la conversión de latinoamericanos al islam.

R. Bueno, yo he intentado y sigo haciéndolo, de servir en todas partes que pueda. Veo un creciente y saludable proceso de nuevas conversiones en toda la región. La era de la comunicación digital ha facilitado esta situación que vemos hoy de nuevos musulmanes en todas partes.  No es fácil llevar el Islam en una sociedad no islámica, ello requiere de fortalecimiento constante que se logra con el estudio, la formación, la compañía de otros creyentes más avanzados, unidad, paciencia, resistencia, perseverancia. La simpatía de muchos en nuestras sociedades hacia el Islam y nuestra comunidad también ha crecido a pesar de la propaganda que se esfuerza de mala fe en inculcar una imagen negativa e irreal del Islam y de los musulmanes.

P. Gran parte de la sociedad en especial la occidental actualmente va perdiendo los valores espirituales, ¿A qué se debe ello?

R. El proceso de degradación de los valores es producto de la decadencia terminal en la que se halla inmersa la cultura de la civilización occidental. Parte de la distancia que esta civilización tomó con respecto a sus fundamentos doctrinarios y modelos fundacionales que han quedado olvidados en una postura meramente declamativa, pero vacía de contenido real cuando no en evidente contradicción con esos principios. Occidente ha perdido contacto con sus fundamentos, con el cristianismo, con la filosofía griega, con su cosmovisión y su ética. Ha tomado una dirección contraria a sus postulados de base. Y tal como advirtiera Jesús y los sabios griegos como Sócrates, Platón, Aristóteles, ese desvío y el camino que han tomado, el materialismo, el relativismo, el individualismo, el capitalismo, el militarismo, el secularismo, etc, han de llevarlos a la decadencia tal como hoy lo podemos lamentar. Parte de esta decadencia es su enfrentamiento con el Islam que tanto la ha ayudado en el pasado, hacia fines de la mal llamada Edad Media (porque describe de manera prejuiciosa y de sesgo anti religiosa), una realidad europea en el mejor de los casos y no una descripción universal como pretende.

Con su hija y su  esposa Masuma Assad (2da a la derecha) junto con los hermanos cristiano católicos en la Mezquita At- Tauhid en Buenos Aires Argentina

P. Por su experiencia en el continente americano, ¿Cree que el islam es un nuevo camino para los latinos?

R. El Islam es un camino para Oriente y Occidente, sin distinción porque su mensaje proviene de Dios, el Señor de la creación. Los musulmanes podemos hacer un gran aporte a nuestras sociedades y su necesidad de encontrar salidas a esa decadencia que padecen. Sin duda, nuestro aporte es muy necesario y positivo y nos coloca en un lugar privilegiado para poder prestar este servicio tan esencial y tan necesario para nuestra gente.

Junto a musulmanes y musulmanas latinas

 

P. Se dice que “El islam es una religión intolerante con las demás creencias”, pues generalmente es considerado como una fe que quiere barrer con las formas, usos y costumbres de las creencias locales, ¿Qué tan cierto es ello?

R. Cualquiera que estudie las fuentes islámicas, se da cuenta del grado de misericordia, tolerancia, buena convivencia, elevados valores morales del Islam. Mal puede el Islam bien entendido conducir a alguien a ser intolerante con los demás. Lo que sí tiene el Islam es que los creyentes quieren cumplir con la guía de Dios y son celosos en sus prácticas, son comprometidos con su fe y quieren ponerla en práctica. Puede que las personas que no conocen el Islam no comprendan en un principio este celo y este compromiso y lo vean como una “exageración” o un “fanatismo”, por oponerse a algunas de las costumbres sociales más comunes en su medio. Pero detrás de cada prescripción islámica, si está bien entendida (proveniente de las fuentes puras del Islam, sin intromisiones y distorsiones), tiene su fundamento lógico y sabio. Por lo que con el tiempo se notan los buenos efectos en el creyente y el medio se amolda a su forma de ser que no busca imponerle nada a los no musulmanes sino acomodar algunas de sus conductas a las normas islámicas. Es importante comprender que las normas islámicas tienen su fuente en la sabiduría profética que proviene de Dios, y muchas de nuestros usos y costumbres, no tienen sabiduría ni guía alguna, son meras convenciones sociales que cambian permanentemente por modas o elucubraciones desprovistas de toda lógica profunda. Por lo tanto, es bueno meditar a la luz de las enseñanzas islámicas en muchas de nuestras formas de pensar y actuar que son conductas imitativas adoptadas sin reflexión. Provocar esa actitud más reflexiva es un buen aporte del Islam y los musulmanes al medio en que se desarrollan. A su vez, los musulmanes deben ser pacientes y tratar con respeto y paciencia a quienes no son musulmanes y pueden no comprender la importancia de la observancia de las normas islámicas para que poco a poco sean asimiladas y aceptadas como ocurre en la mayoría de los casos a los musulmanes practicantes de un Islam bien

Conferencia sobre la civilización Islámica en Perú

fundado.

 

P. La presencia de musulmanes en América de acuerdo a los registros históricos se dice que es desde la llegada misma de los “conquistadores” (1492) en cuyas naves ya venían hombres que practicaban el islam, tomando ese dato si hacemos una analogía con la Iglesia Católica, esta última tuvo un crecimiento raudo a diferencia del islam que llegó junto con la iglesia católica, ¿A qué se debe ello? ¿Por qué hasta el día de hoy la presencia del islam y los musulmanes no tienen un crecimiento demográfico notable a diferencia de la fe católica cristiana?

R. Bueno, obviamente los musulmanes que llegaron a la par de los católicos no llegaron en igualdad de condiciones, habían sido derrotados en la Península ibérica y debían ocultar su fe, de modo que no llegaban con el poder que lo hacían los católicos. Pero sí no pudo dejar de trasladarse mucho del Islam a la idiosincrasia en la cultura del español como se advierte en muchos aspectos que denotan la influencia musulmana. En el lenguaje, en la vestimenta del hombre y la mujer, en el arte, en la arquitectura, en la comida, en algunas maneras de ver al mundo y en algunas ideas religiosas que lógicamente, luego de casi nueve siglos de presencia islámica en la Península ibérica se había consustanciado con su modo de ser. Una de las consecuencias de esa influencia se ve en el grado de mestizaje que se dio en la América española a diferencia de la que no se dio en la anglo sajona. Sin pretender idealizar ni al Islam de la Península ni al cristianismo castellano, lo cierto es que tiene algunas formas menos virulentas que la de los pueblos del norte de Europa en su colonización. Sin embargo, desgraciadamente se han cometido muchos abusos a la población nativa americana de saqueos y maltratos. Una población nativa a la que tampoco debemos idealizar en términos generales. Ni leyenda negra inglesa para desprestigiar a España y al catolicismo ni leyenda rosa de que España no cometía abusos y lo suyo fue evangelización con el modelo de Cristo. Regalar las tierras “descubiertas” o a “descubrir” a los reyes católicos como si fueran propias es como si los nativos hubieran regalado las embarcaciones provenientes de Europa a sus reyes por el hecho de que las descubrieron en sus costas. Como es obvio, esto último, sería un delito menor porque no se compara el valor de las embarcaciones con los territorios americanos. De todas maneras, debemos a mi entender, superar forjando una unidad a futuro con respeto, autonomía, comprensión, para no ser devastados por potencias ávidas de nuestras riquezas. La identidad que amalgama a los nativos indígenas, a los ibéricos, a los afros, a los europeos modernos, a los árabes y a otras etnias y razas de Asia debe acentuar los valores espirituales y morales para no disgregarse y debilitarse.

P. ¿Cómo el islam tiene la capacidad para convivir y respetar la pluriculturalidad latinoamericana?

R. El Islam se caracteriza por resaltar la unidad esencial entre las diferencias. Cualquiera que estudie el Islam va a percibir esta condición del Islam que es reconocida por todos los que lo conocen. Una muestra es la Peregrinación a la Meca donde se pone en evidencia esta condición. La facilidad con la que el Islam amalgama culturas diversas en una cultura común, resaltando las cuestiones esenciales a la condición humana con aquellas que son variables y condicionadas por el lugar y le tiempo también son reconocidas mundialmente. El Islam correctamente entendido y practicado logra esta unidad mediante la persuasión y el conocimiento, no mediante la imposición y la fuerza. En la vida de los profetas se ve esta cualidad de unir a la gente en torno a la adoración al Dios Creador común a todos, unificando a la gente en una serie de prácticas y respetando cuestiones cambiantes propias de cada idiosincrasia que enriquecen a la sociedad de los creyentes. Alrededor del profeta se reunieron con total armonía personas de los distintos continentes, geografías, razas y culturas.

P. ¿El islam es una forma de vida, una religión o un dogma? ¿Por qué?

R. El Islam es una forma de vida que se basa en una doctrina que tiene como fuente la revelación de Dios Único en el Sagrado Corán y en el ejemplo, guía y enseñanza del Profeta Muhammad y su Purificada Descendencia. Si por dogma se entiende algo que se acepta sin ser pasible de ser fundamentado por la razón, el Islam no posee dogmas, sino principios que han de aceptarse primeramente por la razón. Es mediante razonamientos que podemos distinguir si Jesús o Muhammad nos dicen la verdad cuando se nos presentan como representantes de Dios. Es mediante el análisis de sus milagros, comportamiento ético de extraordinaria elevación, su coherencia, su majestuosidad y perfección que nuestros corazones se llenan de fe en ellos y nos sometemos de grado a sus órdenes y prohibiciones.

Los principios del Islam como la existencia y unicidad de Dios, Su Justicia, la profecía, sus sucesores designados por Dios y anunciados por todos los profetas, la creencia en la Resurrección y Juicio Final son todos principios que la razón claramente puede fundamentar acerca de su necesidad y por el contrario, las dificultades de sentido existencial y justicia que representa la ausencia de estas creencias para los seres humanos. Es en base a esta aceptación racional que toma fuerza el modo de vida islámico y de ahí su fuerza transformadora con plena vigencia y en expansión. No decimos “cree y no pienses o razones”. Decimos como nos enseña el Sagrado Corán, “piensa, reflexiona, argumenta y acepta el Islam en base a criterios racionales”. La fe es una confianza o entrega del corazón que no es ciega. Tiene fundamento y eso la hace fuerte. Por supuesto este fundamento racional se puede afirmar con experiencias de tipo místico, degustaciones o percepciones espirituales, pero siempre basado en esos principios racionales, no contra ellos. Los dogmas suponen una suerte de misterio, un ámbito donde la razón no solo no puede penetrar, sino que se opone abiertamente, por eso se dice que los dogmas deben aceptarse sin discutirse o sin pretender probarlos, son misterios. Lo misterioso tiene que ver con la oscuridad, pero el Sagrado Corán no dice que Dios es Luz de luz. No es un misterio, es el Principio que confiere el ser y el sentido a la existencia. Algunos dogmas como el del pecado original no son aceptados por el Islam. Los niños tal como nos lo dice el sentido común, nacen puros, inocentes. No acarrean nuestras almas, pecados ajenos en el más allá o en este mundo nos enseña el Sagrado Corán. Así procedemos en nuestra vida diaria. No es correcto hacer responsables a los inocentes por errores o pecados cometidos por antepasados.

P. Cuál es el rol de la mujer latina conversa en un ambiente donde a veces es discriminada por su forma de vestir, su comportamiento y su práctica religiosa en las esferas de la sociedad como por ejemplo en el trabajo en donde la mayoría tienen creencias, usos y comportamientos locales y que por éste hecho la discrimina.

R. El rol de la mujer musulmana en general o latina en particular con respecto a la posible discriminación que eventualmente pueda padecer por practicar su religión islámica en materia de vestimenta, alimentación o algunas costumbres sociales diferentes, es muy importante. Su fortalecimiento que le viene de su formación, estudio, compañías que la fortalezcan en su camino, es fundamental para la sociedad musulmana. Digamos que si la mujer no tiene éxito en su observancia del Islam, le será casi imposible al hombre tener éxito. A ese esposo, a ese hijo que no tiene el respaldo de la mujer y viceversa. Hombre y mujer deben apoyarse para vencer las pruebas y dificultades en el camino de la obediencia a Dios. La mujer musulmana tiene un rol fundamental porque su éxito depende del grado de conciencia y conducta islámica que una sociedad sepa desarrollar. Me refiero a que la forma de vida islámica basada en un conocimiento correcto del Islam, le confiere a la mujer una dignidad extraordinaria. La mujer occidental está exigiendo que se le reconozcan muchos de sus derechos que en sociedades que basan su orden en la fuerza, no están capacitadas para ofrecerle o garantizarle. Desgraciadamente por no tener una guía divina, creen que con la total igualdad sin tener en cuenta las diferencias biológicas y psíquicas adquirirá sus derechos y tendrá una vida mejor. El Islam no está de acuerdo con esta segunda cuestión. Concuerda sí, en que una sociedad cuyo ordenamiento se basa en la fuerza, de hecho o de derecho, no puede ser justa con sus integrantes y garantizarles el desarrollo armónico de todas sus potencialidades. Pero no cree que el camino para alcanzar esas perfecciones se alcance con una plena igualdad en todos los asuntos como si no existiesen diferencias biológicas, físicas, psíquicas entre la mujer y el hombre. El Islam tiene en cuenta estas diferencias y promueve una forma de vida complementaria entre el hombre y la mujer, cada cual en su órbita dentro de una unidad armónica. La mujer musulmana desarrollando a la luz de un conocimiento sólido del Islam todas las potencialidades puede ser un faro y ejemplo en las sociedades occidentales en su búsqueda de esa felicidad ansiada. Su rol y responsabilidad es muy grande. Está en juego su propia

Junto a la Unión de Mujeres Musulmanas Argentinas (UMMA)

felicidad y el ejemplo para los demás.

 

P. ¿Cómo avizora de acá a unos años la aceptación del islam en América Latina, ¿habrá más presencia demográfica o continuará en su estado actual?

R. Yo soy muy optimista para el futuro del Islam en Latinoamérica. Me baso en la percepción innegable de un crecimiento sostenido en los últimos cuarenta años. Es impresionante percibir en la actualidad la inmensa cantidad de conversiones al Islam que se dan y el fortalecimiento que han experimentado algunos inmigrantes con respecto a su fe islámica. Esto está a la vista para cualquiera. La comunidad islámica está viva y en expansión. Tendremos que pasar a una etapa de mayores logros comunitarios que los que poseemos hoy en día. Una mayor organización, fortalecimiento, islamización de nuestros micro ambientes, fortalecimiento del intercambio y unión con el mundo islámico, fortalecimiento en la formación que no debe descuidarse, sino que debe fortalecerse en forma permanente. Mayor unidad, colaboración, conocimiento mutuo, aprovechamiento mutuo.  Debemos poder garantizar una educación islámica a nuestros hijos, que no estén obligados a emigrar por no tener un microclima islámico. Debemos generar espacios donde podamos vivir y practicar el Islam con comodidad, defendernos de los injustos ataques islamófobos que puedan tener lugar. Dar a conocer el Islam de modo correcto y corregir nuestras conductas en forma permanente a la luz del Islam. Debemos fortalecernos económica, social, culturalmente, en definitiva, material y espiritualmente. El fortalecimiento del mundo islámico nos ayudará, además de nuestra determinación y la ayuda de Dios prometida a quienes se esfuerzan en Su camino. La corrupción manifiesta que experimentan muchos en Occidente genera preocupación y descontento, mientras que el fortalecimiento que otorga el Islam lo hace cada vez más atractivo a los ojos de todo el mundo.

Todos derechos reservados. Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com   Fundación Cultural Oriente

Article_image
Article_rate
Average: 4.2 (5 votes)

Relacionado Artículos :