La posibilidad de ver a Dios, según las escuelas shia y sunna

Por Sayed Mustafá Qazwini

La escuela Shi’a niega absolutamente la posibilidad de ver a Dios, como lo afirman otros. Dios no tiene imagen o cuerpo. Sin embargo, otras escuelas de pensamiento aceptan algunos Hadithes que no solo manifiestan que Al.lah tiene partes físicas; sino que también será visto el Día del Juicio como cualquier ser material. También dicen que Al.lah ocupa un espacio y viaja de un lugar a otro. Las bases de estos argumentos son Hadithes y no el Sagrado Corán. Mencionamos algunas de esas narraciones:

“Nuestro Señor, antes de crear no tenía a nadie junto a Él, debajo de Él había aire, encima de Él había aire, luego creó Su trono sobre el Agua”.[1]

(En el Día del juicio) se le dirá al infierno: ‘¿estas lleno?’. Este dirá. ¿Hay más? Entonces el Señor, Exaltado y Misericordioso posará su pierna dentro del infierno, por lo que este dirá: ‘ahora estoy lleno’”[2]

“Estábamos sentados con el Mensajero de Dios cuando él miró hacia la luna llena y dijo: “Ustedes verán a Su señor así como ven a esta luna, y no se lastimarán al verlo.”[3]

La narración anterior, en particular, afirma que la gente verá a Dios con sus propios ojos, sin importar si son de entre los buenos o entre los hipócritas. Ver a Al.lah significa que Al.lah debe tener un cuerpo y ocupar un espacio físico. El Imam Malik ibn Anas y el Imam al-Shafi’i aceptan esta opinión, y el Imam Ahmad ibn Hanbal considera a esta creencia uno de los fundamentos de la religión.

La opinión de los seguidores de Ahlul Bayt es que ver a Dios es imposible. Este concepto se sustenta con el sagrado Corán y la razón. El sagrado Corán dice claramente:

لا تُدْرِكُهُ الأَبْصَارُ وَهُوَ يُدْرِكُ الأَبْصَارَ وَهُوَ اللَّطِيفُ الْخَبِيرُ

“…la vista no puede percibirle, pero Él percibe toda visión.”[4]

Además, hay múltiples ejemplos de personas buscando ver a Al.lah y la respuesta de Al.lah el Exaltado fue:

وَإِذْ قُلْتُمْ يَا مُوسَى لَنْ نُؤْمِنَ لَكَ حَتَّى نَرَى اللّهَ جَهْرَةً فَاَخَذَتْكُمُ الصَّاعِقَةُ وَأَنْتُمْ تَنْظُرُونَ

“Y recordad cuando le dijisteis: ¡O Moisés! No te creeremos hasta que veamos a Dios manifiestamente. Y el rayo os alcanzó ante vuestros propios ojos. Luego os devolvimos a la vida después de estar muertos. Quizás así seáis agradecidos”.[5]

أَم لَهُمْ نَصِيبٌ مِنَ الْمُلْكِ فإِذاً لاَ يُؤْتُونَ النَّاسَ نَقِيراً

“¿Acaso tienen parte en el gobierno? Si así fuera no darían a la gente lo más mínimo.[6]

وَقَالَ الَّذِينَ لاَ يَرْجُونَ لِقَآءَنَا لَوْلآ اُنزِلَ عَلَيْنَا الْمَلآَئِكَةُ أَوْ نَرَى رَبَّنَا لَقَدِ اسْتَكْبَرُوا فِي أَنفُسِهِمْ وَعَتَوْ عُتُوّا كَبِيراً

“Quienes no esperan el encuentro con nosotros dicen: ¿Porque no se hace que desciendan los ángeles a nosotros o que veamos a nuestro señor? Ciertamente, sus almas se han llenado de arrogancia y endiosado enormemente”.[7]

وَلَمَّا جَآءَ مُوسَى لِمِيقَاتِنَا وَكَلَّمَهُ رَبُّهُ قَالَ رَبِّ أَرِنِي أَنْظُرْ إِلَيْكَ قَالَ لَنْ تَرَانِي وَلَكِنِ انْظُرْ إِلَى الْجَبَلِ فإِنِ اسْتَقَرَّ مَكَانَهُ فَسَوْفَ تَرَانِي فَلَمّا تَجَلّى رَبُّهُ لِلْجَبَلِ جَعَلَهُ دَكّاً وَخَرَّ مُوسَى صَعِقاً فَلَمّآ اَفَاقَ قَالَ سُبْحَانَكَ تُبْتُ إِلَيْكَ وَاَنَاْ اَوَّلُ الْمُؤْمِنِينَ

“Y cuando Moisés vino a nuestra cita y su señor le dijo hablando, dijo: ¡Señor mío! ¡Muéstrate a mí para que yo pueda verte!

Dijo Él: ¡jamás me veras! Pero mira la montaña y si ésta permanece firme en su sitio Me veras. Y cuando su señor se manifestó a la montaña la desmoronó y Moisés cayó desvanecido. Al volver en sí, dijo: ¡Glorificado seas! ¡Me vuelvo a ti arrepentido y soy el primero de los creyentes![8]

Si ver a Dios fue imposible para los Profetas y los mensajeros de Dios entonces es obvio que también lo es para todas las demás personas; ya sea en esta vida o la otra.

En términos lógicos, para ver un objeto este debe tener algunas cualidades. Primero, debe tener una dirección específica, tal como estar en frente, a la derecha o la izquierda del observador. Segundo, debe existir una distancia entre el que ve y el objeto que es visto. Se dificulta ver entre más aumenta o se acorta la distancia. Al.lah el Todopoderoso no es un objeto físico que podamos identificar y finalmente ver, tampoco ocupa un lugar en el espacio. Aunque Él sagrado Corán dice:

وَهُوَ الْقَاهِرُ فَوْقَ عِبَادِهِ

“Él es quien posee el dominio completo sobre sus siervos”[9]

يَخَافُونَ رَبَّهُم مِّن فَوْقِهِمْ وَيَفْعَلُونَ مَا يُؤْمَرُونَ

y “temen a su señor, que está por encima de ellos y hacen lo que se les ha ordenado”[10]

—”Encima de ellos”—quiere decir que El Todopoderoso supera a todos Sus siervos en Poder y Sublimidad– no en lugar, espacio, área, elevación o localización física. Tales cualidades no aplican para Él. Durante su ascensión al cielo, el Profeta invocó a su señor por medio de las palabras: “eres el Elogiado” En tanto que el Profeta Jonás lo invocó desde el fondo del mar diciendo: “

لآ إِلَهَ إِلآَّ أَنتَ سُبْحَانَكَ إِنِّي كُنتُ مِنَ الظَّالِمِينَ

“!No hay más Dios que tú! ¡En verdad, he sido de los opresores!”[11]

Acerca del Profeta Jonás, el Profeta Muhammad dijo: “No me exaltes por encima de él en la cercanía a Al.lah solo porque llegué al Trono Elevado mientras que él estuvo en el fondo del mar, porque El Adorado está exento de estar confinado a un espacio o dirección.”

“Za’lab al-Iamani le preguntó al Imam ‘Ali si había visto a Dios. El Imam respondió: “¿Cómo puedo adorar algo que no veo?” cuando le pregunto cómo lo vio. El Imam Ali respondió: “Los ojos no Lo pueden ver pero los corazones Lo ven con la verdadera fé.”[12] Existen muchas cosas la cuales la gente no puede percibir y no tienen una forma física, sin embargo la gente cree en ellas. El Imam Ya’far as-Sādiq, el sexto Imam, una vez fue interrogado: “¿Será visto Dios en el Día de la Resurrección?” su respuesta fue: “¡Exaltado y Glorificado sea como para que sea así! Los ojos solo pueden percibir un ser que tenga color y forma, pero Al.lah, el Exaltado, es el creador de los colores y las formas.”

Expresiones acerca de Al.lah como: Su “mano” o su “rostro” son mencionados alegóricamente. La “mano de Dios” se refiere a Su Poder y Gracia, y “su rostro “se refiere a varios aspectos. El primer paso en la Unicidad y Monoteísmo de Al.lah es entender de que Al.lah no es un cuerpo y nunca será visto y que Él es único, como lo menciona el sagrado Corán, “No hay nada como Él.”[13]

Fuente: Cuestionamientos acerca del Islam Shi’a

Editorial Elhame Shargh

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente


[1] Sunan ibn Mayah, “introducción”; Sunan Tirmidhi, “explicaciones de la sura Hud”; Musnad Ahmad ibn Hanbal. Vol. 4, 11-12

[2] Ṣaḥīḥ al-Bukhari, Vol. 3, 128, Vol. 4, 191, Vol. 4, 129 de Anas. Algunas narraciones dicen: “pie” en lugar de “pierna”

[3] Ṣaḥīḥ al-Bukhari, “Libro sobre los tiempos de la oración”, Hadith 521 y 539, Vol. 10. 18 y 20, “interpretación del sagrado Corán”, Hadith 4473, “Monoteísmo” Hadith 6882-6884; Ṣaḥīḥ Muslim, “Libro sobre las mezquitas y lugares para realizar la oraciones”, Hadith 1002; Tirmidhi, “Libro sobre la descripción del paraíso”, Hadith 2474; Abu Dawud, “Libro sobre la sunna”, Hadith 4104; Ibn Mayah, “Libro sobre la introducción”, Hadith 173; Musnad Ahmad ibn Hanbal, Vol. 4. 360, 362, ay 365

[4] Sagrado Corán, 6:103

[5] Sagrado Corán, 2:55

[6] Sagrado Corán, 4:53

[7] Sagrado Corán, 25:21

[8] Sagrado Corán, 7:143

[9] Sagrado Corán, 6:61

[10] Sagrado Corán. 16:50

[11] Sagrado Corán, 21:87

[12] Nahy al-Balagha.

[13] Sagrado Corán, 42:11

Article_image
Article_rate
No votes yet