“Nuestro instructor no es América. Nuestro instructor no es Inglaterra. ¡Nuestro instructor es Dios!”

El Imam Jomeini: El libertador de la opresión internacional

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

“Hay gente que obedece a Dios para ganar sus favores y actúan igual que los empresarios, comerciando con Dios. Hay quienes obedecen a Dios por mantenerse libres de cólera, actuando como esclavos. Pero hay pocas personas que obedecen a Dios por un sentido de gratitud y obligación, actuando de manera noble y correcta” Nahj-ul Balaghah[2].

Y es precisamente esa cualidad incomparable y majestuosa que tenía Ruhullah Al-Musawi Al-Jomeini,  más conocido como el Imam Jomeini (r.a.), el hombre de carne y hueso que nació el 20 de Yamadi Az-zani de 1902, en una ciudad llamada Jomein, a 300 Kms. al sur de Teherán[3], que tras 26 años de su partida hacia la otra vida, precisamente el 3 de Junio de 1989[4], continúa hoy más que nunca vivo en el pensamiento de cada uno de musulmanes; así como en el de sus admiradores y simpatizantes del mundo entero.

Quien desde muy niño, llevaba la nobleza y la bondad de espíritu en su alma y la fe y el temor a Dios, por provenir de una familia religiosa, y el que también conoció y vivió desde su infancia las vejámenes de la opresión y la tiranía al ser testigo del martirio de su padre en el camino de la lucha contra el régimen de Reza Pahlevi[5].

Esa vivencia lo hacen convertirse en un eminente Profesor de Gnosis (Irfan) y Filosofía, primero y después en un gran Maestro de enseñanza de estudios superiores en los ámbitos del Fiqh (Jurisprudencia) y Usul (Principios de Jurisprudencia), y ética Islámica (Ajlaq), en diferentes Escuelas y Centros de Estudios Superiores, entre ellas, la Escuela Feidiiah, la Mezquita A´dzm de Qom, la Mezquita Muhammaddiah, la Escuela Hayy Mul-la Sadiq, la Mezquita Salmasi, entre muchas otras[6]; por eso fue denominado un “Faquih” (erudito en la jurisprudencia islámica), persona versada en gnosis, devoto, filósofo, exégeta del Corán, maestro de ética, antropólogo y gran político.

Al mismo tiempo de haberse convertido en un gran escritor, al poseer la habilidad de la persuasión en sus numerosas obras, la expresividad y elocuencia en sus mensajes políticos y religiosos han transformado la literatura religiosa y política de Irán; ya que actualmente el efecto de la específica terminología que él utilizaba se observa claramente en los nuevos textos literarios persas e incluso en el lenguaje utilizado por las personas al hablar, también se convirtió en un gran orador y líder revolucionario por su enorme influencia sobre las masas.

“Han quedado decenas de obras y libros del Imam Jomeini relacionados a temas éticos, místicos, de jurisprudencia y principios de jurisprudencia, filosóficos, políticos y sociales, muchos de los cuales han sido editados. Lamentablemente, gran cantidad de sus tratados y obras valiosas desaparecieron durante las mudanzas y en algunas irrupciones de los agentes de la Savak a la casa del Imam y a su biblioteca personal, algunas de las obras del Imam fueron escritas originalmente en árabe y otras en persa; pero en la actualidad se han traducido en muchos idiomas, entre ellos el español[7]”.[8]

Entre sus libros citamos, “La Lámpara de la Guía hacia el Califato y la Wilaiah”, sobre Gnosis, “Los ejércitos del Intelecto y la Ignorancia”, sobre ética, “Las vías para acceder a los principios de jurisprudencia”, 2 Tomos, sobre Principios de la Jurisprudencia, “ Tratado sobre la procura y la voluntad”, sobre fundamentos de la Jurisprudencia, Gnosis y Filosofía, “El medio de la salvación”, sobre Jurisprudencia, “Testamento Político-Religioso”, “Páginas de Luz”, comprende los mensajes, discursos, entrevistas, leyes prácticas y cartas del Imam, en 22 Tomos, “Libro de la Compraventa”, 5 Tomos, sobre Jurisprudencia, “Apuntes de las clases del Imam Jomeini”, sobre Jurisprudencia y Principios de la Jurisprudencia”, “El Gobierno Islámico” o “La Supremacía del Sabio Jurisconsulto”, sobre Gobierno Islámico, “La gran lucha” o “La lucha contra el ego”, sobre Ética y Moral, y muchísimos otros más que los invitamos a leerlos para así poder conocer el pensamiento, la ideología del hombre de carne y hueso que fue el Imam Jomeini (r.a.) y así desmitificar aseveraciones como que “Jomeini abrió las puertas al infierno”, declarada a una revista por Farah Diba, tercera esposa de Reza Pahlavi[9]. Y otras provenientes de personas que ignoran la gran filosofía y cosmovisión de un hombre que condujo a la liberación de un país entero como lo hizo el Imam Jomeini (r.a.).

Y es esa gran faceta de este gran líder que queremos destacar, pues el Imam Jomeini como líder de la revolución, representó a todo el pueblo, al mismo tiempo que el pueblo considera y respeta al Imam como un símbolo del deseo de Dios y manifestación de la pureza, bendición, justicia y beneficencia divina.

“Él a su vez, creyendo en Dios y dedicándose a su misión para salvar a los oprimidos y desheredados del mundo, ha tenido una enorme influencia sobre las masas”.[10]

Y debemos reconocerlo que precisamente esa influencia sobre el pueblo que él tuvo, lo que llevó a neutralizar todas las maquinaciones de los superpoderes, tanto del imperialismo como del sionismo, y es así que por sus nobles cualidades lo convirtieron en un Muyahid (un combatiente del Islam), motivo por el que se lo aprecia como un libertador de la opresión internacional.

“Y ésta es la característica del liderazgo en la revolución Islámica de Irán, y pueblos que anhelen verse libres de la opresión, injusticia, colonización y dominación, deberían optar por este sendero”.[11]

Y en la actualidad es lo que necesitan los pueblos oprimidos del mundo como Palestina, África, los de Latinoamérica, por no decir Abya Yala[12], los que luchan en contra la tiranía y la opresión del imperialismo y el sionismo usurpador, que quiere adueñarse del mundo al invadir naciones por el sólo hecho de la ganancia de sus recursos, como en este caso es el petróleo, se necesita este modelo a seguir, que un gran hombre como lo fue el Imam Jomeini construyó y lideró para salvar de la opresión a su país y así fundar una República como lo es la República Islámica de Irán.

Y en sus palabras:

“Nuestro instructor no es América. Nuestro instructor no es Inglaterra. ¡Nuestro instructor es Dios! Entonces, ¿Por qué hemos de temer?, ¿Por qué acongojarnos?, ¡Ellos no son seres humanos como para que les temamos! ¿Con qué nos amenazan esos? ¿Por qué habríamos de temer de su amenaza?”.[13]

“Israel no quiere que en este país haya un sabio. Israel no quiere que en este país tengamos un Corán. Israel no quiere que en este país haya un sabio de la religión. Israel no quiere que en este país tengamos leyes islámicas. Israel, a manos de sus operarios golpeó a la Escuela Feidiiah. Nos golpean. A vosotros, nación, os golpean. Quieren dominar vuestra economía. Quieren destruir vuestra agricultura y comercio”.[14]

Por otro lado, también se debe enfatizar que el triunfo  de la Revolución Islámica en Irán (1979), que fue liderada por el Imam Jomeini, por un lado ofreció al mundo un nuevo sistema de gobierno con raíces en el Sagrado Corán y las tradiciones islámicas y, por el otro, insiste en la presencia popular en distintos campos políticos y sociales. Enseñó a sus habitantes y continúa haciéndolo a vivir bajo valores y normas morales dignas, incorporándoles dogmas positivos en la educación, la sabiduría y la espiritualidad, alejándolos de la corrupción, de la violencia desde todo punto de vista porque Islam significa “Paz”, un sistema de vida que nos instruye a la unidad del mundo, eliminando el racismo, porque todos ante los ojos de Dios somos iguales, una forma de vida que nos brinda la enseñanza del respeto, el cuidado, el lugar que tiene que ocupar la mujer, que como lo vemos continúa siendo víctima de violencia, de discriminación, de opresión en el mundo[15].

También hay que señalar que uno de los logros más importantes de la Revolución Islámica en Irán ha sido la identificación de la mujer musulmana iraní y su definición en la sociedad; como lo afirma Maryam Haghroosta[16].

 “La mujer iraní antes de la revolución islámica era como una marioneta del colonialismo occidental en la sociedad; pero con el triunfo de esta revolución, la mujer pudo salir de la marginalidad y participar en  actividades sociales”.

Después del triunfo de la Revolución el Imam Jomeini, puso énfasis en la importancia del papel de la mujer en la sociedad, hasta tal punto que reconoció el éxito de los hombres por el apoyo a las mujeres.

Este retorno a la identidad original, entre las mujeres, permitió que se pusiera de manifiesto mucha épica y mucho sacrificio frente a los ojos del mundo, tal como todavía las madres y mujeres de los mártires de la guerra son consideradas como símbolos de la resistencia para todas las naciones que luchan contra los gobiernos opresores.

Cuando la guerra terminó, las mujeres comenzaron otra Yihad en campos tales como el académico, el político y el deportivo. Las medallas internacionales de oro que ganaron en diferentes campos deportivos y científicos, demostraron al mundo que la mujer iraní no es una mujer solitaria y aislada; sino una mujer que defiende ante todo su identidad musulmana.

Con la llegada de la Revolución Islámica liderada por el Imam Jomeini (r.a.), se situó a la mujer en el centro de las actividades políticas, ofreciéndole la bandera de la revolución; mientras le dieron la oportunidad de mantener su hiyab (velo), que para el islam es más que una prenda, más que una pañoleta, es su castidad, su recato, su religión y su devoción; que la mujer supo defender con valentía, con heroísmo.

Por eso creemos en que nadie ha favorecido a la mujer iraní, a la mujer musulmana como el Imam Jomeini (r.a.), con la victoria del Islam en la Revolución.

Con todo lo expuesto, no sería de humanos no reconocer la grandeza de este hombre, de este sabio, de este libertador, que con su sola presencia irradiaba esa luz que emanaba de su espíritu y su noble alma, que escritores como Mahmud Yavanbajt, mencionaban la generosidad de su persona en “Bondadoso como Jesús”.[17] Y no bastaría un artículo, ni un ensayo, ni un libro para poder reflejar todo el retrato del pensamiento y el carácter de este gran líder.

 Pero, coincidimos con las palabras de Ahmad Hoober [18]al referirse al Imam Jomeini:

 “Tras estudiar sobre el Imam Jomeini en los años 1978 y 1979, me sentí absolutamente sorprendido, porque él fue el primer líder religioso del siglo XX que provocó una revolución y que comprendía los tres campos de la religión, la política y la cultura. Todos los líderes revolucionarios del siglo XX como Lenin, Mao TseTung, Adolf Hitler y Mussolini, desencadenaron revoluciones políticas y sociales. Ellos no eran religiosos; sin embargo, el Imam Jomeini fue el primer líder religioso que no separó la religión de la política y la cultura, lo que probablemente es la clave de la victoria y durabilidad de la revolución iraní”.

Y finalmente cabe añadir que el líder revolucionario tunecino Rashed Al Gannouchi [19]explora nuevas dimensiones de la Revolución Islámica de Irán y considera la era actual, la era de la ignorancia moderna. De acuerdo con Al Ghannouchi, la revolución iraní destruyó los orígenes de la ignorancia.

“La Revolución Islámica de Irán ha dado un paso más allá de la teoría y ha llevado a la práctica la igualdad social, gracias a su líder”.

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

Fundación Cultural Oriente


[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

[2] La cumbre de la elocuencia  es una recopilación de sermones, cartas, exégesis coránica y narraciones del Imam Ali, primo y yerno de Muhammad.

[3] ¿Revolución de exportación?, Revista Islámica Kauzar, año XII- No. 41, 42, 43; 2005. Edición especial sobre el Imam Jomeini (r.a.).

[4] Revista Peiam-e Zan, (No 91, Octubre de 1999). Número especial por el centésimo aniversario del nacimiento del Imam Jomeini.

[5] Mohammad Reza Pahlavi (Teherán, 26 de Octubre de 1919. El Cairo, 27 de Julio de 1980), segundo y último monarca de la dinastía Pahlavi de la monarquía Iraní, y el último Shah o emperador de Irán, a quién EE.UU encontró un entusiasta colaborador en la contención del comunismo, con la asistencia de los servicios secretos de EE.UU, y el que adquirió un carácter absolutista y despótico; llevando al país persa a la peor crisis económica (1973), por sus sueños de crear una dinastía poderosa, un proyecto megalómano y egoísta. (Sitio web lavanguardia, “El exilio forzoso del último Sha de Persia”; 23/01/2014).

[6] Imam Jomeini (r.a), “Desde su nacimiento hasta el levantamiento del mismo mes de Jordad”, Revista Islámica Kauzar, año XII-No 41, 42, 43; 2005. Edición especial sobre el Imam Jomeini (r.a.).

[7] www.ibna.ir “Obras del Imam Jomeini al español”, Yafar Gonzales; (21 de abril de 2015).

[8] Hamid Ansari, “Un vistazo a la bibliografía ideológica, científica y política del Imam Jomeini (desde su nacimiento hasta su fallecimiento).

[9] www.abc.com “El drama de Farah Diba”, segunda parte;  (8 de enero de 2011).

[10] ¿Revolución de exportación?, Revista Islámica Kauzar, año XII- No. 41, 42, 43; 2005. Edición especial sobre el Imam Jomeini (r.a.).

[11] Ídem.

[12] Abya Yala que significa “Tierra en plena madurez”, la elección de este nombre fue sugerida por el líder aimara Takir Mamani, quien propone que todos los indígenas hombres y mujeres lo utilicen en sus documentos y declaraciones orales, porque desde la conquista, el término “indio/a” se usa indistintamente para todos y todas los nativos/as del continente, desde Alaska hasta la Tierra del Fuego y surge el problema de cómo distinguir las y los “indios/as” de Abya Yala de las y los habitantes de la India (¿”indios”, “hindúes”, “índicos”?). Y por otro lado, la expresión “indio de la puna” por ejemplo, es un insulto para una persona sucia, no civilizada y bruta, sin que realmente sea runa/jaqi o campesino andino.

[13] Un vistazo de la bibliografía ideológica, científica y política del Imam Jomeini (desde su nacimiento hasta su fallecimiento), de Hamid Ansari.

[14] Ídem.

[15] Saavedra Alfaro Sdenka, “Terrorismo contra la Mujer, Violencia y Feminicidio. Percepciones desde la Sociedad Islámica”; Ed. Elhame Shargh, La Paz-Bolivia, 2013.

[16] Profesora de Lengua y Literatura Española, Hispanista de la Facultad de Estudios Españoles y Latinoamericanos de la Universidad de Teherán. Este retorno a la identidad original, entre las mujeres, permitió que se pusiera de manifiesto mucha épica y mucho sacrificio frente a los ojos del mundo, tal como todavía las madres y mujeres de los mártires de la guerra son consideradas como símbolos de la resistencia para todas las naciones que luchan contra los gobiernos opresores.

[17] Yavanbajt Mahmud, “Bondadoso como Jesús”; Ed. Elhame Shargh, Qom-Irán; 2014.

[18] Pensador suizo y autor de un valioso estudio acerca del Imam Jomeini y la Revolución Islámica de Irán.

[19] Gannouchi Rachid, (22 de junio de 1941, El Hamma), político Tunecino, cofundador del partido del Renacimiento, Rachid Ghannouchi, “From the Village to Zeitouna”. Part one, Autobiografía; 1 de enero de 2001.

Article_image
Article_rate
No votes yet