¡Oh, creyentes! ¡Absteneos mucho de las dudas! En verdad, algunas dudas son pecado. Y no os espiéis ni os difaméis unos a otros. ¿Acaso alguno de vosotros quiere comer la carne de su hermano muerto? ¡Lo aborreceríais! Y sed temerosos de Dios. En verdad, Dios acepta el arrepentimiento, es misericordiosísimo con los creyentes. (Sagrado Corán 49:12)
Dijo el Profgeta en el sermón de Sha'baniia: “¡Oh gente! Por cierto que ha venido hacia vosotros el Mes de Dios con bendiciones, misericordia y perdón. Éste es un Mes que ante Dios es el mejor de los meses, sus días los mejores días, y sus horas las mejores de las horas. Es un Mes en el que fuisteis convocados por la invitación de Dios y en él os habéis vuelto de entre la gente que ha sido objeto de la Generosidad de Dios. Vuestra respiración en él es glorificación; vuestro sueño en él es adoración; vuestras acciones en él son aceptadas y vuestras súplicas en él, respondidas. Así pues, requerid de vuestro Señor, con correctas intenciones y con corazones puros (de pecados), que os otorgue en él el éxito de ayunar y de recitar Su Libro (el Corán).
El contenido de la sura, así como su nombre lo indica, es el descenso del generoso Corán en la noche de Qadr y luego, la explicación, (baian), de la trascendencia de la noche de Decreto, sus bendiciones y sus efectos.En cuanto al lugar de su descenso, es conocido entre los exegetas del Corán, que es una sura mequinense.Sin embargo, algunos dan la probabilidad de que ha sido revelada en Medina, por una narración que cuenta que el enviado de Dios (PB), soñó que los Bani Omeyas subían a su púlpito. Este sueño lo entristeció. Tras ello descendió la sura “El Decreto”, consolando al Profeta (PB). -Por lo tanto, algunos interpretan que los mil meses a los que se hace referencia en la sura, son los mil meses que duró el gobierno de los Bani Omeyas.
En la teología Católica, la vida y la doctrina de La Virgen María puede clasificarse bajo un número de títulos: Su Concepción Inmaculada (fue concebida sin pecado en el vientre de su madre), las historias milagrosas en torno a la concepción inmaculada y el nacimiento de Jesus, su dolor y sufrimiento principalmente bajo la cruz de su Hijo y su prerrogativas intercesoras en el paraíso por el pueblo de Dios. Es dentro de estas categorías teológicas que intenta este ensayo examinar la vida de Fátima según las narraciones de los textos del Islam.
El Bendito Profeta (BPD) dijo: Quien se case y visite a sus familiares por el amor de Dios, Dios le asistirá a él mediante la colocación de una corona como la de los ángeles en la cabeza.
Lo que desea expresamente el Corán es que la sociedad islámica debe ser un modelo para todos aquellos que quieren seguir una vida feliz y saludable. Esto debe ser un testimonio de vida para el realzado principio de la manera de vivir una vida saludable, de justicia segura y de juego justo no está cerrado a los seres humanos. Ellos mismos son quienes deben encontrarla y seguirla con conciencia, fe y persistencia. El hombre es un ser que ha sido social por mucho tiempo y ha estado viviendo una vida colectiva.
En el año 60 de la hégira, me dirigía a Meca junto a mi madre para peregrinar. Cuando entré al recinto sagrado, (teniendo en mi mano la rienda de la camella de mi madre), me encontré con la caravana del Imam Ĥusaîn (la paz sea con él). Me apresuré para verlo y, luego de saludarlo y expresar mis respetos, le dije: “Oh, hijo del enviado de Dios, que mis padres se sacrifiquen por ti. ¿Cuál es el motivo por el que te apresuras en salir de Meca antes de tu peregrinación?” El Imam dijo: “Si no me apresuro me detendrán”.
Era la mañana del día lunes 31 de shahrivar de 1359. Vi a Ibrahim y a su hermano ocupados, cargando unos muebles: Estaban mudándose de casa. Los saludé y les dije: — Hoy en la tarde Qasem parte para Kurdistán con un camión de provisiones; unos chicos y yo lo acompañaremos. Sorprendido, me preguntó: — ¿Pasa algo? — Es posible que comience nuevamente un conflicto armado. — Si puedo yo también los acompañaré. Yo te aviso. Al mediodía, con el ataque realizado por la aviación iraquí dio comienzo la guerra. Toda la gente miraba hacia el cielo.
¿Está la condición humana limitada al cuerpo?,¿están la perfección humana y su nobleza confinadas al aspecto físico del hombre?,¿qué tipo de ser humano es ética y socialmente digno de respeto por su perfección o merecedor de menosprecio por sus imperfecciones?.Muchas de estas preguntas se las ha planteado el hombre en un afán de enterderse desde el campo ético y de la axiología, siendo punto común para todas las escuelas de pensamiento que buscan respuestas al dilema ético del ser humano.Este texto del gran filósofo iraní Mutahhari es una aproximación a este gran debate del pensamiento .
«Dios no ha tomado a nadie por hijo, ni hay otra divinidad junto a Él, puesto que, si hu­biera sido de esa forma, cada dios se hu­biera dirigido hacia aquello que hubiera creado, y cada uno hu­biera prevalecido sobre el otro ¡Glorificado Sea Dios de cuanto le atribuyen! ».Además del Corán, los hadices proféticos y las narraciones de los Imames infalibles expo­nen claramente que los conceptos islámicos se sostienen en argu­mentos racionales.

Pagination